Se inaugura PESCANOVA, Procesadora más grande de Latinoamérica

Inauguración de Planta Procesadora de Camarones Municipio de Chinandega

Pescanova
Planta procesadora de camarones Pescanova. César Pérez

Inauguración de Planta Procesadora de Camarones Municipio de Chinandega
» Galería de fotos

Palabras de Steadman Fagoth

Director de INPESCA

En esta noche gloriosa, un atardecer suave en Chinandega, en estos patios de la Planta Procesadora PESCANOVA, a todos los invitados, que tengan muy buenas noches. Sin duda alguna, venimos a inaugurar la Planta Procesadora más grande de Latinoamérica, ¡sin duda alguna… de Latinoamérica, la más grande!

Preside este acto de inauguración de este complejo, de esta planta procesadora, con toda la tecnología de punta, el compañero Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega; la compañera Rosario Murillo; el Doctor Oscar Munguía; el compañero Indalecio Pastora, Secretario Político del Departamento de Chinandega; nuestro Alcalde actual, compañero Julio Velásquez; compañero Enrique Saravia, sin duda alguna la Fórmula de la Paz, la Fórmula de la Reconciliación, la fórmula que emana Amor para los chinandeganos. Candidato, sin duda alguna, la plancha que va a ganar, el compañero Enrique Saravia, nos acompaña en esta mesa.

Estaba por aquí la compañera que representa a la mujer chinandegana, la Vicealcaldesa Miriam Padilla… ¡no podía estar ausente la expresión de la mujer chinandegana en nuestra fórmula!

Tenemos a los representantes de esta inversión del grupo PESCANOVA, a Larry Drasba, Gerente General de CAMANICA; al compañero Presidente del Grupo PESCANOVA, Manuel Fernández; Luis La Fuente, Gerente General de SERVICONSA y, el Embajador Antonio Pérez, que siempre nos acompaña en estos esfuerzos.

El esfuerzo pesquero, en lo general, en el país, ha sido golpeado fuertemente, tanto por el precio del combustible, como, diríamos de manera más clara, por la misma crisis que viven los Estados Unidos, en que los norteamericanos ya no pueden consumir la langosta, los camarones, en la misma proporción que consumían antes de que se metieran en esta crisis. Bajaron el precio de nuestro producto en los Estados Unidos, y por esas dos razones estamos siendo golpeados fuertemente: combustible y el precio de la langosta, el precio de nuestros productos del mar.

En medio de ese golpe que estamos recibiendo y que, lamentablemente, los que nos adversan no logran ver que el problema del combustible va más allá de nuestros controles… ¡que nosotros somos los culpables, es lo que están diciendo ahí en los periódicos! Sin embargo en medio de esa crisis que nos está golpeando fuertemente se están erigiendo otras inversiones como lo que tenemos enfrente. Aquí, compañero Presidente, estamos hablando de 20 mil metros cuadrados de construcción, al término de este acto vamos a dar un paseo por ahí, y vamos a disfrutar de ver tecnología de punta alrededor de una planta procesadora de camarones, en donde van a trabajar 2 mil personas.

Déjeme también informarle compañero Presidente, que entre nuestros invitados especiales están los representantes de CAPENIC, quienes manejan los mismos números exactos. Nosotros andábamos por 112 millones de dólares en el balance de nuestra exportación alrededor de este esfuerzo; sólo este complejo que tenemos va a sumar 100 millones de dólares, esa es su capacidad…. Dado por los mismos empresarios, y conforme los datos que aparecen en Internet. De tal manera de que esto vendría, hasta cierto punto, a aliviar, mitigar crisis, porque estamos hablando de 100 millones de dólares en nuestra balanza de exportaciones.

Hace alrededor de 11 meses, un representante de este grupo PESCANOVA, visitó nuestra oficina, con la propuesta de querer hacer inversión de esta naturaleza y preguntaron sobre garantía. Mi respuesta no se hizo esperar y quiero hacerlo público: “ustedes no pueden tener mejor garantía que el propio Gobierno, que el propio Comandante Daniel Ortega y las instituciones donde nosotros estamos trabajando.” Esa fue nuestra respuesta y aquí tenemos en la mesa, la que nos escuchó decir que el Gobierno, que el Comandante Ortega era la mejor garantía de su inversión.

