Nicaragua

Un ejército, con prestigio a toda prueba

Acto de Celebración del 29 Aniversario de la Constitución del Ejército de Nicaragua

Redacción Central |

Acto de Celebración del 29 Aniversario de la Constitución del Ejército de Nicaragua

Palabras del Maestro de Ceremonia

Presiden este acto el Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra; la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo Zambrana; el Presidente de la Asamblea Nacional, Ingeniero René Núñez Téllez; el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Doctor Manuel Martínez Sevilla; el Presidente del Consejo Supremo Electoral, Licenciado Roberto Rivas Reyes; el Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo.

El Vicepresidente de la República de Nicaragua, Doctor Jaime Morales Carazo; el Fiscal General de la República, Doctor Julio Centeno Gómez; el Ex Presidente de la República, Doctor Arnoldo Alemán Lacayo; Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia; la Directora General de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera Sacasa; el Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Julio César Avilés Castillo; el Inspector General del Ejército, Mayor General Ramón Humberto Calderón Vindell.

Participan en este Acto de Aniversario del Ejército de Nicaragua, honorables Diputados ante la Asamblea Nacional de la República de Nicaragua y el Parlamento Centroamericano; honorables Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, del Consejo Supremo Electoral y de la Corte Centroamericana de Justicia; miembros del Gabinete de Gobierno de la República de Nicaragua; Excelentísimos señores Miembros del Cuerpo Diplomático, Organismos Internacionales, señores Agregados Militares, Navales y Aéreos y Jefes de Misiones Militares acreditados en nuestro país; Generales de Brigadas y Oficiales Superiores, Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua.

También nos acompañan Miembros de la Dirección Superior de la Policía Nacional; Ex Miembros de la Comandancia General del Ejército de Nicaragua en Retiro; Miembros de la Contraloría General, Fiscales y Procuradores de la República; Miembros de Organismos e Instituciones de Socorro, Auxilio y Rescate; Centros de Derechos Humanos; representantes de Asociaciones Empresariales, Productores y Empresarios; Rectores de Universidades.

Familiares de los ascendidos, familiares de Oficiales caídos en el cumplimiento de su deber y Oficiales en Retiro; destacados intelectuales, artistas, deportistas y representantes de la sociedad civil; Directores de medios de comunicación social, hombres y mujeres de prensa, e invitados especiales.

Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, dirigirá una Invocación al Altísimo.

Invocación al Altísimo por

Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo

Excelentísimo señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra; Excelentísima Primera Dama de la República, señora Rosario Murillo; Excelentísimo señor Vicepresidente de la República, Licenciado Jaime Morales Carazo; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo; Mayor General Julio César Avilés, Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua; Mayor General Ramón Calderón Vindell, Inspector General del Ejército de Nicaragua; Generales de Brigadas y Oficiales Superiores, Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua.

Primera Comisionada Aminta Granera Sacasa, Directora General de la Policía Nacional; Miembros de la Jefatura Nacional de la Policía; Excelentísimos Presidentes de los Poderes del Estado; Excelentísimos Miembros del Cuerpo Diplomático; autoridades civiles, damas y caballeros de los medios de comunicación, invitados todos.

El Ejército debe ser la salvaguardia de la Patria, la Institución encargada de velar por la integridad territorial de la nación y la Paz dentro de las fronteras. En todo militar hemos de ver, como miembro del Ejército, un amigo del pueblo, un servidor, un defensor de la sociedad, un héroe en potencia, dispuesto en todo momento a demostrar su heroísmo y a ofrendar su vida para proteger la gran familia de hermanos, cuya seguridad le ha sido encomendada.

No es un oficio fácil el del militar, ni siquiera en las épocas de Paz pueden llevar los militares una vida sosegada en la constante intimidad del hogar, pues con frecuencia son forzados a desplazarse por razones de organización, en particular, en maniobras o simulacros para mantenerse en estado de entrenamiento, y no olvidar las enseñanzas técnicas aprendidas. Únase a esto la instrucción de la tropa y las múltiples labores derivadas del servicio, y se comprenderá que el militar lleva, aún en épocas de Paz, una vida tan activa como la de cualquier trabajador, con el agravante de que, en caso de guerra, tendrá que realizar un trabajo especial y de una intensidad extraordinaria y agotadora que pondrá en peligro su vida en cada momento y en cada fracción de segundos.

Ninguna otra carrera tiene como la Militar, el objetivo final del sacrificio de la propia vida y todos los sabemos muy bien, que cuando se dice que un militar cumplió con su deber hasta lo último, queremos significar con ello que dio la vida por la Patria.

Los militares son defensores del orden, de la Ley, se interesan cada vez más en las labores de desarrollo de los pueblos; es un grandísimo deber del Estado asegurar la Soberanía Nacional, el orden institucional y la Paz del Pueblo, y este es un cometido que le corresponde ejercer, por su propia misión, a las Fuerzas Armadas, a quienes la Conferencia de Puebla estimula a garantizar la Paz y la Seguridad de todos.

A los militares corresponde por misión específica que les confiere la Ley, la defensa de la vida, honra y bien de los ciudadanos; es decir que a ellos, por vocación y compromiso, compete más que cualquier otro ciudadano, la defensa y la dignidad de las personas. La institución militar puede y debe propiciar y emprender acciones distintas a las de defender el orden, especialmente en tiempos de Paz y de tranquilidad. Las brigadas militares de distinto orden y con fines diversos han mostrado ser eficaces y, es de enorme provecho, no sólo para los beneficiarios, sino también para los mismos actores.

Nadie es una isla, debemos ser solidarios porque vamos llevados por el mismo Planeta, y vamos navegando en el mismo navío. Hemos nacido para vivir en común, nuestra sociedad es una bóveda de piedras alzadas que se caerían si no se sujetan entre sí.

Las pistas invisibles del Amor liberan al hombre, pero la libertad no es una montaña que se conquista por el simple placer de decir que se llegó a la cima, ni siquiera para disfrutar del paisaje o del prestigio que lleva su conquista. La libertad no es tampoco una conquista que se logra una vez por todas, siempre habrá desafíos, caricaturas que superar, cansancio que contrarrestar, para no retroceder en el camino… mientras más altas son tus metas, mientras más luches por conseguirlas, más libre serás.

Dice Cristo en el Evangelio, “que nadie tiene Amor más grande, que el que da la vida por los que ama…” En otras palabras, el Amor auténtico es otra forma de hablar de libertad, permite hasta entregar el don más precioso que se posee, la propia vida; ese acto de Amor, ese gesto de máxima libertad interior, el supremo triunfo de la propia renuncia por el bien de los demás. El que puede hacer esto, es porque ya se liberó de su egoísmo y hasta del apego a la vida y al miedo de morir… libre ante la muerte por Amor a los demás.

Eso han hecho los Hombres de la Humanidad, los Héroes, los Santos. Esos grandes hombres que han marcado su huella en los caminos de la Historia y de la Humanidad, lo han sido, precisamente, porque han tenido el valor de hacer opciones difíciles en el momento exacto que la vida se los exigió. Piensen en los Libertadores, los Héroes Nacionales, los Santos, encontrarán en sus vidas decisiones valientes que los marcaron durante toda su existencia y orientaron sus opciones futuras.

Decía José Martí: “Los hombres marchan en dos bandos, los que aman y fundan, los que odian y destruyen.” Ustedes, miembros del Ejército, marchan en el bando de los que aman y fundan; han demostrado que tienen el espíritu de solidaridad que debe de caracterizar a todo buen militar.

Ahora, Señor, te pedimos que derrames copiosas bendiciones sobre nuestras autoridades, sobre nuestro Ejército, para que ellos puedan marchar en el bando de los que aman y fundan; en el bando de los que defienden la soberanía, la integridad de nuestro territorio. Bendice Señor cada acción, cada gesto que ellos realicen para buscar la Paz, la tranquilidad y el bienestar del pueblo nicaragüense. Te lo pedimos, por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

Maestro de Ceremonia

En estos momentos el Ejército de Nicaragua recibe Placas de Reconocimientos con motivos del Vigésimo Noveno Aniversario de su Constitución, en la persona del Comandante en Jefe, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo.

El Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Doctor Manuel Martínez Sevilla hace entrega de una Placa de Reconocimiento. Texto de la placa: “La Corte Suprema de Justicia en conmemoración del 29 Aniversario de Constitución del Ejército de Nicaragua, otorga el presente reconocimiento por la encomiable labor de todos los hombres y mujeres que forman parte de ese cuerpo militar, que ha confirmado su carácter profesional, humanitario e institucional.”

El Presidente del Consejo Supremo Electoral, Licenciado Roberto Rivas Reyes, hace entrega de una Placa de Reconocimiento. Texto de la placa: “El Poder Electoral de la República de Nicaragua, en reconocimiento por el apoyo profesional que el Ejército de Nicaragua ha brindado en los procesos electorales, considera meritorio otorgar la presente placa, a fin de perennizar su participación en la institucionalidad del Estado nicaragüense y un ejemplo para la consolidación de la Democracia.”

El Fiscal General de la República de Nicaragua, Doctor Julio Centeno Gómez, hace entrega de Placa de Reconocimiento al Ejército de Nicaragua. Texto de la placa: “El Ministerio Público de Nicaragua entrega el presente reconocimiento al Ejército de Nicaragua en ocasión de celebrar el 29 Aniversario de su fundación, por su profesionalización, su firme propósito de defender la soberanía nacional y su decidida y constante participación en la lucha contra el crimen organizado.”

La Directora General de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera Sacasa, hace entrega de una Placa de Reconocimiento. Texto de la placa: “La Policía Nacional de Nicaragua, a nuestros hermanos y hermanas del Ejército de Nicaragua, nuestro cariño y reconocimiento en esta fecha memorable, en que cumplen 29 Años de servir con disciplina, orgullo y dignidad a la defensa de la Paz, de la Soberanía y la Integridad Territorial de nuestro país.”

