Nicaragua

Centro de Investigaciones de la Comunicación desacata orden del Ministerio Público

Las autoridades no pudieron investigar documentos contables de ese grupo para determinar si realiza actividades financieras ilícitas

Desacata al Ministerio Público
Centro de Investigaciones de la Comunicación desacata orden del Ministerio Público. | AP

Redacción Central |

Las autoridades no pudieron investigar documentos contables de ese grupo para determinar si realiza actividades financieras ilícitas

Prepotente, altanero y en abierto desacato a la autoridad, el periodista Carlos Fernando Chamorro Barrio siguió irrespetando a las autoridades del Ministerio Público que después de dos horas no pudieron ejecutar la orden de allanamiento para “secuestrar documentos contables” que determinarán si el Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO) realiza actividades financieras ilícitas.

El fiscal Douglas Vargas, acompañado de seis efectivos policiales con orden judicial en mano emitida por la Juez Segundo de Distrito de Audiencia Penal, María Concepción Ugarte, se presentó a las 4:35 minutos de la tarde a ejecutar el mandato judicial, pero las personas y periodistas que laboran para Chamorro impidieron la acción, realizando todo tipo de tácticas dilatorias para dar tiempo que el investigado se presentara.

Acuerpado por connotados personeros del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y del presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri; Chamorro –junto a su abogado Boanerges Ojeda– se dedicaron a pedir una acusación formal al funcionario del Ministerio Público que afirmaba que cumplía una orden judicial.

Repitiendo su ya trillada frase de que las averiguaciones en torno a la triangulación de fondos que ejecuta CINCO tienen trasfondo políticos, Chamorro –al igual que al inicio del proceso investigativo– se negó a entregar los documentos que esclarecerán si cometieron el delito de lavado de dinero.

La orden judicial ordena el secuestro de los documentos de registros contables, comprobantes de ingresos y egresos, planillas de salarios, conciliaciones de cuentas bancarias y todo lo relacionado a la información de cuentas contables.

“Se agotaron todos los mecanismos formales, se hicieron llamados y no hicieron caso, han mostrado una actitud arrogante y de total irrespeto a la autoridad, han caído en desacato”, señaló Vargas, mientras los trabajadores de Chamorro estaban apostados en el portón.

En esta nueva acción que ejecuta el Ministerio Público, los personeros del CENIDH acuerparon a los funcionarios de CINCO, tal y como si fuesen sus principales guardaespaldas e incitaban a no acatar la ordenanza judicial.

A pocos metros, Edgard Tijerino, vinculado a cheques y estipendios jugosos en el gobierno de Enrique Bolaños, también verborreaba junto a Avil Ramírez, otro funcionario de la famosa Nueva Era, que seguramente le repartía su “chequecito” al cronista.

Fue evidente que Chamorro, Montenegro, Vilma Núñez, eterna presidenta del CENIDH, Violeta Granera, de la sociedad Sí-Vil, quieren seguir disfrutando de los fondos millonarios que reciben de organismos extranjeros con el cuento de ejecutarlos en programas para beneficio del pueblo.

Chamorro no contestó ninguna de las preguntas de los periodistas comprometidos con llegar a la verdad de este enorme bisne de los organismos no gubernamentales que reciben fondos millonarios en nombre del pueblo nicaragüense.

Se habla de diez millones de dólares y 38 millones de córdobas que han manejado CINCO en los últimos cuatro años, según revelan las investigaciones del Ministerio Público.

La Fiscalía mostró su paciencia ante la altanería de Chamorro y su séquito que, montando otra escena de su show mediático, lograron que la verdad no se descubra hasta el momento.

A las seis y 30 minutos de la tarde, Vargas se retiró junto a la fuerza policial, pero anunció que regresaría a las seis de la mañana del sábado para hacer cumplir la orden del juez.

Al final y para cerrar con broche de oro, lo jóvenes que llegaron a provocar al Canal 4 la semana pasada intentaron una vez más agredir a los periodistas de ese medio, así como al de La Nueva Radio Ya y del semanario 19, y el portal El Pueblo Presidente.

también te puede interesar