Fortalecer una conciencia responsable, social y solidaria, pidió Rosario

Instó al pueblo a trabajar unido por la paz, asumiendo sus derechos y deberes y ejerciéndolos, porque esa es la Revolución hoy

Rosario Murillo
Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía para el Desarrollo y el Bienestar Social Jairo Cajina

Instó al pueblo a trabajar unido por la paz, asumiendo sus derechos y deberes y ejerciéndolos,  porque esa es la Revolución hoy

Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía para el Desarrollo y el Bienestar Social instó al pueblo nicaragüense a trabajar unido por la paz desde el fortalecimiento de una conciencia responsable, social, solidaria; una conciencia política diferente, una conciencia que nos asegure esa transformación en términos del pueblo asumiendo sus derechos,  sus deberes y  ejerciéndolos, porque esa es la Revolución hoy.

En una amplia entrevista brindada a los medios sandinistas, Rosario enfatizó que esta conciencia debe estar cimentada en los valores que promueve la Revolución, y  moviliza al pueblo alrededor de un modelo democrático liberador, revolucionario, que garantice sus derechos, como es el del Poder Ciudadano.

“Esta es una Revolución que está viva”, sentenció Rosario y desafió a los detractores quienes reclaman porque hay un modelo otorgando derechos al pueblo, con rostros compungidos y amargados,  revelando su frustración.

Rosario destacó que ya está en marcha un proceso de refundación de las instituciones y la institucionalidad, el inicio de la consulta popular de los presupuestos municipales y nacionales, así como el Plan Decenal de la Educación y anunció el relanzamiento de varios programas sociales y la puesta en marcha de otros nuevos.

Estamos en el mes de la Patria, ¿cómo lo celebramos? ¿cómo debemos sentirnos los nicaragüenses?

Bueno, eso de “deber sentirnos”, me parece un poco impositivo, cómo nos sentimos los nicaragüenses que queremos a Nicaragua y que queremos lo mejor para Nicaragua, yo creo que eso sería la intención de la pregunta y también la intención de la respuesta.

Con el comandante Daniel lo hemos comentado muchas veces que uno de los signos positivos de esta Nicaragua libre es su Himno Nacional.

Cuando escuchamos en visitas oficiales a otras tierras, a otros pueblos, los Himnos Nacionales, siempre tienen que ver con llamados a la lucha, a la guerra, al patriotismo para defender la tierra desde la guerra, desde el himno nacional de Francia, hasta otros himnos nacionales en América Latina y en otros pueblos, su lírica, su letra, llama a la batalla.

Nosotros en Nicaragua, yo creo que por razones misteriosas pero también lógicas propias de un pueblo y un país que ha sufrido la guerra, nuestro himno nacional le canta a la paz, le canta a la armonía entre hermanos y es una especie de oración más jaculatoria o un mantra como dicen los orientales, que pide todos los días a los hermanos nicaragüenses, a las hermanas nicaragüenses, a la familia, que tenemos que ratificar nuestro compromiso con la paz.

Nuestro himno dice: Salve a ti Nicaragua en tu suelo/ Ya no ruge la voz del cañón (una celebración de la paz)/ Ni se tiñe con sangre de hermanos/ Tu glorioso pendón bicolor

Estamos ratificando que no queremos vivir tiñendo con sangre de hermanos nuestra gloriosa bandera, nuestra tierra, decimos: brilla hermosa la paz en tu cielo/ nada empañe tu gloria inmortal/ que el trabajo es tu digno laurel / y el honor es tu enseña triunfal.

Conservar la paz, consolidar derechos y justicia social

Es un himno hermosísimo y sus palabras son el compromiso, cada vez que lo entonamos todas y todos los nicaragüenses de trabajar por la paz, de conservar la paz, de consolidar los derechos y la justicia para conservar, para asegurar la paz y sobre todo de hacer del trabajo y de la recuperación de la dignidad personal de todas y todos los nicaragüenses nuestra enseña triunfal y en eso trabaja nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, en eso trabaja y se compromete el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Por eso para nosotros, la Patria se celebra todos los días. Pero ya que la tradición nos impone, y esa es una realidad porque las tradiciones son necesarias; son días en los que de manera particular honramos a la Patria independientemente que trabajemos por la Patria todos los días, pero en estos días es que de manera particular y sobre todo la juventud aprende amar a la Patria; y en la juventud nos incluimos todos, los que tenemos energía vital para trabajar por la Patria, aprendemos todos a honrar a la Patria.