El General Brigadier Santiago César Salvador Cayetano, Presidente de la Asociación de Agregados Militares, Navales y Aéreos acreditados en Nicaragua entrega Placa de Reconocimiento. Texto de la placa: “La Asociación de Agregados Militares, Navales y Aéreos acreditados en Nicaragua, al Ejército de Nicaragua al conmemorar el 29 Aniversario de su fundación.”

El Presidente del Consejo Nacional de Universidades, Ingeniero Telémaco Talavera Siles hace entrega de Placa de Reconocimiento. Texto de la placa: “El Consejo Nacional de Universidades hace entrega de una Placa de Honor al Mérito al Ejército de Nicaragua, en ocasión del 29 Aniversario de su fundación y como un reconocimiento de la Comunidad Universitaria a su profesionalismo, a su abnegada y eficiente labor en defensa de nuestra soberanía nacional, la protección de nuestros Recursos Naturales, a su invaluable trabajo para mitigar el efecto de los desastres naturales, a su contribución en la lucha contra la delincuencia y su apoyo decidido a la población.”

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo Zambrana dará lectura al Acuerdo Presidencial Número 3492008 para el ascenso al Grado Militar de General de Brigada.

Rosario da lectura al

Acuerdo Presidencial No.3492008

Acuerdo Presidencial Número 3492008. “El Presidente de la República de Nicaragua, considerando:

Que el proceso de fortalecimiento institucional del Ejército de Nicaragua, hace necesaria la sistemática aplicación de los principios que rigen la Carrera Militar y especialmente, hace indispensable asegurar la correspondencia jerárquica de los cargos de mando superior, con el Grado efectivo de los titulares que lo desempeñan.

Que de conformidad con las normas que rigen la carrera y el escalafón militar, los Coroneles Jorge Alberto Miranda Jaime, Herminio Escoto García y Evert Antonio Alemán Lara, han cumplido los requisitos y parámetros establecidos, hecho méritos suficientes, para ser ascendidos al Grado inmediato superior, y ocupan cargos jerarquizados con el Grado de General de Brigada.

Que el Artículo 6, inciso 6, del Código de Organización, Jurisdicción y Previsión Social Militar establece que es atribución del Presidente de la República, aprobar y otorgar los Grados de General a propuesta del Consejo Militar, en uso de las facultades que le confiere la Constitución Política, acuerda:

Artículo 1: Ascender a los Coroneles Jorge Alberto Miranda Jaime, Herminio Escoto García y Evert Antonio Alemán Lara, al Grado de General de Brigada.

Artículo 2: El presente Acuerdo surte sus efectos a partir de esta fecha. Publíquese en La Gaceta, Diario Oficial.

Dado en la Ciudad de Managua, Casa de Gobierno, el 28 de Agosto del año 2008. Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua.”

Maestro de Ceremonia

El Presidente de la República, en su calidad de Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, impone Grado Militar al General de Brigada Jorge Alberto Miranda Jaime; al General de Brigada Herminio Escoto García; al General de Brigada Evert Antonio Alemán Lara.

El Jefe de la Dirección de Cuadros del Ejército de Nicaragua, General de Brigada Marvin Elías Corrales Rodríguez, dará lectura a la Orden Número 1406 del Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, para otorgar ascensos en Grados Militares.

General de Brigada

Marvin Elías Corrales Rodríguez

da lectura a la Orden Número 1406

Orden del Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, Número 1406, para otorgar ascensos en Grados Militares a Oficiales del Ejército de Nicaragua. “En uso de las facultades que me confiere el Artículo 9, inciso 8 de la Ley Número 181 Código de Organización, Jurisdicción y Previsión Social Militar y en saludo al Vigésimo Noveno Aniversario de Constitución del Ejército de Nicaragua, ordeno:

Ascender al Grado inmediato superior a los Oficiales del Ejército de Nicaragua que cumplieron con los requisitos y parámetros establecidos en mi Orden Número 042008.

Otorgar en este ceremonial los Grados Militares de: Coronel, Capitán de Navío, Teniente Coronel, Capitán de Fragata, Mayor, Capitán de Corbeta, Capitán, Teniente Primero, Teniente de Fragata, Teniente.

En nombre del Ejército de Nicaragua, de la Comandancia General, del Estado Mayor General y en el mío propio, felicito a los oficiales ascendidos, exhortándoles a seguir cumpliendo con el sagrado deber de servir a la Patria con honor, ética profesional y lealtad, conforme lo estipula la Constitución Política de la República de Nicaragua.

Dado en la Comandancia General del Ejército de Nicaragua, Ciudad de Managua, Capital de la República, a los dos días del mes de Septiembre del año 2008. Comandante en Jefe, Ejército de Nicaragua, General de Ejército Moisés Omar Halleslevens Acevedo.”

Palabras del General de Ejército

Moisés Omar Halleslevens Acevedo

Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua; Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo Zambrana; Licenciado Jaime Morales Carazo, Vicepresidente de la República; Ingeniero René Núñez Téllez, Presidente de la Asamblea Nacional;

Doctor Manuel Martínez Sevilla, Presidente de la Corte Suprema de Justicia; Licenciado Roberto Rivas Reyes, Presidente del Consejo Supremo Electoral; Doctor Julio Centeno Gómez, Fiscal General de la República; Primer Comisionada, Aminta Granera Sacasa, Directora General de la Policía Nacional; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo; Doctor Arnoldo Alemán Lacayo, ex Presidente de la República de Nicaragua.

Compañeros de la Comandancia General, Mayores Generales Avilés Castillo y Calderón Vindell; General de Ejército Joaquín Cuadra Lacayo; General de Ejército Javier Carrión McDonough, ex Jefes del Ejército; Excelentísimos Embajadores acreditados en Nicaragua; Agregados de Defensa, Militares Navales y Aéreos acreditados en Nicaragua; Jefe de la Misión Militar de la Federación de Rusia; Jefe del Grupo Militar de los Estados Unidos de América.

Estimados familiares de los ascendidos la noche de hoy; estimados familiares de los compañeros caídos en el cumplimiento del deber; estimados funcionarios de Gobierno que nos acompañan en esta celebración; Directores y representantes de entidades privadas; representantes de organismos nacionales e internacionales; invitados especiales; amigos productores, que nos acompañan esta noche; representantes gremiales y líderes locales de todos los departamentos del país, que hoy nos acompañan.

Hermanos del Ejército de Nicaragua, presentes en esta celebración del Vigésimo Noveno Aniversario del Ejército de Nicaragua; hombres y mujeres de prensa, amigas y amigos todos, tengan muy buenas noches.

En primer lugar, quiero agradecer la presencia de todos ustedes esta noche, en la que celebramos el Vigésimo Noveno Aniversario de Constitución del Ejército de Nicaragua, estando completamente seguro que la misma le da mayor realce a esta conmemoración. Gracias Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, por sus bendiciones, por sus plegarias y ese mensaje de aliento y respaldo al quehacer de esta Institución.

Agradezco los reconocimientos que recibimos en este acto de parte de la Excelentísima Corte Suprema de Justicia, del Consejo Supremo Electoral, del Ministerio Público, de la Policía Nacional, del Consejo Nacional de Universidades y de la Asociación de Agregados Militares; además de ello, debo agradecer los saludos y felicitaciones, que por distintos medios hoy nos han hecho. Nos enorgullece ser dignos de su respaldo, el cual es el fundamento en que sustentamos nuestras actuaciones y cuya observancia, nos llena de mayor compromiso con nuestro pueblo.

Como es tradición en esta conmemoración, quiero aprovechar esta magnífica oportunidad para compartir con ustedes, compatriotas y pueblo nicaragüense, los resultados del quehacer operacional e institucional del Ejército de Nicaragua.

Antes de ello, permítanme abordar algunos temas que atañen al Ejército de Nicaragua, mismos que han llegado a su conocimiento de varias formas, y alrededor de los cuales, en mi calidad de Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, tengo la obligación moral y legal de externar y dejar sentada nuestra posición.

Amigos productores, ganaderos, cafetaleros, empresarios, hombres de mar, transportistas, trabajadores, campesinos, profesionales, intelectuales, periodistas, conciudadanos, a los que hoy nos dirigimos y a los que nos podrán escuchar por la radio, ver a través de la televisión, y mañana por los medios de comunicación escritos; al pueblo de Nicaragua que ha depositado con confianza su seguridad y defensa, en nuestro profesionalismo, entrega y capacidad de servicio.

Ante nuestras autoridades, aquí presentes, quiero expresar, por el respeto a la brillante trayectoria que se nos acredita como una institución evolucionada, madura, seria y con capacidad demostrada, quiero referirme, con la verdad y franqueza que nos caracteriza y con la que le hemos hablado, para expresarle nuestra posición alrededor de tres temas. Mismos que, de la forma en que se han dado a conocer, se contraponen a la conducta que venimos inculcando en los integrantes del Ejército de Nicaragua, desde el más joven oficial al más antiguo, como es la necesidad de servir con ejemplaridad a la Bandera de la Patria; de servir con honestidad y rectitud, sin dobleces, con una sola cara, con un solo discurso.

Me refiero en primer lugar, a lo que se ha mencionado como caso de corrupción Esquipulas. Debo expresarles esta noche que el Ejército de Nicaragua, jamás y por ninguna razón, y menos aún con un fin de lucro, ha despojado de derechos ni de bienes a ciudadano alguno. El Instituto de Previsión Social Militar, en el año 2006, en su misión de administrador de fondo de pensiones para brindar seguridad social a los pensionados del Ejército de Nicaragua, que pasan a la honrosa condición de Retiro, a través de las sociedades Monteverde y Guardabarranco, invirtió, junto a otros inversionistas, en el Proyecto de Urbanización Vista Verde.