Comenzaron a trabajar hace 11 meses y hoy, tenemos enfrente los resultados. De tal manera que esta es una prueba clarísima de que sí hay grupos inversionistas ¡y fuertes! en el mundo, que confían en que nosotros, efectivamente, estamos dando el espacio necesario para esa inversión extranjera; que no hay tal confiscaciones, que no hay tal expropiaciones, que no hay tal intervención. Esta es una prueba palpable, el Gobierno es la garantía, el Comandante Ortega es la garantía, fue mi respuesta y, aquí está la inversión y aquí está el resultado.

De manera resumida, eso es lo que me toca informar al pueblo nicaragüense en particular, y más allá de nuestras fronteras. Compañero Presidente, sin mayores preámbulos, el micrófono en su mano.

El compañero Larry Drasba, Gerente de CAMANICA, Grupo PESCANOVA, estaría en el uso de la palabra para luego, nos gustaría también escuchar al Presidente del Grupo PESCANOVA que nos acompaña en esta mesa, para finalmente, el compañero Ortega cierre el acto, para después, develar la placa alusiva a este esfuerzo.

Palabras de Larry Drasba

Gerente de CAMANICA

Me gustaría aprovechar la oportunidad para invitar al podium, al Padre Rudy Montealegre para dar la bendición de nuestras instalaciones. Gracias Padre.

Invocación al Altísimo por

el Padre Roy Montealegre

En el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Dios, que dio al hombre el mando sobre las obras de sus manos, esté siempre con ustedes. Jesucristo puso de manifiesto la gran dignidad del trabajo, cuando Él mismo, la Palabra del Padre hecha carne, quiso ser llamado hijo del carpintero y trabajar humildemente con sus propias manos. Así alejó la antigua maldición del pecado, y convirtió el trabajo humano en fuente de bendición.

En efecto, el hombre, realizando fielmente su trabajo y todo lo que se refiere al progreso temporal, y ofreciéndolo humildemente a Dios, se purifica a sí mismo, se perfecciona; desarrolla con su inteligencia y habilidad la obra de la Creación; ejercita de esta manera la caridad, se hace capaz de ayudar a los que son más pobres que él y asociándose a Cristo Redentor, se perfecciona en el amor a Él.

Bendigamos, pues, hermanos a Dios y pidámosle que derrame su bendición sobre todos los que desempeñan sus tareas en este lugar, ahora y siempre.

Escuchemos ahora, las palabras del libro del Génesis: “Creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó, y los bendijo Dios y les dijo: Crezcan y multiplíquense, llenen la Tierra y sométanla, dominen los peces del mar, las aves del cielo, los vivientes que se mueven sobre la Tierra.”

Y dijo Dios: “Miren, les entrego todas las hierbas que engendran semillas sobre la faz de la tierra; y todos los árboles frutales que engendran semilla les servirán de alimento; y a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo, a todos los reptiles de la tierra, a todo ser que respira, la hierba verde les servirá de alimento. Y así fue, y vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno.” Palabra de Dios.

Cuando entré a la planta de CAMANICA, me sentí realmente acogido por los colores de la bandera en la que nosotros crecimos y nos cobijaron desde chiquito; esos colores que nos invitan constantemente a reconocernos como hermanos y a trabajar por la Paz, trabajar para el progreso y el desarrollo.

Esos colores que deben de abrir nuestros corazones a todos nuestros hermanos que vienen de afuera de nuestra Patria, especialmente nuestra Madre Patria, que vienen con deseos de traer progreso y trabajo; deben de incitarnos a ser generosos, con un corazón abierto, para que nuestra nación sea un lugar donde reine la Paz, el Amor, el trabajo y la dignidad.

