Nicaragua

¡Banderas rojoinegras de victoria!

Conmemoración del 30 Aniversario de la Toma del Palacio Nacional por el Comando Rigoberto López Pérez

Redacción Central |

Conmemoración del 30 Aniversario de la Toma del Palacio Nacional por el Comando Rigoberto López Pérez

Palabras de Rosario

 

Queridas familias nicaragüenses, queridas hermanas y hermanos, compañeros del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Hace 30 años, un grupo de valientes, bajo el lema sandinista de Patria Libre o Morir, se tomaron estas instalaciones en una extraordinaria acción irrepetida en la historia reciente de nuestro continente o del mundo.

El heroísmo de los combatientes del Comando Rigoberto López Pérez y del Comandante Edén Pastora Gómez, del Frente Sandinista de Liberación Nacional, permitió dar a conocer al mundo, la disposición combativa del pueblo nicaragüense, que con el Frente Sandinista a la cabeza, había decidido liberarse ya del oprobio y poner fin a la criminal dictadura somocista, por la vía de la insurrección popular.

La imagen de este Palacio Nacional, símbolo entonces de la corrupción y la criminalidad del somocismo, recorrió el mundo, transformado en signo sandinista, de bravura y de victoria. La Operación “Muerte al Somocismo, Carlos Fonseca Amador,” estableció un nuevo código de comunicación cultural, transformando la vergüenza en orgullo.

“La chanchera” de Somoza, pasó a ser escenario para que el Frente Sandinista elevara al pueblo nicaragüense, una vez más, a un sitial de honor y gloria, y para retomar masiva y magníficamente nuestra dignidad, nuestra identidad y nuestro prodigioso espíritu revolucionario.

Desde el Palacio, el 22 de Agosto de 1978, el mundo reconoce en Nicaragua, esa herencia invicta, por un lado, el combativo patrimonio de Augusto Sandino, y por el otro, la dimensión universal, creadora e innovadora del genio de Rubén Darío.

Hermanas y hermanos, compañeros, compañeras, a 30 años de luchas y victorias, en esta Nicaragua sublime, donde día a día renacemos con la misma dignidad y el mismo espíritu inclaudicable de los héroes de todos los tiempos, hoy saludamos a los protagonistas de aquella hazaña concebida y ejecutada por un formidable movimiento revolucionario… este mismo Frente Sandinista visionario, evolucionario y misionero, cuyos compromisos con la justicia, delineados ayer, permanecen inalterables hoy, en estos otros tiempos de Patria y de Victoria.

 

Voy a leer la Programática Sandinista esbozada en la histórica Proclama de hace 30 años:

“Porque luchamos por un gobierno en el que sean los intereses de los humildes, de los obreros, de los campesinos, los que muevan el interés colectivo, ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que se impulse una Reforma Agraria que favorezca a los campesinos, y con ello, el desarrollo del país, ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que no haya desempleo y que el trabajo se haga en condiciones de respeto a la dignidad humana ¡somos sandinistas!

Porque las explotaciones mineras que hoy se encuentran en manos de compañías extranjeras, pasen a manos del pueblo ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que las condiciones de trabajo en el campo cambien en beneficio de los cortadores de caña, café, algodón, tabaco, etc., ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que los maestros reciban trato justo, y para que los empleados bancarios, los empleados públicos, los oficinistas, los dependientes de comercio, lleven una vida digna ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que la libre sindicalización de las y los trabajadores sea una realidad, y para que el costo de la vida se mantenga y no esté subiendo a cada rato ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que el transporte sea digno y eficiente y no fuente de explotación de unos pocos ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que la salud y el bienestar sean derecho del pueblo y la educación sea para todos ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que los niños y la juventud sean felices ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que la Costa Atlántica sea incorporada al desarrollo del país, y nuestros recursos naturales sean defendidos ¡somos sandinistas!

Porque  luchamos para que los bancos sirvan para el desarrollo popular y no para endeudarnos con Gobiernos y bancos extranjeros ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que el crimen organizado desaparezca para siempre y la delincuencia sea combatida ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para que la tortura y el asesinato político, desaparezcan y gocemos de libertades democráticas ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para acabar con la explotación y la discriminación de la mujer ¡somos sandinistas!

Porque luchamos para tener relaciones con todos los países del mundo y terminar con la injerencia extranjera ¡somos sandinistas!”

Hermanas y hermanos, compañeras, compañeros, a 30 años de Luz y Verdad, el Frente Sandinista de Sandino, de Carlos, de todas y todos sus héroes y mártires, el Frente Sandinista de todos los nicaragüenses, con Daniel al frente, sigue, seguimos de frente hacia la realización de los sueños, el cumplimiento de las profecías, la transformación de la vida, hacia la Nueva Sociedad, hacia la Paz social, que sólo puede resultar de la justicia y la solidaridad. Seguimos de frente con el Frente, hacia el bienestar y la felicidad.

A 152 años de la Batalla de San Jacinto, a 30 años de esta milagrosa Gesta del Palacio Nacional, a 30 años casi del Triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional, la disposición es la misma… somos de Patria Libre, somos de No Retroceder, la marcha hacia nuevas y más grandes victorias, no se detiene.

