Nicaragua

Reforma constitucional en la mira de los parlamentarios

La modificación permitirá restarle fortaleza al Poder Ejecutivo y darle más poderes al Legislativo, lo que favorece democratizar el gobierno e incrementar la participación popular en la toma de decisiones

Redacción Central |

La modificación permitirá restarle fortaleza al Poder Ejecutivo y darle más poderes al Legislativo, lo que favorece democratizar el gobierno e incrementar la participación popular en la toma de decisiones

Diputados nicaragüenses trabajan para impulsar una reforma constitucional que modifique el régimen de gobierno, lo que para analistas despertará una amplia controversia en el país en los próximos meses.

Para el legislador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Edwin Castro, esto no es un proceso nuevo, ya que desde la reforma constitucional de 1990 se avanza hacia este modelo.

La modificación permitirá restarle fortaleza al Poder Ejecutivo y darle más poderes al Legislativo, lo que en opinión de sectores políticos es democratizar el gobierno e incrementar la participación popular en la toma de decisiones.

Por ejemplo, antes de 1995, un gobierno creaba o modificaba impuestos, pero ahora esa acción tendrá que ir a la Asamblea Nacional para ser aprobada, opina Castro.

El Régimen Parlamentario, estimó, es mucho más democrático, hay mayor control, más eficiencia eficiencia, son gobiernos de mayorías.

Al exponer sus consideraciones a los electores, el político precisó que de esta forma es más democrático el gobierno.

Surge de una mayoría parlamentaria, por tanto, una mayoría clara de la población; hay una mayor integración, los ministros están permanentemente rindiendo cuentas en la Asamblea, porque los nombra la Asamblea, agregó.

Los ministros, sostuvo, están sujetos a la crítica de la población y el sistema además prevé que la población opine sobre ellos. Por eso es más democrático, subrayó.

Uno de los aspectos mas controversiales de la reforma es la posibilidad de reelección continua a cargos de elección pero, según el parlamentario sandinista, ello no es garantía que perpetuidad, pues eso depende de la voluntad popular.

Al respecto del proceso, sectores liberales discrepan pues temen que las acciones de beneficio popular que encamina el actual gobierno contribuyan a alargar su permanencia al frente de los destinos del país.

Observadores consideran que en la Asamblea y en la sociedad nicaragüense se deben dar intensos debates sobre el tema en los próximos meses, aunque al final parecen ser más los que apuestan por el parlamentarismo y la figura de un primer ministro.

también te puede interesar