Nicaragua

Daniel en Petrocaribe

Intervención de Daniel en la V Cumbre de PETROCARIBE realizada en Maracaibo, Venezuela

Redacción Central |

Intervención de Daniel en la V Cumbre de PETROCARIBE realizada en Maracaibo, Venezuela

Palabras de Daniel

Quiero expresar en primer lugar, nuestro saludo al pueblo bolivariano y al compañero Presidente Hugo Chávez.

Pienso que todavía el pueblo venezolano no logra medir el alcance de la obra que está desarrollando, porque Venezuela se ha convertido en el principal factor que está contribuyendo en la lucha por la estabilidad y por la gobernabilidad de nuestras naciones.

El problema que nosotros enfrentamos, indiscutiblemente que es un problema mucho más profundo, mucho más complejo, como se ha mencionado. En los años 60 el petróleo andaba por los 2 dólares el barril, en los años 70 andaría por los 4 ó 5 dólares, en los años 80 andaría por los 10, y nuestros países ¿en qué condiciones estaban? ¿Nuestros pueblos en qué condiciones estaban? Entonces, no era el petróleo; se hablaba de la deuda, la deuda externa.

Se hablaba de la deuda externa, donde Fidel levantó esa bandera en la lucha contra la famosa Deuda Externa, que no eran más que formas de imposición que establecía el capitalismo global sobre nuestras naciones, sobre nuestros países.

El gran reto que tenemos nosotros, es precisamente, cambiar el modelo; o sea, seguir transitando en el mismo modelo para que el pueblo venezolano subsidie el modelo que nos han impuesto ¡no tiene sentido! Porque somos esclavos del modelo del libre mercado.

Libre mercado que ya todos sabemos que no tiene nada de libre, porque los que nos imponen el libre mercado tienen sus barreras, sus condiciones, imponen sus reglas y administran nuestras economías, poniéndolas a la disposición de ese capitalismo global. Por eso es que nosotros estamos claros, convencidos, que estamos bajo la dictadura, bajo la tiranía del capitalismo global.

Cuando el Presidente Hugo Chávez, le propone a los europeos un aporte ¡un aporte ínfimo! ellos guardan silencio, porque están apostando a su posición hegemónica, junto con los Estados Unidos, en el esquema económico que le han impuesto a la humanidad. Pienso que la iniciativa de Venezuela con la Revolución Bolivariana, con PETROCARIBE, con el ALBA, es lo que viene a establecer las pautas para poder sentar las bases de un Proyecto Alternativo.

Tenemos que desarrollar un Proyecto Alternativo, de lo contrario vamos a seguir esclavos del modelo; un modelo que no titubea en gastar miles de millones en la guerra, pero que no responde cuando se trata de enfrentar emergencias como ésta. Un modelo que tiene establecido como norma, ya lo han impuesto, sus guerras preventivas, sus acciones preventivas en el campo militar, pero, no le interesa tomar acciones preventivas en el campo económicosocial.

Simplemente, al modelo le interesa una enorme parte de la humanidad en la pobreza, en la miseria, desempleada, tener un mercado allí, un mercado laboral con mano de obra barata. Somos víctimas de eso.

¿Hacia dónde se desplazan las Zonas Franca? ¿En función de qué intereses están las Zonas Francas? Nosotros hemos sido invadidos por la Zona Franca, y ¿por qué llegan? ¿Llegan para ayudarnos al desarrollo, para ayudarnos a progresar? No; ellas van saltando de país en país, donde encuentran mano de obra más barata.

Es decir, ellos sencillamente se enriquecen a costa de nuestra miseria, y nos ponen a competir, en medio de nuestra miseria, y nosotros ofertando… yo tengo mano de obra más barata, vengan para acá; y el otro ofertando en Asia, yo tengo mano de obra más barata.

Allí mismo en Nicaragua están saliendo zonas francas, que del año 90 en adelante, fueron presentadas como la alternativa que iba a generar empleos en Nicaragua. Se presentó la Zona Franca como lo único que iba a salvar a Nicaragua, en la generación de empleos, desarrollo, que luego todo iba a expandirse en todos los campos ¡y se enterró a la agricultura, se enterró al sector agropecuario! Nos decían que era mejor y más barato, importar que producir.

