Nicaragua

Denuncia Daniel que efectivos de la IV Flota estadounidense espían en el país

Si Washington quiere enviar misiones médicas que lo haga en barcos hospitales y no en una nave militar de cerca de 225 metros

Redacción Central |

Si Washington quiere enviar misiones médicas que lo haga en barcos hospitales y no en una nave militar de cerca de 225 metros

El Compañero-Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, denunció que efectivos de la IV Flota de la Marina estadounidense espían en Nicaragua amparados en una fachada de labores humanitarias.

La denuncia realizada por el presidente Daniel Ortega no pasó desapercibida para algunos de los asistentes al acto por el 28 aniversario de la Fuerza Naval nicaragüense, realizado el lunes último, fecha en que arribó al país el USS Kearsage, una nave de guerra multipropósito de asalto anfibio.

Fuentes nicaragüenses que pidieron el anonimato dijeron a que si Washington quiere enviar misiones médicas que lo haga en barcos hospitales y no en una nave de cerca de 225 metros y que es parte del proyecto agresivo de la IV Flota.

Daniel fue categórico al darle la bienvenida: vienen en acciones humanitarias pero también en labores de inteligencia, resaltó.

El buque, que no es primera vez que se desplaza por países latinoamericanos con esa fachada, está clasificado como un LHD 3, (Light Helo Deck 3), tiene pista de helicópteros ligeros de asalto y rescate.

Su diseño le permite llevar, recibir y acomodar naves de aterrizaje de amortiguamiento de aire para movimientos rápidos de tropas por la costa y de transporte de helicópteros Harrier II y aviones de despegue y aterrizaje vertical.

La unidad bélica tiene su puerto base en Norfolk, Virginia y estará en la costa atlántica nicaragüense durante 12 días con más de 500 personas a bordo.

¿Qué hace esta embarcación dotada de tanta técnica militar en Nicaragua?, se preguntan muchos nicaragüenses.

Sospechosamente, consideran analistas militares, el USS Kearsarge estará cuatro meses por América Latina, y luego de Nicaragua, hará escala en otras cinco naciones del Caribe, Centro y Suramérica.

Panamá, Colombia, República Dominicana, Guyana y Trinidad y Tobago, son los otros estados que sentirán la presencia intimidatoria de la nave de guerra antes de regresar a su base en Virginia.

también te puede interesar