Nicaragua

El sueño de un médico trasplantólogo salva-nica

José Guillermo Rodríguez Navas, nacido en El Salvador, formado como médico y cirujano general en Cuba, quiere hacer realidad el empeño de un Centro de Trasplantes Renales en Nicaragua para atender gratuitamente a los necesitados de la región

Médico transpnatólogo
José Guillermo Rodríguez Navas, nacido en El Salvador, formado como médico y cirujano general en Cuba. | La Voz del Sandinismo

Redacción Central |

José Guillermo Rodríguez Navas, nacido en El Salvador, formado como médico y cirujano general en Cuba,  quiere hacer realidad el empeño de un Centro de Trasplantes Renales en Nicaragua para atender gratuitamente a los necesitados de la región

Pasó por Managua y no dejó un solo minuto de su conversación con La Voz del Sandinismo sin impregnar a los interlocutores de su entusiasmo por una tarea tan difícil, de una magnitud trascendente,  pero expresión de un amor absoluto por los pobres de la tierra.

Con sus apenas 33 años labora actualmente en el Centro de Trasplantes de Irlanda, pero ha dedicado parte de su aún corta vida profesional  no sólo a divulgar su proyecto, sino incluso a discutirlo con autoridades de algunas naciones centroamericanas.

Como reconoce que para lograrlo es fundamental la decisión política está convencido de Nicaragua con su gobierno sandinista y popular como el escenario adecuado para edificar una obra de tal envergadura y de tal impacto en la salud de todos los centroamericanos.

No quiere saber nada de  un Centro de carácter privado el cual prostituiría el proyecto, prefiere  la importante tarea  de convencer y reclutar respaldos para una obra de este tipo. con un alto costo para su materialización, pero con un gran significado para los 20 millones de centroamericanos.

No le desanimó que, al tocar la puerta de algún funcionario de otro país del área no encontrara la receptividad necesaria, la cual si estuvo presente en sus primeras conversaciones con miembros del gobierno nicaragüense.

Es hijo de una familia humilde salvadoreña, su madre aún vende artesanías y pequeños objetos de regalo en el mercado de León,  actividad que realiza tras la llegada a nuestro país dejando atrás el horror de la guerra, la represión y el crimen, en el mismo año en que fue asesinado en San Salvador monseñor Arnulfo Romero.

Su padre decidió regresar allí en medio de la lucha contra los represores, integrándose al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).  pero nunca más se supo de él – lo asesinaron y desaparecieron como a miles de salvadoreños- y José Guillermo, entonces apenas un niño, quedó en Nicaragua  al  cuidado de su madre, hasta lograr años después la beca solidaria para estudiar en Cuba.

Esa extracción humilde y aquellos acontecimientos en la patria natal parecen influir en su pensamiento y deseos de ayudar a los hermanos centroamericanos y la decisión que proclama de hacer realidad ese sueño que significaría, al convertirse en realidad, salvar la vida a miles de personas necesitadas de trasplantes renales e imposibilidades de pagar los altos costos impuestos por la medicina privada.

Expresión de ello es también la conjunción de esfuerzos  con su primo, residente en Canadá, el ingeniero Julio César García Navas,  a quien por cierto conoció en Cuba, para trabajar en herramientas que faciliten el trabajo de laparascopía en órganos femeninos.

Al despedirse, después de una interesante hora de conversación reitera que, aunque ahora volverá a Irlanda, regresará a Nicaragua y  su Centroamérica para seguir batallando por el gran sueño que, mas allá de las dificultades, aspira a convertirlo en un hermoso despertar: apoyar la construcción en Nicaragua, junto a su desarrollo, de un Gran Centro Nacional de Trasplantes, dependiente del Gobierno de Reconciliación Nacional que preside el Comandante Daniel Ortega Saavedra, para ayudar a Nicaragua, El Salvador, y toda la región.

también te puede interesar