Y ahí la Zona Franca, en nuestros países. Y actualmente en Nicaragua, las Zonas Francas que antes habían estado en Honduras, en Costa Rica, en El Salvador, o en Guatemala. Se trasladaron a Nicaragua porque allí está la mano de obra más barata de Centroamérica; pero además, quieren condiciones excepcionales desde el punto de vista laboral, que no se apliquen los Códigos y las Leyes laborales. Parte de esa Zona Franca ahora se está trasladando para Asia.

Se está instalando otra Zona Franca en Centroamérica, en Nicaragua, que viene de los Estados Unidos ¡y la gran contradicción! Los trabajadores norteamericanos protestando y los trabajadores centroamericanos disputando. Es decir, los trabajadores enfrentados, simplemente por las reglas del juego del capital.

Nosotros, hemos tenido experiencias muy ricas en cuanto a tratar de construir un modelo alternativo; cada país, lógicamente, tiene sus características, sus particularidades, sus procesos; precisamente ayer por la noche nos encontrábamos en un Municipio fronterizo con Honduras, Jalapa.

En Jalapa está una comarca que se llama Teotecacinte; Jalapa y Teotecacinte, se volvieron muy conocidos mundialmente de los años 1979 a 1990 porque ahí se combatía todos los días. Teotecacinte y Jalapa es un territorio que viene penetrando en Honduras, como una península, están rodeados por territorio hondureño.

Eso estaba dentro de la estrategia del imperio yanqui en contra de la Revolución, las bases que habían instalado en Honduras en El Aguacate y la base de Palmerola, donde tuvimos el honor de llegar a ese territorio hondureño, en nuestra última visita a Honduras, recuperado a la soberanía de Honduras.

Allí tenían las bases los norteamericanos, que lanzaban la guerra desde territorio hondureño y el punto más vulnerable que teníamos era ése, precisamente porque estaba dentro del territorio hondureño, y las tropas que enviaban los Estados Unidos, podían entrar por los flancos y por el frente. Es decir, podían flanquear y huir de frente.

La estrategia de ellos era tomar Teotecacinte y haciéndolo, ir sobre Jalapa, instalar un gobierno provisional y allí mismo, en territorio nicaragüense, instalar a las tropas yanquis. ¡Nunca lo lograron! el pueblo resistió todos esos años bombardeos permanentes, son unas comunidades heroicas, y anoche las andábamos visitando.

¿Qué problemas nos planteaban estas comunidades? Planteaban el problema del financiamiento, son zonas agrícolas, son de las tierras más fértiles que tenemos en Nicaragua estas tierras de Jalapa, ahí para la agricultura, ahí para las semillas, maíz, frijoles, café, tierras realmente de primera. Y la demanda de ellos, fertilizantes, financiamientos, implementos agrícolas.

En ese período, nosotros tuvimos una primera experiencia, haciendo un esfuerzo por instalar en Nicaragua un modelo diferente, alternativo, socialista, con sus características; pero un modelo socialista donde partíamos del principio del pluripartidismo, la economía mixta y el no alineamiento.

En ese período, tuvimos la cooperación incondicional de la Unión Soviética y los países del Campo Socialista. La campaña que lanzaron los Estados Unidos es que Nicaragua se estaba convirtiendo en una base, ya en territorio continental, de la Unión Soviética y el Campo Socialista; que ya estaba Cuba y ahora era Nicaragua.

Realmente ni la Unión Soviética ni sus dirigentes, ni Cuba, ni Fidel, nos dieron cooperación, ayuda, con condiciones, ¡nunca nos condicionaron la ayuda! Nunca nos dijeron… ³las condiciones políticas, o las condiciones económicas para nosotros contribuir con Nicaragua, son las siguientes…² ¡Nunca nos condicionaron la ayuda!

El Campo Socialista practicaba eso que hoy se llama comercio justo. Nos entregaban implementos agrícolas, fertilizantes, materia prima, hierro, acero; por nuestros productos, nos daban un precio preferencial, y los productos que ellos nos entregaban, nos los daban a créditos de larguísimo plazo.