Todos esos actos se desarrollaron con legitimidad, adquiriendo derechos inmobiliarios y societarios conforme derecho, los que pueden ser fácilmente verificables por cualquier persona bien intencionada en los respectivos Registros y Juzgados Civiles. Se compró la propiedad a una cooperativa con existencia y razón legal plena, con registros verificables, con actuaciones ciertas frente a diversos acreedores, entre ellos, el antiguo Banco Nacional de Desarrollo; se sustentó todo lo actuado conforme a las leyes civiles, mercantiles, ambientales y resoluciones administrativas y sentencias firmes, que causan cosa juzgada, en cumplimiento del principio de estricta legalidad que siempre ha caracterizado las actuaciones de nuestra Institución.

La cooperativa no la inventó el IPSM; esa cooperativa fue acreedora de préstamos, que además, según cancelaciones en poder del IPSM, pagó, en la década de los años 80 al 90 y fue varias veces sujeto de préstamos con la institución financiera mencionada.

¡Qué casualidad, que a partir del 2006, 16 años después del 90, aparecen reclamantes! reclamantes que asesorados por leguleyos, pensaron obtener grandes cantidades de dinero para después cobrar comisiones en concepto de “pago por servicios prestados,” entre comillado. Plantearon acusaciones ante el Juzgado Sexto de Distrito de lo Civil de Managua, en donde no pudieron sustentar los extremos de su demanda, por lo que el judicial dio la razón y el derecho a las empresas en las que participa el IPSM, que son, Monteverde y Guardabarranco.

No contentos con ello, apelaron de la sentencia y el Tribunal de Apelaciones de Managua, Sala Civil Número 2, ratificó la sentencia de primera instancia a las referidas empresas. Me pregunto entonces… ¿qué otro recurso moral, ético y jurídico legal, le corresponde a las sociedades en la cual tiene acciones el IPSM? ¿Acaso no es el Sistema Judicial la autoridad competente? ¿Quién otro puede juzgar estos casos? Indíquenme entonces… ¿a qué otros Tribunales tendríamos que someternos para dejar, clara y diáfanamente establecido, que nuestro actuar, ha sido y es apegado a derecho?

Esta situación valió para que, de forma desmedida, injusta, faltando a la ética, se señalara y acusara al Ejército de Nicaragua de manera irracional, de corrupción. Con gran despliegue informativo se trató de hacer prevalecer una sola versión, ignorando las actuaciones de las otras partes, y que el Ejército de Nicaragua, confirmado por ellos mismos, es una de las entidades en la que la población más confía; y en la que sustenta altos grados de confianza para combatir la corrupción. Pienso que todos estamos llamados a ser objetivos y promover la cultura de la información fiable, contrastable, que ayude en la formación de opinión y no la deforme.

Estimados amigos y amigas aquí presentes, en esto quiero ser enfático… ¡No vamos a poner en riesgo nuestros principios! No vamos a poner en riesgo nuestra credibilidad y nuestra razón de ser, por tratar de que el IPSM obtenga unos córdobas más. Nuestra gran fortuna es ser y continuar siendo fiel al pueblo de Nicaragua, a quien nos debemos.

Por ello, quiero sostener desde esta tribuna, que no hemos despojado, a como se trató de hacer creer a la población, a una humilde familia, de terreno alguno. Aprovechándose de la humildad de esta familia, con recursos fotográficos conmovedores y titulares insultantes y desproporcionados, pasan, de la sociedad en la cual el IPSM es accionario, al propio IPSM; y de éste pasan tranquilamente, al Ejército de Nicaragua, con una magnífica concatenación de unas pocas verdades y un montón de subjetividades y mentiras, articulados con un único fin: perjudicar al Ejército de Nicaragua, manipulando de forma grotesca la información, llevando a la institución a dar la impresión, no de la legítima que es, sino la de una agrupación casi gansteril.

Con ese mismo ánimo de transparencia, en segundo lugar, quiero hacer referencia a los hechos sucedidos en la hacienda El Encanto, acontecimiento que se produjo el pasado mes de mayo, luego que la Policía Nacional, como autoridad competente, recibiera en su delegación de La Cruz de Río Grande, una denuncia por supuestas amenazas de muerte y tenencia ilegal de armas.

La Policía Nacional nos solicitó acompañamiento a la patrulla que organizó para indagar y efectuar una investigación de lo denunciado; así se procedió y, durante tales actos, se produjo la pérdida de tres vidas humanas y lesiones de gravedad a un integrante de nuestra Institución, el Ejército de Nicaragua.

La Policía Nacional recibió la denuncia, la Policía Nacional solicitó la cooperación, la Policía Nacional dirigió la patrulla, y yo, esta noche, me pregunto… ¿Acaso los hermanos de la Policía Nacional no son la autoridad competente? ¿Será que el Ejército de Nicaragua estaba apoyando o cooperando con alguien que no representara la ley? ¿Acaso no estamos obligados a brindar apoyo a esta Institución?

Quiero agregar esta noche, que cuando profundizamos y supimos la realidad de los hechos, fuimos al Ministerio Público para que esta autoridad hiciera lo pertinente; esperamos y cooperamos con el Ministerio Público, para que realizara sus diligencias investigativas. No dimos ni siquiera opinión alguna, para no interferir en su actuación. Lejos de ello, fuimos facilitadores.

El Ministerio Público se tomó el tiempo de ley y concluyó que hubo legítima defensa; que hubo lesiones y homicidios, dando lugar a una causa que el próximo 24 de septiembre alcanzará la etapa de juicio oral y público, sobre dos policías y un soldado.

Esos son los hechos donde privó el sometimiento a la autoridad competente; entregamos todo lo que conocimos cuando se nos requirió. Nuestra actuación generalizada es de respeto a los Derechos Humanos y cuando hay algo que investigar, ahí damos la cara; no es nuestra conducta ir a negociar con la vida de nadie, ni la de esconder o alterar pruebas, como se dijo de manera tergiversada y calculada.

¿Acaso el Ministerio Público y los Jueces, no son las autoridades competentes? ¿Acaso hemos tratado de interferir o eludir responsabilidad? Si no son ellos, que por favor alguien nos diga lo contrario; que nos señalen, sin mentiras e injurias, en qué falló la Institución, como han querido señalar, de forma mal intencionada.

Nunca pretendimos ocultar los hechos, ni negociar con las víctimas; siempre fuimos diáfanos con ellos, debo decirles, que sin detenerme a examinar las circunstancias y antecedentes de las personas implicadas, solamente me queda expresar nuestro pesar por la muerte de tres ciudadanos; y aún más, que con esas vidas, se pretenda enaltecer defensas limitadas al simple acto propagandístico y comercial, sin mediar en ello las implicaciones que conllevan el dolor de las víctimas, y el desechar los valores y principios demostrados plenamente por esta Institución.

Es más, en el marco de ese tramo de la campaña de desprestigio, existieron quienes se manifestaron planteando, de forma ingenua o calculada, que eso le pasaba al Ejército de Nicaragua por hacer cosas que no le corresponden por ley. Quiero expresarles esta noche, que tenemos suficiente claridez de lo que nos corresponde hacer por ley y, que conocemos también, lo que por ley le corresponde a los hermanos de la Policía Nacional.

No estamos invadiendo funciones; estamos, en el marco de lo que la ley nos permite, haciendo algo por Nicaragua… no en la capital, no en las cabeceras departamentales; lo hacemos, como lo hemos venido manifestando otras veces, en la profundidad de nuestro territorio.

Creo que todos estamos obligados a contener el delito; creo que es fácil, desde una butaca de espectador, teorizar y elucubrar sobre temas tan complejos e importantes como el enfrentamiento a todos los tipos de expresión de la delincuencia y sus actividades conexas.

¿Por qué no vamos y le preguntamos a nuestras autoridades locales, a los productores, a los campesinos, a los hombres de bien, de la profundidad de nuestro territorio? Me refiero a los hermanos que viven en El Ayote y sus alrededores; en La Cruz de Río Grande; en El Tortuguero y sus alrededores; San Pedro del Norte y vecindad; Nueva Guinea y sus colonias; San Andrés de Bocay y su alrededores; San Juan de Río Coco, Ayapal, El Almendro, y otros que pudiera mencionar, posiblemente en dos horas, y tendremos la respuesta, seguramente, objetiva y sabia de nuestro pueblo.

Veámonos en el espejo de nuestros vecinos y hermanos de otros países; y cuando, Dios no lo quiera, si eso pasara en Nicaragua, esas voces que hoy, por protagonismo, por justificar presupuestos para organismos que representan ¡quién sabe dónde van a estar! Mientras tanto, el Ejército de Nicaragua, sí, lo digo con toda certeza, ahí estará el Ejército de Nicaragua combatiendo la delincuencia. Ojalá, eso nunca tengamos que comprobarlo.

Hemos venido en una ruta de respeto a los Derechos Humanos, de respeto a la vida, de respeto a la propiedad privada, a los bienes de nuestros conciudadanos; hemos venido en la ruta del bien, de la franqueza, de la diafanidad; hemos venido en la ruta de ayudar en lo que podamos a todos nuestros conciudadanos, sin distingos de ninguna naturaleza.

Sin pretender seguir generando controversias, quiero también referirme, en esta ocasión, al Cerro Mokorón; más bien diría, al cucurucho de lo que fue Mokorón, lo único que queda de Mokorón, parcela que se ha preservado gracias al Ejército de Nicaragua y que actualmente, está en dominio y posesión del Instituto de Previsión Social Militar.