¡Que vivan los 30 años de la Toma del Palacio Nacional! ¡Que viva la Insurrección Popular Sandinista que derrocó a la dictadura! ¡Que viva la Revolución Popular Sandinista! ¡Que viva el Frente Sandinista! ¡Que viva Daniel! ¡Que viva Edén! ¡Que vivan los heroicos combatientes del Comando y que viva Rigoberto López Pérez!

Saludamos la presencia aquí de nuestros hermanos, compañeros del Comando Rigoberto López Pérez: Carlos José Salgado López, cuyo seudónimo fue “El Reverendo”; José Santiago Pupiro Nicaragua, cuyo seudónimo fue “Carmen”; José Hermógenes Hernández, cuyo seudónimo fue “La Tunga”; Donald Pantoja, con el seudónimo de “Mario Peligro”; compañero Eddy Olivares, cuyo seudónimo fue “El Pelado”.

Compañero Porfirio Jalina, con el seudónimo de “Hugo”; compañero Israel Ramírez, cuyo seudónimo fue “El Pendejo”; compañero Rutilio Miranda, cuyo seudónimo fue “El Pecoso”; compañero Juan Lorenzo Hernández, cuyo seudónimo fue “Nicanor”; compañero Billy Ramírez, con el seudónimo de “Cegatuno” y compañero Emilio Mena Alba, cuyo seudónimo fue “Chacalote”. Saludamos, por supuesto, al Comandante Edén Pastora Gómez, Comandante Cero de la “Operación Muerte al Somocismo, Carlos Fonseca Amador.”

Y en nuestros corazones, en nuestra memoria, en nuestra historia de pueblo valiente y combativo, siempre estarán nuestros hermanos ya fallecidos: Comandante Walter Ferreti, “Chombo”; compañero Eddy Chavarría, “El 14”; compañero David Santamaría, “El 23”; compañero Gustavo Morales, “El Macho”; compañero Sergio Campos, “Aldo”; compañero Wilberto Cano, “Porfirio”; compañero José Porfirio Gaitán, “El Pelón”; compañero Edgar Taleno, “Pepe Gallinazo”; compañero Bayardo Salinas, “Eliseo”; compañero Iván Bendaña, “Malicia” y compañero Salvador Monge, “Chirizo”. A todos ellos, a sus familias, nuestro respeto, nuestro eterno reconocimiento, nuestro amor.

El compañero, aquí, saluda a nuestros hermanos confundidos que están al otro lado, que ellos, con su confusión, hacen posible, dice el compañero, que estemos más claros y más definidos en la defensa de este proyecto del pueblo, de este proyecto de la Revolución. ¡Viva la Revolución, compañeros!

Todos nuestros hermanos presentes aquí, recibirán de manos de nuestro Comandante Presidente, la máxima Orden del Frente Sandinista de Liberación Nacional, la Orden Carlos Fonseca Amador. El Comandante Edén Pastora Gómez, recibirá, también de manos del Presidente Comandante, la Orden Augusto C. Sandino, en su máximo grado, Batalla de San Jacinto.

Vamos a llamar a nuestros hermanos: Edén Pastora Gómez, Comandante Cero; a nuestros hermanos del Comando, empezando por el querido compañero Carlos José Salgado López, “El Reverendo”; compañero José Santiago Pupiro Nicaragua, “Carmen”; compañero José Hermógenes Hernández, “La Tunga”; compañero Donald Pantoja, “Mario Peligro”; compañero Eddy Olivares, “El Pelado”; compañero Porfirio Jalina, “Hugo”; compañero Israel Ramírez, “El Pendejo”; compañero, hermano, Rutilio Miranda, “El Pecoso”; compañero Juan Lorenzo Hernández, “Nicanor”; compañero Emilio Mena Alba, “Chacalote”.

Las familias de nuestros hermanos ya fallecidos, recibirán posteriormente, las Órdenes Póstumas Carlos Fonseca Amador, para sus miembros, para sus compañeros: Comandante Chombo, Walter Ferreti; Eddy Chavarría, El 14; David Santamaría, El 23; Gustavo Morales, El Macho; Sergio Campos, Aldo; Wilberto Cano, Porfirio; José Porfirio Gaitán, El Pelón; Edgar Taleno, Pepe Gallinazo; Bayardo Salinas, Eliseo; Iván Bendaña, Malicia y Salvador Monge, El Chirizo.

Repetimos que nuestros corazones siempre conservarán el recuerdo de estos queridos compañeros y el reconocimiento de nuestro pueblo por su heroísmo y su servicio a la Patria.

Queridos compañeros, compañeras, invitamos al Comandante Edén Pastora Gómez, a compartir con nosotros sus palabras en este histórico 30 Aniversario.

 

Palabras de Edén Pastora Gómez

Comandante Cero del Comando

Rigoberto López Pérez

Compañero y hermano, Presidente de todos los nicaragüenses, Comandante Daniel Ortega Saavedra; compañera Coordinadora de Comunicación Social y Ciudadanía, Rosario Murillo; mis hijos presentes, hijas, hijos, nietas, nietos y amigos; y desde luego, Martha, mi sobrina, que no me perdonaría nunca si no la mencionara.

Hermanas y hermanos nicaragüenses, compañeros, que más que compañeros son mis hermanos del Comando Rigoberto López Pérez; Elsie, mi hermana, que viene en representación de mi madre, que me hubiera gustado que viera estas victorias del pueblo de Nicaragua; Yolanda, mi amor.

