Nicaragua

Una nueva Managua; y un reencuentro Nicaragua-Rusia

Presentación del Proyecto del Nuevo Centro de Managua por el Arquitecto Alfredo Osorio Peters, a solicitud del Candidato a Alcalde de Managua por el FSLN, Alexis Argüello

Redacción Central |

Presentación del Proyecto del Nuevo Centro de Managua por el Arquitecto Alfredo Osorio Peters, a solicitud del Candidato a Alcalde de  Managua por el FSLN, Alexis Argüello

Palabras de Rosario

Compañeros de la ciudad de Managua, familias de Managua, familias nicaragüenses, tenemos mucho gusto de estar aquí esta tarde acompañando al Campeón, TriCampeón Mundial de Boxeo, el querido compañero Alexis Arguello, quien ha invitado a una ilustre personalidad, a uno de los mejores arquitectos nicaragüenses, a presentar aquí, hoy, al pueblo de Managua, el Proyecto del Nuevo Centro de Managua, que queremos lanzar, queremos apoyar, queremos presentar a la ciudadanía, porque sabemos que la ciudadanía quiere y merece una ciudad de verdad, una ciudad donde podemos y podamos proyectarnos hacia ese futuro de bienestar que todas las familias merecemos.

Nos acompañan en esta mesa de honor, en esta mesa de presentación de sueños que serán realidades, con el trabajo y el compromiso de todos, Su Eminencia, el Cardenal de la Paz y la Reconciliación, el Cardenal que nos ha enseñado a amarnos y respetarnos unos a otros, a convivir con la esperanza y la certeza de ese futuro de todos y para todos, Su Eminencia Miguel Obando y Bravo. Nos acompaña también, el Vicepresidente de la República, compañero Don Jaime Morales Carazo; por supuesto, el Arquitecto Alfredo Osorio Peters, de quien hablaba como una ilustre personalidad y el mejor de los mejores arquitectos nicaragüenses, quien va a presentar este Plan del Nuevo Centro de Managua, que entre todos, podemos hacer realidad.

Está aquí el TriCampeón Mundial de Boxeo, Alexis Argüello ¡Campeón 2008! La compañera Daysi Torres, periodista ejemplar, comunicadora al servicio del pueblo; el cronista deportivo, promotor de los Deportes para el Pueblo, Enrique Armas, “La Ardilla”; está aquí con nosotros el más reciente Campeón del Mundo, el hermano, el querido compañero Chocolatito.

Aquí también, en este equipo de esperanza y de sueños que serán realidad, con nosotros, el historiador Clemente Guido, quien está trabajando con Alexis un proyecto de recuperación de los valores históricos de la ciudad de Managua; la compañera María Isabel Parés, urbanista, también del equipo del Campeón; la compañera Azucena “Chena” Castillo, del equipo de la compañera Daysi Torres.

Y nos acompañan, como invitados superespeciales, recién llegados al país, venidos del Aeropuerto Augusto Sandino a este encuentro con el pueblo de Managua, con el Poder Ciudadano de Managua, una delegación del más alto nivel de la República de Rusia, el compañero Vicepresidente del Gobierno de la Federación de Rusia, Sechin Igor Ivanovich; le acompañan los Presidentes de las Corporaciones Estatales de Tecnología de Rusia, el Ministro de Energía de la Federación de Rusia, compañero Serguéi Ivanovich Shmatkó  y el compañero Serguéi Victorovich Chemezov; el Director Adjunto del Servicio Federal de la Cooperación de la Federación de Rusia, el compañero Alexander Vasilevich Fomin.

El Viceministro de la Industria y el Comercio, compañero Denis Valentinovich Manturov; el Secretario de Estado para la Educación y la Ciencia, compañero Yuri Petrovich Sentiurin; el Director del Departamento de Relaciones Internacionales Financieras del Ministerio de Hacienda de la Federación Rusa, Constantin Vladimirovich Grichkoski; Representantes de Compañías de Petróleo, de Gas, y otros hermanos oficiales de protocolo, y está con nosotros, por supuesto el querido Embajador de la Federación de Rusia en Nicaragua, nuestro hermano Igor. Para todos ellos, un fuerte aplauso de bienvenida con el calor humano, con ese corazón lleno de amor que nos caracteriza a todos los nicaragüenses.