Y eran los implementos agrícolas más baratos en Centroamérica; implementos agrícolas y también camiones para la agricultura. De tal manera que buena parte de esos implementos agrícolas y camiones, iban a parar a Honduras, porque eran tan baratos, que incluso, en Honduras los compraban.

Una Comunidad Socialista que nos brindaba cooperación en todos los campos ¡sin condiciones! Eso les cuesta creerlo a los yanquis, le cuesta creerlo a los europeos, porque ellos están acostumbrados a condicionar la ayuda. Entonces, para ellos era imposible, inconcebible, que la Unión Soviética, que el Campo Socialista, que Cuba, nos brindaran cooperación sin condiciones.

Incluso, más bien aconsejándonos los líderes soviéticos, recuerdo a Brezhnev, Andropov, Chernenko, todos los líderes soviéticos con los cuales me tocó a mí conversar en esa época; más bien aconsejándonos que no estábamos en condiciones de establecer un sistema socialista como el que ellos tenían en Europa del Este.

Fidel nos decía lo mismo, pero es que para los yanquis, para los europeos, era inconcebible; para ellos, que había un proyecto, que habían condiciones, que había un compromiso. ¡Era nuestra decisión construir un modelo socialista acorde con nuestra cultura, con nuestro desarrollo histórico!

Ese fue el primer ejemplo que nosotros vivimos de lo que es el comercio justo… era comercio justo el que practicaba la Unión Soviética, con los pueblos africanos, con los pueblos latinoamericanos, con los países en vías de desarrollo.

Para nosotros, es invaluable la cooperación que nos brindó la Unión Soviética, que nos brindaron todos esos pueblos del Campo Socialista, que nos brindó Cuba, ¡es invaluable! Fue lo que nos permitió resistir durante todos esos años y que no se produjese una contrarrevolución como la que se produjo en Chile.

Luego, llegó el neoliberalismo en los 90; se desplomó el campo socialista; Cuba tuvo que entrar en el Período Especial, y Cuba, a pesar del período especial, no renunció a seguir con programas de cooperación con nuestros países. Cuba, practicando el socialismo, la solidaridad, el cristianismo. Y luego, aparece Venezuela, con una enorme fuerza, con una gran firmeza, con una gran dignidad, planteándonos la Unidad dentro de un Modelo Alternativo, ¡y eso es el ALBA!

Yo diría que esto que estamos hablando de PETROCARIBE, es el ALBA realmente; es decir, la decisión de trabajar con la lógica del comercio justo.

En la reunión que teníamos en México, les decía que debemos pensar, los latinoamericanos, los mesoamericanos y, hablando de Mesoamérica, mencionaba los vínculos históricos, no solamente de México con Centroamérica, sino también de Venezuela, Ecuador, Colombia, pero incluso, históricamente, los vínculos han sido más fuertes de Venezuela y México, que de Colombia.

Porque Colombia está ahí participando en estos encuentros, pero la verdad es que el Acuerdo de San José, que tiene que ver con el petróleo cuando no andaba por US$148 dólares, es un Acuerdo que nace entre Venezuela y México para apoyar a estos países. Fíjense, el petróleo ³barato² entre comillas, pero, no era barato para nosotros, ¿qué nos indica esto? que el problema no es el precio del petróleo. El problema es el modelo.

El precio del petróleo no es más que un resultado del modelo capitalista, de libre mercado, de especulación. Toda esa tramoya que se juega en la Bolsa de Valores, es sencillamente, el centro de la filosofía del capitalismo y del libre mercado. Eso es normal para ellos, es normal que haya hambrientos, es normal que haya desempleados; no está en la lógica de ellos, un crecimiento sin hambre… ¡crecimiento para ellos!

Cuando el precio del barril estaba a dos dólares, en los años 60, o estaba a cinco dólares en los años 80, cuando el Triunfo de la Revolución, en ese período, del 60 al 79, en Nicaragua estaba creciendo el analfabetismo… ¿de qué le servía a Nicaragua un petróleo a dos dólares? ¿De qué le servía al pueblo?