También me alegró mucho ver la Cruz… no le pude preguntar a nadie ¿por qué estaba ahí? Pero me sentí también en casa, porque es la Cruz que nuestra fe nos invita continuamente a acercarnos a ella como el árbol que debe indicar nuestro camino. ¿Cómo lograr esa Paz? ¿cómo lograr ese trabajo? ¿cómo hacer que nuestras mejores intenciones, nuestros trabajos se conviertan para el bien de todos y hagan la Nicaragua que nosotros queremos? Ese mandato que recibimos de Dios, de dominar la Tierra y hacerla cada día más un poco más humana, un poco más justa, donde reine siempre la Reconciliación.

Oremos, oh Dios que en el designo de Tu Providencia, con el trabajo de sus manos, tu Hijo elevó la dignidad del trabajo humano y nos concedió el don inestimable de colaborar con nuestro trabajo en su obra redentora, concede a tus fieles la bendición que esperan de Ti, para que dedicándose a transformar con habilidad las cosas que Tú has creado, reconozcan su dignidad y se alegren de aliviar con su esfuerzo las necesidades de la familia humana, para alabanza de tu Gloria. Pedimos esto como siempre, en el Nombre de Jesucristo, Nuestro Señor.

Ahora se debería de echar agua bendita, pero como está lloviendo, le pedimos al Señor que bendiga esta agua y bendiga a todos los que estamos aquí, en esta empresa.

Dios, Padre de Bondad, que nos has mandado a ayudarnos en todo como verdaderos hermanos y a reconocernos como hermanos en Cristo, dirija su mirada bondadosa sobre ustedes y sobre todos los que entren aquí; y a ustedes que están aquí presentes, los bendiga Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Hay que alabar al Señor que es bueno y misericordioso. Así sea, muchas gracias.

Palabras de Larry Drasba

Gerente de CAMANICA

Un edificio, una inversión de esta magnitud inspira palabras, y la palabra más grande que inspira es confianza. Una confianza por parte de nuestra empresa PESCANOVA en España; una confianza a los empleados de CAMANICA que, como familia, han venido desempeñando para muchos años, con mucha habilidad, en tiempos muy difíciles, pero, después de mucho, han generado una confianza de que nuestra empresa madre nos ha permitido, con el apoyo del Gobierno de Nicaragua, construir este edificio.

La confianza no sólo de que la podemos construir, sino que la vamos a llenar todos los días. Y esa confianza, es nuevamente en los mismos empleados, en nuestra relación con el Gobierno y en la misma sostenibilidad de nuestro proyecto. Aquí estamos, los nicaragüenses, generando para el país y para nosotros, para nuestra empresa madre, beneficios para un largo plazo. Obviamente, es una inversión de largo plazo.

Quiero agradecer a los empleados de CAMANICA que nos han permitido tener esa confianza y estar aquí hoy en día; quiero agradecer a don Manuel y PESCANOVA de permitir que estemos aquí con este tipo de inversión; y quiero agradecer al Gobierno que nos está apoyando, nos está acompañando en esta inversión. Muchas gracias.

Palabras de Manuel Fernández

Presidente del Grupo PESCANOVA

Excelentísimo señor Presidente de la República, don Daniel Ortega; Excelentísima señora, doña Rosario Murillo; Excelentísimo señor Ministro y Presidente de INPESCA, don Steadman Fagoth. Excelentísimo señor Ministro y Presidente de Zona Franca, don Alfredo Coronel.

Excelentísimo señor Embajador de España, don Antonio Pérez Hernández; Ilustrísimo señor Alcalde de Chinandega, don Julio César Velásquez; señor Reverendo Fray Montealegre; dignísimas autoridades, señoras y señores asistentes al acto.

Según los datos de la FAO, en una población mundial, ya de 6 mil millones de habitantes, el crecimiento poblacional es de un 6%. Este crecimiento poblacional convierte en un reto y una obligación para todos, la producción y optimización de los alimentos, en un futuro. Frente a ese 6%, los datos de la FAO, indican que el crecimiento de la proteína de origen marino, destinada al consumo humano, está siendo del orden de un 15%.