Vamos a darle la palabra al Arquitecto Alfredo Osorio Peters, para la presentación de este su Plan, extraordinario, visionario, futurista, pero absolutamente posible si todos nos comprometemos a trabajar, para el nuevo centro de Managua.

Palabras del Arguitecto

Alfredo Osorio Peters

Buenas tardes, Excelentísimo Señor Presidente Daniel Ortega Saavedra, Excelentísima Señora Primera Dama, Doña Rosario; Excelentísimo Señor Vicepresidente Jaime Morales Carazo; Su Eminencia, Monseñor Obando y Bravo; Su Excelencia Vicepresidente de Rusia y su distinguida delegación que nos acompaña y nos honra; estimado Alexis Argüello, candidato a la Alcaldía de Managua; distinguido y muy congratulado nuevo Campeón “El Chocolatito” que nos honra a todos y, a todos los distinguidos compañeros y queridos amigos de Managua que están aquí presentes. Me agrada mucho y agradezco las simpáticas palabras de Doña Rosario, muy sinceramente.  

Como ustedes sabrán, tenemos ya casi 37 años de que la ciudad de Managua se destruyó por un terrible terremoto; perecieron más de 10 mil personas y la ciudad quedó destruida. Por las condiciones que todos conocemos y que no vale la pena elaborar, no se ha podido reconstruir. Cerca de unos 10 años yo he estado trabajando en buscar cómo hacer una solución, que pudiera adaptarse a los recursos nuestros, a nuestra idiosincracia, a nuestro pueblo, y a lo que podemos hacer.

En el ínterin, la ciudad se multiplicó de una manera increíble, de 700 manzanas cuadradas que tenía Managua originalmente, ahora tiene 50 mil manzanas. Es decir se ha multiplicado casi 70 veces en áreas, cuando la población apenas ha crecido 3 veces y media… ¡no puede la ciudad seguir creciendo con ese ritmo descontrolado! Se nos han terminado nuestros acuíferos, nuestros recursos económicos. La ciudad es ahora un surco de carreteras en medio de praderas, no se puede caminar, no hay aceras, se necesitan infinidades de vehículos, autobuses, taxis, y la ciudad se encuentra totalmente deszonificada.

Estudiando los conceptos urbanos y las prácticas que se han hecho en otras ciudades del mundo, sobre todo, ciudades que han comenzado de cero, tales como Brasilia, en  Brasil y, Chandigarh, en el Punjab, en la India, y otras ciudades remodeladas como París, por ejemplo, que fue remodelada después de ser una ciudad que prácticamente tenía más de 2 mil años de existencia, y ya hasta las plagas estaban terminando con la población; y Washington mismo.

En la historia hay una coincidencia… que siempre hay un líder principal, que es el que guía la reconstrucción de estas ciudades. Por ejemplo en Brasilia es el Presidente Juscelino Kubitschek, el que se encarga de hacer Brasilia; la reconstrucción de París, la dirige el Emperador Napoleón III; en Punjab, Chandigarh la hace el Premier Nehru; y Washington, el Presidente y General George Washington.

Y es que, es necesario y fundamental que haya una unión entre lo que es la Alcaldía y el Ejecutivo; se necesita la unión de fuerzas para poder llevar  a cabo un proyecto como éste. Es fundamental, necesario y único. En este aspecto, me agrada mucho ver unidos aquí, en esta noche, esos elementos. Que me recuerda precisamente, hace unos dos o tres años en que, creo que fue en el cumpleaños de Su Eminencia, hablando con Su Eminencia y con el señor Presidente, él me dijo, ¡vamos a hacer el centro de Managua! Desde ese entonces… yo le he creído y le he quedado esperando.

Fue entonces que hace unos días, me visitó en mi oficina, Alexis Argüello, él solito, llegó y me dijo: hay que hacer este proyecto, yo quiero hacer este proyecto. Se lo expliqué, lo vio, se enamoró, y le dije: Alexis, se necesita que sea en conjunto con el Presidente de la República que se pueda hacer este trabajo. Y como consecuencia… ¡aquí estamos, aquí estamos! ¡Aquí estamos…!

