Nicaragua

Nicaragua tiene la luz de Cristo

Daniel en Acto de Celebración del Día Nacional de la Biblia e inauguración del Monumento de la Biblia en la Plaza de la Biblia

Redacción Central |

Daniel en Acto de Celebración del Día Nacional de la Biblia e inauguración del Monumento de la Biblia en la Plaza de la Biblia

Palabras del Reverendo Neftalí Cortés

Esta tarde expresamos nuestra gratitud al Señor y damos nuestra cordial bienvenida al señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega; le acompaña su esposa, la compañera Rosario Murillo, a quien amamos en el Señor; también le acompaña Alexis Argüello, nuestro gran Campeón; y está con nosotros, Daysi Torres, candidata a Vicealcaldesa.

Esta tarde tenemos el grato placer, quisiera pedirles a todos, en este Acto de Celebración del Día Nacional de La Biblia, que damos la bienvenida al Comandante Daniel Ortega y a su comitiva, que oremos para que el Señor bendiga de manera especial al Gobierno de Nicaragua.

Y de inmediato, hermanos y hermanas, voy a dejar con nosotros al Reverendo Freddy Fonseca, Director de las Sociedades Bíblicas de Nicaragua, para que dé las palabras de saludo al Presidente, a su comitiva y a todos los representantes de las iglesias que han venido esta tarde, para inaugurar el Monumento a La Biblia, que en un día histórico, andando el Presidente en campaña, lo prometió al pueblo de Nicaragua.

El único Presidente que ha hecho un gesto tan significativo para todo el pueblo de Dios en Nicaragua, así es que les recibimos con un aplauso en esta tarde al Presidente y a su comitiva, también a Alexis y a su fórmula. Y dejamos con nosotros al hermano Freddy Fonseca.

Palabras del Reverendo Freddy Fonseca

Director de las Sociedades

Bíblicas de Nicaragua

Muchas gracias Neftalí. Hermano Presidente, es una bendición recibirlo, máxime en este momento tan especial; hermana Rosario, también muchas gracias. Queremos agradecerles especialmente, en nombre del pueblo evangélico de Nicaragua, por haber dedicado tiempo, esfuerzo, apartar un tiempo de sus agotadas agendas que les demanda el país, destinar recursos de tanta necesidad que tiene el país, para engrandecer el libro de los libros, La Biblia, la Palabra de Dios.

En nombre de la Iglesia Evangélica agradecemos, en nombre de este Ministerio, que agrupa a todas las confesiones religiosas, les agradecemos, y tengan plena seguridad que nosotros vamos a estar orando por usted, por ustedes, por sus familias, por sus planes de Gobierno y por todo lo que emprendan, para que sea bendecido y prosperado por siempre.

Siempre la Palabra de Dios tiene algo muy especial para todos, dice La Biblia: “Nunca se apartará de tu boca este Libro de la Ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito, porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien.” Usted ha engrandecido la Palabra de Dios y tenemos seguro que todo le saldrá bien, Dios les bendiga.

Palabras de Daniel

Queridos hermanos, Freddy, para nosotros es realmente un momento de alegría, un momento de felicidad y quiero expresarle nuestro agradecimiento, nuestro reconocimiento a los trabajadores, a los artistas que forjaron este Monumento, trabajadores humildes, trabajadores esforzados que dedicaron horas de trabajo bajo el sol, para lograr que contemos con este Monumento a La Biblia. Así es que nuestra alegría y nuestro agradecimiento por estar todos aquí, compartiendo en este día, el Día de La Biblia.

Palabras de Neftalí Cortés

Gracias Comandante Daniel Ortega, de inmediato vamos a pasar al acto de develizar el Monumento dedicado a La Biblia; después estaremos recibiendo las palabras del Comandante Ortega en el acto oficial, allá en la tarima, para que le exprese el saludo a todas las familias nicaragüenses que han venido. También tenemos un saludo para la Primera Dama, la compañera Rosario Murillo, y de inmediato develizamos y recibimos de manos del Presidente el Monumento dedicado a La Biblia y la Plaza Parque también dedicada a La Biblia.

Le pedimos al señor Presidente que suba al estrado, que me le den pasada ahí, Gloria a Dios, también voy a invitar a la Ministra de Gobernación, Doctora Ana Isabel Morales, le damos nuestra fraternal bienvenida, ella nos ha bajado una multa en las iglesias porque hemos presentado muchas veces nuestros informes tardíos, pero le decimos que el Señor le bendiga en esta hora, y nos comprometemos a orar por ella.

De inmediato voy a invitar a mi hermano Freddy Fonseca, Secretario General de las Sociedades Bíblicas de Nicaragua, para que dé las palabras de saludo y de bienvenida al Comandante Daniel, para que de inmediato nos entregue la Plaza Parque de La Biblia, que estamos ansiosos de recibirla esta tarde.

Palabras de Freddy Fonseca

Secretario General de las Sociedades

Bíblica de Nicaragua

Hoy es un momento histórico en la vida del pueblo nicaragüense, a mis 47 años he tenido el privilegio de ser testigo de muchos cambios que ha tenido nuestra amada Nicaragua. El primero fue haber sufrido el terremoto del 72; el segundo fue ver la Guerra de Liberación y participar algunos en ella; luego, estuvimos viendo diferentes etapas del huracán; después vimos y obtuvimos, el Día Nacional de la Biblia y obtuvimos el Día Nacional de Oración.

Y Dios se sigue manifestando en nuestras vidas y en nuestros corazones. El día de hoy, cada uno de nosotros va a poder decirles a sus hijos, yo recibí la Plaza dedicada a la Biblia; yo estuve presente ahí, en ese momento histórico, yo fui testigo cuando el Presidente Daniel Ortega Saavedra entregó la Plaza de la Biblia a nosotros los evangélicos, para que oráramos y glorificáramos el bendito Nombre de Dios.

