Nicaragua

¡Salvar la solidaridad, salvar la humanidad!

Encuentro de Daniel con Brigadas Médicas de China Taiwán

Delegación de Taiwan
Encuentro de Daniel con Brigadas Médicas de China Taiwán | Jairo Cajina

Redacción Central |

Encuentro de Daniel con Brigadas Médicas de China Taiwán

Palabras de Chin Mu Wu

Embajador de Taiwán

Muy buenas tardes, Excelentísimo Presidente, compañera Rosario; señor Ministro de Salud, Guillermo González; señor Gustavo Porras, Secretario de la Federación de Trabajadores de la Salud; muy buenas tardes, queridos compatriotas, médicos que vienen desde Taiwán y desde Los Ángeles.

Hoy día, con mucho gusto, nos sentimos muy contentos de tener dos brigadas que vienen acá para ayudar a Nicaragua, para patentizar los lazos de amistad del pueblo de Taiwán hacia el pueblo de Nicaragua; la Brigada Taiwan Root Medical Peace Corps, vienen directamente de Taiwán, compuesta por 32 médicos, enfermeras, ayudantes, farmacéuticos.

Ellos van a estar en el país por cinco días, desde mañana hasta el domingo, van a visitar los Departamentos de Estelí, en la comunidad de Condega; Nueva Segovia, donde estarán en la comunidad Susucayán y, en Madriz, van a estar en La Playa, en los lugares que más necesitan la atención médica.

La otra Brigada, que viene desde Los Ángeles, la integran médicos, pediatras, dentistas, farmacéuticos, cardiólogos, gente de apoyo, también van a estar acá por 5 días, ofreciendo atención médica en Ciudad Sandino, en el Distrito VI, Villa Libertad, y también en Tipitapa.

Los médicos me contaban que se sienten muy orgullosos de venir a un país como Nicaragua, un país que siempre nos apoya, con el que mantenemos muy buenas relaciones, y por eso ellos, con mucho gusto, con mucha voluntad han venido acá.

También quisiera informar a todos ustedes, que los médicos tienen sus clínicas, algunos trabajan en los hospitales; ellos sacrifican su tiempo, pagan los boletos, alojamiento y alimentación, para patentizar su amistad, su apoyo al pueblo de Nicaragua.

Muchas gracias por el tiempo que nos ha dispensado esta tarde, para conversar, para tener esta oportunidad de conocer este bello país. Muchas gracias.

Palabras de Daniel

Gracias Embajador. Hermanos nicaragüenses, familias nicaragüenses, hoy estamos recibiendo a dos Brigadas de hermanos originarios de Taiwán; una brigada, como explicaba su Embajador Jaime, es la Brigada Taiwan Root Medical Peace Corp, es una institución que se dedica a brindar cooperación, solidaridad en el campo de la salud.

Fue fundada en 1995, tiene ya 13 años, y le damos la bienvenida a todos ustedes, queridos hermanos, queridas hermanas de la Brigada del Cuerpo Médico de Paz de Taiwán Root.

Sabemos que van a estar en municipios bastante alejados de la Capital, de Managua, donde la población está fundamentalmente de cara a las actividades agrícolas, ganaderas, como el Municipio de Condega en Estelí. Ya saben los hermanos de Condega, van a tener una brigada médica atendiendo, vienen a reforzar a todas las brigadas médicas que tiene el sistema de salud, pero hacen falta y llegan en buen momento. En Nueva Segovia van a estar en la Escuela de Susucayán, y en Madriz, en la escuela La Playa de Somoto; es decir, van a estar en zonas campesinas, pobladas fundamentalmente por campesinos.

La otra brigada, viene de los Estados Unidos de Norteamérica, es la Brigada de la Asociación de Médicos de Taiwán de Norteamérica, fundada en 1984, tiene ya 23 años y aquí, viene todo este personal médico a brindarles también su solidaridad a las familias nicaragüenses.