Entonces, como una cápsula, yo no me concentré en reconstruir toda la ciudad, las 700 manzanas, sino en una sección, siguiendo los últimos principios urbanos desarrollados por Le Corbusier en que se hacen, prácticamente, pequeñas ciudades dentro de la gran ciudad; cada una de las ciudades es prácticamente autónoma en sus servicios, no en su administración. Son autónomas, se les puede resolver sus problemas de aguas servidas, agua potable, agua de lluvia, electricidad, porque el problema se resuelve en un área más pequeña, y los recursos se adaptan a los recursos de un país como nosotros.

En ese aspecto yo tomé la Avenida Bolívar, por varias razones. Primero, es el símbolo de lo que fue la antigua Managua, está libre para trabajar, no tiene obstáculos como lo tendrían las otras avenidas y arrancamos desde el sur a norte, saliendo desde la Plaza Inter hasta el Malecón de Managua enfrente del Teatro Nacional.

La idea consiste en una avenida amplia de 25 metros de ancho, con jardines a ambos lados, paseos peatonales, y construir un centro de Gobierno, moderno. No tenemos un centro de Gobierno, los edificios de Gobierno están desparramados por todos lados, muchos de ellos en edificios alquilados, pagando alquileres y, no hay una eficiencia donde pueda estar concentrada toda la actividad gubernamental.

Si nosotros construimos este centro de Gobierno a lo largo de esta avenida, podríamos contener el desmedido crecimiento que tiene Managua hacia Masaya, donde ya los recursos acuíferos se terminaron. Una compañía, Hensen and Sawyer en los años 60, hizo un estudio de los recursos acuíferos de Managua y son prácticamente dos: uno, al Este, que llega hasta el aeropuerto en la propia pista, ahí se termina el agua ¡no se puede abrir otro pozo más! El otro es en dirección Sur hacia Masaya, hasta más o menos en el kilómetro 14 ó 15, de ahí, Managua tendría que tomar agua del Lago de Granada.

Ya no podemos seguir en ese crecimiento, entonces, tenemos que volver de vuelta al centro y buscar una ciudad de alta densidad. Ya hay un proyecto que se hizo ahí, que es muy bueno, la Casa del Pueblo, que usa esa parte y es una tendencia a volver hacia el centro de Managua.

Este proyecto nuestro, que es de todos, verdaderamente, consiste en la construcción de varios edificios. Un edificio sería el de la Alcaldía de Managua, que en estos momentos, está en unas instalaciones verdaderamente no adecuadas; otro sería un edificio para el Parlamento, pero, para poderlos agrupar y sacarlos del antiguo Banco Nacional de Nicaragua, que es una trampa mortal… no tiene no siquiera salidas para poder salir en emergencias. El edificio que se construyó, es un edificio de oficinas, que ese seguiría. Y, después, una serie de edificios de Gobiernos, que serían Ministerios, tal como la Presidencia le gustaría organizarlos, x, y, o z Ministerio.

Pero también se resuelve aquí, otro problema, que es el del tránsito masivo de Managua… Managua es una ciudad con un tránsito masivo completamente desproporcionado a su población. Se transportan de 800 mil a un millón de personas en autobuses, todos los días, para una población que tenemos apenas de millón y medio de habitantes.

Entonces, usando el antiguo derecho de vía del ferrocarril, saldríamos del Aeropuerto Augusto César Sandino hasta el Centro de Managua en la Avenida Bolívar, y de ahí a Ciudad Sandino con un tren rápido eléctrico o diesel, y ese tren con estaciones, sería alimentado por autobuses que lo servirían de norte a sur.

La Avenida Bolívar se ampliaría 25 metros con dos rotondas nuevas. Aquí lo podemos ver ya en la proyección de la pantalla… estamos viendo una vista aérea donde, saliendo del lago podemos ver la Plaza Juan Pablo II a la derecha, y a la izquierda está el Teatro Nacional. Si seguimos adelante, podemos ver cómo se conservan edificios actuales tales como la Cancillería y Telcor, y se sigue ampliando la avenida hasta esta rotonda, que es nueva, y que bien se pudiera interpretar tal vez, para reorganizar los monumentos existentes y ponerlos de una manera más ordenada y más estética.