En otras palabras, la proteína de origen marino, los peces de pesca salvaje, peces, camarones y demás productos de pesca salvaje, crecen más que lo que crece el consumo o crecimiento de la proteína vegetal y la de origen cárnico. Es decir, el consumo está siendo mayor que el crecimiento del consumo de los productos cárnicos, lo que supone un cambio transcendental e histórico en el consumo humano de los productos alimenticios.

Pero el análisis de estos datos no puede obviar la situación de la pesca extractiva, la pesca tradicional, la pesca salvaje a la que el señor Ministro se refirió anteriormente. En los últimos 20 años, señor Ministro, la pesca extractiva no ha crecido, los datos de la FAO indican una descarga sostenida a lo largo de los últimos 20 años, de 125 millones de toneladas… no ha crecido y no ha bajado. Pero nos ha permitido responder al crecimiento del consumo humano.

Sin embargo, la acuacultura ha crecido del orden de un 45%, que cuando lo comparamos con el crecimiento de la población mundial de un 6%, significa que la acuacultura en el mundo no solamente está complementando a la pesca tradicional o extractiva, donde nuestro grupo tiene una presencia importante a nivel mundial, y en todos los continentes, o en todos los océanos como nosotros acostumbramos a decir; pero lo cierto es que la realidad del mundo moderno es de un crecimiento en la acuacultura.

El resumen sería: un 6% de crecimiento de la población mundial, y un 45% de la producción acuífera en el mundo. Estamos pues, ante un cambio histórico, debido a una revolución tecnológica que es la acuacultura y que ha supuesto el complemento proteico al consumo humano y al crecimiento de la población mundial.

Señor Presidente, permítame hacer un símil… en el Paleolítico el hombre cazaba y pescaba, pronto el hombre se convirtió en agricultor y ganadero; las primeras explotaciones agrícolas y ganaderas que se recuerdan son de los Siglos VII y VIII a.C. Estamos ante 10 mil años de diferencia, y sólo hace 30 años, el hombre fue capaz de desarrollar la tecnología de los cultivos de las especies marinas que eran cultivables.

Por tanto, estamos ante un proceso nuevo, histórico y de trascendencia importante en lo que puede ser una revolución tecnológica, de una influencia importante en lo que es proteína barata, asequible, proteína que ayude al mundo a abastecerse de alimentos.

Este cambio tecnológico de repercusión mundial e histórica, es un reto trascendente para todos los Gobiernos y para todas las industrias que configuramos el sector. Pero, al igual que en los cárnicos hoy en día, que hablamos básicamente de 4 especies que componen el 80% del consumo, que son el pollo, el cerdo, el vacuno, el bovino, tendrá que haber una selección de especies, al igual que sucedieron en los cárnicos años atrás, que sean las que vayan a ser las competitivas, las que supongan un consumo mundial a futuro. Eso, para aquellos que estamos en el sector, es nuestro mayor reto, y obviamente, para aquellos que están en el Gobierno, lo es mayor.

Permítame señor Presidente que haga una simple reflexión: ¿Qué hubiera pasado con aquellos, que en aquel entonces, hubieran elegido en vez del pollo, los leones, los elefantes o las gacelas? Probablemente no estarían hoy en la industria. Ese es nuestro mayor reto y nosotros, señor Presidente, hemos elegido al camarón, como una de las especies ganadoras a futuro.

El camarón, por su ya presencia en los mercados internacionales; el camarón, porque se consume prácticamente en todo el mundo; el camarón, porque a pesar de que antaño era un producto de lujo, hoy cada vez más, sigue el proceso del pollo, de que cada vez es más asequible y obviamente forma parte de las especies que cada vez se venden más.

Hemos elegido a Nicaragua, no solamente por ser uno de los países capaces de hacer realidad este reto, tener las condiciones climáticas, tener las condiciones adecuadas, sino porque tenemos confianza en su país, señor Presidente; tenemos confianza en sus gentes, tenemos confianza en los lazos que unen a España con su país, y que lo son y lo seguirán siendo; y tenemos confianza en que es fácil entenderse con ustedes.

