Nicaragua

El pueblo desborda las calles en aniversario de la revolución sandinista

Una enorme tarima de 250 metros de largo, llena de flores y adornada de carteles con fotografías de un Daniel sonriente y apacible, daban la bienvenida en la plaza La Fe de Managua

Pueblo Sandinista
| César Pérez

Redacción Central |

Una enorme tarima de 250 metros de largo, llena de flores y adornada de  carteles con fotografías de un Daniel sonriente y apacible, daban la bienvenida  en la plaza La Fe de Managua

Miles de sandinistas participaban este sábado en los festejos del 29 aniversario de la revolución en Nicaragua y en respaldo al gobierno del Compañero-Presidente Daniel Ortega.

Una enorme tarima de 250 metros de largo, llena de flores y adornada de  carteles con fotografías de un Daniel sonriente y apacible, daban la bienvenida en la plaza La Fe de Managua, a miles de simpatizantes del gobernante Frente Sandinista que llegaban a pie o en buses a celebrar la derrota de la  dictadura de Anastasio Somoza.

“Yo anduve en la lucha guerrillera en los años 70 contra la dictadura”, y  por eso “esta fecha es muy importante para mí, a mí me costó la revolución”,  dijo Feliciano Rayo, un ex combatiente del ejército de 45 años que ahora trabaja en una alcaldía gobernada por los sandinistas.

Para este hombre, “Daniel -como le llaman con cariño sus seguidores- es el  único presidente que tienen los pobres”, dijo, acompañado de su esposa y dos  pequeños niños que izaban las bandera roji-negras del FSLN.

“Viva el pueblo, viva Daniel”, gritaba la gente, entre las que se  destacaban vendedores, ancianos, trabajadores estatales, jóvenes de barrios  pobres y familias que se consideran revolucionarios “ahora y siempre”, y que  han  formado a sus hijos y nietos con las mismas ideas.

 “Este poder es sandinista, este poder es del pueblo”, instaban desde lo alto coloridos carteles que embellecían la plaza del acto central, custodiada por policías, apoyados por un millar de jóvenes sandinistas voluntarios que integraban el cordón de seguridad frente a la tarima.

“Gracias al FSLN estamos viviendo una Nicaragua libre”, afirma Gerardo Narváez, un vendedor de 36 años de un populoso mercado, quien recuerda las  historias que su familia le contaba sobre la represión de la dictadura.

Miles de nicaragüenses fueron asesinados por la dictadura militar que encabezó la familia Somoza de 1934 a 1979, cuando fue derrocada por la insurrección popular que dirigió la guerrilla del FSLN, tras 18 años de lucha  en las montañas.

Muchos de los que participaron en esa gesta heroica viven para contar la  historia y llegan todos los 19 de julio a festejar la fecha a Managua, en apoyo  a su partido.

también te puede interesar