Yo creo que septiembre tiene que ser en estos momentos, en estos tiempos, el mes de la unidad de la Patria. De la unidad de Nicaragua para trabajar por un futuro brillante que brille hermosa la paz porque los nicaragüenses, las nicaragüenses tengamos derechos, tengamos justicia, estemos comprometidos todos con sacar adelante a nuestra tierra, a nuestra familia, a nuestras comunidades, para que ya no haya hambre, para que la ignorancia se entierre, para que el analfabetismo quede erradicado para siempre y para que con ese espíritu emprendedor, fortalecido, bendecido por Dios todos los días, trabajemos juntos para que la prosperidad llegue y se quede.

El Frente Sandinista ha mantenido siempre la bandera de la independencia, la nacionalidad y la autodeterminación, ¿qué valores promueve en este mes de la Patria la Revolución en esta segunda etapa?

Considero que la independencia, el sentido de autonomía, el sentido de soberanía, son valores permanentes, valores que tenemos que lograr fortalecer y consolidar en la conciencia de todas y todos los nicaragüenses, y un valor muy personal, en estos tiempos de crisis, que como decía ayer el comandante Daniel en su carta al líder de la Revolución Libia, tiene que ser tiempo también de crecimiento y de fortalecimiento de las identidades.

No estamos solos

Nosotros también hablamos de interdependencia, de complementariedad, es decir, no nos vemos solitos en el mundo, librando las batallas, nos vemos unidos con los pueblos de la región, en este caso Centroamérica, nos vemos unidos con los pueblos de la Gran Patria Latinoamericana y Caribeña, librando las batallas por la soberanía, la dignidad, el rescate y la autonomía de nuestras culturas, de nuestras lenguas; nos vemos librando la batalla por nuestra soberanía cultural, espiritual, frente a un mundo donde todo se ha globalizado; la cultura pretende ser una, la cultura de las potencias imperiales.

Nosotros estamos librando las batallas por defender nuestras lenguas, nuestras culturas, la forma de vivir, pero sobre todo la forma de convivir. Aspiramos al bien vivir, al buen vivir, como dicen nuestras comunidades originarias, pero sobre todo aprender a convivir, a respetarnos, a entendernos, a incorporar todas las formas, todas las perspectivas, todo el pensamiento rico que hay en cada país, en cada nación, en cada pueblo y en todos los pueblos de nuestra América Latina.

Y cuando digo que es también un compromiso individual, me refiero a que el sentido de independencia, de soberanía, tiene que crecer en nuestro espíritu todos los días, para defender desde lo más profundo de nosotros mismos, porque lo vemos como un valor personal, familiar; somos independientes en lo que se refiere a lograr afianzar una identidad propia, una cultura propia, pero somos interdependientes porque somos hermanos.

Todos los seres humanos pertenecemos a un planeta y aquí vivimos, aquí tenemos que convivir, primero en nuestra comunidad, primero en nuestra familia, después en nuestra comunidad, en nuestro país y en el planeta tierra.

¿Qué nos impone el sentido de Independencia?

El sentido de independencia nos impone el cuido de nuestra tierra, de nuestra naturaleza, en relación con los otros pueblos, los otros países, los otros gobiernos del mundo; exigir que se respeten las normas que han venido levantando los pueblos del mundo y particularmente los pueblos originarios.

Recordemos que nuestro querido presidente de la Asamblea General de la ONU, compañero Miguel D Escoto, miembro de la Asamblea Sandinista, premió recientemente al compañero Evo Morales como Héroe de la Madre Tierra, de la Defensa de la Madre Tierra, esa bandera que han venido alzando y defendiendo los pueblos originarios, son banderas que hoy nosotros todos en América Latina, el Caribe, los pueblos africanos y pueblos asiáticos, estamos levantando para lograr un acuerdo que nos permita hacer Patria en términos de Planeta y de Humanidad, cuidando nuestra casa, nuestra Madre Tierra.