Por ello, hemos apostado firmemente por su país, hemos apostado firmemente por su Gobierno, como antes el señor Ministro se refería; y hemos apostado en el convencimiento de que el proyecto de futuro, es posible. Y la forma de apostar señor Presidente, es aquello que otros han dicho mejor que yo… ¡estamos aquí para quedarnos aquí!

Lo que ustedes van a inaugurar hoy, no se va a ir de aquí ¡está aquí! Es una prueba de nuestra confianza, de nuestro compromiso a largo plazo, de nuestro compromiso real, y donde dijimos vamos a apostar, hemos apostado a aquello que también otros dicen mejor que yo: “donde ponemos nuestra voz, ponemos nuestro dinero.” Y lo hacemos porque confiamos.

Y no confiamos sólo desde ayer, ya en el año 2004 don Luis La Fuente nos trajo a este país, él es de origen español, aunque realmente, ya es más nicaragüense. Posteriormente, con don Larry Drasba en el año 2006, iniciamos el proyecto más ambicioso que sumado al proyecto de SERVICONSA hacían un proyecto global. Larry ya también es nicaragüense; y todos los que venimos aquí, señor Presidente nos sentimos embriagados por el afecto. Nuestro Embajador me decía hace unos días… “en Nicaragua nos quieren.” Y cuando nos los dice nuestro mayor representante, es porque así es, con independencia de que nosotros también lo percibimos, y en esa confianza está basado nuestro proyecto.

Estamos, señor Presidente, trabajando con la especie adecuada, en el lugar más propicio para alcanzar el éxito. Y eso es lo que nos inspira en el grupo para seguir con la ilusión de futuro, creciendo cada vez más y generando cada vez más.

Este proyecto que hoy usted ha venido a inaugurar aquí, señor Presidente, compuesto por las empresas del grupo Camarones de Nicaragua (CAMANICA) y SERVICONSA, se enmarca dentro del marco histórico y de contribución, a situar a Nicaragua en el sendero del éxito de la acuacultura a largo plazo, en el cual pretendemos formar parte.

Se trata de un proyecto que prevé ingresar divisas al país por importe de 100 millones de dólares anuales, como antes dijo el señor Ministro, lo cual supone, tanto salvando algunas cifras que él conoce mejor que yo, como la producción actual de todo el sector pesquero en Nicaragua. Nos sentimos orgullosos de colaborar con el Ministerio, porque somos conscientes, porque también estamos en la pesca extractiva, que el costo del petróleo y que las dificultades de la pesca extractiva son así en todos los países del planeta, al menos en los que nosotros estamos, que son más de 17.

En el ámbito del empleo, señor Presidente, este proyecto generará, o más bien dicho, ya genera 2 mil empleos estables, y obviamente su consecuente influencia en los sectores de servicios asociados. Todo ello, con el absoluto respeto al Medio Ambiente y la eco eficiencia medio ambiental, como no puede ser de otra manera en alguien que apuesta a largo plazo.

Pero todo ha sido posible gracias a la colaboración estrecha con las personas de nuestro grupo y los distintos Ministerios de su Gobierno, quienes en todo momento, como antes decía Larry Drasba, nos han escuchado mucho, nos han ayudado mucho, y queremos agradecerles.

Señor Presidente, gracias a su Gobierno y gracias a usted, por su apoyo; y gracias por estar hoy aquí, presidiendo este acto, como una muestra de su solidaridad y afecto hacia nuestro equipo humano. Muchas son las personas que han trabajado aquí, personas de nuestro grupo, de todas las partes del mundo, de España, de Ecuador, de Guatemala, de Nicaragua y de otros sitios también; proveedores que, algunos de ellos, han dedicado mañana, tarde y noche, para que hoy estuviera terminada esta instalación que vamos a inaugurar.

