Nicaragua

Alertan sobre peligro para las tortugas

Pese a la prohibición oficial, los huevos son codiciados por vendedores y consumidores inescrupulosos, que acercan a la especie al peligro de extinción

Tortuga Paslama
Alertan sobre peligro para las tortugas | - Flickr

Redacción Central |

Pese a la prohibición oficial, los huevos son codiciados por vendedores y consumidores inescrupulosos, que acercan a la especie al peligro de extinción

Miles de tortugas dejan de nacer en Nicaragua de julio a diciembre víctimas de su principal depredador, el hombre, destacan medios locales.

Los huevos de Tortuga Paslama (Lepidochelys olivácea), pese a la prohibición oficial, son codiciados por vendedores y consumidores inescrupulosos, que acercan a la especie al peligro de extinción.

Las playas de desove se encuentran a lo largo de la costa del Pacífico, aunque las principales están en Costa Rica, Nicaragua y México.

Cada ejemplar que llega a las playas o a los conocidos refugios deposita entre 80 y 100 huevos que al cabo de unos 45 a 60 días abren el ciclo de vida de nuevos ejemplares pero, antes, los depredadores naturales harán su parte.

De un total de mil huevos apenas dos ejemplares nacidos llegan a la adultez, indican estudios.

Los huevos de la especie son muy preciados en la cocina popular por lo que una de las principales amenazas de los nidos son los seres humanos.

En playa La Flor, un importante refugio al suroeste de Nicaragua, los cuidadores logran rescatar el cinco por ciento de las nidadas. El resto, se pierde en manos de depredadores.

Cronistas señalan que el desove y nacimiento de tortugas marinas es un majestuoso espectáculo que sólo ocurre en algunas playas del mundo.

Según estudiosos en el continente americano el acontecimiento se puede ver, entre otras, en las playas Bocas del Toro, Panamá; Ostional-Nancite, en Costa Rica; Chacocente y La Flor, en Nicaragua,y Monterrico, en Guatemala.

Estos animales que pueden alcanzar un peso de 45 kilogramos y vivir 60 años, siempre regresan a desovar al lugar donde nacieron, aunque los machos pasan toda su vida en el mar, según los biólogos.

Las leyes nicaragüenses protegen e intentan preservar estas especies. Hay un periodo de veda, pero es frecuente ver denuncias en los medios de personas sorprendidas con grandes cantidades de posturas para satisfacer el apetito de su principal depredador.

Un cronista del parto de una tortuga cuenta que tras depositar su último huevo en la arena, el animal emitió un sonido parecido a un quejido, mientras una lágrima se desprendía de sus ojos, ritual que se repite en cada alumbramiento.

también te puede interesar