Reconociendo la Tierra como un ser vivo, reconociendo que tenemos el derecho y el deber de heredar independencia en términos de los recursos naturales pero también interdependencia salvaguardando ese recurso natural imprescindible para la vida que es la naturaleza, la Tierra, que tenemos el deber y el derecho de llevar a todas las Cumbres, a todas las Conferencias, a todas las reuniones que se realicen una agenda que reconozca esos derechos y que reconozca el derecho a la soberanía, a la autodeterminación y a la independencia de los pueblos para proteger sus recursos naturales, su naturaleza, pero al mismo tiempo para confluir en acuerdos que garanticen que todo el planeta esté respaldado por la voluntad de los pueblos, en esa lucha por la sobrevivencia, en esa lucha por el bienestar porque la tierra nos da comer, es nuestra Madre, nos acoge, nos da el alimento y tenemos el compromiso ineludible de vincular soberanía, autodeterminación, independencia a la interrelación fraternal y solidaria que tenemos que crear los pueblos del mundo en su defensa.

En la actualidad ¿uáles serían las obligaciones con la Patria?

Nosotros consideramos que en un momento tan crítico, para el mundo entero, como el que estamos viviendo, un proyecto como el nuestro tiene que fortalecerse y avanzar sobre todo desde la participación unitaria de todas y todos los nicaragüenses.

Tenemos obligaciones con la Patria, indudablemente la primera obligación es liberar Nicaragua de la pobreza. Y en eso tenemos que trabajar todos los días. Ya el 26 de agosto la liberamos del analfabetismo y tenemos que seguir construyendo poder desde la educación.

El ministro de Educación está consultando con la población un Plan Decenal que nos lleva a ese nivel de educación para todos que el comandante Daniel ha previsto, el comandante Daniel ha querido asegurar como líder de nuestro pueblo, a todas y todos los nicaragüenses hasta el nivel superior; pero creo yo que esos esfuerzos institucionales tienen que complementarse como decimos en esa unidad de nuestro pueblo alrededor de lo que nosotros llamamos la promotoría social solidaria.

En momentos como éste nosotros tenemos que garantizar que un proyecto de justicia como el que representamos, primero se fortalezca, después se consolide alrededor de la conciencia.

Porque estas luchas que libramos se sostienen desde la conciencia, se consolidan desde la conciencia. Los logros materiales son importantes, pero los logros materiales tienen que estar fundamentados en la conciencia.

Por eso cuando se dice que aquí no hay una Revolución, yo siempre reflexiono, porque estamos en la obligación de reflexionar cuando nosotros decimos y lanzamos la campaña, el lema, el eslogan de que la Revolución está más viva que nunca en Nicaragua, es porque sabemos que una Revolución no está únicamente vinculada a los logros materiales.

Una Revolución es una explosión transformadora. Nosotros en los años ochenta, a partir del triunfo del Frente Sandinista y del pueblo de Nicaragua contra la dictadura, el establecimiento de la democracia en Nicaragua con el Frente Sandinista, se hizo una Revolución que rompió con la institucionalidad corrupta, dictatorial, y creó una nueva institucionalidad, esa fue una etapa.

Luego pasamos a una etapa de defensa de los espacios democráticos que el pueblo nicaragüense conquistó en los años ochenta frente a la pretensión del modelo neoliberal de acabar con la Revolución Popular Sandinista.

Fueron años de lucha, 16 años, en los que a nivel institucional se logró desterrar el modelo, a nivel institucional; pero no a nivel popular, porque el pueblo se siguió organizando para defender esos espacios democráticos y conquistó nuevamente el gobierno en noviembre del año 2006.

¿Eso significa que el pueblo ya asumió el poder?

Como bien decía el comandante Daniel un día de estos, llegar al gobierno no significa alcanzar el poder. Llegar al gobierno significa tener una trinchera de lucha institucional para que el pueblo vuelva a sentirse con poder, desde todas las ópticas y asuma el poder.

Es el pueblo el que tiene que estar en el poder, el hecho de que un partido esté en el gobierno no representa que el pueblo esté en el poder, para nosotros solamente el pueblo ejerciendo el poder desde el nivel más humilde, es lo que representa que el pueblo está en el poder y por lo tanto, es lo que representa un proyecto revolucionario.