Estamos conmemorando los 30 Años cuando cumplimos una orden de nuestra Dirección Nacional Tercerista, de aquí, mi Comandante Daniel Ortega, de Humberto Ortega y Tirado López. Una orden que venimos a cumplir bajo nuestra consigna de Patria Libre o Morir; bajo nuestra bandera gloriosa de combate roja y negra, la bandera de nuestro General Sandino.

Ya tenía muchos años de querer hablar con ustedes y, cómo quisiera tener aquí a toda la Resistencia presente, y a todos los gloriosos combatientes del Ejército Popular Sandinista, y quisiera tener frente a mí, a todos los compañeros y hermanos que luchamos en la Guerra de Liberación.

Quisiera tener frente a mí, a los que ya no nos acompañan, que cayeron cumpliendo con un deber patriótico en la Guerra de Liberación, para decirles en estos momentos difíciles, Daniel, más difíciles que el 80 cuando la guerra del imperialismo norteamericano, porque estamos abocados, apoyando a este Gobierno Sandinista, dirigido por nuestro Comandante y su compañera esposa, y miles de hombres y mujeres que todavía amamos a Nicaragua.

Una Revolución difícil, en libertad y en democracia, como la quisieron nuestros héroes y mártires. Una Revolución, difícil hacerla con las leyes de la burguesía. Entregarle la propiedad a los campesinos, títulos de propiedad… ¡nadie había hecho eso! ni siquiera con los campesinos de la Resistencia. Huracán ¿estás por aquí? Navegante ¿estoy mintiendo? El Comandante Daniel Ortega, en los últimos 16 años de Gobierno neoliberal, ningún Presidente había entregado los títulos de propiedad de las tierras, ni siquiera a los de la Resistencia. El único que lo está haciendo y ojalá me oyeran todos los de la Resistencia, y ojalá me oyeran todos los desmovilizados del Ejército Popular Sandinista y del Ministerio del Interior, y que me digan si no es cierto lo que estoy diciendo.

Hace 30 años, nosotros luchábamos por estas cosas, y como dijo la compañera Rosario, ¡por eso somos sandinistas! Hacer la Revolución entregando casas, en la situación económica en que nos encontramos nosotros los nicaragüenses, es una hazaña; mejorar la salud, mejorar la educación; hacerle calles a los barrios, darles bonos de la producción, repartir vacas, chanchos, gallinas; luchar contra estas garroteras, ¿cómo se llaman estos que prestan? usureros; luchar contra la usura, ¡es dificilísimo, sin un medio de comunicación escrito, sin un medio radial! sólo con una televisión, ¡es difícil Daniel, lo que estás haciendo!

Por eso, las mujeres y hombres conscientes, tenemos que apoyar esta Revolución; y por eso les digo a los campesinos y a los trabajadores, a las madres y a los pobres de los barrios, que ¡hay que apoyar esta Revolución! Y, ahí es donde yo no entiendo a mis compañeros de luchas pasadas, cómo no entienden estos programas sociales de este Gobierno Revolucionario; ellos que se autollaman “comandantes programáticos…” no entienden el programa social, los programas sociales de esta Revolución.

Ahí es donde no me funciona ningún esquema y se me caen todos los esquemas, cuando veo al vigilante de la pureza revolucionaria del Glorioso Ejército Popular Sandinista, cuidando que la faja que andás puesta no sea burguesa, que el zapato que usás no sea burgués, y ahora… ¡marchando con los burgueses, con los aristócratas, con los oligarcas! las clases que han oprimido a este pueblo por siglos… ¡no lo entiendo!

No entiendo, cómo, hermanos que estuvieron con nosotros en acciones heroicas, bajo la bandera roja y negra, bajo las órdenes de una Dirección gloriosa, que logró la victoria, que logró derrotar con este pueblo, a la par de este pueblo, hombro con hombro con este pueblo… no entender que la aristocracia, la burguesía, ¡no los va a perdonar nunca! Porque el color rojo y negro que llevamos en el alma, en los años 60, 70 y 80, no se pueden borrar nunca, por más que se quieran desgarrar las vestiduras.

Hay un poeta que anda diciendo que Daniel es ladrón, porque dice que se robó el Partido. ¿No fue él, con Sergio Ramírez y 30 diputados, que dejaron solo al Comandante con el Partido, con sus bases, cuando creyeron que el Frente Sandinista estaba liquidado? Y su ideólogo, el escritor Sergio Ramírez Mercado, hasta escribió un libro… ¡Adiós Muchachos! ¡ya se fueron, ya no vienen jamás…! Yo quisiera saber, qué otro libro va a escribir Sergio cuando vio el 19 de Julio pasado, 300 mil nicaragüenses enarbolando la bandera gloriosa de Sandino, roja y negra.

Y se atreven a decir, que el Comandante Daniel es excluyente, que los ha corrido a todos y se ha quedado solo, Daniel con el Partido. ¡No es cierto…! ¡Lo dejaron solo, lo abandonaron! Y, si no es la perseverancia y tenacidad del Comandante Daniel, basado en sus principios, porque sin sus principios no puede mantener la perseverancia… por eso es que ese grito ¡Viva Daniel! debe de ser un grito de consigna de nosotros. ¡Daniel, Daniel, Daniel! ¡Aunque les duela!