Las administraciones públicas que nos hayan ayudado a hacerlo posible y todos los colaboradores que nos han ayudado, han trabajado duro y contra reloj. Hace 11 meses no había nada aquí, señor Presidente, y hoy, como bien dijo el señor Ministro, es la mayor y mejor planta de Latinoamérica para el proceso de camarón. Y lo han hecho con profesionalidad e ilusión.

Dicen que si en algo se puede definir una empresa, o si en algo se puede definir un proyecto, es la ilusión en equipo, y aquí la ha habido, para hacer posible lo que hoy venimos a inaugurar y para que se convierta, como lo será sin duda, en el referente mundial del sector en su materia. A todos ellos, mi más profundo agradecimiento, de corazón.

Gracias a todos, gracias por vuestra ilusión y, gracias por vuestro magnífico trabajo. Gracias señor Presidente, por estar con nosotros y apoyarnos. Muchas gracias.

Palabras de Daniel

Le comentaba a los hermanos españoles, que Chinandega es de los departamentos más calientes de Nicaragua, pero ahora tenemos un clima agradable, aire acondicionado natural, gracias a esta llovizna.

Nos sentimos realmente contentos de estar participando de la inauguración de esta obra, de esta empresa, que significa vida, significa trabajo para las familias de Chinandega; significa también ingresos para el pueblo nicaragüense, porque cuanto más logremos exportar, más beneficios para todo el pueblo nicaragüense.

Aquí hay una inversión directa que beneficia a los hermanos chinandeganos y, esta misma inversión, es de tal dimensión, de tal naturaleza, la más grande en América Latina y va a producir hasta 100 millones de dólares… ¿qué significa esto? Que en este pueblo de Chinandega, en el pueblo de Nicaragua, siempre está presente Dios, porque donde está presente Dios, ahí está la esperanza; donde está presente Cristo, ahí están las soluciones a los problemas.

Mientras en estos momentos en los Estados Unidos, en Washington y en Nueva York, se debaten en una tormenta, un huracán fuerza 10, no es ni fuerza 4 ni 5… ¡es fuerza 10! en el campo financiero; cuando aún no logran ponerse de acuerdo en el Congreso norteamericano los representantes demócratas y republicanos para aprobar 700 mil millones de dólares, para salvar al Sistema Financiero norteamericano.

Lo intentó el Presidente Bush, le habían asegurado los votos, y finalmente no le dieron los votos, porque el pueblo norteamericano dice… ¿cómo es posible que vayan a utilizar nuestros recursos para salvar un sistema financiero especulativo, mientras el pueblo norteamericano padece de pobreza…? Porque hay pobreza en los Estados Unidos; enfrenta problemas, dificultades, enfrenta desempleos.

Y es que el sistema capitalista, tal y como está establecido hasta la fecha, nos está demostrando con toda claridad, que no es el camino para la solución de los problemas de la Humanidad, sino que tiene que ser a través de formas de cooperación, formas de solidaridad, formas de inversión de largo plazo, como ésta que tenemos aquí. Esta es una inversión de largo plazo.

Nosotros aquí hemos sido bastante escépticos con las inversiones de corto plazo, me refiero a esas inversiones golondrinas, que llegan y en cualquier momento se van. Pero una inversión de esta naturaleza, es una inversión que, como bien lo decía el Director de esta empresa, viene a Nicaragua para quedarse, y son las inversiones que nosotros estamos demandando. Las puertas están abiertas para este tipo de inversiones en nuestro país; son inversiones que lo que hacen es movilizar recursos que estaban ahí y que no se movilizaban hasta la fecha.

¿Qué gracia tendría que, viene un inversionista y compra una empresa de servicio público…? Ahí tenemos la dificultad nosotros; una empresa de servicio publico básico, como es la empresa de agua, por ejemplo ¡eso no se puede privatizar! porque es un servicio público, básico, vital. Pero además, ¿qué gracia tiene que vengan a comprar algo que ya está hecho? Lo importante es que vengan a hacer algo que no está hecho, y es lo que está aconteciendo con esta inversión española aquí en Chinandega.

