Nicaragua

Las mujeres nicaragüenses en primera línea de defensa de la Patria

Su presencia en la fuerza aérea es destacada y prestan abnegadamente el servicio al país

Grisly Mendoza
Las mujeres nicaragüenses en primera línea de defensa de la Patria | El 19 Digital

Redacción Central |

Su presencia en la fuerza aérea es destacada y prestan abnegadamente el servicio al país

Forman parte del personal especializado en labores de combate, rescate y transporte aéreo y su dedicación, disciplina y alta disposición combativa destaca en las unidades.

Provenientes de departamentos de todo el país respondieron a las convocatorias del Ejército e independientemente de sus labores normales en el hogar, cumplen como parte del pueblo incorporado a las tareas de la defensa.

Un ejemplo de ello es la suboficial primero Grisly Mendoza, de 25 años, técnico de vuelo de las aeronaves Antonov 2, quien explicó a la prensa se encarga de la revisión y supervisión de las aeronaves antes de cualquier vuelo o misión encomendada por el mando

Es una de las jóvenes  que  respondió a las convocatorias  para tomar los cursos de mecánica de aviación, entre otras especialidades. Ingresó a la Fuerza Aérea  a los 17 años y desde hace dos años y medio desempeña su puesto actual.

El trabajo de Grisly consiste en revisar la parte externa del avión, el motor, la hélice y los controles internos del aparato. Ella hace esa tarea en la aeronave antes de que ingresen la tripulación y los pasajeros.

Grisly es parte de la tripulación del Antonov 2, además del piloto y el copiloto.  Tanto la seguridad de los tripulantes como de los pasajeros dependen de la calidad de la inspección de la joven oficial y de su labor constante en el despegue, el vuelo y el aterrizaje.

Esta aeronave es utilizada para entrenamiento de personal, transporte de carga y de pasajeros, y para entrenamientos de paracaidismo de las tropas.

La teniente Glenda Martínez recibe un curso para pilotear un helicóptero Robinson Raven II, con capacidad para cuatro personas, incluyendo al piloto. Y debe dominar a la perfección todos sus detalles para garantizar un vuelo seguro.

Dice que aspira a ser piloto por su decisión de superarse y hacer una carrera militar para servirle a la Patria y recuerda que, en la década de los 80,durante la guerra de agresión financiada por Estados Unidos contra Nicaragua, había una mujer piloto que murió en combate.

“Para mí llegar a ser piloto de la Fuerza Aérea de Nicaragua es muy importante, porque puedo brindar un servicio profesional a las Fuerzas Armadas, y una vez que esté en retiro me gustaría volar en cualquier agencia civil”, concluyó Martínez.

también te puede interesar