Nicaragua

Nicaragua reclama apoyo de Washington a textileras en Centroamérica

Debe inyectar respaldo financiero a esas empresas de capital estadounidense que operan en América Central en el marco del Tratado de Libre Comercio firmado por Estados Unidos y la región

Textilera en Centroamérica
Nicaragua reclama apoyo por Washington a textileras en Centroamérica. | Internet

Redacción Central |

Debe inyectar respaldo financiero a esas empresas de capital estadounidense que operan en América Central en el marco del Tratado de Libre Comercio firmado por Estados Unidos y la región

El reclamo fue hecho por Alvaro Baltodano, responsables de las Zonas Francas nicaragüenses, en conferencia de prensa, quien señaló que para evitar cierres de esas empresas deben incluirse en los planes de rescate aplicados por Estados Unidos para sus bancos y multinacionales.

“Estados Unidos debiera buscar mecanismos de financiamiento a empresas como éstas para que logren solventar esta crisis y puedan seguir manteniéndose”, declaró .

Dijo que las medidas anticrisis adoptadas por Washington deberían incluir a estas fábricas para que sus “pérdidas no sean tan grandes, puedan bajar el precio de sus telas, de la misma manera que han inyectado capitales a (otras) empresas estadounidense para conservar los empleos”.

Recordó que las fábricas textiles de Centroamérica entraron este año en crisis debido a la caída de los mercados mundiales, sobre todo el de  Estados Unidos, principal importador de telas y ropa de la región.

Los estadounidenses “fueron los impulsores de este Tratado, involucraron a todos los países centroamericanos para que lo firmaran (hace cinco años) y tomaron medidas proteccionistas para sus empresas textileras”, que nunca pusieron en práctica, recalcó el funcionario nicaragüense.

Baltodano consideró que Estados Unidos tiene la “responsabilidad moral” de apoyar a la empresa Cone Denim, que cerró sus operaciones hace dos semanas por una reducción “drástica” de sus ventas.

Dijo que Washington debería financiar a la  Cone Denim y otras de capital estadounidense que tengan ese mismo problema en el istmo, “para  solventar esta crisis actual”. El funcionario alegó que esa empresa de textil y confección (Cone Denim),  operaba en régimen de zona franca para la exportación y es un “símbolo” en Nicaragua del TLC.

Ella operaba en el municipio de Ciudad Sandino,  con 850 empleos directos  y su cierre es un “golpe” al TLC, sostuvo.

“¿Qué es lo que estamos buscando? Que Estados Unidos, como parte de ese tratado,  la apoye  para buscar cómo salvar esta industria”, indicó.

La planta, con 60.000 metros cuadrados de construcción y 21 hectáreas de extensión, producía tela de mezclilla, que es la empleada en la confección de pantalones “blue jeans” (vaqueros).

Baltodano advirtió de que desde octubre pasado han cerrado cuatro empresas que operaban en régimen de zona franca en Nicaragua y han dejado sin empleo a 2 mil 800 personas, producto de la crisis económica.

En 2008 las exportaciones de zonas francas sumaron mil 248 millones de dólares, ligeramente superiores a los mil 243 millones de dólares que alcanzaron durante 2007, precisó.

Detalló que el volumen de las exportaciones de zonas francas en Nicaragua cayó un ocho por ciento en enero de 2009, en relación a enero de 2008, y en valor, la disminución fue del 22 por ciento.

No obstante, resaltó que las exportaciones en volumen cayeron más en Guatemala (35,21 por ciento), Costa Rica (27,56 por ciento), El Salvador (26,88 por ciento) y Honduras (16,26 por ciento). Y en valor cayeron más en, ese orden, en Costa Rica (40 por ciento), Guatemala (36 por ciento), Nicaragua (22 por ciento), El Salvador y Honduras, ambos en 18 por ciento.

Junto con los ingresos, el volumen de ventas al exterior también cayó en 35,2 por ciento en Guatemala, 27,56 por ciento  en Costa Rica, 26,8 por ciento en El Salvador, 16,2 por ciento en Honduras y 8 por ciento en Nicaragua, precisó el funcionario.

El desplome de la demanda obligó a algunas fábricas de textiles y de arneses –piezas para automóviles– a cerrar temporalmente en El Salvador, Nicaragua, Honduras y otras naciones del istmo, provocando despidos e incertidumbre, señaló Baltodano.

La crisis ha generado “problemas de acceso al crédito, falta de empleo, menos consumo, creando un circulo vicioso que no se ha logrado detener” y  ha impactado en las zonas francas de la región, indicó Baltodano.

Consideró, no obstante, que Nicaragua ha logrado por el bajo precio de sus productos y su mano de obra, mantener una relativa estabilidad en los parques industriales.

Según Baltodano, en las zonas francas de Nicaragua operan hasta la fecha 129 fábricas –ocho más que el año pasado– aunque el número de empleados bajó de 89 mil 200 en enero de 2008 a 76 mil. “La crisis, hoy por hoy, no nos ha golpeado como a los otros países” centroamericanos, dijo.

El gobierno acordó recientemente con empresarios y sindicatos un aumento de ocho por ciento al salario mínimo de los trabajadores de zonas francas para este año, y de 12 por ciento para el 2010, año en que se espera que la región comience a salir de la crisis, subrayó Baltodano.

también te puede interesar