Para nosotros, la Revolución implica transformación y la transformación en este tiempo está en la conciencia, por lo tanto nosotros estamos haciendo Revolución en la medida en que estamos trabajando para transformar conciencia y para fortalecer y consolidar una conciencia responsable, una conciencia social, solidaria; una conciencia política diferente, una conciencia que nos asegure esa transformación en términos de que el pueblo asuma sus derechos, asuma sus deberes y los ejerza, esa es la Revolución hoy.

La Revolución es la toma del poder por el pueblo desde la conciencia, y en ese proceso ya estamos trabajando, por eso yo afirmo con orgullo y con alegría que en este país hay una Revolución vigorosa, porque desde el más humilde nivel la gente está participando alrededor de un modelo democrático liberador, un modelo revolucionario, un modelo que garantiza al pueblo su derecho, el modelo del Poder Ciudadano.

Se consulta y el pueblo decide

Y en estos días precisamente estamos consultando al pueblo el Presupuesto Municipal por un lado y el día de hoy en Gabinete Social vamos a lanzar la consulta del Presupuesto Nacional, los ministros tendrán que ir municipio tras municipio, departamento tras departamento, a consultar con el pueblo.

Y cuando decimos Poder Ciudadano, decimos todo el pueblo, porque hay quienes, los detractores del modelo, quienes dicen que solo sandinistas participamos en estas consultas.

Ahí participa todo el pueblo y yo los reto, los desafío que vayan a cubrir las asambleas que se están realizando y las que se van a realizar para que vean cómo el pueblo, sin distingos de colores políticos está participando en la consulta del Presupuesto para ver cómo se invierte su dinero y también para fiscalizar cómo se gasta y asegurar transparencia, Contraloría Social.

Y lo mismo para el presupuesto gubernamental, el ministro de Salud, de Educación, la ministra del Medio Ambiente, todos los ministros de este gabinete del Poder Ciudadano están obligados a consultar con el pueblo para proponer al Presidente de la República un plan que, ajustado al rigor del Presupuesto, que es un Presupuesto en tiempo de crisis, recoja los anhelos, los deseos y las necesidades del pueblo de Nicaragua alrededor de este modelo de Poder del Pueblo, modelo revolucionario, modelo de conciencia, de derechos y de deberes de ciudadanía y se incorpore rubro por rubro al Presupuesto General de la República que está elaborándose para el año próximo. Esa es una Revolución.

Derecha amargada, revela su frustración

Entonces cuando se dice que aquí no hay una Revolución yo desafío a quienes lo afirman, además con unos rostros compungidos y amargados que revelan su frustración, porque yo nunca veo a los voceros de siempre y a los voceros recientes de la derecha, nunca les veo rostros satisfechos, contentos, realizados, veo rostros amargados y frustrados que están reclamando porque hay un modelo que da derechos al pueblo.

¿Y qué es en el fondo lo que están peleando?

La restitución de un modelo que niega los derechos al pueblo y que restringe el nivel de decisión a los cuatro iluminados que aquí fueron además corruptos, que aquí lograron estafar a nuestro pueblo en millones de córdobas, más millones de dólares todavía, que todo el pueblo conoce, que todo el pueblo identifica y la realidad es que esos voceros con sus rostros amargados y compungidos, revelan la inmensa frustración porque al fin y al cabo se están dando cuenta de que en Nicaragua este modelo tiene éxito porque la gente lo acepta y lo hace suyo, se apropia, le pertenece, porque nunca en esos 16 años nefastos de pesadilla y de corrupción el pueblo pudo participar para decir dónde quiere que se invierta su dinero o para fiscalizar si se invierte bien, reclamar y exigir la transparencia indispensable en el uso de recursos sagrados.

Esta consulta de los Presupuestos tanto municipales como nacionales profundiza el modelo de democracia directa y empoderamiento del Pueblo, de la gestión pública. ¿Cuáles serían los próximos desafíos para consolidar este modelo?

En términos de una situación como la nuestra, un país pequeño, bloqueado, porque hemos estado bloqueados por los imperios, norteamericano, europeo, que pretenden imponer sus diseños de cooperación y exigirle a Nicaragua que responda a sus modelos y no al modelo propio que estamos logrando impulsar de acuerdo a la voluntad popular para un país pequeño, repito, bloqueado y en un mundo en crisis, se impone seguir haciendo revolución desde el fortalecimiento de la conciencia con la participación de todos.