En la parte izquierda me gustaría que se fijen en una línea con arcos, que es un monorriel elevado, que se encontraría con el ferrocarril que vendría del Aeropuerto a Ciudad Sandino. Sería un atractivo muy importante para esta ciudad bajo el punto de vista turístico, porque una vez que nosotros construyamos esta ciudad, el turismo en Nicaragua va a aumentar seria y sustancialmente.

Si seguimos un poquito más al sur, vamos a ver a la izquierda, la rotonda que sería para la Asamblea. Aquí tendría la Asamblea un magnífico escenario y lugar para los plenarios, para las comisiones y para los trabajos, y sería un símbolo verdaderamente necesario para la Asamblea, que actualmente no lo tiene.

A ambos lados son sugerencias de diferentes edificios que serían los que contendrían los Ministerios; más adelante, viene la siguiente rotonda, que también es nueva, y sigue esa cúpula azul que se ve, que es una de las estaciones del ferrocarril elevado. Es una cúpula geodésica muy linda, que sería muy atractiva arquitectónicamente.

Yendo para el sur, nos estamos acercando a la Plaza Inter donde está la última rotonda existente, que ya está construida, la reproducimos lo más exactamente posible a como es; a mano izquierda podemos ver la Plaza Inter y el Hotel Crowne Plaza que está enfrente donde nosotros estamos aquí, en este Centro de Convenciones.

Ese edificio alto que se ve, es un edificio que amigos y clientes míos de Taiwán, me dicen que lo construirían si se hace este proyecto; es una combinación de apartamentos con oficinas y un nuevo hotel. Estas son cosas contingentes que se generan de un proyecto como éste; seguimos volando, porque esto es como si vamos en un helicóptero virtual, ahora seguimos en dirección norte hacia el Lago y podemos ver a la derecha, el Palacio de la Asamblea.

El monorriel sería un tren eléctrico o diesel, para 90 personas, que haría viajes de norte a sur y de sur a norte, constantemente. Si seguimos adelante, vamos a ver que en este momento vamos pasando cerca del actual edificio de la Cancillería y a la izquierda el edificio de TELCOR. Es en esta intercepción donde llegarían las estaciones del ferrocarril, del Aeropuerto al centro de Managua, y del centro de Managua a Ciudad Sandino, para un sistema de transporte masivo, que aliviaría enormemente los problemas de transporte de la ciudad.

Adelante continuamos hacia el Teatro Nacional o hacia el Malecón, donde podemos ver la Plaza de Juan Pablo y, allá en el fondo, la Concha Acústica; y si seguimos adelante, está un proyecto de Malecón; un Malecón amplio, sin construcciones, simplemente para que se pueda ver la belleza del Lago de Managua y pueda la gente caminar ahí, con sus hijos, con sus padres, hasta con sus ancianos y, disfrutar nuestro Lago, que posiblemente va a estar limpio con la nueva planta de tratamiento que tiene.

Este proyecto sería completamente ecológico. Los edificios serían autosuficientes en sus servicios de aguas servidas y de agua de lluvia, no le estaríamos poniendo ninguna carga al Sistema Nacional, que es como deberían de ser los servicios, como prácticamente éste que está aquí, que yo lo hice también y el de al lado, que no le ponen carga a la ciudad, tienen sus propios servicios de autolimpieza.

El proyecto, indudablemente tendría un enorme impacto social y económico en el país; ayudaría  a aliviar sustancialmente la pobreza creando una gran cantidad de empleos, yo calculo que podríamos andar entre unos 15 a 20 mil empleos desde obreros de toda especialidad, carpinteros, albañiles, electricistas, fontaneros, hasta ingenieros, arquitectos, constructores. Pondríamos a trabajar a todas las empresas constructoras del país, constantemente, y al mismo tiempo, de tal manera que este proyecto se puede hacer en dos años.

Si alguien tuviera alguna duda, yo les puedo decir que Brasilia se hizo en tres años, se construyó en tres años, y aquí lo podemos hacer en dos años, perfectamente bien; y en dos años, hemos cambiado el rumbo de Nicaragua, porque vamos a demostrarle al mundo, que ya no estamos de rodillas, sino que nos podemos levantar solos.