Había crecimiento económico en Nicaragua, las exportaciones creciendo, incluso hay quienes todavía añoran al somocismo impuesto por el imperio yanqui en Nicaragua, porque dicen que era la época dorada de Nicaragua, la época de las exportaciones, no había inflación, toda la macroeconomía funcionando muy bien, pero… ¿a costa de qué? A costa del hambre y el desempleo del pueblo.

Yo pienso que el único espacio que tenemos ahorita, donde no se nos habla de libre mercado, es éste. Yo les decía en México: dejemos de hablar de libre mercado, hablemos de mercado justo, que tome en cuenta las asimetrías entre nuestros países. Y, en lo que los europeos llaman ahora Asociación con Centroamérica… no es más que libre mercado lo que ellos están planteando. Un libre mercado con condimento de condicionantes políticas además. Eso es lo que están planteando los europeos.

La verdad es que, sin negarnos al diálogo con los europeos porque tenemos el diálogo, pero hemos venido cerrando filas los centroamericanos. ¿Qué les decimos a los europeos? hay que tomar en cuenta las asimetrías. Nos exigen, nos ponen como condición la Unión Aduanera, entre países con economías tan frágiles, donde estamos dos de los países más empobrecidos del Planeta, Honduras y Nicaragua.

Con esas asimetrías ¿cómo puede haber Unión Aduanera, si no existe fondo de compensación alguno? Si Guatemala y Costa Rica no pueden aportar fondo de compensación, que son, digamos, las economías más desarrolladas; El Salvador no puede aportar fondo de compensación. Podrían aportar algo, todos podríamos aportar un poquito a un fondo de compensación, que sería totalmente insuficiente para lograr llenar el hueco que significan las disparidades que tenemos, entre las mismas economías centroamericanas… ¡ya no digamos Centro América frente a Europa, o Centro América con los Estados Unidos!

Simplemente, el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos es ³o lo tomás o te morís,² ¡no hay alternativa! Y Europa nos está diciendo ³o lo toman o se mueren,² porque nos ha dicho: ³hasta el 2013 tienen ustedes cooperación, y toman ese convenio o se mueren.² ¿Por qué? porque se quedan sin cooperación y, todo, bajo las reglas del ³libre mercado.²

La oportunidad histórica la tenemos aquí, y el papel que está jugando Venezuela, realmente, es extraordinario, porque no existe en estos momentos, en el mundo, ningún proyecto que llene estos principios de la complementariedad, del comercio justo, de la solidaridad… ¡no existe ese proyecto! Solamente lo estamos viendo aquí.

De tal manera que, yo pienso que es nuestra oportunidad de ir construyendo nuestro propio espacio, el latinoamericano, caribeño; de irnos acercando también, como decía el Presidente Chávez, a Brasil, a Argentina, que puedan sensibilizarse y practicar este tipo de comercio, de cooperación complementaria, solidaria, que es lo que nos va a ayudar a todos a tener estabilidad, es lo que nos va a permitir, realmente, atacar el hambre, la pobreza en nuestros países.

Siento haber llegado con la reunión iniciada, no pude escuchar las otras intervenciones, pero la verdad es que, les decía, Hugo, que me encontraba en Teotecacinte, en Jalapa, que es un municipio que está en la frontera con Honduras, entra en territorio hondureño.

Ahí está Teotecacinte, un poblado, una comarca dentro del Municipio de Jalapa, el segundo poblado más importante, y de los años 79 en adelante, cuando vino la guerra, que los yanquis tenían sus bases militares en Honduras, nos atacaban por los flancos, todos los días, y Fidel me decía: ³ustedes tienen un Girón todos los días,² porque todos los días estaban los ataques, ya que el plan de ellos era tomarse Teotecacinte, avanzar sobre Jalapa, instalar un Gobierno provisional, e inmediatamente colocar las tropas yanquis, que ya estaban en la base de Palmerola en Honduras.

En ese tiempo, el Presidente Manuel Zelaya, era Diputado, y andaba protestando contra esas bases, allá en Honduras. Y en una ocasión hasta lo agredieron en una de esas bases, creo que en la del Aguacate, lo amenazaron con matarlo, porque fue a denunciar las bases.

