Nicaragua

Neoliberalismo destrozó sector de la salud

El gobierno neoliberal de Violeta de Chamorro, fue un duro golpe para el sector pues más de cinco mil de los mejores técnicos fueron despedidos y enviados al ejército de desempleados

Redacción Central |

El gobierno neoliberal de Violeta de Chamorro, fue un duro golpe para el sector pues más de cinco mil de los mejores técnicos fueron despedidos y enviados al ejército de desempleados

El famoso plan de reconversión ocupacional que impuso el gobierno neoliberal de Violeta de Chamorro, fue un duro golpe para el sector salud, ya que más de cinco mil de los mejores técnicos fueron despedidos y enviados al ejército de desempleados, señaló el ministro de Salud, Guillermo González, al recordar la pesadilla que vivió Nicaragua durante los últimos 17 años.

El funcionario dijo en el programa En Vivo del Canal 4 de televisión que incluso, el propio ministro de Salud de Chamorro, en esa época, lamentó durante un Congreso Internacional el impacto que tuvo en el sector las políticas privatizadoras del gobierno derechista.

González añadió que entre los daños y perjuicios que causaron en el país las políticas neoliberales que alentaba Estados Unidos, está el famoso modelo previsional, que utilizó los recursos de los trabajadores para ponerlos a disposición de los negocios privados que resultaron ser las clínicas previsionales.

“Hay que recordar que quien financia la seguridad social es el capital de los propios trabajadores”, advirtió González.

En otras palabras, las “clínicas” y hospitales, que se multiplicaron como pulperías en Managua y los departamentos del país, no eran más que negocios privados forjados con los fondos que aportaba la clase laboral.

Los gobiernos neoliberales no solo erradicaron la gratuidad de la atención médica sino que comenzaron a cobrar y a instalar clínicas privadas dentro de los centros asistenciales, de tal forma, que mientras la gente pobre moría en los pasillos de las emergencias o se iban a agonizar a sus casas, los potentados eran sanados a cambio de buenas sumas de dinero y hasta con privilegios.

Sobre las clínicas previsionales el ministro González dijo que con esta medida se usurparon los recursos dirigidos para la salud del pueblo y los convirtieron en una fuente de riqueza para un reducido sector dentro del sector salud, en su mayoría allegados a los gobiernos neoliberales.

Como efecto directo de esas políticas gran parte de la población nicaragüense, principalmente la de menos recursos económicos fue excluida de los servicios de salud, mientras los sectores más pudientes de la sociedad usufructuaban la atención pública que era una responsabilidad social de esos gobiernos.

Entre 1990 y 1995 el gasto per cápita en salud pasó de aproximadamente 120 dólares per cápita, a menos de 35 dólares asignado a cada nicaragüense, rememoró el actual ministro de Salud.

Por otra parte, señaló que los gobiernos neoliberales también aplicaron una política contibutiva que le permitía a los ricos evadir los impuestos para realizar inversiones, mientras los pobres eran castigados con altas tasas impositivas.

“Es decir, con la plata de los pobres se comenzó a financiar al sector con capacidad económica, pero al mismo tiempo, con la plata de los pobres también se comenzó a atender las necesidades de salud de la gente con capacidad económica”, advirtió González.

Por su parte, el dirigente de la Federación de Trabajadores de la Salud, doctor Gustavo Porras, recordó que durante el gobierno de Chamorro también se permitió el incremento desmedido del precio de los medicamentos, sin importarle a los gobernantes la suerte de los más empobrecidos.

La misma Organización Panamericana de la Salud tiene en sus registros que el precio del kilo de medicamento de tres dólares promedio pasó a 15 dólares promedio, “porque ellos liberalizaron el negocio de la medicina, destruyeron la importadora nacional, y es que ¡desbarataron todo!”, exclamó Porras. “Fue con la medida de la Violeta y de Antonio Lacayo”, añadió en alusión al entonces ministro de la Presidencia y yerno de la mandataria.

Porras añadió que con esas políticas antipueblo los gobiernos de Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, patentizaron el concepto de democracia que ellos tienen, que es solamente darle respuestas a sus propios intereses. Ese concepto, añadió, “ellos lo han venido legitimando por siglos, de tal forma que ahora, al pasar el país a un planteamiento de una verdadera democracia, entonces ellos dicen ¡eso no es democrático, es antidemocrático! Es decir, democrático es sólo lo que ellos dicen!”.

“Es igualito que las elecciones, si ellos salen bien en las elecciones, las elecciones fueron limpias, puras y democráticas, si no salieron bien en las elecciones, las elecciones fueron un fraude”, agregó Porras.

“Ellos, yo lo he dicho varias veces, creen que pueden ir a comulgar sin confesarse, esa es la lógica de la oligarquía. Porque son, según ellos, los herederos de la Corona Española, tienen casi 500 años de estar detentando el poder en este país, de tal forma que han metido en la idea de todos los nicaragüenses, de que eso es así, de que esta familia de estos apellidos, como el de este señor Lacayo, los Chamorro, etc., ellos son los que tienen el derecho del poder por designio divino”, concluyó.

también te puede interesar