Hoy es un día histórico, hoy Dios se ha revelado a Nicaragua, hoy Dios se ha revelado a nuestras vidas, así es que sin más preámbulo, queremos agradecer al Presidente Ortega, a la compañera Rosario, a la Ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales; al Diputado Edwin Castro, por todo lo que ellos han hecho para que el sueño del pueblo evangélico sea una realidad… tener un lugar donde reunirse para honrar y glorificar el Nombre de Dios.

Pero también hay otra noticia que va a trascender el día de hoy, Managua, y voy a dejar al Presidente Ortega que se la dé al pueblo evangélico, hoy todos nosotros nos vamos a llenar de alegría. El día de ayer que nos reunimos, él era todo oídos, queriendo saber qué estaba sucediendo en el pueblo evangélico… ¿cómo estaban recibiendo su Biblia? ¿con qué hambre y sed la leían? Hoy están viendo una parte del pueblo evangélico, porque en más de los 153 municipios de Nicaragua, hay una celebración igual que ésta.

Recibamos con un aplauso al Presidente de la República, compañero Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Palabras de Daniel

Queridos hermanos, hermanos nicaragüenses, hermanos en Cristo, hermanos en Dios, sin la voluntad de Dios no estaríamos aquí, sin la voluntad de Dios no tendríamos alegrías, no tendríamos esperanzas; sin la voluntad de Dios no tendríamos deseos para luchar, ánimos para superar los problemas; sin la voluntad de Dios, no tendríamos futuro… ¡y este pueblo tiene futuro, porque está lleno de Dios, está lleno de Cristo!

Esta Plaza y este Monumento en homenaje a la Santa Biblia, no es más que un deber que, como cristianos, tenemos todos de honrar la Palabra; en la Biblia está la verdad, en la Biblia está la sabiduría, en la Biblia está el Amor, en la Biblia está la solución a los problemas de las familias, a los problemas de la nación, a los problemas de la Humanidad.

Quiero que les demos un fuerte aplauso a los trabajadores, esos humildes obreros que laboraron en esta Plaza y en ese Monumento; a ellos, a sus familias. En ese Monumento tan hermoso, tan bello, a través de la mano de esos trabajadores, de esos obreros, estaba la mano de Cristo, estaba la mano de Dios.

Estaba escuchando aquí al Reverendo Fonseca hablar de las multas, y ¿por qué los multan? Multar a los que están haciendo esfuerzos por levantar un templo, porque se retrasaron, por lo que sea, es multar a Dios y… ¡a Dios no se le puede multar, a Cristo no se le puede multar! Aquí está la Ministra de Gobernación, ya sabe… ¡no hay multas, cero multas!

Tenemos que cumplir con la entrega de escrituras de los lotes; están pendientes de entrega unos 190, 200 lotes ¿para qué? Para que se levanten más templos para honrar a Cristo, para honrar a Dios.

Siempre que estamos en estos actos aquí en Managua, yo recuerdo las palabras de nuestros hermanos de la Costa del Caribe, nuestros hermanos miskitos, mayangnas, afrodescendientes, que me dicen cada vez que estoy con ellos: cuando usted esté con la gente de Managua, la gente de Managua, la gente del Pacífico, la gente de León, de Chinandega, de Matagalpa, de Jinotega, de Chontales, de San Carlos, hábleles de la Costa; que se recuerden que en la Costa están también los hijos de Cristo, los hijos de Dios, están también en la Región Autónoma del Atlántico Norte, en la Región Autónoma del Atlántico Sur.

Y precisamente, se trata de los hermanos miskitos… ya se hizo un primer esfuerzo hace unos cuantos años, en el año 2000 se publicó la Primera Edición de la Santa Biblia en miskito… fíjense, ese es un trabajo realmente extraordinario, un trabajo que llevó años, para poder lograr que finalmente, ese esfuerzo se pudiera convertir en una Biblia en lengua miskito. Son miles de hermanos miskitos, que están pidiendo la Biblia en miskito.

¿Y qué es lo que les queremos anunciar hoy en el Día de la Biblia…? Que estamos asumiendo ante Dios, ante Cristo, ante el pueblo, el compromiso de editar, ya no 5 mil Biblias, sino 25 mil Biblias en miskito, para el pueblo miskito.

Queridos hermanos, queridas hermanas, anoche estuvimos compartiendo con pastores, con el Reverendo Holland, un hermano norteamericano, porque nosotros somos amantes de la Paz y le tenemos un gran cariño, un gran amor al pueblo norteamericano. Él aquí ha venido durante años, a traer el mensaje de Paz, de Amor, no el mensaje de la muerte, sino el mensaje de la vida, que es el mensaje de Cristo… ¡ese es el mensaje que trae el Reverendo Holland! Por eso le he dicho que él puede sentirse en Nicaragua como un nicaragüense más, como que está en su propia tierra, gracias a Dios.

En esta tarde, hermosa tarde, que ya empieza a anochecer, ¡cuánta luz hay en esta Plaza! ¡cuánta luz en estos corazones! ¡cuánta luz en estos ojos! ¡cuánta luz…! Es la luz de Cristo, es la luz de Dios! que a todos nos da fuerza para caminar. Para poder caminar, para poder avanzar necesitamos de Dios.

Me siento contento, honrado, lleno de alegría de decirles: “esta Plaza, este Monumento a la Santa Biblia es de ustedes, hermanos, es de todos los cristianos, es de todo el pueblo de Nicaragua y de todos los hermanos del mundo que vengan aquí, a Nicaragua.”

Buenas noches, y muchas gracias.

(Visited 8 times, 1 visits today)

también te puede interesar