Una figura nacional y una figura mundial, una figura mundial desde hace mucho tiempo, mucho antes que otras figuras mundiales de América Latina, ya era Daniel Ortega, y les duele… ¡y les arde! Pero es un hombre que ha consagrado su vida a este pueblo, y lo acusan porque ahora tiene a su esposa y compañera trabajando con él.

Y dicen que es un Gobierno de familia, pero cuando Daniel, con su hermano Humberto y su hermano, el Apóstol de la Unidad, Camilo, luchaban en familia por este pueblo, que dejaron a su madre y, a su hermana la metieron también al Frente y toda la familia dirigía la Guerra de Liberación, ¡no decían nada, Daniel!

Y una familia que aportó la vida, la sangre de su hermano Camilo, y yo, los vi llorar. Y me dio gusto verte llorar, porque si no hubieras llorado, te hubiera visto como una roca, como un cristal, como un pedernal, y no me hubiera gustado. Te vi humano, te vi sufriendo en el alma por la muerte de tu hermano, aporte tuyo, de tu madre y de tus hermanos, a la Guerra de Liberación. Nadie se lo reconoce.

Estoy apoyando este Gobierno Revolucionario y Sandinista, porque está haciendo la más bella de las Revoluciones del mundo. Una Revolución como la soñó Germán Pomares, una Revolución como la soñó nuestro ínclito sacerdote, Gaspar García Laviana; como la soñaron 50 mil héroes y mártires.

Camilo Ortega soñó esta Revolución, con libertad de prensa, con libertades políticas; ahí se pueden declarar en huelga de hambre y hasta morirse de hambre… que no se iba a morir ¡no es babosa! Morirme de hambre yo, que soy imbécil, allá en mi huelga de hambre con 34 días, pero ella es inteligente y no es babosa. Tienen libertad de marchar, hombro con hombro, abrazados de la aristocracia que ellos combatieron bajo esta bandera roja y negra.

Sobre Carlos Mejía, le voy a decir a este pueblo, que a Carlos yo lo quiero, lo aprecio, lo estimo, como aprecio, estimo y quiero a Dora María Téllez y a Hugo Torres, aunque anden desviados, aunque anden perdidos, aunque no sepan qué está pasando en Nicaragua. Y para hablar de Carlos Mejía, quiero contarles una anécdota histórica, si me permite el Comandante, en el Congresito de Panamá.

Lo voy a contar, Daniel… el Congresito de Panamá se dio porque el Frente Interno, estos mismos, estaban desconociendo a la Dirección Nacional, ¿miento o no miento? Digo la verdad. Entonces, se dio una reunión de los tres Frentes, Frente Norte con Germán Pomares y Francisco Rivera, “El Zorrito” cariñosamente. Se dio la reunión con el Frente Interno, Oscar Pérezcassar, Joaquín Cuadra, Dora María Téllez, etc. etc., y el Frente Sur Benjamín Zeledón, para planificar futuras acciones y consolidar el mando de la Dirección Tercerista.

Pero se había dado una situación, que el Frente Interno, acusaba a los compañeros de la Dirección y, entre las acusaciones, estaba la de apoyar a Edén Pastora, socialdemócrata, reformista, aliado de la burguesía, conservador; y “Pin”, Oscar Pérezcassar, un hombre valiente, lleno de muchos méritos, me trató muy mal, hasta llegarme a comparar con Mundo Chamorro, como algo despreciable.

Yo que oí el cassette, me molestó mucho; fuimos a la reunión y empezamos los análisis objetivos y subjetivos y el Frente Norte pasó su informe de la problemática del Frente Norte; el Frente Interno también pasó su análisis, y cuando vino el Frente Sur, que yo estaba indignado, molesto, violento, pasó su informe el Frente Sur.

El Frente Sur hacía la propuesta que, de los tres miembros de la Dirección, los dos hermanos Ortega, ya Camilo había muerto, y Tirado López, que también anda perdido en la jungla de la política, se aumentara a nueve, dos del Frente Norte, dos del Frente Sur, dos del Frente Interno y los tres históricos.

Cuando el Frente Sur pasó el informe, y les presentamos 20 bases donde habían mil 200 hombres armados, estructurados, disciplinados, militar y políticamente, Oscar Pérezcassar, “Pin”, que me había tratado muy mal, y que yo estaba muy molesto con él y la tenía rumiando dentro de mi alma, Oscar Pérezcassar dijo: “¡tenemos un ejército!” ¿Te acordás esa expresión, mi hermano?

Yo, que estaba indignado, le dije: “sí, pero buscate otro Comandante, porque hasta aquí yo sigo en el Frente Sandinista de Liberación Nacional.” Y empezó un diálogo violento, palabras duras de aquí para allá, y “Pin” callaba; y yo hasta aquí trabajo con hombres que mañana me van a matar dentro del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Mi hermano Daniel, Humberto y Tirado, no me pudieron convencer que me quedara… ¡Momentos difíciles! Pero el cuento lo alargo para llegar a esto: Al día siguiente, tomo mi maletín, argumentaron y argumentaron; Daniel argumentó y argumentó Humberto, y argumentaron todos, y no me hacían desistir de que yo me iba; al día siguiente, cuando me estoy despidiendo y voy para donde el General Torrijos, Francisco Rivera, “El Zorro”, a quien yo admiraba, admiro y quiero todavía, me dijo: “¡Edén sentate, quiero que me oigás!” Y ahí vamos a entrar al tema de Carlos Mejía Godoy.