Nosotros, no nos imaginamos un cuerpo humano sin epidermis, sin piel; eso es un área protegida, sin zona de amortiguamiento, ¿dónde está la zona de amortiguamiento en Mokorón? ¿dónde está esa parte que sirve para proteger algo tan importante y por ello, por su propia función, cobra relevancia mayúscula? ¿Dónde está la piel de ese cuerpo humano…? si ahí, en el Cerro Mokorón, visto desde la extensión de la palabra y territorial, se construyeron obras de todo tipo, desde instalaciones deportivas hasta basureros comunitarios y urbanizaciones como Las Veraneras, que en algún momento, y de forma mal intencionada publicaron que esa era propiedad del IPSM.

Desde el año 2003, la Alcaldía de Managua, otorgó al IPSM, constancias de uso de suelo, para construir, por lo que se procedió con las demás diligencias interinstitucionales como el MARENA, para el estudio del impacto ambiental y el permiso ambiental. No obstante, el IPSM no llevó a cabo dicho proyecto.

Como dato curioso, quiero compartir con ustedes esta noche, que en el año 2005, técnicos especialistas de la Alcaldía de Managua con expertos en la protección del Medio Ambiente, arribaron a conclusiones, entre otras, que esta zona es apta para viviendas de baja densidad y que lo poco preservado, no proporciona a la comunidad, bienes y servicios ambientales.

Llevamos a la Comisión de Medio Ambiente de la Alcaldía de Managua, a la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Honorable Asamblea Nacional, invitamos a otros actores, que comprobaron lo que venimos afirmando. Estoy seguro que quienes actúan con entereza, quienes actúan con la verdad, sin dobleces en su forma de expresar opiniones, saben que no nos estamos extralimitando en el contenido de esta información.

Los falaces, han querido hacer creer a los capitalinos que lo que queda de Mokorón, es el pulmón de la ciudad de Managua. No es Mokorón el que va a salvar Managua, si no, todos nosotros, cambiando de actitud en la promoción y conversación de nuestro Ambiente y de nuestro entorno.

A nuestros hermanos pobladores de los alrededores de Mokorón, los únicos bien intencionados en esta situación, esta noche queremos decirles, que vamos a continuar conservando lo que tenemos de Mokorón; no somos los únicos, pero estamos en primera línea para conservar nuestros Recursos Naturales. Todo esto lo conocen perfectamente, quienes nos objetan en este sentido.

A los señores del Instituto de Estudios Estratégicos de Políticas Públicas, les recordamos… (cambio de cassette)… porque ese rol lo juegan los partidos políticos de nuestro país ¡no le corresponde hacer política a nuestra institución! ¿Acaso será que quieren llevarnos a la política? Nosotros, hermanos aquí presentes, el Ejército de Nicaragua somos los primeros en decir: ¡no! No vamos a caer en ese pecado, ni vamos a permitir que nos lleven a cometerlo.

Nuestro agradecimiento a aquellos medios de comunicación hablados, escritos, radiales, televisivos y electrónicos, que durante este año nos han acompañado de manera profesional, llevando en su contenido, algo del quehacer de nuestra Institución, el Ejército de Nicaragua.

Nuestro agradecimiento a todos aquellos amigos de la Institución, que en diferentes momentos nos llamaron para preguntar ¿qué estaba pasando? ¿Qué pecado habíamos cometido? ¿Cuál era el objetivo? poniendo a la orden su respaldo: Alcaldes, Jueces, periodistas, productores, personas humildes, parte de nuestro pueblo. Hoy, también aprovechamos, para darles las gracias y decirles, ¡esta es la verdad! nuestra verdad.

Esta noche, porqué no agradecer también por su franqueza, a quiénes se expresaron en el marco de estos temas, apoyando la campaña de desprestigio y tergiversación contra el Ejército de Nicaragua, sin conocer el fondo de las cosas, talvez cobijados por una posición política que nosotros ya conocemos, y no nos interesa profundizar, ni darle valor alguno.

Esta es nuestra posición, y nos quedaría sólo expresar, a quienes vemos urgidos de hurgar sobre el actuar institucional, que nuestros esfuerzos siempre estarán dirigidos a preparar y entregar a la nación, hombres y mujeres orgullosos de vestir con honor y fidelidad el uniforme militar; a velar por su ética, por su decoro, y a tener dignidad e irrestricto respeto a las leyes de nuestro país.

Con ello, reitero y quiero dar por sentada nuestra posición, y no me referiré más a estos temas. No queremos entrar en una actividad contestataria, no queremos caer en el juego de los que comercian con la verdad, solamente estamos pidiendo objetividad, solamente estamos pidiendo respeto por esta Institución, que no sólo es de sus integrantes; esta Institución es del pueblo de Nicaragua y todos tenemos el deber de hacer lo posible por preservarla y alentarla a seguir por esa ruta de respeto y obediencia a la Ley, y obediencia y respeto a lo establecido.

Seamos optimistas y démosle un chance a Nicaragua de tener, de una vez por todas, un Ejército que sea orgullo de todos los nicaragüenses; no reunamos unas cuantas verdades con una sarta de mentiras, para perjudicar, de forma protagónica y gratuita, a esta Institución. Todos tenemos cabida en Nicaragua, todos tenemos deberes y derechos, y nuestros derechos terminan cuando comienzan los del vecino.

Por el acto cometido por una persona o dos, si el caso así lo fuese, no destruyamos los derechos de un colectivo, no destruyamos los derechos de una Institución con conceptos claros, y en ellos, el concepto de los derechos humanos. Una Institución que promulga y promueve en su doctrina, y lo concretiza en sus centros de estudios en sus unidades militares, a diario, el respeto a los mismos; que ha sido reconocida como abanderada en estos temas, por el Comité Internacional de la Cruz Roja. No justifiquemos fines propagandísticos y protagónicos con hechos aislados, fuera de la conducta de la Institución, y a costa del prestigio de la misma.

Lo que he expresado esta noche puede comprobarse, y está a la disposición para quiénes, con sentido de responsabilidad, han conocido de estos sucesos. Insto, a quienes perciben mayor protagonismo, que valoren los efectos y consecuencias, que sobre la institucionalidad y la confianza comprobada por ellos mismos, pueden generar con información de dudosa veracidad.

Siempre estaremos agradecidos por los altos índices de aprecio que nos tiene nuestro pueblo, que se reflejan en las encuestas, y quiero expresarles esta noche, que esos resultados nos comprometen a ser mejores y superar aspectos negativos que se nos puedan señalar. Recibimos con sentido crítico, las observaciones, los cuestionamientos y sugerencias que se nos formulen. Las puertas de todas nuestras unidades están abiertas, somos un Ejército de puertas abiertas para [email protected] [email protected] nicaragüenses. Siempre con entereza, reconoceremos nuestros errores y no dudaremos en afianzar conductas de actuación en estricto apego a la ley.

Disculpen, amigos aquí presentes, si con estos tres temas de mi intervención ocupé este valioso espacio que debe ser dedicado al informe que año con año, damos a la nación, pero lo estimé necesario ante nuestro compromiso con la población que es, en primero y en último lugar, a la que nos debemos, y por la sanidad de nuestra Institución queríamos expresar nuestra posición esta noche.

Hermanos y hermanas nicaragüenses, sostenemos como premisa que somos servidores públicos, que eso nos distingue por el uso del uniforme militar y por entregar a la nación nuestro mejor empeño en la consecución de objetivos de Estado, para procurar seguridad, trabajar en ambiente de tranquilidad, con visión de futuro y de prosperidad.

Con esa perspectiva, y con el propósito de contribuir a generar el clima propicio de desarrollo humano y social, permanecemos en las zonas más alejadas de nuestra geografía nacional, desplegando nuestras tropas terrestres, navales y brazos aéreos de transportación, en cumplimiento de nuestras misiones constitucionales; apoyando a diversas entidades públicas y privadas; llevando alimentos, llevando medicamentos, materiales de construcción y artículos de primera necesidad.

En esta labor y a requerimiento de entidades como el MINSA, MINED, ENACAL y MAGFOR, se transportaron más de 4 millones de libras de diversos materiales en el marco del Programa Hambre Cero; cumplimos con las transportaciones que permitieron beneficiar a familias radicadas en los departamentos de Estelí, Madriz, Nueva Segovia, Matagalpa, Jinotega, León, Chinandega, Boaco, Chontales, Rivas, Carazo, Granada y Masaya.

En el Programa de Alfabetización y para mejoras de la infraestructura de los centros de educación primaria y secundaria, nos ha correspondido trasladar 11 mil pupitres y 53 aulas desmontables y el material didáctico y audiovisual que se ha requerido. Con igual importancia, trabajamos en tres Jornadas Nacionales de Salud y la abatización de más de 90 mil viviendas.

Nos llena de orgullo poder servir al pueblo de Nicaragua en la preservación y protección de los Recursos Naturales y la conservación de nuestro Medio Ambiente, en la búsqueda de un nivel adecuado de calidad ambiental, cuyo carácter sostenible reviste un interés estratégico para el futuro de la nación.

En este orden, con MARENA y MAGFOR unimos esfuerzos en la protección de la Reserva de la Biosfera de Bosawás, la Reserva Natural de Cerro Wawashan y la gran Reserva del Río Indio Maíz, a través de los puntos de control forestal, logrando limitar en gran medida la acción depredadora sobre nuestros bosques, ocupándose 637 mil 133 pies cúbicos de madera talada ilegalmente.

En la protección de nuestros recursos marinos, hemos desarrollado esfuerzos en aplicación de veda de langosta y el camarón, las tortugas verdes, carey y paslama en El Caribe; el camarón y tortuga en el Pacífico. Como ya expresaba, no somos los únicos en esta labor, pero sí, declaramos que vamos a respaldar y nos sumaremos a toda iniciativa que, con responsabilidad, se impulse en esta misma dirección.