Estábamos a media noche en Jalapa. Yo pensaba viajar en helicóptero, pero ¡estaba cayendo un aguacero! que fue imposible, y nos tuvimos que ir por tierra. Son 5, 6 horas de camino, porque además, hay que ir deteniéndose en el camino, vos sabés cómo sale la gente en las calles, en los caminos. Están a medianoche, con las fogatas, en medio de la lluvia, cubriendo las fogatas, esperando con la bandera Roja y Negra, todos los campesinos y… ¿qué es lo piden? Escuelas.

Lo que no les dio el neoliberalismo en estos 16 años, ¡que les quitó! porque la Revolución les había dado escuelas, con la cooperación del Campo Socialista, con ese comercio justo que tenía el Campo Socialista. Piden salud, que les quitó el neoliberalismo, y que les había llevado la Revolución.

Piden implementos agrícolas; la Revolución inundó de implementos agrícolas a Nicaragua, y yo le comentaba a Mel, que buena parte de esos implementos agrícolas se iban para Honduras también, porque eran los más baratos en Centro América; y, piden financiamiento; piden urea.

Es decir, la gente quiere trabajar, son tierras fértiles, donde perfectamente podemos agarrar una cantidad de tierras y ahí concentrarnos en operaciones como ésta. O cuando hemos hablado, y esto lo hemos conversado con los centroamericanos, importamos leche en polvo; podríamos instalar perfectamente plantas procesadoras de leche en Nicaragua, la leche ahí está… ¡un millón de litros no se acopian todos los días! porque no hay cómo procesarlos y, hay que mejorar las vías de comunicación.

Instalando plantas procesadoras, que pertenezcan a PETROCARIBE, que pertenezcan a esta comunidad, tendríamos disponible a precio justo, para los socios, la leche en polvo, que hoy estamos importando; Nicaragua importa leche en polvo, Centro América importa leche en polvo, y tendríamos leche en polvo disponible también para colocarla en el mercado del comercio libre.

Porque no está en nuestras posibilidades desaparecer ese mercado; no está en nuestras posibilidades desaparecer esos tratados; pero, ir construyendo esta alternativa que nos permita dejar de depender, en la forma que lo estamos haciendo actualmente, de esos ultimátum que nos han planteado para llegar a esos Tratados.

En esa zona de lucha, en esa zona de combate, estábamos rememorando el momento de la victoria, porque allá se fueron liberando los diferentes territorios en el país, hasta que culminó la toma de Managua; recordábamos también la lucha por la Paz. La Paz, solamente fue posible con el diálogo y la negociación.

Guatemala, entonces, con el Presidente Vinicio Cerezo, participó activamente y fue punta de lanza en ese proceso; Costa Rica, con el Presidente Oscar Arias, participó activamente y fue punta de lanza en ese proceso; Honduras, decidió romper la prohibición que le tenía Reagan de dialogar con nosotros, y entró al proceso de Paz. Porque se daban cuenta que la guerra en Nicaragua estaba extendiéndose en la región, se estaba regionalizando; los yanquis estaban provocando la regionalizando de la guerra, y es lo que está aconteciendo en Colombia.

Colombia es un foco de inestabilidad para toda América Latina, y en particular para los países vecinos y para Centro América, porque nos acusan que las armas vienen o cruzan por Centro América, aunque las armas vengan de los Estados Unidos, donde se venden armas, en las tiendas norteamericanas, como vender caramelos. Y el gran foco de inestabilidad lo tenemos en Colombia, porque ahí hay una guerra revolucionaria y no ha habido la capacidad y la inteligencia de buscar una solución política, negociada, sino que se ha apostado a la solución de fuerza.

Recientemente, vimos la liberación de Ingrid Betancourt, en una operación que mata las posibilidades de negociación a lo inmediato, indiscutiblemente mata esa posibilidad. Está bien, y lógicamente, nosotros nos alegramos por todos los liberados, pero mientras tanto, allá en Nicaragua tenemos a tres muchachas, de 22 años, de 24 años y 26 años, dos colombianas y una mexicana, heridas gravemente. Dos de ellas todavía tienen que estar hospitalizadas, porque no terminan de sanar las heridas, además, prácticamente perdieron sus miembros inferiores.