Yo recuerdo una foto que veía en Panamá, del General Omar Torrijos, a quien le hice trabajos… me decía, llamame Omar; había una foto de él con un pie hincado en el suelo y el otro de pie, y decía: “¡de rodillas, nunca!” En ese tiempo Panamá estaba muy mal, él estaba luchando por conseguir el Canal, todavía no lo tenía. Ese era Omar Torrijos, a quien yo tuve el honor de conocer y trabajar para él. Le hice mil casas en Panamá, y llevamos nicaragüenses a construir a Panamá y a enseñarles a construir, en ese tiempo. Eso fue hace bastantes años.

No hay por qué no podamos hacer este trabajo en dos años. Y yo le pido aquí, al señor Presidente, que apoye a Alexis Argüello y que apoye este proyecto, que es para todos y nos va a servir a todos; y yo sé que él me lo ha dicho, así como Monseñor. Muchísimas gracias a todos, por haber escuchado mis palabras.

Palabras de Daniel

Me estoy enterando que el arquitecto Osorio, tiene que ver con estas construcciones. Yo le estaba comentando al Vicepresidente de la Federación Rusa, que el hotel, el de la pirámide, fue el único que resistió el terremoto. Ahí, el terremoto no provocó ni una fractura, una obra realmente bien realizada.

Nos ha presentado ese sueño, porque es un sueño… ¡y no podemos renunciar a los sueños! Un sueño que él trae desde que aquel terremoto devastó a Managua; y con palabras sencillas y acompañado de las imágenes, el arquitecto Alfredo Osorio, nos ha presentado lo que va a ser el centro de Managua. Y digo lo que va a ser el centro de Managua, porque puede tener la seguridad, el arquitecto Alfredo Osorio y nuestro querido hermano Alexis, ¡que vamos de la mano, el Gobierno y la Alcaldía! ¡vamos de la mano! Y así, enfrentaremos todos los retos que tenemos que enfrentar… ¡soñando y trabajando!

Esta tarde, ha ingresado a nuestro país esta delegación del hermano pueblo de la Federación Rusa; ellos, prácticamente del Aeropuerto han venido aquí, a este centro, los invitamos a que nos acompañaran para ver y escuchar la presentación que nos haría el arquitecto Alfredo Osorio.

Esta delegación encabezada por el Vicepresidente del Gobierno de la Federación de Rusia… le vamos a decir Igor Ivanovich, que nos resulta más fácil a nosotros; en realidad, ya estamos bastante identificados con el lenguaje ruso y con los nombres rusos, aquí más de uno se llama Iván, otro se llama Natalia, otro Natascha; Nicaragua está llena de nombres, otro se llama Lenin. Aquí está éste que se llama Alexei, Alexis, nombre ruso.

Es la primera delegación de alto nivel que visita Nicaragua en esta nueva etapa del Gobierno Revolucionario del Frente Sandinista de Liberación Nacional. ¡Cuántos nicaragüenses…! ¡cuántos…! se formaron miles de jóvenes en Rusia, en todas las carreras, en todas las especialidades, en carreras técnicas, carreras civiles, carreras administrativas, carreras militares, en todas las carreras. Y hay una buena cantidad de nicaragüenses que hablan el ruso, todavía no se les olvida, lo hablan perfectamente bien, y han pasado 16 años esperando para que se produjera este reencuentro con el pueblo ruso, que se está produciendo esta noche, aquí en Nicaragua.

Un pueblo que está, como siempre, luchando por la Paz; si un pueblo ha luchado por la Paz y ha dado su vida por la Paz de la Humanidad, es el pueblo ruso… el nazismo, el fascismo fue derrotado en el frente de guerra ruso. Un pueblo, una nación que ha sido extraordinariamente amante de la justicia y de la solidaridad. Nosotros lo conocimos muy bien, lo valoramos muy bien y guardamos una enorme gratitud para el pueblo ruso, ese heroico y valiente pueblo ruso.