Y me dijo el Zorro: “Edén, yo te conocí por Filemón, mi hermano, compañero tuyo desde las guerrillas del 60, y te aprendí a querer por Filemón, porque te conozco muy bien, pero también Filemón, que me enseñó a conocerte y a quererte, me enseñó…” oigan qué importante, histórico, para el pueblo nicaragüense lo que les voy a contar… “pero me enseñó que un sandinista y un revolucionario, no puede decidir de su vida, porque nosotros le pertenecemos al pueblo; nuestras vidas le pertenecen al pueblo.”

Y me dice Francisco Rivera: “nuestras acciones le pertenecen al pueblo y nuestros bienes le pertenecen al pueblo, si somos sandinistas y somos revolucionarios. Vos diste tu finca El Pilón a la organización que dirigía la Guerra de Liberación de nuestro Pueblo; entonces, vos no podés decidir de tu vida, ¡porque tu vida le pertenece al pueblo!” Así me lo dijo Francisco Rivera.

Y hoy quisiera que estuviera vivo, para que se lo dijera a Carlos Mejía Godoy: que sus cantos no le pertenecen a él, si él es revolucionario y es sandinista; sus canciones, sus inspiraciones a base de nuestra sangre, de nuestro sacrificio, de nuestra lucha, ¡nos pertenecen a nosotros los nicaragüenses! Carlos, si sos revolucionario y sos sandinista, tu inspiración, tu vida y tus obras, nos pertenecen a nosotros los nicaragüenses, aunque Daniel Ortega sea el Presidente de Nicaragua.  

Y eso también quiero decirle a Dora María Téllez y se lo quiero decir al General Hugo Torres y, por eso es que dije que aquí, quisiera tener a la Resistencia, al Ejército, a las Tropas Pablo Úbeda, a todos los sandinistas de Nicaragua, a los verdaderos sandinistas… Nuestras acciones, nuestras vidas, nuestras cosas si tenemos bienes, no nos pertenecen a nosotros los revolucionarios sandinistas, le pertenecen al pueblo.

Y entonces mi respuesta fue, les voy a decir la palabra dura, se las voy a decir dura: “¡te cagastes en mí! le dije, me obligaste a seguir trabajando con este tal por cual.” Y también fui duro con Pin, él se calló, pálido, después nos arreglamos; ya en el fragor de la lucha nos arreglamos, y ahora que él dio su vida, lo perdono, lo quiero, y lo siento como mi hermano, aunque en un momento fue duro conmigo.

Eso les venía a contar a ustedes, para decirle a Carlos: dejanos a los miles de sandinistas oír tu inspiración divina, revolucionaria, que te inspiraste con el dolor de nuestro pueblo, y que nos pertenece a nosotros los nicaragüenses, a los sandinistas, o declará que no sos sandinista y que no sos revolucionario, para que podás cantarle al que vos querrás.

Esa es la gran libertad que soñaron nuestros Héroes y nuestros Mártires, y que todavía los queremos y que todavía les decimos, piensen, analicen, reflexionen, platiquen entre ustedes, platiquen con todos, para que ustedes tengan oportunidad de rectificar, y no llegar a posiciones irreversibles… que ya están llegando a ellas.

Mandar a sus hijos a poner letreros en los muros, letreros de “Rigoberto vuelve…” ¡es criminal decir que a Daniel hay que matarlo! Y hay que decirlo claro, meridiano, que eso es lo que están haciendo poniendo en los muros “Rigoberto vuelve.” No saben, no conocen la cólera de este pueblo… ¡cuidado!           

Se los digo con el reconocimiento a la heroína, se los digo con el amor, el respeto, el cariño, la consideración que le tengo a Dora María, que no es recíproca… es de aquí para allá, pero de allá para acá no hay nada. Les digo que mediten, que piensen y que la aristocracia, la burguesía no los va a perdonar nunca. El color rojo y negro, y no es con ánimo de hacerle propaganda, es color rojo y negro de la Sherwin Williams… ¡no se puede borrar! Y, por más que se rasguen las vestiduras, nosotros seguimos haciendo una Revolución en Libertad y en Democracia.

Y estas cuatro palabras a ustedes, es en Conmemoración de ese 30 Aniversario de una Gesta Heroica de este pueblo, cumpliendo órdenes de nuestro Comandante, que hicimos que el mundo volviera los ojos a Nicaragua, y se quedara espantado de ver el horror que estábamos sufriendo los nicaragüenses, y consiguiéramos el apoyo internacional.

Otra cosa que logramos, hermano Daniel, es que terminamos con el mito de que la Guardia era invencible; le perdimos el miedo a la Guardia, este pueblo le perdió el miedo… no del miedo que hablan ahora, ¿miedo a qué, ahora…? sin cuartos de torturas, sin exilados, sin cárceles políticas, sin ejército que culatee, sin policías que te persigan… ¡con una libertad…! ¿libertad? ¡Libertinaje! en La Prensa, en los medios de comunicación, que pueden darse el lujo de traer, ante la incapacidad de la oposición, traen extranjeros políticos fracasados en México, que no pudieron hacer el cambio.

En estos momentos de guerra, una guerra mediática, de condiciones distintas, tenemos que hacer esta Revolución, aunque nos cueste mucho más que la Toma del Palacio, mucho más de lo que le costó a Germán Pomares, a Camilo Ortega; mucho más de lo que le costó al sacerdote; mucho más de lo que le costó a los 50 mil mártires y héroes; y por eso, esa bandera será siempre y la llevaremos en el corazón, y nuestro grito será de verdad de ¡Patria Libre o Morir!