Al pueblo de Nicaragua le reafirmamos, nuestro fin ha sido fortalecer este recurso del Estado, el Ejército de todos los nicaragüenses, para estar a su disposición en acciones de protección y socorro de la vida y los bienes de la población en riesgo. Este cometido ha sido y seguirá siendo, uno de los planes estratégicos de mayor trascendencia.

Frente a la acción recurrente y devastadora de las fuerzas de la Naturaleza y el hombre, desplegamos las capacidades del Ejército de Nicaragua, que a pesar de limitaciones técnicas y de recursos, ha sabido asumir las emergencias con profesionalismo y estar preparado, orgánica y funcionalmente, para atender estas inesperadas situaciones.

Las actuaciones con el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres, han patentizado esa firme decisión; con la Defensa Civil y todos nuestros componentes de tropas, hemos estado presente en todas las áreas afectadas, atendiendo las demandas de evacuación, atendiendo las demandas de Búsqueda, Salvamento y Rescate de la población que se ha visto en situaciones de riesgo por la incidencia de desastres de distintos tipos. Y así también, hemos estado presentes en el análisis y evaluación de daños, si estos han impactado en nuestro territorio.

Estuvimos en la Región Autónoma del Atlántico Norte por la incidencia del Huracán Félix; en León y Chinandega, por el brote de leptospirosis provocado por las inundaciones de las sucesivas ondas que se desarrollaron en esa época. En Matagalpa, por el desbordamiento del Río Grande de Matagalpa y, recientemente, en la tragedia que impactó en un importante sector de la economía nacional como son los comerciantes del Mercado Oriental.

Además, nuestra misión ha sido dirigida a fomentar una cultura de prevención y capacitación en gestión de riesgo, a todos los estamentos de la sociedad. Con el respaldo de organizaciones como Save The Children Noruega y Suecia, ASB, Care Internacional, ACSUR Las Segovias, grupos del voluntariado civil, Christian AID, ACTED y Agro Acción Alemana, se están ejecutando en la actualidad diez proyectos de fortalecimiento de las capacidades locales en gestión de riesgo y sistema de alerta temprana, ante inundaciones, incendios forestales y erupciones volcánicas. Proyecto que cubre, en su universo de ejecución, 42 municipios y más de 272 localidades.

Este año, destacaría la intensa y efectiva jornada de educación y prevención, que impactó en la no ocurrencia de incendios forestales de grandes proporciones, dada la magnitud del impacto causado al área boscosa por el Huracán Félix, gracias a la intervención oportuna y dinámica, tanto del Ejército de Nicaragua como de otros actores protagonistas en la atención a dichos fenómenos.

Estimadas autoridades y representantes de diferentes gremios aquí presentes, constituye una verdadera deferencia, que se nos permita ser parte de ese esfuerzo nacional de desarrollo; por ello, nos encontramos abocados en respaldar proyectos estratégicos como el acondicionamiento de pistas aéreas alternas, seguridad y certificación de puertos y aeropuertos, que beneficien el arribo de mayor número de turistas e iniciativas de inversión.

En cooperación con Gobiernos Locales y el Instituto de Desarrollo Rural, con interés social participamos en la construcción de obras de infraestructura vial, en la profundidad del territorio nacional. Así hemos contribuido a mejorar las vías de comunicación que benefician a las comunidades de Mancotal, Tumayunka, Paso Real, Cuatro Esquinas, La Chiripa, Monterrey, La Sultana, La Laguna y La Parranda en el Departamento de Jinotega; Wapi, El Tortuguero y La Esperanza, en el Municipio del Rama.

Este año hemos estado trabajando para culminar con el Proceso de Desminado Humanitario Nacional; ya sumamos un 92.8% de cumplimiento, es decir, se han destruido a estas alturas 164 mil minas antipersonales instaladas, nos restan 12,682 de éstas.

Me satisface informarles que tan sólo hace cinco días, hemos recibido la grata noticia de que el Gobierno de Japón ha confirmado su cooperación para el período 20082009, de unidades de desminado, que han sido financiadas por este país amigo desde el año 2000. Así como de otras que fueron apoyadas por el Reino de Dinamarca hasta hace poco tiempo. Esperamos contar con el apoyo y colaboración de otros países donantes, ya sea de forma bilateral como Japón, o a través de la Organización de Estados Americanos.

De sostenerse la colaboración, nos posibilitará que para diciembre del año 2009 culminemos esta formidable obra humanitaria, volviendo nuestros campos en su totalidad, a quedar habilitados para la producción agropecuaria. Los pobladores del campo saben que esta tarea no ha sido nada fácil.

A los amigos productores de diferentes renglones de nuestra economía, esos hombres que junto a los trabajadores, se acuestan y levantan pensando qué hacer por la producción, qué hacer por Nicaragua, bajo la tutela del Plan Permanente de Seguridad en el Campo y despliegue operacional aeronaval, ratificamos esta noche, que tenemos la voluntad de continuar apoyando este esfuerzo; que donde esté una pequeña Unidad Militar del Ejército de Nicaragua, puedan, como ya lo hemos expresado en otras oportunidades, pasar buscando apoyo cuando van a trasladar valores o sumas importantes de dinero.

Vamos a continuar apoyando el Plan Café; vamos a continuar apoyando al productor ganadero contra el abigeato; vamos a continuar vigilando los ejes carreteros de profundidad para que el delito no prospere, para que el secuestro y la extorsión no prospere; trabajamos arduamente para que el narcotráfico y el crimen organizado no ejerzan influencias, mucho menos dominio, ni de un ápice de nuestro territorio.

En el período de septiembre del 2007 a septiembre del 2008, hemos ocupado más de 10 toneladas de cocaína y coadyuvado al desmantelamiento de esfuerzos dirigidos a crear bases logísticas de apoyo del narcotráfico. En tal sentido, reconozco el trabajo de Inteligencia, que seguirá dirigido con la efectividad demostrada frente éste y todo delito nacional o transnacional que amenace la seguridad y estabilidad del Estado, la vida de nuestros conciudadanos, sus bienes y las riquezas de la nación.

Con los hermanos de la Policía Nacional registramos en este año, 563 operaciones conjuntas contra la delincuencia común, el crimen organizado, el narcotráfico, protección y seguridad a personalidades nacionales y extranjeras, a productores, a comerciantes en áreas de influencia delictiva.

Junto con [email protected] fiscales del Ministerio Público, estamos trabajando en todo el territorio nacional, para que los factores que inciden en la generación de violencia a causa de la actividad delictiva común, no lleguen, por el grado de peligrosidad, a constituirse en una amenaza real a la gobernabilidad, a la estabilidad, en una amenaza real a la seguridad y defensa nacional.

Todos esos resultados son posibles por el empleo constante de todos nuestros componentes de fuerzas y medios, que en todo el año navegaron más de 59 mil millas las embarcaciones de la Fuerza Naval; más de 1,300 horas de vuelo, efectuadas por la Fuerza Aérea; 115 mil misiones operativas, con participación de fuerzas conjuntas de tierra, aire y mar, en combinación con otras acciones de carácter interinstitucional, son entre otros datos, parte del testimonio de la laboriosidad de estos hombres y mujeres que, con orgullo, visten el uniforme militar de la Patria.

Estimados amigos y amigas, hoy en día vivimos un mundo donde la calificación de los recursos humanos es la clave para alcanzar propósitos y metas. En tal sentido, nuestros esfuerzos han sido dirigidos con la cooperación internacional y el desarrollo del sistema de enseñanza y educación militar, a contar con Oficiales, Suboficiales, Clases, Soldados, Marineros, Pilotos, cada día mejor calificados en esferas multidisciplinarias del conocimiento y el arte militar.

Más de 600 efectivos de nuestra Institución realizaron cursos a distintos niveles, no únicamente para desempeñarnos acordes con las realidades profesionales y especializadas que rigen los estándares nacionales e internacionales, sino con el sentido de responsabilidad y de servicio al pueblo que nos caracteriza. Nos esforzamos por formar al personal del Ejército de Nicaragua, para que actúe con rectitud y una conducta ejemplar, como le corresponde a todo servidor público, con ética profesional, con calidad humana y con sentido de solidaridad, y respetuosos de los derechos humanos.

Otro esfuerzo a destacar este año, es que con la aprobación del Presidente de la República, la ratificación de la Asamblea Nacional y en cumplimiento de lo acordado en la Trigésima Segunda Reunión Ordinaria de Jefes de Estados y Gobierno del Sistema de Integración Centroamericano, participamos de un esfuerzo centroamericano, de integración de un contingente para Operaciones de Mantenimiento de Paz.

Fueron 180 efectivos del Ejército de Nicaragua los que se prepararon en esta materia, lo que nos posibilita estar capacitados para cumplir este tipo de misión, bajo el mandato de la Organización de Naciones Unidas, cuando así lo decidan las autoridades de nuestro país.

Con este mismo propósito, fuimos anfitriones durante el mes de junio de este año, de un Ejercicio de Operaciones de Mantenimiento de Paz, visitando nuestro país, delegaciones de 20 naciones y representantes importantes de agencias y organismos especializados. El éxito de tal evento quedó expresado en la gratitud de los participantes, un poco más de mil, hacia la Institución, por el nivel de organización y calidad de los resultados, habiendo puesto muy alto el nombre de Nicaragua, a la que dimos a conocer en todas sus expresiones, dejando incluso, tiempo para brindar parte de nuestra cultura, folklore y costumbres.

Agradecemos la contribución que la cooperación internacional nos ha brindado, para cubrir necesidades de formación de personal y de medios materiales. En este sentido, continuaremos este mismo esfuerzo con los Estados Unidos Mexicanos, con el Reino de España, con los Estados Unidos de América, con Canadá, con la República de El Salvador, Guatemala, China Taiwán, Francia, Chile, Venezuela y la Federación de Rusia. Sepan que esta colaboración la apreciamos y la agradecemos.