 

Rusia, ahí está iluminando siempre nuestro Planeta, pero, acosada, está siendo acosada por el imperio; piensan que porque se desintegró la Unión Soviética, ahora van a hacer pedazos a Rusia y ¡qué equivocados están! Intentaron hacerlo, utilizando a los dirigentes políticos al servicio del imperio en Georgia, una nación extraordinaria, un pueblo extraordinario.

Yo visité Georgia en una ocasión, pero desgraciadamente, hoy está sometido a una tiranía, una dictadura impuesta por el imperio, como estuvimos nosotros aquí, sometidos a una dictadura impuesta por el imperio, todo el período de la tiranía somocista. Y lógicamente, dirigidos por el imperio, financiados y dotados por el imperio de toda la tecnología militar más sofisticada, se lanzaron a la aventura militar en contra de dos pueblos, que por pequeños… como decía Rubén: ¡Si la Patria es pequeña, uno grande la sueña!

Y se lanzaron sobre Abjasia, sobre Osetia del Sur, en un acto criminal, un acto típico de los bandoleros del imperio… ¡ahí están los bandoleros! ¡Ahí sí están los bandoleros! Un acto de genocidio… ¡exterminar a estos pueblos! Rusia, no se podía quedar cruzada de brazos, un pueblo tan noble, tan solidario como el pueblo ruso, un pueblo tan amante de la justicia internacional como el pueblo ruso, no podía quedarse cruzado de brazos. Y vino la respuesta rusa ¡como un rayo, la respuesta rusa! Y fueron derrotados, fueron expulsados los invasores.

Se ha ratificado la Independencia de estos dos pueblos, de estas dos naciones; y nosotros los nicaragüenses, que rápidamente nos identificamos con las naciones pequeñas enfrentadas a Goliat, el imperio del norte; a Goliat, el imperio yanqui y auspiciado por sectores derechistas en Europa también, que tienen una mentalidad imperialista; nosotros no dudamos en darle nuestra Solidaridad a estos dos pueblos hermanos, y en reconocer la Independencia de estos dos pueblos hermanos, Osetia del Sur y Abjasia. Son pueblos independientes, porque ellos así lo decidieron y tienen que respetarlos la Comunidad Internacional y tienen que respetarlos las potencias del mundo.

Quiero con estas palabras, dar la bienvenida al Vicepresidente de Rusia, Igor Ivanovich, y darle a la vez la palabra, para el pueblo nicaragüense.

Palabras de Igor Ivanovich Sechin

Vicepresidente de la Federación de Rusia

Muchas gracias. En nombre del Gobierno ruso, quería saludar al pueblo hermano nicaragüense y personalmente al legendario Presidente de Nicaragua, compañero Daniel Ortega. Ahora, permítanme que continúe en ruso, si no mis compañeros no van a entender nada.

Nos preguntan con mucha frecuencia, por qué dentro de tantos años de amistad, apareció esta pausa sin contactos; quiero decirles que fueron años muy duros en Rusia, después de la caída de la Unión Soviética, y puede ser que la víctima más grande después de la caída de la Unión Soviética, fue el mismo pueblo ruso.

Fuimos oprimidos después de estos años. Recuerdo los años 87, 89 cuando trabajaba en la ciudad rusa de San Petersburgo, y luchamos contra el problema del hambre, aparecieron otros problemas, como los de desintegración. Hemos encontrado nuevas amenazas de terrorismo internacional, especialmente en El Cáucaso, pero hemos pasado por este camino, y no permitimos la disgregación del país.

Actualmente Rusia se desarrolla dinámicamente, con estabilidad, y hemos llegado aquí. Queremos empezar los estudios de las posibilidades de iniciar la cooperación con Nicaragua, se trata de los proyectos energéticos, comercio exterior, educación, búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento para realizar estos proyectos, y además, esperamos el fortalecimiento de la cooperación política.

Expresamos el profundo agradecimiento al pueblo nicaragüense, al Presidente de Nicaragua, compañero Daniel Ortega, por apoyar las acciones de Rusia en Osetia del Sur. Nuestros militares realizaban una misión comunitaria para salvar la vida de la gente civil, y hoy día, quería hablar con el compañero Presidente Daniel Ortega, sobre su visita a Moscú. Muchas gracias.

también te puede interesar