Nicaragua

Derecha molesta por ejemplo nicaragüense

Los medios de la derecha están ladrando: si estuvieran callados y aplaudiendo, deberíamos preocuparnos, porque estos medios de la derecha ladran en Miami, ladran en Caracas, en Quito, en La Paz; están ladrando en todas partes, opinó Sergio Rodríguez, embajador de Venezuela en Nicaragua

Redacción Central |

Los medios de la derecha están ladrando: si estuvieran callados y aplaudiendo, deberíamos preocuparnos, porque estos medios de la derecha ladran en Miami, ladran en Caracas, en Quito, en La Paz; están ladrando en todas partes, opinó Sergio Rodríguez, embajador de Venezuela en Nicaragua

Al valorar los ataques contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, blanco de una campaña insidiosa y de desprestigio, el diplomático respondió con una frase del Quijote a su escudero: Ladran Sancho, señal de que estamos vivos .

Desde que asumió la presidencia en enero de 2007, el gobernante sandinista encausó el país por los destinos de la Alternativa Bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA), un proceso integracionista y humanitario que cada día gana más partidarios entre los pueblos de la región.

Ortega trajo esperanza a los nicaragüenses de que la situación del país, junto a Haití y Bolivia, el más pobre de América Latina, podía mejorarse, lo que hace que sectores de la oligarquía se sientan amenazados y gasten abundante pólvora para desestabilizar y destruir el proyecto.

A 19 meses de su gestión, unos pocos ejemplos muestran un sólido desempeño. Su gobierno emprendió y concretó obras de energía e infraestructura, desprivatizó y garantizó la educación y la salud gratuitas, atendió la producción con transferencia y créditos a sectores productivos, en especial a los más pobres y marginados.

Aparte de los planes de beneficio social, una de las estrategias del gobierno es resolver la crisis energética y redefinir la matriz energética. Según el ingeniero Ernesto Martines Tiffer, por generación, se acabaron los apagones, pues hoy, gracias a la ayuda de Venezuela y Cuba, se genera lo suficiente para satisfacer la demanda del país.

La incorporación de Nicaragua al ALBA le permitió garantizar el suministro anual de petróleo a través de un convenio de comercio justo con Venezuela.

Estos acuerdos favorecieron la asignación de fondos por más de 400 millones de dólares para educación, salud, crédito, vivienda, calles y caminos, destinados particularmente a los sectores populares del campo y la ciudad.

Realmente encomiable es el plan del gobierno para comenzar a cambiar la matriz energética de la nación y dejar de depender del petróleo. Conscientes están las autoridades de que en la generación geotermia, la eólica y la hidroeléctrica, se relacionan el futuro y el esplendor del país.

Convertirse en exportadores de energía y dejar de gastar cerca de mil millones de dólares anuales en petróleo, casi las dos terceras partes de los ingresos por exportaciones, es una meta trazada por Ortega para beneficio de todos los nicaragüenses.

Por otra parte, cerca de un cuatro de millón de personas (44 mil familias) fueron beneficiadas en los últimos meses con el servicio de agua potable y se mantuvieron o repararon nueve mil kilómetros de carreteras y caminos en todo el país, entre otros logros.

Pese a la crisis alimentaria que enfrenta el universo, el ALBA demostró con respuestas rápidas que es posible enfrentar el problema y ahí Nicaragua marcha a la vanguardia, promoviendo y desarrollando planes de producción y venta como los que ejecuta con Caracas en el proceso integracionista.

Asimismo, en pocos meses bajo el analfabetismo del 22 al 13 por ciento para beneficio de cerca de 300 mil iletrados, flagelo del que el país se declarará libre en julio del 2009.

En opinión del diplomático venezolano, afincado a esta tierra luego de participar en la Revolución de 1979 como parte de las brigadas internacionalistas que apoyaron la lucha, Nicaragua evidencia resultados positivos del modelo de solidaridad y hermandad del ALBA.

Con poco más de 45 días en el cargo, valoró la gestión del ALBA en Nicaragua y consideró que su país hace grandes esfuerzos para que avance este modelo construido por los pueblos de la región como alternativa al capitalismo.

Pese a los resultados de esta alianza, pocas veces, dijo Rodríguez, nos detenemos a mirar lo que representa el ALBA desde el punto de vista cuantitativo para la región.

Cómo podemos cuantificar, preguntó; cómo aumenta la dignidad, cómo somos más dignos, cómo podemos cuantificar las posibilidades que tenemos de ser respetados más a nivel regional y mundial, porque somos capaces de dar alternativas a nuestros pueblos.

El funcionario, identificado con la necesidad de seguir avanzando en el camino de la integración, se refirió a la respuesta rápida dada por los países miembros a la crisis alimentaria, algo, subrayó, que ni siquiera la FAO ha podido hacer.

Al referirse al proceso unitario citó el ejemplo de Cuba, que pone a disposición de los demás estados un gigantesco y poderoso recurso humano, todo su potencial médico, todo su potencial educativo, cultural, deportivo y científico”.

Nosotros, enfatizó, ponemos el desarrollo energético para apoyar al ALBA y, por ejemplo, en el caso de Nicaragua este país tiene un gran potencial para producir alimentos, cuyo desarrollo respaldamos.

Subrayó que en el ALBA operamos en un marco de solidaridad y de complementariedad, que es lo que nos hace más poderosos .

Lo que hacemos cuestiona al proceso capitalista, que no ha podido en siglos solucionar los problemas, y nosotros en pocos años tenemos la capacidad de dar respuestas, remarcó.

En resumen, la incorporación de Nicaragua al ALBA, junto a Cuba, Venezuela y Bolivia, en un inicio, ayudó a importantes avances socioeconómicos que alarman a los opositores del proyecto del Frente Sandinista para la Liberación Nacional.

Si a esto se une el impacto que tiene su exitosa participación en Petrocaribe y los beneficios obtenidos, lo que influyó en la integración de Guatemala, Honduras y otros países del área, es lógico que la derecha y los vestigios del neoliberalismo estén alarmados.

De ahí que la afirmación de Sergio Rodríguez, citando al Quijote: Ladran Sancho, señal de que estamos vivos , definan en justa medida la desesperación de la derecha, la que se atraganta ante los éxitos de la Misión Milagro, el Yo si puedo y otros proyectos de beneficio social aplicados por el sandinismo.

(Visited 6 times, 1 visits today)

también te puede interesar