Como parte de la jornada conmemorativa del Vigésimo Noveno Aniversario que concluimos hoy 2 de septiembre, mes de glorias, de heroísmos, de gestas históricas, de sentido patrio, de victorias, rendimos homenaje, en la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios, de la hermana República de El Salvador, y en la Brigada Mariscal Zavala del Ejército de la hermana República de Guatemala, a la memoria del General de División José Dolores Estrada Vado, Héroe Nacional, vencedor de San Jacinto, develando bustos y placas monumentales.

Con ese merecido reconocimiento, cerramos el ciclo que iniciamos con la colocación de un busto a la memoria del General Estrada en la Academia Militar de la hermana República de Honduras en el año 2005. Nos motivó, el poder enaltecer la figura de quien marcó la ruta de nuestra historia moderna, escribiendo con sus acciones y conducta, páginas de heroísmo y entrega a la Patria. Se trata de un verdadero hito histórico para las instituciones armadas de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, al dejar plantada la trayectoria y legado de este Héroe Nacional en manos de los futuros oficiales de los Cuerpos Armados de estos países hermanos.

Con una agenda común con la que nos hemos comprometido por una Centro América Unida, en Paz y Progreso, destaco el esfuerzo que, desde la Conferencia de Fuerzas Armadas Centroamericanas mejor conocida como CFAC, estamos desarrollando, a través de operaciones coordinadas por las unidades militares de fronteras, en la unificación de estrategias y acciones para el control de las actividades ilícitas y delictivas transnacionales y cuyo escenario son, precisamente, los territorios fronterizos.

Esas son expresiones de trabajo coordinado, esas son expresiones de fomento de la confianza, que como región hacemos, manteniendo nuestros parámetros de balance razonable de fuerzas, sin que procesos genuinos, de control y limitación de determinado armamento por parte de cada país, con sentido soberano, sea objeto de preocupación.

Evidentemente, hay limitaciones en cuanto a la adquisición de nueva técnica aérea, naval, de comunicaciones e informática, de transporte especial; sin embargo, queremos reafirmar que eso no nos condiciona, ni será un obstáculo, para estar en la primera línea donde el pueblo nos necesite.

Hace falta siempre algo por hacer, pero es meritorio el trabajo que nuestros legisladores han desarrollado, aprobando un importante volumen de leyes en las que se nos vincula y asignan funciones y nuevas misiones. Agradecemos el respaldo que en este sentido, hemos tenido del Presidente de la República y de los honorables Diputados ante la Asamblea Nacional, a quienes instamos a seguir apoyando estas iniciativas de desarrollo y crecimiento, en función de fortalecer un recurso del Estado al servicio de todos los nicaragüenses.

Tenemos que dar pasos para un crecimiento con calidad, proyectos como el nuevo Hospital Militar, acondicionamiento de centros de almacenaje de ayuda humanitaria, mejoramiento de la infraestructura de las unidades, habilitación y condiciones dignas en los puestos fronterizos, y la construcción de centros deportivos multiusos son, entre otros, los proyectos que impulsamos en el corto plazo y que forman parte de esta idea de modernización que seguimos impulsando.

Estamos a escasos días en que, una vez más, el pueblo de Nicaragua se ha de expresar libre y espontáneamente, en un nuevo ejercicio democrático para elegir a sus autoridades municipales. Como Ejército de Nicaragua hemos, desde ya, tomado las medidas necesarias para apoyar con nuestra experiencia a las autoridades del Consejo Supremo Electoral a fin de garantizar que el material necesario llegue, en tiempo y forma, hasta las más alejadas Juntas Receptoras de Votos.

Pero sobre todo, haremos un esfuerzo operacional para que todos y cada uno de los nicaragüenses puedan ejercer su derecho constitucional de votar en paz y tranquilidad; que la tolerancia, el deber cívico y la vocación patriótica prive para todos. Seamos protagonistas de una nueva fiesta cívica, donde el único ganador es y será el pueblo de Nicaragua.

Al conmemorar el Vigésimo Noveno Aniversario del Ejército de Nicaragua, felicito y agradezco a los Oficiales Generales, Superiores, Subalternos, a los pilotos, a los marineros, Suboficiales, Clases, Soldados, y personal auxiliar, por los resultados de su trabajo. Su dedicación e invaluables esfuerzos se ven proyectados en los éxitos de la Institución.

Felicito a los 224 Oficiales Superiores y Oficiales Subalternos, que el día de hoy fueron ascendidos a grados militares, por cumplimiento de parámetros y acumular méritos personales y militares, en correspondencia con lo instituido en las normas que rigen la Carrera Militar.

Mi saludo a los Oficiales Superiores ascendidos a Generales de Brigada; el Coronel, hasta hoy, y hoy General de Brigada Jorge Miranda Jaime, Herminio Escoto García y Evert Alemán Lara; a los Oficiales Superiores ascendidos al grado de Coronel y Capitán de Navío, Rodolfo González Cáceres, Noel González López, Hugo Torres Santamaría, Francisco Ruiz Sandino, Roberto Napoleón Sequeira, Rogelio Flores Ortiz, Donald Zamora Ponce, Oscar Solórzano Blanco, Juan Membreño López, Francisco Frey González, Oscar Estrada Guerrero, Onofre Guevara Rodríguez, Guillermo Mendoza Castillo, Aquiles González Ortiz, Félix Baltodano Zelaya, Octavio Aragón Caldera, Bayardo Pulido Ortiz, Bayardo Orozco Vanegas, Juan Gutiérrez Espinoza, René Icaza Jiménez y Freddy Pedrosa Baltodano.

Felicito de manera especial, a quince compañeras Oficiales mujeres, que hoy fueron ascendidas y de las cuales, siete de ellas son ascendidas a Teniente Coronel. Todos y todas deben sentirse orgullosos y orgullosas de los resultados de su trabajo y del meritorio reconocimiento que por los servicios distinguidos, prestados, hoy les brinda el pueblo de Nicaragua a través de sus máximas autoridades.

Agradezco a todos los que nos han honrado con su presencia y a las instituciones que nos beneficiaron con sus reconocimientos. En nombre de los integrantes del Ejército de Nicaragua gracias por la estima y la confianza que nos expresan.

Mi agradecimiento, mi cariño y mi admiración para los familiares de estos hombres y mujeres comprometidos con el legado histórico de nuestros héroes. Los logros alcanzados son posibles por el respaldo y comprensión de ustedes.

Muchas gracias a los compañeros de armas, que hoy gozan de la honrosa condición de Retiro, ellos son parte de esta historia, son actores protagonistas de la fuerza y fortaleza institucional alcanzada.

Expresamos, con profundo respeto, con el respeto de siempre, nuestra eterna gratitud para los apreciados familiares de nuestros hermanos que en estos 29 años ofrendaron sus vidas. Nuestro compromiso es con ustedes, de preservar esta Institución al servicio del pueblo, principio y voluntad que estos hermanos cobijaron con ejemplo y decisión, entregando, con tal propósito, lo más preciado que un ser humano puede tener, sus vidas.

¡Viva el Vigésimo Noveno Aniversario del Ejército de Nicaragua! Muchas gracias.

Palabras de Daniel

Recuerdo la madrugada del 1º de agosto, la tenemos todavía bien fresca esa madrugada… el incendio se había iniciado por la noche en el Mercado Oriental, y tengo viva la imagen de esos soldados, de esas tropas, en formación de combate contra el incendio; en formación de combate en los camiones en que eran transportados, con los implementos para contribuir a combatir el incendio. Luego, bajándose de los camiones y dándole la mano a [email protected] comerciantes, que trataban de salvar todavía, mercadería que tenían en sus puestos en el Mercado Oriental.

Esas son las grandes batallas que ha estado librando el Ejército de Nicaragua; batallas para proteger y defender la soberanía de Nicaragua, para defender y proteger los Recursos Naturales, para contribuir a la defensa del Medio Ambiente; como fuerza cooperante con la Policía Nacional; en labores de desminado; contribuyendo con sus especialistas en Derecho Internacional, a la defensa de la integridad de nuestro territorio nacional.

¿Qué dice la Constitución sobre el Ejército? La Constitución establece claramente en el Artículo 93, que “el Ejército Nacional es una institución nacional, de carácter profesional, apartidista, apolítica, obediente y no beligerante. Los miembros del Ejército reciben capacitación cívica y en materia de derechos humanos.”

¿Qué dice la Constitución en el Artículo 94? “Los Miembros del Ejército Nacional y Policía Nacional no podrán desarrollar actividades políticas partidistas, ni desempeñar cargo alguno en organización política; tampoco podrán optar a cargos públicos de elección popular, si no hubiesen renunciado de su calidad de militar o de policía en servicio activo, un año antes de las elecciones.” Esto es bueno refrescarlo, porque nos estamos acercando al inicio del proceso electoral en nuestro país, de Elecciones Municipales.

¿Qué dice el Artículo 95? El Artículo 95 establece: “El Ejército Nacional se regirá en estricto apego a la Constitución, a la que guardará respeto y obediencia. Estará sometido a la autoridad civil que será ejercida directamente por el Presidente de la República en su carácter de Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua.”

Esta Constitución, estos artículos… ¡fueron aprobados en plena Revolución, en plena defensa de la Revolución Popular Sandinista! Cuando ya se habían realizado las primeras elecciones libres en nuestro país, en el año 1984, entonces la Asamblea Nacional ejerció como Asamblea Nacional Constituyente y trabajó hasta el 10 de enero del 87, cuando se promulgó la Constitución. Es decir que esta Constitución es hija, es fruto de la Revolución que encabezó el Frente Sandinista de Liberación Nacional; y estos criterios fueron establecidos con toda claridad.