Entonces, por un lado tenemos un modelo de democracia directa que tiene que ver con la parte material, los presupuestos, la fiscalización, la contraloría social, y por otro lado, tenemos el modelo de participación también en la vida cotidiana, de Poder en la vida cotidiana.

El replanteamiento institucional, la refundación de las instituciones, porque tiene que estar la institucionalidad gubernamental al menos de acuerdo con el modelo político, el modelo social, el modelo de derechos. Entonces nuestros ministerios, sus funcionarios tienen que trabajar en la vida cotidiana de sol a sol con nuestro pueblo. Incorporando a ese pueblo organizado.

Hemos visto el éxito de las jornadas de Salud, hemos visto al pueblo movilizado ahora que se volvió a declarar la emergencia sanitaria; hemos visto al pueblo organizado, casa en casa, de puerta en puerta, en un modelo único. Hoy escuchaba a la alcaldesa de Managua, la compañera Daysi Torres, diciendo cómo en esta reunión de alcaldes de Iberoamérica en Costa Rica, la gente se quedó sorprendida con la exposición que ella hizo, de cómo con un presupuesto limitado el Ministerio de Salud le ha hecho frente a una epidemia como esta con la voluntad del pueblo, con la promotoría social voluntaria.

Con todos los brigadistas de salud. Vi a la compañera viceministra de Salud de Cuba, Marcia Cobas, estuve platicando largamente con ella, irse con una sensación, no sólo diría yo de asombro, sino también de admiración y de respeto por la capacidad del ministerio de Salud en medio de la pobreza. ¿Por qué? Por que incorpora a la gente.

¿Cómo se hace realidad esa refundación de la institucionalidad?

Nosotros nos estamos convocando, estamos trabajando día a día desde las distintas instancias del Gabinete, tenemos un gabinete de la producción, un gabinete social, un gabinete de infraestructura, económico, para refundar las instituciones de acuerdo al modelo político para lograr que con la participación de la ciudadanía, desde lo que llamamos nosotros promotoría social solidaria, es decir, la ciudadanía movilizada alrededor de sus deberes y sus derechos, alcancemos más y más familias y comunidades, con logros que son de la población.

Porque en la medida en que la gente participa, se apropia de cada acción y potenciás el alcance de cada acción. Por ejemplo, les planteo lo que queremos hacer. Con el Programa Amor lo estamos relanzando. Hicimos un cambio en el ministerio de la Familia para poder trabajar ejes específicos.

Nosotros vemos el Ministerio de la Familia no como una institución que promueva el que se ataque la vulnerabilidad. La vulnerabilidad aquí fue creada por un modelo injusto neoliberal, insolidario, egoísta. Nosotros estamos trabajando en un nuevo modelo.

Por lo tanto, el ministerio de la Familia tiene que trabajar para promover valores, es como en salud, nosotros podríamos hablar de un modelo preventivo, pero aquí leyendo este libro que les mencionaba de dos científicos, un médico y un filósofo, el doctor Valentín Fuster y el filósofo español José Luis Sampedro, dicen no hay que hablar de prevenir, hay que hablar de promover salud, yo creo que ese es el enfoque correcto.

Nosotros tenemos que promover salud, desde los gabinetes del Poder Ciudadano, los movimientos sociales que hay en la localidad, que en intensa campaña permanente promovamos salud y de esa manera prevengamos enfermedades.

Recuperar valores

En el caso del ministerio de la Familia tenemos que promover valores, recuperar valores, porque eso 16 años de interrupción de la lógica revolucionaria desde la institucionalidad, nos llevó a una ruptura en el plano institucional, no así en la lucha del pueblo que siguió defendiendo sus espacios democráticos, entonces, ahora nos toca retomar la institucionalidad para el modelo del Poder para el pueblo, que queremos recuperar valores entre los nicaragüenses, asumiendo los programas sociales con iniciativas de justicia, es decir, de restitución de derechos.

Para nosotros no es caridad. La solidaridad es más fuerte que la caridad, porque es un compromiso con la justicia, con los derechos, vemos al ser humano, en cualquiera de sus situaciones lo vemos como un ser humano con derechos que fueron vulnerados por el neoliberalismo y ahora tiene que restituir sus derechos.