Quiero saludar al Embajador del Reino de España en Nicaragua, Antonio Pérez; al Presidente Ejecutivo de PESCANOVA, Manuel Fernández, que nos ha dado un mensaje, nos ha hecho una exposición, que no es común escucharla en boca de los empresarios. Una exposición donde ha analizado a profundidad, desde lo que es el problema agroalimentario, desde lo que son las demandas de los pueblos para poder alimentarse; y están las riquezas en los suelos, en la tierra, los granos básicos, el desarrollo ganadero; y están los mares, esa inmensidad, llena de recursos. Hay suficientes recursos en el Planeta como para que no le falte alimento a ninguna familia… ¿cuál es el problema? No hay una buena distribución de la riqueza.

Podrá seguir creciendo y ojalá siga creciendo y multiplicándose, estoy seguro que así será, la población nicaragüense, las poblaciones latinoamericanas y caribeñas, que tenemos un crecimiento poblacional bastante alto, los hermanos pueblos africanos, los asiáticos; y hay suficientes alimentos para darles de comer, para garantizar la alimentación de esos miles de niños que están naciendo todos los días, y para garantizar la alimentación de esos miles de niños que están muriendo todos los días, por falta de alimentos, por falta de nutrición.

Ese es el mundo en que vivimos. El problema no es que se multipliquen los niños, el problema es que se distribuya con justicia la riqueza ¡ese es el gran problema! Y no se trata por lo tanto, de ver como enemigos a los niños, ver como un enemigo a la natalidad infantil; porque hay quienes piensan que la solución es frenar la natalidad infantil de cualquier manera, para que todo mundo pueda comer… ¡mentira! Ni aún así podrá comer todo el mundo, mientras existan estas injusticias.

¡Y es un crimen frenar la natalidad infantil! Frenar la natalidad infantil significa también llegar a situaciones dramáticas, como la que viven algunas naciones en Europa, donde ya la población mayoritariamente es muy mayor de edad; es una población envejecida, no hay jóvenes, porque se han empeñado en no tener hijos, se han empeñado en promover la no reproducción de la especie humana.

De repente, sociedades riquísimas con una población envejecida y entonces, ¿quiénes van a trabajar ahí, quiénes van a elaborar, quiénes van a dar continuidad a esas sociedades? Son fenómenos que se están presentando de manera aguda en algunas naciones europeas. En otras naciones, ante la alarma que esto nos ha provocado, porque se han dado cuenta que ha sido un error gravísimo, ahora lo que hacen es darle premio al que tiene un hijo; al que tiene dos hijos le dan otro premio mayor, al que tiene tres hijos le dan más, y al que tiene cuatro o cinco hijos, le dan mucho más, porque el Estado les garantiza todo… ¿Por qué? Porque ahí habían cometido el error de atentar contra la vida, y atentaron contra la vida, simplemente por el supuesto de una mayor comodidad, de una mayor tranquilidad… ¡eso se llama egoísmo!

Como les decía, y esto bien lo conoce nuestro querido amigo Manuel Fernández porque lo ha expuesto con toda claridad… alimentos hay suficientes en el mundo, como para que no falten en ningún lugar de nuestro Planeta, el problema es cómo se distribuyen.

Pero bueno, en América Latina nosotros estamos luchando, estamos librando nuestras batallas de diversas formas; el instrumento electoral se ha convertido en un instrumento valioso para promover los cambios. Precisamente en estos días, el día domingo, el pueblo ecuatoriano le dio su respaldo masivo al proceso de cambio que encabeza nuestro querido hermano, el Presidente Correa de Ecuador.

Nosotros saludamos al pueblo ecuatoriano, saludamos al pueblo indígena, al pueblo mestizo, a todos los pobladores de Ecuador y a sus gobernantes, a su Presidente. Una elección donde participó masivamente la población y le dieron su voto al proceso de transformación a favor de la Justicia, a favor de la Solidaridad, a favor de la Paz.

