Nicaragua

Nuestras bases son para atender a los pobres, dijo Daniel

Presidió la graduación de 44 médicos nicaragüenses que estudiaron  en Cuba quienes recibieron en el acto, vía telefónica, la felicitación de Fidel Castro Con el neoliberalismo llegó a Nicaragua la mercantilización de la salud y la educación y crecieron el analfabetismo y la mortalidad infantil y materna Emergencia sanitaria para enfrentar un repunte del virus […]

Graduación de estudiantes
Durante un emotivo acto efectuado en la Casa de los Pueblos y presidido por el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario, se entregaron los diplomas de graduación como médicos a 44 nicaragüenses que estudiaron en Cuba quienes se incorporan a los programas de atención social desarrollados por el gobierno sandinista a favor de los más pobres de nuestro país. | César Pérez

Redacción Central |

  • Presidió la graduación de 44 médicos nicaragüenses que estudiaron  en Cuba quienes recibieron en el acto, vía telefónica, la felicitación de Fidel Castro
  • Con el neoliberalismo llegó a Nicaragua la mercantilización de la salud y la educación y crecieron el analfabetismo y la mortalidad infantil y materna
  • Emergencia sanitaria para enfrentar un repunte del virus AH1N1
  • Hay que brindar respuesta a más de 37 mil discapacitados de guerra que fueron abandonados durante los años de gobiernos neoliberales

Durante un emotivo acto efectuado en la Casa de los Pueblos y presidido por el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario, se entregaron los diplomas de graduación como médicos a 44 nicaraguenses que estudiaron en Cuba quienes se incorporan a los programas de atención social desarrollados por el gobierno sandinista a favor de los más pobres de nuestro país.

Daniel recordó que, en el mundo y también en Nicaragua, se enfrentan la medicina mercantilizada y la medicina social, con mèdicos que, incluso, se niegan a cumplir con el horario de trabajo en las instituciones de salud para atender a sus clientes privados y otros entregados de lleno al servicio de los más desposeídos.

La revolución está luchando para transformar esta sociedad y logró establecer un nuevo modelo con una nueva actitud de los técnicos y profesionales  en general, incluyendo los trabajadores de la salud, añadió.

Es una jornada heroica donde lo que prevalece  es el valor de la solidaridad y por eso, nuestras bases no son militares, sino  para erradicar el analfabetismo, para atender al pueblo y a los campesinos, para tener respuesta destinada a más de 37 mil discapacitados de guerra, abandonados durante los años de neoliberalismo, planteó.

Tras agradecer el apoyo de Cuba, expresado en las brigadas médicas que prestan servicio en regiones apartadas de Nicaragua y en los centenares de jóvenes de nuestro país estudiando en la Isla, recordó que, en 1999, a pesar de no estar en la presidencia, acudió como invitado del comandante Fidel Castro a la Cumbre Iberoamericana efectuada en La Habana.

En esa oportunidad se procedió a la inauguración de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) donde estudian miles de jóvenes de escasos recursos de América Latina y el Caribe, Africa y hasta  Estados Unidos, y evocó como ese centro se ha multiplicado con la aparición de gobiernos populares en distintas naciones del Continente.

Un año antes, el gobierno neoliberal de Arnoldo Alemán, respaldado por los yanquis y la oligarquía, decidió no solo rechazar la cooperación cubana, sino expulsar a los galenos que laboraban en nuestra nación, incluso desoyendo los pedidos de auxilios de alcaldes de zonas afectadas por el huracán Match y alegando que esos médicos solidarios eran “una amenaza para Nicaragua”.

Con el triunfo del FSLN en el 2007 no sólo nos incorporamos al Alba sino que también se fortalecieron las relaciones en el campo de la salud y educación con Cuba, puntualizó.

Planteó que hay algo fundamental para el desarrollo de los pueblos y de la humanidad y ello es la solidaridad, todo lo contrario del mercantilismo, del modelo que nos impusieron.

Nicaragua cuanta ahora con 44 muchachos y muchachas que vienen a  librar esta gran batalla, no con cañones, no con fusiles, no pidiendo bases militares, vienen con equipos médicos y medicinas y sobre todo con su disposición de servir al pueblo.

Una gran ovación recibió, en esos momentos, la comunicación telefónica del líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, con el comandante Daniel, mediante la cual saludaba y felicitaba a los graduados y llamaba a una jornada de solidaridad internacional con Nicaragua para ayudar a los discapacitados víctimas de la guerra, necesitados de prótesis y sillas de ruedas y totalmente abandonados por los gobiernos neoliberales.

Un abrazo para todos los graduados nicaragüenses, para los médicos cubanos, para ti, Daniel, por lo que hicistes y para Rosario, expresó Fidel.

El presidente de todos los nicaragüenses se refirió también a la necesidad de decretar la emergencia sanitaria ante las posibilidades de un repunte de la influenza humana que ya causó cuatro víctimas fatales en el país.

Señaló que cuando empezó la epidemia se dictó la primera emergencia en Nicaragua poniendo en alta disposición de combate todos los factores para evitar su multiplicación con una asistencia de salud de manera integral y la participación popular.

Consideró bastante controlada la epidemia, pero dijo también que se ha bajado la guardia un poco en la participación con el correr de los meses, por lo cual no es posible descuidarse en esta batalla ante una enfermedad causante de muchas muertes en el mundo.

Finalmente, recordó a los nuevos médicos el ejemplo histórico de dos galenos, Ernesto Che Guevara y el nicaragüense Oscar Danilo Rosales, éste último caído en combate tras renunciar a sus cargos universitarios para incorporarse a las filas del FSLN.

En el acto usaron también de la palabra la viceministra de Salud de Cuba, Marcia Cobas y el joven nicaragüense Pavel Argeñal, en nombre de los graduados.

también te puede interesar