Y para eso tenemos que volcarnos todos, crear y fortalecer, consolidar la conciencia social solidaria alrededor de ese proyecto de derechos, de justicia; tenemos que crear, fortalecer y consolidar valores familiares, comunitarios, de responsabilidad, derechos y solidaridad, y tenemos que crear, fortalecer y consolidar los mecanismos de participación y poder del pueblo alrededor de tareas humanitarias.

Es decir, nosotros tenemos que sentir que es una obligación nuestra, un compromiso, pero también un derecho de aquel ser que estamos alcanzando con los programas sociales, con las tareas comunitarias, y verlas como un compromiso con la justicia social.

Por eso para nosotros, más en este mes de la Patria, estamos trabajando ese slogan que está saliendo ya, que dice “con la Patria me comprometo, con la Patria soy responsable, por la Patria soy solidario, Viva Nicaragua Libre”.

Trabajamos en esa dimensión, este es un ejemplo de lo que yo llamo la refundación de la institucionalidad en base a valores, al reencuentro del ser humano con su dignidad esencial y su sentido del Poder, eso es hacer revolución hoy.

Tiene que ver con la conciencia, con la mentalidad, con la actitud con la que todos los días se trabaja, tiene que ver con el amor, tiene que ver con el sentido elemental de responsabilidad humana que tenemos que tener todos los nicaragüenses, pero sobre todo los sandinistas.

El Programa Amor está siendo rediseñado y lo vamos a dar a conocer en otro momento. Estamos trabajando también un programa que se va a llamar todos con Voz, suena como que todos estamos con vos, contigo, pues como dicen los que no hablan como nosotros. Pero también al escribirse se va a poner Voz con z porque es que todos tenemos derechos y tiene que ver con las personas con discapacidad.

Este es un programa que iniciará en las próximas semanas con un pilotaje en un departamento de Nicaragua para identificar las causas genéticas de la discapacidad e ir alcanzando un diagnóstico nacional sobre la discapacidad más allá de los factores de afectación por los conflictos armados, las guerras, la guerra contra la dictadura, después la guerra de agresión que sufrió Nicaragua en los años 80, que tienen que ve ya con la discapacidad como un fenómeno que tiene causas objetivas que pueden analizarse, estudiarse y volverse un factor de prevención.

En esto nosotros vamos a trabajar con el apoyo del gobierno de Cuba, particularmente del comandante Fidel, para eso vino la compañera viceministra Marcia Cobas.

Estamos esperando la llegada del equipo que va a trabajar con el MINSA el diseño del pilotaje, para la identificación genética, ellos le llaman estudio biosicosocial, que apunta a diagnosticar científicamente las causas para luego buscar los tratamientos.

Pero esto, además, tiene una contraparte práctica que tiene que ver con las particularidades de un país como Nicaragua, donde decenas de miles de hermanos y hermanas sufrieron las consecuencias de la guerra. Y la mayoría están privados de movilidad.

Hay que decir que en los 16 años de neoliberalismo, solamente se atendieron a 1,800 discapacitados de guerra con prótesis. Entonces estamos hablando de que casi 50,000 personas tienen sus prótesis vencidas.

Miembros inferiores, a veces también ojos, a veces parapléjicos que requieren sillas de ruedas, movilidad, y en eso estamos también trabajando para diseñar proyectos que desde nuestra misión en Naciones Unidas logren apoyo internacional, porque nosotros tenemos un compromiso todos los nicaragüenses, con aquellas personas que lucharon por Nicaragua en cada uno de los momentos en que aquí hubo guerra impuesta por los EE.UU.

Lucharon por Nicaragua, perdieron sus miembros y están en situación de desventaja que nosotros podríamos contribuir a paliar, asegurándoles los medios para la locomoción.

El compañero Roberto López, el compañero Gustavo Porras, compañeros del MINSA están trabajando en el diseño de este proyecto. Toda esta campaña se va a llamar TODOS CON VOZ y vamos a convocarnos a la promotoría social solidaria para trabajar la discapacidad.

Y queremos también desde el ministerio de la Familia lanzar un programa que se llame Todos Somos Familia, que tiene que ver con esto de los valores en la Familia, en la comunidad. El valor esencial que debe distinguir este momento de la Revolución es la solidaridad, la solidaridad para alcanzar la justicia social.