Vienen médicos de Baltimore, Cleveland, Chicago, Kansas, Michigan, Nueva York, Pittsburgh, California, Washington, Hawai, de una cantidad de ciudades de los Estados Unidos. Van a estar aquí en Managua, en el Centro Chino, kilómetro 15 y medio Carretera a Masaya; también estarán en Ciudad Sandino, en el Distrito VI, Villa Libertad, y en el municipio de Tipitapa.

Esta Brigada tiene 36 integrantes y, la Brigada de Médicos de Taiwán que viene de los Estados Unidos es un contingente de 32, entre médicos, enfermeras, especialistas, farmacéuticos, voluntarios; es decir, un gran total de 68 hermanos originarios de Taiwán, que vienen a brindar su solidaridad, su cooperación en el campo humanitario de la salud, al pueblo nicaragüense.

En Nicaragua, de acuerdo con la Ley, con la Constitución, tenemos servicios públicos de atención médica, que son gratuitos, para la población de escasos recursos y, hay también servicios médicos privados; hay hospitales públicos y también hay hospitales privados grandes, medianos, clínicas privadas.

Desde el año 1979 a 1990, logramos establecer en Nicaragua, un Sistema Único de Salud, para poder cubrir las demandas de la población y esto nos permitió, entre otras cosas, erradicar la Poliomielitis, que se erradicó en esa época, en ese período y, organizar jornadas de salud con la participación de voluntarios, sobre todo jóvenes, miles de jóvenes, y las familias, participando en jornadas voluntarias para poder prevenir enfermedades, sobre todo, en los niños.

A partir del 10 de enero del año 2007, hemos retomado estos programas, donde tenemos la salud pública y el ejercicio de la medicina privada. En la salud pública, se ha triplicado la asistencia, la demanda de la población hacia los puestos de salud, centros de salud, porque se está respetando el principio de la atención gratuita, y entrega de medicamentos también gratuitos.

Atención médica que incluso, había desaparecido o no existía, y donde se han incorporado instrumentos clínicos, médicos, de última generación, para poder atender a la población de escasos recursos que no puede pagar un servicio médico en una clínica u hospital privado; que no puede pagar una Tomografía, una Resonancia Magnética, ahora, los hospitales públicos tienen ese servicio.

Se ha incorporado un sistema de atención para los pacientes renales, para que puedan aplicarles la diálisis; igualmente, salas especiales para los casos de VIHSIDA. Esto hace que la presión sea enorme y los recursos del país son muy limitados; la presión sobre el personal médico y las enfermeras es enorme ahora, porque tienen que atender tres, cuatro veces más pacientes, todos los días, de los que atendían hasta hace unos años.

El abastecimiento médico todavía no es suficiente como para cubrir la demanda, porque hace falta sobre todo, la medicina preventiva, y a eso le estamos dando una especial importancia. Lo que nos encontramos son con miles de casos de ciudadanos, de familias, que no habían recibido atención médica, empiezan a recibirla, y claro, llegan con múltiples enfermedades, demandan de medicamentos, se les entregan éstos, pero en ocasiones faltan los medicamentos para poder cubrir la enorme demanda que hay sobre los servicios médicos.

De tal manera, que la situación todavía sigue siendo muy difícil, muy compleja, en cuanto a la demanda de la población, que es mucho mayor que las capacidades que tiene instaladas el Sistema de Salud. Ahora, estamos trabajando para ampliarlo, mejorarlo; hay hospitales que tienen que demolerse y construirlos nuevos, porque están totalmente vencidos y, modernizar la atención médica para la gente de escasos recursos.

Desgraciadamente, en este país, en los últimos años, la gente pobre estaba totalmente marginada de los beneficios del desarrollo de la ciencia; y ahora, estamos trabajando para que los pobres se beneficien, de lo que significa el avance de la medicina en todos los campos, y que eso permita salvar vidas, sobre todo.