 

Palabras de Daniel

30 Años del Asalto al Palacio, de la Toma del Palacio. Recuerdo a Edén que andaba siempre con la propuesta de que para liberar a los compañeros que se encontraban prisioneros, no había más alternativa que tomarse este Palacio Nacional. Finalmente, esa propuesta, esa idea, fue aceptada y aprobada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Después vinieron los preparativos, las dificultades, las complejidades, las contradicciones normales que se dan entre hermanos de una misma familia; contradicciones como las que expresaba Edén, recordando a ese extraordinario compañero al que hacía alusión, nuestro hermano Pérezcassar, cuyo seudónimo era Pin, cariñosamente le decíamos Pin; le teníamos mucho cariño.

Él tenía una formación y en ella, lógicamente, eso llevaba contradicciones. Las contradicciones habían sido tan grandes en esa época, que el Frente Sandinista se había dividido en 3 vertientes: la Vertiente Insurreccional, la Vertiente Guerra Popular Prolongada y la Vertiente Proletaria. Eran 3 vertientes, sobre todo eran diferencias de orden táctico y de orden estratégico, eran diferencias profundas y eso llevó a la división.

Pero, en medio de la división había comunicación, en medio de la división siempre tuvimos nosotros el cuidado de no caer en la confrontación con los hermanos, que desde su punto de vista consideraban que el planteamiento de lucha insurreccional no era el más indicado; de los que consideraban que el planteamiento de la política de lucha popular con amplias alianzas, no era el mejor camino.

Pero nosotros persistimos, comunicándonos, dialogando y no respondiendo, porque se produjeron ataques; ataques que indiscutiblemente los recogían alegremente los medios de comunicación de la derecha, cuando salían ataques, comunicados de un grupo, de una corriente del Frente, en contra de quienes defendíamos la tesis insurreccional.

Y es que no había más alternativa que la lucha insurreccional que llevaría al pueblo a participar en su propia liberación; no era el pueblo como observador, esperando a que las columnas guerrilleras vinieran a liberarlo, sino que era el pueblo incorporándose a la batalla revolucionaria.

Y fue así, en ese contexto de lucha, complejo, con compañeros valientes, heroicos, como el compañero, nuestro hermano Pérezcassar, que en medio del calor de las discusiones, al final, como decía Edén, se daban la mano, se abrazaban, porque en primer lugar, eran hermanos sandinistas, hermanos revolucionarios. Él cayó en combate en León, en el grupo que se conoce como los Héroes de Veracruz, un grupo de compañeros que fueron asesinados por la tiranía somocista.

Recuerdo también, cómo viajamos en esos días, antes de los preparativos del Palacio, Edén nos hablaba de una reunión que sostuvimos en Panamá, en un cuartel donde nos brindó condiciones nuestro querido hermano, el General Omar Torrijos, para que nos reuniéramos y fortaleciéramos la Unidad.  Nosotros decíamos, la Unidad no se va a lograr con insultos, con descalificaciones; la Unidad la vamos a lograr en la práctica, e invitábamos entonces a los compañeros de las otras Tendencias, a librar la batalla en la práctica, los invitábamos a unirnos en la lucha insurreccional.

Después de esas reuniones, en una de tantas ocasiones viajamos a Cuba, ahí estaba Edén, estaba también el compañero Oscar Pérezcassar, Manuel Coronel, éramos cuatro, y estuvimos conversando largamente con Fidel, quien nos preguntaba sobre el tipo de lucha que estábamos librando, lo que significaba esta lucha de corte insurreccional. Fidel, siempre con aquel detalle, con aquella minuciosidad, y ahí estábamos conversando largas horas con Fidel, que nos estaba brindando una cooperación, una colaboración, una solidaridad invaluable.

Nosotros podríamos asegurar que sin el ejemplo y la solidaridad de Cuba, difícilmente hubiésemos triunfado el 19 de Julio de 1979; porque aquí había mucho arrojo, mucho valor, mucha combatividad, pero no bastaba el valor, no bastaba la conciencia, si no venía acompañada de los fusiles. Y, ahí Cuba fue decisiva para aportarnos su cooperación, su solidaridad.

Por eso, en este 30 Aniversario, le decimos a Cuba, a su pueblo heroico, le decimos a Raúl y le decimos sobre todo, a Fidel: ¡Gracias Fidel, por toda tu solidaridad incondicional, incondicional! Aquí está Edén… ¡nunca se le ocurrió a

Fidel ponernos condición alguna! No nos decía ustedes tienen que hacer determinas cosas; simplemente preguntando, recogiendo información, valorando lo que estábamos haciendo, cuidadoso, respetuoso, como ha sido y sigue siendo Fidel.        

Recuerdo, y eso me quedó grabado para siempre Edén, y creo que a Fidel también, que tiene una memoria extraordinaria, cuando nos estamos despidiendo, vos le decís a Fidel: “Prepárese Comandante, que nos vamos a tomar el Palacio Nacional de Nicaragua.” Todavía no estaba decidida la acción y ya Edén se había adelantado.