Porque en un momento de crisis cuando los presupuestos están disminuidos no por voluntad de un gobierno, sino por el modelo que fracasó en el mundo, el modelo capitalista, nosotros tenemos que multiplicarnos, aquellos compañeros, compañeras, hermanas y hermanos nicaragüenses más allá de los colores políticos, que tengamos un sentido de la misión social de que el mundo nos pertenece a todos, Nicaragua nos pertenece a todos, y los problemas y la alegría de Nicaragua son de todos.

¿Cuál es el compromiso?

Comprometernos para trabajar por Nicaragua desde ese sentido de gran familia nicaragüense para alcanzar bienestar. Nosotros no nos proponemos la codicia, egoísmos, egocentrismo, el modelo nuestro no gira alrededor de la exaltación de virtudes personales de particulares.

Si ustedes se fijan, hemos realizado congresos de mujeres en todo el país, desde el modelo del Poder Ciudadano y lo que hemos venido trabajando es la articulación y la visibilizacion de los liderazgos locales.

No hemos visto ahí las grandes figuras resaltadas o los grandes egos, estamos trabajando para que todos nos sintamos líderes, porque tenemos esas condiciones y esas capacidades, solo que no han sido liberadas, visibilizadas.

Trabajar para que en Nicaragua nos identifiquemos todos alrededor de un modelo de potencialidades de todos pero sobre todo alrededor de un modelo que privilegie al ser humano, que exalte al ser humano, que logre la plena equidad de los seres humanos que componemos esta gran familia nicaragüense y que se proponga bienestar para todos.

También ayer decía yo en una reunión que teníamos con los alcaldes, los secretarios políticos que aquí no hay una propuesta de privilegiar capitales para volvernos millonarios, aquí lo que queremos es ser millonarios en conciencia, en valores, eso sí; y queremos fundamentalmente que en esta etapa de la Revolución ese desarrollo de la conciencia genere tal transformación en las personas y sobre todo en la juventud, que todos nos comprometamos con servir a Nicaragua ¿para qué? Para que todos tengamos acceso al bienestar.

A vivir bien, a vivir con justicia, a vivir con respeto, a vivir con comprensión, a convivir y a trabajar para que más allá de los partidos políticos que contaminan, porque los partidos políticos tradicionales contaminan, qué aprendemos nosotros en términos de valores de los liderazgos políticos que vemos todos los días en la televisión. Absolutamente nada.

Los valores del sandinismo

Por eso yo me preocupo cuando de alguna manera se dan declaraciones desde el sandinismo que se parecen a esas otras propuestas que no tienen nada que ver con el sandinismo, porque el sandinismo tiene siempre que pronunciarse alrededor de valores, de ética, de mística, de la búsqueda y el compromiso con el bien común, con el bien o el buen vivir, con la capacidad para convivir, y no se trata de que todos nos convirtamos en sandinistas, se trata de que todos amemos al país, a Nicaragua, que todos seamos nicaragüenses por gracia de Dios, más en este mes de la Patria, creo que para esto es que sirven estos rituales, porque en todas partes hay rituales y son importantes. Los rituales sirven para acentuar, para poner énfasis en líneas de acción, en propuestas.

La propuesta del Frente Sandinista para Nicaragua, la propuesta del gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional para Nicaragua es la paz, es la unidad es la convivencia, es la comunidad, es la familia, es la solidaridad, es la responsabilidad.

La Revolución hoy es el desarrollo de una conciencia social solidaria que nos lleve a la justicia a través de la restitución de derechos de todas y todos. Eso es la Revolución hoy, se equivoca el que piense que aquí no hay Revolución.

Se quedará sorprendido en los próximos años cuando esa vocación revolucionaria de trascender los límites del egoísmo, de la codicia, del modelo capitalista neoliberal y de alcanzar un modelo de justicia, de equidad, de complementariedad, de solidaridad, se traduzca en las victorias contundentes del Frente Sandinista de Liberación Nacional en las urnas el año próximo en las elecciones regionales y el año siguiente en las elecciones nacionales.

Porque aquí hay una Revolución triunfante y quien no lo quiera ver es ciego.