La Policía, aunque tenga otro apellido, sigue siendo la Policía Sandinista

Así se expresó Doris Tijerino Haslam, quien dirigiera el cuerpo de 1985 a 1990 y se siente orgullosa de haber pertenecido a ese cuerpo

Así se expresó Doris Tijerino Haslam, quien dirigiera el cuerpo de 1985 a 1990 y se siente orgullosa de haber pertenecido a ese cuerpo

Doris Tijerino, una de las valientes guerrilleras de la lucha contra la tiranía somocista, fue la primera mujer que desempeñó el cargo de jefa de la Policía en el período comprendido entre 1985 y 1990 y recuerda, emocionada, esa etapa singular de su vida.

“Es una de las cosas que más me llena de orgullo, no voy a tener falsas humildades aquí, creo que haber dirigido esa institución me cambió mi vida, todo lo que viví fue apasionante, me siento gozosa de haber pertenecido a la policía sandinista, porque a pesar que le quitaron el apellido, sigue siendo una policía sandinista”, sostiene.

Confiesa que las estructuras estaban diseñadas para los hombres, pero supo enfrentar el reto y considera que se sobrecumplieron las expectativas.

La ex guerrillera sandinista fue relevada por el compañero René Vivas, quien por segunda vez fue designado como máximo jefe policial.

Esta segunda oportunidad de René no fue por mucho tiempo, pues tras la derrota electoral del Frente Sandinista a inicios de 1991, la jefatura policial sufre transformaciones y es nombrado Fernando Caldera..

Han transcurrido 30 años, desde que decenas de miles de combatientes populares participantes de la lucha insurrecional contra la dictadura somocista conformaron esa institución.  .

Doris siempre ha sido una mujer con mucho temple y cuando habla de la Policía Sandinista, enseña esa casta de mujer nicaragüense y confiesa sentirse orgullosa y feliz de haber contribuido con la institución que arriba a tres décadas de triunfos.

Ella logró  sobrevivir a la barbarie cometida por la Guardia Somocista un 15 de julio de 1969, cuando los genocidas asesinaron a Julio Buitrago en una vivienda ubicada en las inmediaciones de Las Delicias del Volga, en Managua.

Durante su permanencia como policía,  recuerda que los dones más preciados en esa época eran la transparencia y la honestidad que caracterizaba a cada efectivo y lo reseña con un ejemplo.

“Hay muchas anécdotas, como un policía asignado a una embajada se sintió ofendido cuando un funcionario diplomático le ofreció un plato de comida. A lo mejor fue un gesto de atención, pero él sintió que estaban tratando de comprarlo, ese era el nivel que teníamos en ese entonces, claro se sigue preservando, a pesar que el modelo neoliberal cambió muchas mentalidades, pero en esencia la policía sigue siendo la misma.”

Para Doris, que la actual Policía Nacional mantenga intacta esa mística, se debe al hecho mismo que sus fundadores y demás miembros “vienen del pueblo y por lo tanto están al servicio del pueblo”.

“Nada de lo que tiene la policía hoy en día, desde su desarrollo,  la credibilidad ,está desvinculado de su pasado. Todo lo disfrutado hoy la policía y lo considerado mérito, tiene su origen en sus raíces históricas y en su formación sandinista”, rememora.

“Recuerdo  el comandante Tomás Borge daba unas ordenes y yo a veces le decía  eran imposibles de cumplir, pero me explicaba cada ciudadano debía agradecer con una sonrisa la acción de la policía, aún cuando lo capturáramos”.

De acuerdo a Doris, tras la derrota electoral del Frente Sandinista, a la policía le toca enfrentar duros momentos, como el mismo hecho de convertirse en una fuerza represiva, esto gracias a los gobiernos neoliberales, y a su memoria viene la muerte del estudiante Roberto González quien, por protestar por su derecho legítimo de recibir el seis por ciento del presupuesto, la policía, por orientación de los mandos civiles, arremete contra el estudiantado ocasionando la muerte del universitario.

” Pero la mística se mantiene a pesar de esos esfuerzos políticos por corromperla, a mí me ha llenado de orgullo  que pese a ser el órgano que le toca enfrentar a diario con sectores de la sociedad  no  ejemplares, me refiero a la delincuencia, ha logrado vacunarse contra esa intención de cambiarla”.

Otro aspecto valorado por la compañera es el respeto  que el Frente Sandinista como partido le ha tenido a la institución y, particularmente, el compañero presidente Daniel Ortega, quien siempre ha conocido  la calidad moral de cada uno de sus miembros.

“Daniel siempre ha sido muy respetuoso de las instituciones, tanto del ejército como de la policía, y esa actitud tiene que ver con la confianza y la calidad de los seres humanos   al frente de la tarea, las políticas correctas, las formaciones correctas nos conducen a tener entidades actuando de acuerdo a la ley “

Plantea lo más importante es el respeto que Daniel ha tenido a la institución.

Durante cinco años que ejercí esa función jamás recibí una llamada para decirme que actuara en tal o cual sentido, Daniel siempre fue muy respetuoso, aún y cuando la acción de la policía fuese a afectar a algún alto funcionario del gobierno. La única vez que Daniel Ortega me llamó, fue para decirme  habían hecho un esfuerzo para dotarnos de unos jeeps BJ70 para sustituir los viejitos BJ40″.

Sobre su nombramiento como Jefa de la Policía, Doris comenta que el apoyo de la dirección del partido fue fundamental, le dio confianza, sobre todo rompió con el mito de que las mujeres no podían ejercer cargos de mando.

“Habían muchas compañeras con grandes méritos, para mí fue muy importante, me pude desarrollar en un ambiente prediseñado para los hombres, y creo  con buen suceso, para mí sigue siendo la misma policía, no importa que le hayan quitado el “sandinista” y puesto el “nacional”, siempre me sentí como responsable de la institución, responsable conmigo misma y con otras mujeres”.