Luego se produce el hecho histórico, donde un puñado de jóvenes, de extracción humilde en su inmensa mayoría, comandados por Edén y como lugartenientes de él, Dora María Téllez, Hugo Torres y Chombito, Walter Ferreti, que era un extraordinario combatiente. Y con el apoyo del Frente Interno del Frente Sandinista, que en ese momento estaban Oscar Pérezcassar, Joaquín Cuadra; ese extraordinario, heroico combatiente, Hilario Sánchez.

Todos estos hermanos contribuyeron; o sea, toda una base de apoyo donde se involucraron muchos hermanos, muchos compañeros, incluyendo el actual Alcalde de Managua, Nicho Marenco, que también se involucró en lo que fue el apoyo a esta operación que llevaba el nombre de “Muerte al Somocismo.” Comando Rigoberto López Pérez, era el nombre del Comando.

Gracias a esta acción heroica, donde jugó un papel determinante Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, porque fue el que intermedió entre el dictador y el comando, entre el dictador y el Frente Sandinista para que finalmente, se lograra una solución, como la que se logró, y que no terminara esto en un baño de sangre, porque ganas no le faltaban al tirano para echar los tanques, la aviación, los cañones en contra del Palacio, apostando a que los compañeros y las compañeras, por el agotamiento, por el desvelo, irían perdiendo facultades, reflejos, para el combate. Y la verdad es que no fue fácil.

Luego conversábamos de cómo el agotamiento, el desvelo iba golpeando, la tensión en que se encuentra, en esas condiciones, un combatiente, una combatiente. Y, gracias a Su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, se logró alcanzar el objetivo: la libertad de los prisioneros.

Se logró alcanzar el objetivo de liberar a los prisioneros, donde nosotros, que elaboramos las listas de quienes debían ser liberados, no se nos ocurrió ¡bajo ningún punto de vista, ni se nos pasó por la cabeza! dejar fuera a ninguno de los compañeros o compañeras que guardaban prisión, simplemente porque pertenecían a otras de las tendencias que nos habían insultado, que nos habían difamado, que nos habían calumniados, ¡porque lo hicieron, queridos hermanos nicaragüenses! a través de los medios de comunicación, comunicados completos, publicados alegremente en los medios de comunicación de la derecha al servicio del imperio.

Y finalmente se logró, como les decía, no solamente la libertad de los prisioneros, sino que también se publicaran estos comunicados del Frente Sandinista en los diarios, que se leyera en las radios, en cadena de radio, en cadena de televisión, porque no había libertad de expresión en Nicaragua… ¡qué capaz que se iba a poder ejercer la libertad de expresión, el libertinaje como bien decía Edén, en aquellos tiempos, como se ejerce ahora!

Y al Frente no le quedaba más alternativa que recurrir a este tipo de acciones, no solamente para liberar a los prisioneros, sino que también dar a conocer sus mensajes, sus propuestas, las bases del Programa Histórico del Frente Sandinista, que las leía ya la compañera Rosario.

Han pasado 30 años de esa Gesta Heroica y debido a la guerra que se le impuso a nuestra Patria, después del año 1979; luego, la llegada al Gobierno de quienes apostaron a instalar un modelo al servicio de los ricos, el capitalismo salvaje lo llamó Su Santidad el Papa Juan Pablo II, así lo llamó con esas palabras: ¡capitalismo salvaje!

Impusieron el capitalismo salvaje durante 16 años, y claro, en esas condiciones, algunos hermanos, algunos compañeros que vivieron momentos heroicos, que expusieron la vida en diferentes circunstancias, tanto en la lucha contra la dictadura de Somoza, como en la defensa de la Revolución del 79 al 90, pero luego, algunos compañeros, con el paso del tiempo, decidieron alejarse y tomar otros caminos.

Incluso, al extremo de llegar en estos momentos, a andar de la mano, con quienes son nuestros mayores adversarios, adversarios del pueblo, enemigos del pueblo, andar de la mano con ellos en marchas, en manifestaciones, financiadas por las agencias de inteligencia del Gobierno norteamericano. Y, a repetir nuevamente, campañas de calumnias ¡que ya conocemos! porque cada que vez que viene una Elección, ellos arremeten con sus campañas de calumnias, de difamaciones, pensando que con eso van a confundir al pueblo nicaragüense.

A partir del año 1990, nosotros apostamos por el regreso al Poder a través de los votos. Habíamos tomado el Poder a través de las armas en 1979; habíamos ratificado ese Poder en el año 1984, en esas primeras elecciones libres que se realizaron en nuestro país, en medio de la guerra, y habíamos dejado el Gobierno el 25 de abril del año 1990.

Ahí empezó la vacilación, el temor de algunos compañeros, la desmoralización de algunos compañeros y compañeras, que pensaron que ya había llegado el fin del Frente Sandinista, que había llegado el fin de las revoluciones en América Latina y El Caribe; que había llegado el fin de la lucha de los pueblos en el mundo y empezaron a rendirse, a venderse, empezaron a claudicar.

Empezaron a lanzar calumnias en contra del Frente Sandinista, en contra de su Dirigencia, que repetidas alegremente en los medios de comunicación de la derecha, no estaban más que destinadas y están destinadas a tratar de arrebatarle al pueblo la gran victoria que obtuvo en las pasadas Elecciones y que llevó nuevamente al Frente Sandinista al Poder, el 10 de enero del año 2007.

