Nicaragua

Montealegre tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados

Tendrá que responder por el fraude de más de 600 millones de dólares, informó el fiscal especial Armando Juárez

Redacción Central |

Tendrá que responder por el fraude de más de 600 millones de dólares, informó el fiscal especial Armando Juárez

El derrotado candidato presidencial y edilicio, Eduardo Montealegre, no podrá liberarse de comparecer y sentarse en el banquillo de los acusados ante un juez como acusado del fraude al Estado por más de 600 millones de dólares con los Certificados Negociables de Inversión (CENI), aseguró este lunes el fiscal especial Armando Juárez.

Montealegre, el ex presidente del Banco Central, Noel Ramírez, y otros 37 ex funcionarios, fueron acusados el año pasado por el Ministerio Público ante el Juez Quinto de lo Penal, Julio César Arias, por un cúmulo de delitos, y éste ya fijó fecha de la audiencia inicial para el próximo lunes 22 de junio.

El dos veces derrotado candidato liberal goza de inmunidad en su calidad de diputado ante la Asamblea Nacional, por lo que afirma que no comparecerá ante el judicial Arias, porque le cubre ese fuero que no le han suspendido, y en iguales términos se expresa Ramírez diputado al Parlamento Centroamericano.

Juárez dijo este lunes al Canal 12 de la televisión local, que Montealegre y los 38 acusados más, deberán de sujetarse “a las normas procesales que la ley establece. ¿Qué significa esto? Que no basta que el señor Montealegre o quien sea inmune, diga por televisión que él es inmune”.

El fiscal especial señaló que tanto Montealegre como Ramírez, deben exponer que gozan del fuero de la inmunidad ante el juez Arias, “en una audiencia oral y pública. Nuestras leyes procesales dicen que los actos procesales se practican en audiencias orales y públicas”.

“Los juicios inquisitivos, los actos escritos, las diligencias por escrito, en nuestra legislación procesal penal, ya fueron superados”, explicó Juárez al referirse al escrito que presentó Montealegre en los tribunales y no ante el juez, y precisó que “nuestro procedimiento penal es oral y público”.

Añadió que “la inmunidad (de Montealegre y Ramírez) no está por encima de las capacidades de los procedimientos establecidos para que se persiga a quien ha delinquido. ¿Qué quiero decir? La persona inmune sometida un procedimiento penal, a través de un procedimiento debe de ser despojada de su inmunidad, y puede ser perseguida, y llevado ante un juez para que declare su culpabilidad”.

Consultado en torno a qué le recomienda a Montealegre, Juárez manifestó que “absolutamente nada, yo soy un fiscal de la República, persigo criminalmente a quienes han delinquido, y estamos preparados para demostrarle a este pueblo que todos los acusados son responsables de los delitos por los que los hemos acusado”.

Ramírez y los ex miembros del Consejo Directivo del Banco Central han sido acusados por la emisión de CENI a favor de los bancos adquirentes por los depósitos del público en cuatro bancos privados quebrados en el año 2000, a los que además les trasladaron los créditos que éstos habían otorgado y cobraron, es decir, cobraron doble: los títulos CENI y los préstamos.

Montealegre fue también parte de ese Consejo Directivo y gestionó la llamada “reingeniería” con los CENI, que si bien bajó los intereses iniciales que fijó Ramírez hasta en el 21% anual, inventó el “cupón cero”, lo que duplicó la deuda del Estado con los bancos adquirentes, entre ellos uno del que era socio.

Igualmente, y en compañía de los miembros de las juntas liquidadoras de los bancos quebrados, es responsable de la venta en un dígito de su valor real, los activos residuales (bienes que desecharon los bancos adquirentes) de los bancos quebrados, y el pago a una firma extranjera de 7 millones de dólares por hacer ese negocio insólito con bienes multimillonarios.

Otros acusados son funcionarios actuales del Banco Central que realizaron actos ilícitos, como hacerle una nueva escritura a Jaime Chamorro Cardenal, director y propietario del diario La Prensa, por 16 millones de dólares, cuando él compró un edificio en sólo 5 millones de dólares y la diferencia no la enteró al Estado.

también te puede interesar