Era una Constitución de presente y de futuro, para que el país no volviera a caer en las garras de los intereses políticos, económicos, porque detrás del interés político está el interés económico de las oligarquías sometidas al imperio yanqui que habían dominado nuestra Patria, y frente a las cuales se había levantado el General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino.

Escuchaba atentamente y tomaba nota de las palabras de nuestro querido hermano, el General de Ejército Moisés Omar Halleslevens, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, y hablaba de tres temas que, al final de cuentas, tienen que ver con un sólo objetivo.

Fíjense bien hermanos nicaragüenses ¡lo que ha costado construir la institucionalidad en nuestra Patria! Ha costado sangre, ha costado sacrificios, ha llenado de dolor y de luto a las familias nicaragüenses. Desde el año 1821 en que Nicaragua se independizó de España, empezaron las guerras, y se fueron multiplicando, donde no era posible lograr cambios de Gobiernos por la vía cívica, por la vía pacífica, a través del voto; donde la única forma de lograr cambios de Gobiernos, era a través de las balas, de las “cañas huecas” como le llamaban en aquella época cuando se enfrentaron ¡por años! las principales fuerzas políticas que dominaron el escenario político nacional de nuestro país… los conversadores y los liberales.

Cambiaban Gobiernos ¡a punta de balazos! cambiaban Gobiernos llamando a la intervención yanqui, como la llamaron en los años 18541855; como llamaron a la intervención yanqui en diferentes períodos de nuestra historia, cuando, sin permiso alguno, la intervención yanqui impuso sus cañones en Nicaragua para deponer a un Presidente patriótico, digno, progresista, el General José Santos Zelaya… ¿su pecado…? haber promovido una Revolución en Nicaragua.

A partir de la Constitución del año 1987, de esta Constitución que establece con toda claridad que el Ejército y la Policía son apolíticos, apartidistas, no beligerantes, es decir, que no pueden estarse metiendo en los temas políticos, económicos, sociales de nuestro país; lo que no les impide, lógicamente, su derecho a ejercer el voto en las elecciones. Tienen derecho a ejercer el voto, todos los Soldados, todos los Oficiales, compañ[email protected] del Ejército y de la Policía.

Es esta Constitución del 87, la que sentó las bases de la institucionalidad en Nicaragua y de que, por primera vez en la historia de este país, viviésemos procesos políticos, donde los cambios de Gobierno ya no fueron por las balas, ni por la intervención yanqui, sino que fueron, han sido y continuarán siendo, si Dios así lo permite, y el pueblo así lo determine, seguirán siendo por los votos. Y estamos en vísperas de unas Elecciones Municipales, que se van a realizar el 9 de noviembre de este año.

Cuando escuchaba al General de Ejército Moisés Omar Halleslevens, abordando estos temas, esas campañas mediáticas, bien orquestadas, bien organizadas… simplemente, eso, no son más que los estertores de un viejo sistema, el sistema oligárquico, que se niega a quedarse en la sepultura donde el pueblo lo sepultó, el 19 de julio de 1979.

Pero ellos, quieren salirse de la sepultura, y claro que tienen el respaldo de quienes apuestan a demoler los avances institucionales que tiene Nicaragua. ¿Cómo vamos a desconocer…? Aquí tenemos a los Poderes del Estado nicaragüense, fruto de la legitimidad de los votos, que luego se reflejan en la Asamblea Nacional con los Diputados también, donde éstos son los que eligen a las autoridades de diferentes Poderes del Estado.

Aquí está el Poder Judicial, aquí está el Poder Electoral, aquí está la Asamblea Nacional; aquí está la Procuraduría de los Derechos Humanos, la Fiscalía, la Contraloría General de la República… este Estado en Nicaragua, es un Estado institucionalizado ¡gracias a la Revolución que promulgó esta Constitución en enero del año 1987!

¿Qué es lo que tenemos? Lo que tenemos es, a esos muertos que quieren salirse de la sepultura, y recurren a algunos medios de comunicación para tratar de desacreditar a las instituciones, porque, querido hermano Moisés Omar Halleslevens, queridos hermanos del Ejército, el Ejército no ha sido la única víctima de estas campañas de desprestigio; todas estas instituciones que he mencionado, incluyendo a la Policía Nacional, han sido y siguen siendo víctimas de estas campañas de desprestigio.

Cuánto más profesionales, cuánto más apolítica y cuánto menos beligerantes, más enemigas de quienes se quieren salir de la sepultura, y quieren restaurar en Nicaragua las viejas formas de dominación oligárquicas que se arrastraban a los pies de las botas del imperio yanqui. Todas estas instituciones son constantemente agredidas, ¿para qué? para llegar a la conclusión de que en Nicaragua no hay Democracia.

Esos que se quieren salir de la sepultura, que sobreviven, porque son los dueños de algunos medios de comunicación, familias oligárquicas de reconocido historial vende patria, son los que están detrás de esas campañas. No son los periodistas, ellos no hacen más que cumplir con su trabajo y obedecer a la dirección de los medios de comunicación.

Ellos tienen un blanco, que es la institucionalidad que se estableció en nuestro país; quieren demoler, quieren acabar con esa institucionalidad. Son los mismos, les decía, que hace poco en Bolivia, cuando venía la votación para el Referéndum ¡fíjense bien…! en lugar de invitar a toda la gente que fuera a votar, lo que hacían era llamar a las Fuerzas Armadas a que le diesen un golpe militar al Presidente Evo Morales, pero las Fuerzas Armadas Bolivianas no se hicieron eco de los llamados de esos que tratan de salirse de su sepultura, para volver a tener el dominio total, político, económico y militar, para, de esa manera, saquear mejor a nuestras naciones, a nuestros países.

Esa oligarquía corrupta, sin moral, sin ética, y que se presenta como la mansa paloma en nuestro país y en estos países, es la misma que se lanzó en un golpe militar en contra del Presidente Constitucional de Venezuela, el Comandante Hugo Chávez Frías, en el mes de abril del año 2002. Ahí lograron, temporalmente, con esos mismos medios de comunicación que se reproducen aquí y con esos mismos mensajes que se reproducen aquí, lograron que una parte de la cúpula militar cayera en la tentación.

Pero luego, el pueblo salió a las calles, y después que los fantoches habían salido de la sepultura y se habían instalado en la Casa de la Presidencia, en el Palacio de Miraflores, nosotros los vimos por la televisión cuando estaban allí, eufóricos. Y… ¿qué decían esos que ya estaban sepultados, que se autodenominan demócratas? ¿Cuáles fueron los decretos que promulgaron en ese momento, y que eran aplaudidos frenéticamente por todos los ensacados que estaban ahí, con sus corbatas, con sus trajes último modelo?

¡La oligarquía en vivo, proimperialista, con los Embajadores proimperialistas, aplaudiendo hasta más no poder! Se sentían ya, dueños de Venezuela y ¿cuáles fueron las primeras resoluciones? Dijeron: desaparece la Corte Suprema de Justicia, desaparece el Poder Electoral, desaparece la Asamblea Nacional, es decir, ¡desaparece la institucionalidad! Ya habían desaparecido momentáneamente al Presidente, lo tenían prisionero.

Luego, se reunieron en el Palacio, con un fantoche de Presidente, avalado lógicamente por el imperio yanqui; y aplaudido por los vende patrias de aquí, por esos sepulcros blanqueados que quieren salir de las tumbas, aplaudidos por ellos… ¡porque estaba llegando la Democracia a Venezuela! Y llegaba la Democracia a Venezuela porque la oligarquía decidía que desaparecían los Poderes del Estado, y fue el pueblo que se levantó ahí, y finalmente, las Fuerzas Armadas con el pueblo, le dieron su lugar nuevamente al Presidente de la República, nuestro querido hermano y compañero, el Presidente Hugo Chávez.

Eso es lo que persiguen aquí en Nicaragua; esto no es nada nuevo, es una campaña sistemática. Todo lo que no está con ellos, es corrupto, todo lo que no está con ellos, no es democrático; todo lo que no está al servicio de ellos, ¡es malo y hay que destruirlo a como dé lugar! Y vienen con sus campañas sucias. Estamos sometidos a una guerra sucia; antes fue la guerra sucia con las balas, con el bloqueo, con el minado de nuestros puertos; ahora, es la guerra sucia en contra de las instituciones, quieren hacer volar en pedazos las instituciones.

Vamos a elecciones dentro de pocos meses, el 9 de noviembre estaremos ya en elecciones ¿y qué significan estas elecciones aquí en Nicaragua? Le pedía estos datos, en estos momentos, al Presidente del Consejo Supremo Electoral, para tener una idea de lo que significan estas elecciones:

Participan 5 Partidos Políticos, la observación se hace a través de los fiscales de cada Partido Político, ¡qué mejor observador que el fiscal de un Partido Político! ¿Acaso queremos que vengan las tropas norteamericanas a instalar las Juntas Receptoras de Votos y a contar los votos… como sucedió en aquellos años cuando se le entregó también, de parte del imperio, se entregó lo que le sigue perteneciendo a Nicaragua, territorio nicaragüense, a la oligarquía colombiana?

Tenemos suficiente madurez y experiencia los nicaragüenses… ¿cuántas elecciones nacionales? ¿cuántas elecciones municipales? ¿Cuántas elecciones regionales, en la Región Autónoma del Atlántico Norte y en la Región Autónoma del Atlántico Sur? Desde el año 1984 hasta este año 2008… ¡un proceso sin precedente en la historia de nuestro país! donde hemos venido resolviendo el asunto de la llamada gobernabilidad en este país, a través de los votos, que son los instrumentos pacíficos que tenemos los nicaragüenses.

