Nicaragua

Nicaragüense deportada pide a EE.UU. detener separaciones familiares

Maricela Vallejos fue expulsada de Estados Unidos y tuvo que dejar en Miami a sus dos hijos nacidos en ese país

Redacción Central |

Maricela Vallejos fue expulsada de Estados Unidos y tuvo que dejar en Miami a sus dos hijos nacidos en ese país

Paren las deportaciones porque las familias  se están desuniendo, exhortó Maricela Vallejos, una inmigrante nicaragüense deportada por Estados Unidos a Nicaragua hace dos semanas y que dejó a sus  hijos nacidos en ese país en Miami.

“Queremos que nos ayuden a los padres que estamos pasando por esta  situación, porque no solo soy yo, hay muchos padres, muchos niños que han sido separados de sus padres debido a las deportaciones”, dijo Vallejos.

Vallejos, de 32 años, fue capturada en diciembre pasado por agentes de inmigración de Miami, dos años después que un juez rechazó su solicitud de residencia bajo la Ley Nácara, que ampara a los inmigrantes centroamericanos que llegaron a ese país antes del 1 de diciembre de 1995.

El pasado 28 de enero fue deportada a Nicaragua, a pesar de la huelga de hambre que sus dos hijos de 12 y nueve años realizaron durante tres días en la sede de una Fraternidad en Miami, para tratar de sensibilizar a las  autoridades.

“La falta de mis hijos me está doliendo mucho”, dijo con los ojos llorosos, sentada en un sofá, en la casa de su hermana, ubicada en el barrio URSS, en  Managua, donde espera que una Corte de Miami revierta su deportación.

también te puede interesar