Aquí, les decía, a pesar de las malas noticias que nos están llegando de Nueva York, de la Bolsa de Valores, y malas noticias que llegan de Washington, porque no terminan de aprobar los 700 mil millones, lo cual es totalmente polémico, cuestionable también. Es decir… ¿existe o no existe libre mercado? Porque se nos ha repetido hasta la saciedad que el libre mercado debe ser la fuerza dominante; entonces ¿qué hace el Gobierno norteamericano buscando la aprobación de 700 mil millones de dólares para salvar a los banqueros? ¿de dónde…?

Entonces… ¿dónde está el libre mercado? En el libre mercado el que salió bien, sale bien, bien, y el que quebró, quebró. ¡Esa es la realidad del libre mercado! Esas son las reglas del libre mercado ¡ah! pero nos las quieren aplicar a nosotros. Ellos tienen sus políticas proteccionistas donde el Estado interviene permanentemente, interviene subsidiando a los agricultores norteamericanos, y son temas que provocan discusión y generan contradicciones cuando se firman acuerdos de libre comercio entre los Estados Unidos y nuestros países.

Porque ellos tienen la gran ventaja de subsidiar a sus productores y nosotros tenemos prohibido utilizar la palabra subsidio. Nos han dicho, a través del Fondo Monetario, a través del Banco Mundial, que la palabra subsidio no puede existir en los países latinoamericanos; la palabra subsidio solamente en los países desarrollados, solamente en los Estados Unidos de Norteamérica.

Hoy más que nunca tenemos que pensar y trabajar, ya tenemos un equipo trabajando ¿para qué? Para ir explorando otros mercados; es cierto, tenemos que defender nuestro espacio en el mercado norteamericano, pero ¡no podemos depender del mercado norteamericano! porque fíjense, nosotros tenemos una alta dependencia del mercado norteamericano, y si hoy se hunde la economía norteamericana como se está hundiendo; y si mañana cierran fábricas, y hay más desempleo para el trabajador norteamericano, menos que haya empleo para el inmigrante que está allá… no podrá mandar remesas.

Pero también, las empresas que están instaladas aquí de cara al mercado norteamericano, de repente se encontrarán con que no pueden colocar el producto en el mercado norteamericano, porque la capacidad de compra allá, se reduce; o que no van a poder comprar el 100% de lo que compraban, y solamente van a comprar ahora el 50% de lo que compraban.

Por eso no podemos depender de un sólo mercado… de ahí la importancia del mercado que estamos abriendo hacia el Sur aquí en América Latina, en el ALBA, donde tenemos un mercado inmenso. El mercado que estamos trabajando en lo que es el proceso de asociación con la Comunidad Europea, es otro gran mercado que está ahí, y estamos en un proceso de negociación y discusión; el mercado asiático, el mercado ruso. Es decir, tenemos que buscar diferentes mercados para no depender de un sólo mercado, y, de esa forma, poder lograr mayor estabilidad en nuestras economías.

Aquí lo importante es que, en medio de este mundo tan turbulento, en Nicaragua estamos llenos de esperanza, llenos de alegría inaugurando esta planta, PESCANOVA, CAMANICA, que es el esfuerzo de inversionistas españoles. Y estamos aquí reunidos los ciudadanos indoiberoamericanos, eso somos nosotros, somos indoiberoamericanos, porque en nuestras venas corre sangre india ¡a mucho orgullo, a mucha honra! y también corre la sangre española, y sangre negra también, aquí se conjugan todas esas sangres.

Este es un proyecto que está concebido para el desarrollo, para el empleo, para traerle bienestar a la comunidad y para traerles mejores condiciones también a toda la nación nicaragüense.

Así es que queridos hermanos, queridas hermanas nicaragüenses que nos están viendo por la televisión, que nos están escuchando por la radio; queridos herman@s chinandegan@s, siéntanse contentos y canten la cumbia chinandegana, porque tienen aquí a PESCANOVA y CAMANICA.

¡Que viva Chinandega!