A este problema se había agregado también, la falta de energía eléctrica, o sea, el 10 de enero del año pasado, que nosotros llegamos al Gobierno, teníamos racionamiento en el país, todos los días, ¡de hasta 12 horas al día! Un problema serio que afectaba en todos los campos, y afectaba también en el campo de la salud, porque, ustedes saben lo que significa estar en un quirófano y de repente ¡se fue la luz! donde hospital no tiene planta de emergencia.

Claro, donde el hospital tiene planta de emergencia, pues se recurre a ella, pero donde no hay, y se está atendiendo a un paciente, se fue la luz, ¡las dificultades que se pasan, los riesgos que se corren, las vidas que se pueden perder! Hemos logrado en estos momentos, resolver ese problema del servicio de energía, y eso nos permite darle más seguridad a la atención de la población, sobre todo en las zonas urbanas, en los poblados, donde hay más distribución de energía, porque todavía, tenemos zonas del campo donde no llega la energía.

Yo insisto en señalar que tenemos dos prioridades en Nicaragua: la alimentación y la salud para el pueblo; la educación es fundamental, es cierto, pero, si un niño no está bien alimentado; si un niño o una familia, está en una situación de extrema pobreza, difícilmente ese niño va a ir a la escuela, ¡no va a la escuela! Para que tengan una idea de lo que pasó en Nicaragua en los últimos años, en el año 1979, cuando nosotros llegamos al Gobierno, por primera vez llegamos al Poder, nos encontramos con el 60% de la población en el analfabetismo.

Nos dimos a las tareas en el campo alimentario, a las tareas en el campo de la salud y, a la tarea de alfabetizar al pueblo… una Campaña Nacional de Alfabetización que tuvo el reconocimiento de los organismos de Naciones Unidas, y logramos reducir el Analfabetismo al 12.5%. Nosotros dejamos el Gobierno en 1990, después de unas elecciones y, de 1990 en adelante, se empezaron a aplicar otro tipo de políticas económicas, que hoy son seriamente cuestionadas a nivel mundial, a nivel global.

El resultado fue que, después de 16 años de estas políticas, nos encontramos con que Nicaragua pasó a estar entre los países más empobrecidos de América Latina: Haití, Honduras, Bolivia, Guyana y Nicaragua, los países más empobrecidos, con los pueblos más empobrecidos y, el Analfabetismo que nosotros habíamos logrado reducir hasta el 12.5%, en estos 16 años, de 1990 hasta enero del 2007, ¡creció hasta un 35%!

La lucha que estamos librando, realmente es muy compleja, muy difícil, pero estamos logrando avanzar, contando con la voluntad, el espíritu de lucha del pueblo nicaragüense, y la cooperación internacional, y en este caso particular, la cooperación sin condiciones, sin condicional, del pueblo de Taiwán, del Gobierno de Taiwán.

Como les decía, hablamos de salud y alimentos para el pueblo; ¿cómo los alimentos para el pueblo? Produciéndolos, dándole al pueblo las condiciones y los instrumentos para que la misma población pueda producir los alimentos. Nosotros tenemos una población mayoritariamente de cara al campo; ustedes van a todos estos poblados que van a visitar, y son poblados donde no hay industria; poblados donde su actividad depende de las actividades agrícolas o de las actividades ganaderas.

Esto nos permite trabajar en programas como el que llamamos Hambre Cero, con el fin de que la población pueda producir los alimentos, alimentarse la familia, y también, entrar al mercado de los alimentos; poder abastecer a todo el país y poder abastecer también a países hermanos en Centroamérica, o a otros países hermanos en toda la región de América Latina, incluso, poder colocar algunos productos en Taiwán.

En esta lucha por los alimentos, tenemos la cooperación de Taiwán, creo que ya usted les explicaba, tenemos la cooperación de Taiwán en el campo tecnológico, en financiamiento, etc., para que los campesinos puedan producir alimentos.