Quienes pensaban que ya no era posible que el Frente retomara el Poder, quienes pensaban que éramos unos ilusos y unos soñadores, o unos locos, pues, el pueblo está más cuerdo que ellos y el pueblo le dio su voto al Frente Sandinista y por eso el pueblo está respaldando al Gobierno del Frente Sandinista, y por eso el pueblo está ejerciendo la Presidencia en nuestro país.

Y en este año y ocho  meses que tenemos de estar en el Gobierno, se han caído las mentiras… ¿dónde está el Servicio Militar? después que repetían y repetían, si gana Daniel, va a volver el Servicio Militar; después que repetían, si gana Daniel va a volver la guerra con los  Estados Unidos; después que repetían y repetían, si gana Daniel no van a entrar las remesas, se va a acabar la libertad de prensa, la libertad de expresión.

¡Cuántas mentiras, cuántas infamias, cuántas calumnias repitieron! Ataques de todo tipo, desde los más vergonzosos ataques políticos, de quienes claudicaban escribiendo su claudicación en artículos en los periódicos de la derecha, hasta los que llegan al ataque personal.  No tienen escrúpulos, sencillamente ¡están desesperados!

Están desesperados porque se les cayó la mentira y saben que el pueblo, hoy más que nunca, está convencido que le mintieron durante 16 años, que le ofrecieron salud, trabajo, educación, y lo que hicieron fue arrebatarle esas conquistas sociales. Y esas conquistas sociales, le han regresado al pueblo a partir del 10 de enero del año 2007, y el pueblo ¡nunca jamás se volverá a dejar arrebatar estas conquistas! Nunca jamás se volverá a dejar arrebatar estos derechos; nunca jamás el pueblo se dejará confundir, hoy más que nunca.

Estamos en un mundo donde tenemos que aprender a librar estas batallas, tomando en cuenta las circunstancias históricas, tomando en cuenta el proceso que se vive en América Latina y El Caribe, tomando en cuenta la situación global, pero, el elemento fundamental para que este proceso continué, es el Amor, la Fe en Cristo.

Mi socialismo nació inspirado en el cristianismo, cuando yo era un niño, y cuando Cristo dice: Amá a tú prójimo como a vos mismo, ¡ese es un principio socialista! Esa es la Solidaridad, esa es la Justicia, ese es el Amor. Eso es lo que estamos poniendo en práctica los nicaragüenses y lo que nos va a permitir salir de la pobreza, de la miseria, del analfabetismo, de todos los terribles flagelos y plagas que nos heredó el neoliberalismo en Nicaragua.

En este 30 Aniversario queremos expresarle nuestro cariño, nuestro reconocimiento a los hermanos que sobrevivieron a esa Gesta Heroica; al Comando Rigoberto López Pérez, a su Comandante Edén Pastora; decirle a los hermanos que se han ido por otros caminos, que ya lo decía Edén… los están usando, ¡los están usando! los están masticando, pero no se los tragan, ¡tengan la seguridad! Los mastican, pero no se los tragan, les dan publicidad, pero hasta ahí nomás… ¡los están utilizando!

¿Qué les decimos? Las puertas del Frente Sandinista, hermanos, están abiertas para ustedes; esta es la razón de ser de ustedes, esta es la casa de ustedes. En esa otra casa donde quieren entrar, el día que intenten entrar… los van a sacar a golpes, a empellones, a patadas. Porque la aristocracia, los explotadores, los vende patria, los imperialistas, no pueden tener más que odio hacia todo lo que significa lucha por los pobres, lucha por los campesinos, lucha por el pueblo.

Y ustedes, los que se han distanciado, fueron parte de ese proceso heroico, que liberó al pueblo nicaragüense, que le dio dignidad a este pueblo ¡y eso no lo perdona el  imperio! Eso no lo perdonan los capitalistas, eso no lo perdona la oligarquía, por mucho que los abracen, ese es el abrazo de la muerte. El abrazo de la vida está aquí, con el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

En este 30 Aniversario, nuestro saludo muy especial, nuestro cariño, nuestro Amor, a las madres, a las viudas, a los hijos, a las hijas de los hermanos que cayeron, que fallecieron a lo largo de estos años. 11 hermanos cayeron, 11 hermanos fallecieron, y yo digo: “cayeron en combate.” Aunque hayan fallecido de alguna enfermedad, cayeron en combate porque ellos mantenían siempre firme sus ideales, sus banderas, su espíritu de lucha.

En combate cayó Walter Ferreti… ¡quién lo va a dudar que cayó en combate! y todos los hermanos que fallecieron, porque murieron con la conciencia comprometida con la lucha de este pueblo y con la dignidad de esta Patria.

Nuestro saludo a todos los familiares del Comando y ¿qué podemos decir en esta fecha? Hoy más que nunca tenemos que tomarnos más Palacios ¿con qué? Con la conciencia, para acabar con el hambre, con el desempleo; para acabar con el analfabetismo, para acabar con la mortalidad infantil, para que Nicaragua, realmente, sea una nación libre y verdaderamente democrática.

¡Que vivan los héroes del Comando Rigoberto López Pérez!

¡Que viva el 30 Aniversario del Palacio!

¡Honor a los héroes y mártires!

¡Sandino vive… la lucha sigue!

¡Que viva Carlos Fonseca!

¡Que viva Germán Pomares!

¡Que viva Camilo Ortega!

¡Que vivan los héroes y mártires!

¡Y que viva Nicaragua bendita y siempre libre!

también te puede interesar