Y estamos hablando de 60 mil fiscales en total, más 72 mil miembros de mesas… ¿esto qué significa? Estamos hablando de 132 mil observadores, ¿qué observador más calificado que el que está representando a su propio Partido y es el que realmente se va a preocupar por defender el voto de su Partido? La campaña está dirigida a destruir, a desarticular la institucionalidad que tenemos en nuestro país, y lógicamente, que esto no tiene futuro ¡no tiene futuro!

Los corruptos son ellos ¡ellos son los corruptos, los que hablan de corrupción! ¡Claro que sí! Ellos, que han defendido sistemas oprobiosos en nuestro país, que han explotado al pueblo, que han tenido Ejército y Policía armados por el imperio yanqui, organizadas por el imperio yanqui, al mando del imperio yanqui y que luego fueron quedando al mando de nicaragüenses, al servicio de la oligarquía.

Claro que este Ejército y esta Policía, no van a satisfacer las demandas de la oligarquía que quisiera contar con un Ejército y una Policía obedientes a sus intereses políticoeconómicos; que pudiese liquidar de una vez por todas a las fuerzas políticas que les son adversas… liquidarlas físicamente ¡eso quisieran ellos!

Quisieran, no solamente desaparecer estas instituciones, desaparecer al Ejército, a la Policía, en tanto son instituciones que nacieron con la Revolución el 19 de Julio de 1979 y por lo tanto, para ellos nunca serán digeribles, como he dicho refiriéndome a otra persona; en este caso, ellos se mastican al Ejército y a la Policía, pero no terminan de tragárselos, ni se los van a terminar de tragar, hasta en tanto este Ejército y esta Policía sean respetuosas de la Constitución de la República.

Ellos quieren un Ejército y una Policía corruptos, al servicio de sus intereses, para robarles la tierra a los campesinos, la tierra que les entregó la Revolución, robárselas ¡claro! Eso quieren ellos, despojar a todas las familias que fueron beneficiadas por la Revolución, y en tanto no han contado con ese instrumento, para provocar una contrarrevolución como la que se produjo en Chile… ¡ese es el ejemplo que tienen ellos, lo que les admira! La forma en que se instaló la democracia en Chile, donde fueron utilizados los cañones del Ejército, bajo la dirección del imperio yanqui, para asaltar el Palacio Presidencial donde murió, heroicamente, el Presidente Salvador Allende, y luego, un baño de sangre en Chile.

¡Eso es lo que ellos quisieran! y ahí, entonces aplaudirían al Ejército, aplaudirían a la Policía y dirían… ¡ah! el Ejército y la Policía ahora sí son verdaderamente respetuosos de la Democracia; y no dirían una sola mala palabra, ni una sola mala información en contra del Ejército y de la Policía.

Hablando de estas batallas que se están librando por la Paz en el mundo, y donde los Ejércitos son determinantes, nosotros hemos tratado de contribuir desde Nicaragua a la lucha por la Paz en el mundo; claro que somos un pequeño país, no somos una potencia, no somos la potencia norteamericana o europea, no somos una gran potencia; somos una potencia moral, y con esa fuerza moral tratamos de contribuir a la lucha por la Paz en el mundo. Y, gracias a Dios, hemos logrado defender la Paz aquí en Nicaragua.

El instrumento para construir la Paz, es el respeto a la institucionalidad. Ya bien lo decía el General de Ejército Moisés Omar Halleslevens ¿a quién más va a recurrir…? ¡Ah, ahora van a recurrir al medio de comunicación! porque es el que se cree el juez supremo. Los medios de comunicación que han estado al servicio de la corrupción, en tanto encuentran en gobernantes, Gobiernos que están totalmente en sintonía con sus intereses económicos.

Aquí ha habido una verdadera ofensiva en contra de todas las instituciones, incluyendo contra las instituciones de los Partidos Políticos en nuestro país; se realizan elecciones, se ven resultados, y luego quieren desconocer esas elecciones, después que el pueblo fue a votar en una elección nacional, en una elección municipal o en una elección regional.

Y les decía, que nosotros tenemos que cuidar de esa Paz que se ve amenazada en el mundo; amenazada por las políticas hegemonistas que están ahí, que están ahora envalentonadas porque la Unión Soviética desapareció, y se dieron a la tarea de promover la ruptura de naciones que tenían una gran unidad, que tanto había costado establecerla. Una de las primeras fue Yugoslavia, que era una nación potente, unificada; los intereses de las potencias los lanzaron a enfrentarse y las potencias promoviendo la independencia.

Y de ahí, empezó una tras otra… pero ¡donde les interesa! Donde les interesa para ir avanzando en lo que es una acción de amenaza a la Paz mundial, como es la de tratar de cercar a la República de Rusia. Como se desintegró la Unión Soviética y quedó Rusia, que era la cabeza de la Unión Soviética, ahora están apostando a desintegrar también Rusia. Y hay todo un plan donde, no les basta estar gastando miles de millones en las guerras de Irak y Afganistán, sino que también ahora están dedicados en invertir enormes sumas millonarias, a través de la OTAN, todos los países que están interesados en ir cerrando un cerco militar en contra de la República Rusa.

Y en este contexto, es que se presenta una situación en Osetia del Sur y en Abjazia, dos Repúblicas que cuando estaba la Unión Soviética, eran repúblicas independientes, parte de la Unión Soviética. Cuando se desintegra la Unión Soviética, entonces el Gobierno de Georgia, no el pueblo georgiano… yo tuve la oportunidad de estar en esas tierras georgianas, muchos de ustedes tuvieron la oportunidad de conocer Georgia, pueblo solidario, amable, afectuoso.

Pero, los intereses impuestos por las políticas hegemonistas, utilizan el poder del Gobierno de Georgia, el poder militar, y le dan también, como suelen dar ahora, inteligencia, medios y todo lo demás, para intentar, en una operación típica de aquellas que lanzaban con el Ejército nazi, ocupar, en una operación relámpago, estas dos repúblicas, donde los pobladores, los ciudadanos de ambas repúblicas, habían decidido mantenerse como repúblicas independientes.

Les lanzaron la operación militar, una operación militar que significó miles de muertos y heridos… ¡sobre eso no hablan los medios de comunicación dominados por el capitalismo global, dominados por las potencias hegemónicas! No hablan de los miles de muertos. Harán un cable ¡claro que seguramente sale un cable inmediatamente! si se dice que aquí en Nicaragua se produjo un incidente en tal lugar, donde se vieron involucrados miembros del Ejército, de la Policía… ¡ahí sí, inmediatamente, esa es noticia mundial!

Pero ahí ¡donde han muerto miles, han resultado heridos miles, y donde se vieron obligados, en su momento, a huir también, miles de ciudadanos! No le quedó más camino a Rusia, que desplazar sus fuerzas para garantizar lo que era y es la voluntad de esas dos naciones, de esos dos pueblos, de esas dos repúblicas, Osetia del Sur y Abjazia.

Esta noche quiero expresar que el Gobierno de Nicaragua reconoce la independencia de las Repúblicas Osetia del Sur y Abjazia, y que estamos en un todo con la posición del Gobierno ruso, del Presidente de Rusia de que, a través del diálogo con los países europeos, se pueda terminar con ese conflicto que ha venido a encender esa zona, es decir, abrir otra zona más de conflicto en el mundo.

Queridos hermanos, queridos compañeros, hemos escuchado con mucha atención, las palabras de Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo; el primero y único Cardenal que en su historia, ha tenido Nicaragua. El pueblo nicaragüense, en su mayoría católico, con hermanos evangélicos también cristianos, tiene el honor de contar con un Cardenal. Un Cardenal que se encuentra al frente de la Comisión de Reconciliación y Paz, porque nuestro pueblo, nuestro país demanda Paz.

Porque fíjense, toda esa campaña de la que estaba hablando, levantada por los que quieren salir de las sepulturas, es una campaña de odio ¡eso es odio! ¡Ah! pero ¿qué van a decir mañana? “Daniel Ortega se soltó en insultos…” Así son de cínicos, porque también le han faltado al respeto a Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo; le han faltado al respeto, le faltan al respeto y le continúan faltando al respeto simplemente porque no se pone al servicio de sus intereses egoístas. Simplemente porque él ha decidido optar por contribuir, seguir contribuyendo a la Reconciliación y a la Paz entre los nicaragüenses.

El mensaje de Su Eminencia, es un mensaje de una gran profundidad, lleno de reconocimiento a ustedes [email protected], compañeros, compañeras del Ejército Nacional; un reconocimiento al esfuerzo permanente que hacen en la defensa de la soberanía del país. Y también contribuyendo en diferentes áreas, en diferentes campos, incluyendo el área productiva, para que nuestro país pueda salir adelante, para que pueda progresar, para que se pueda mantener la Paz en Nicaragua. Gracias Eminencia, gracias Cardenal por sus palabras.

En este 29 Aniversario del Ejército de Nicaragua, quiero expresarles, el orgullo que tenemos de esta institución la inmensa mayoría de los nicaragüenses, que somos, como dice la canción, somos nicaragüenses, somos pinoleros, gracias a Dios, “soy puro pinolero, nicaragüense por gracia de Dios.” Los que de verdad somos pinoleros, somos nicaragüenses, le tenemos un profundo respeto a esta institución; los que no le tienen respeto, los que no le reconocen son una minoría que están ahí, como fantasmas, amenazando, sacando los brazos de la sepultura, tratando de arañar la institucionalidad en nuestro país.

Felicidades queridos hermanos y hermanas, compañeros, compañeras, soldados todos a final de cuentas, independientemente de rangos, todos somos soldados de esta Patria que se llama Nicaragua.

¡Que Viva el Ejército de Nicaragua!

¡Que Viva el 29 Aniversario de la Fundación del Ejército de Nicaragua!

¡Que Viva Nicaragua bendita y siempre libre!

¡Sandino Vive!

¡Patria Libre o Morir!

también te puede interesar