Ustedes, los que ya han estado aquí, en Nicaragua en otras ocasiones, algunos habrán estado en Nicaragua, ¿algunos han estado antes por acá? ¡Ah, primera vez que están por Nicaragua! Ustedes vienen de un país, de un pueblo, que tiene 36 mil kilómetros cuadrados, Nicaragua es casi 4 veces la extensión territorial de Taiwán y, cuando recorran los caminos, cuando vayan a los pueblos, van a decir: ¿cómo es posible que un país con tanta riqueza, esté en tanta pobreza? Se lo van a preguntar, porque es un país que tiene mucha riqueza, muchos recursos naturales; tierras fértiles por todos lados, agua por todos lados, a pesar de la deforestación, a pesar del impacto que ha habido en el ambiente, todavía Nicaragua tiene grandes reservas.

Ustedes se van a preguntar, ¿cómo es posible que Nicaragua con tanta riqueza, con tantos recursos, esté en estas condiciones? Bueno, es un problema de falta de solidaridad, de falta de políticas económicas, sociales, que pongan a trabajar toda nuestra economía, porque tenemos ese potencial en nuestro país.

Quiero agregar que, a lo que son las grandes tareas de la lucha para que el pueblo, las familias puedan alimentarse, a la lucha para prevenir y combatir las enfermedades en el campo de la salud, también estamos desarrollando labores en el campo de la educación, alfabetizando nuevamente a Nicaragua, para erradicar el analfabetismo ¡acabar con el analfabetismo! y garantizando la educación gratuita a la gente de escasos recursos.

Porque también en la educación tenemos escuelas públicas, pero desgraciadamente, antes estaban cobrando; y, hay también escuelas privadas; es decir, en Nicaragua hay escuelas y universidades públicas, y hay universidades y escuelas privadas. Lo importante es que le garanticemos a los nicaragüenses, la posibilidad de ir a la escuela pública, a la universidad pública si no tiene recursos; y si los tiene, ir a la escuela o a la universidad privada, o ir a estudiar en el extranjero, pero, garantizarle a la inmensa mayoría de la población, que es la que está en más dificultades, el acceso a la educación, y empezando por erradicar el analfabetismo.

Les decía que ahora que recorran las carreteras, los caminos y se encuentren con el pueblo, van a encontrarse con un pueblo trabajador, con un pueblo inteligente, con un pueblo con deseos de superarse y, con un país, con condiciones realmente excepcionales, en cuanto a lo que son los recursos naturales.

Tenemos todas las condiciones para producir alimentos; tenemos recursos mineros, recursos del mar, tenemos bosques, es decir, Nicaragua tiene, gracias a Dios, un enorme potencial. Y es lo que estamos ahora trabajando y desarrollando con el esfuerzo de los nicaragüenses y, también con inversión que llega de otros países.

Quiero agradecerle a ustedes, en nombre del pueblo de Nicaragua, esta actitud, este gesto de solidaridad, porque es lo que más falta hace en estos tiempos, en el mundo: la Solidaridad, el Amor, la capacidad de dar un poco de uno mismo; el mundo, desgraciadamente, camina en un modelo de consumismo, que vuelve egoístas a los Seres Humanos.

La lucha que tenemos que librar, es salvar la Solidaridad, porque salvando la Solidaridad, salvando la cooperación, entonces estamos salvando a la Humanidad. Y ustedes son una prueba de que la Solidaridad no ha desaparecido de Taiwán, que la Solidaridad no ha desaparecido en todos ustedes, hermanos, a pesar de estar residiendo en los Estados Unidos, porque también el pueblo norteamericano, es un pueblo muy solidario, lo reconocemos.

Les doy la bienvenida a la tierra de un extraordinario poeta, muy solidario, Rubén Darío; y de un luchador por la Soberanía de la Patria, Augusto César Sandino. Les digo, gracias, en nombre de nuestro pueblo, y gracias a su pueblo, a sus familias, que han quedado ahora esperando el retorno y que, de una u otra forma, están participando de este gesto de Solidaridad. Muchas gracias hermanos, y bienvenidos a Nicaragua.

también te puede interesar