Ellas están en una situación terrible, víctimas de lo que fue un atentado terrorista de parte del Gobierno colombiano, del Ejército colombiano combinado con el Ejército yanqui, cuando atacaron un campamento donde se estaba trabajando por la Paz, en territorio ecuatoriano.

Colombia tiene dos grandes problemas, que nos traslada a la Región, el otro es el narcotráfico. Claro que el principal mercado está en los Estados Unidos y, mientras esté ese gran mercado, el narcotráfico va a estar contaminándonos toda la región, toda Centroamérica.

Yo expresaba en la Reunión de México, donde se encontraba el Presidente Uribe, en esos días los Estados Unidos habían decidido que ya Corea del Norte no es terrorista, así como hace un tiempo también decidieron que Libia ya no es terrorista. Estados Unidos, que es el mayor terrorista de la Tierra, decide quién es terrorista y quién no… hace poco, sí, decidieron que Mandela ya no es terrorista, ¡Mandela, a sus 90 años! decidieron que ya no es terrorista, Nelson Mandela.

¿Qué es lo que llevó, a final de cuentas, a bajar tensiones que ponían en riesgo la Paz Regional y la Paz Mundial, con la República Popular y Democrática de Corea? El diálogo, la negociación. Si los yanquis se han empeñado en estar repitiendo: son terroristas, son terroristas y los voy a acabar por la fuerza… ¡quién sabe cómo estaríamos ahorita! Pero, fue el diálogo y la negociación la que llegó.

Por eso yo les decía, en esa reunión de México, que es con el diálogo y la negociación que se puede y se va a resolver ese conflicto en Colombia, donde Colombia, participó también activamente en el Proceso de Paz en Nicaragua, ¡ironías de la vida! o sea, Colombia con su gran conflicto interno, contribuyendo a la Paz en Nicaragua con el Grupo de Contadora. Muy activamente estuvo Colombia comprometida.

¿Cuál es nuestro planteamiento después que Colombia llevó una Propuesta de Resolución a la OEA? Nuestro planteamiento es que esa Propuesta de Resolución no es el camino; la solución es la negociación, el diálogo, para que se pueda alcanzar la libertad de todos los retenidos que están de un lado y del otro lado.

Porque hay retenidos de los dos lados… porque, de repente, ¡como que todos los retenidos están en manos de las FARC y como que no hay prisioneros en manos del Ejército colombiano! Como que los únicos que han muerto, son algunos retenidos que han estado a manos de las FARC, y no han muerto prisioneros que están en manos del Ejército colombiano. Esa es la imagen que se da de repente.

Y además, en manos de las FARC, yo no puedo aceptar el término de ³secuestrado² para un militar, para un policía, para un miembro del Ejército. Un policía, un miembro del Ejército colombiano, va a combatir a la guerrilla y, cuando cae preso, es prisionero de guerra, no secuestrado. Secuestrados son los civiles.

¿Cómo resolver este conflicto que nos afecta a todos, que nos crea tensiones, que no termina de aplacar las tensiones? Hay que atacar el problema en Colombia, porque éste es el que lleva la inestabilidad a los países vecinos, crea las tensiones con los países vecinos.

Es un llamado que queríamos hacer en esta ocasión e igualmente, ratificar lo que manifestamos en México y lo expresamos en nuestro comunicado, nuestro respaldo al Gobierno de Bolivia, al Presidente Evo Morales, que se enfrenta a una campaña de desestabilización, que no ha frenado y sigue ahí, tratando de desplazar, de botar del Gobierno al Presidente Evo Morales.

Son estas las consideraciones que quería hacer, y reconocer una vez más, la actitud solidaria, generosa, del pueblo venezolano, de la Revolución Bolivariana, del compañero Presidente Hugo Chávez.

Y que sepan los hermanos venezolanos, que sepa el pueblo venezolano, que están dando la mayor contribución que puede dar pueblo alguno en estos momentos, a estos países, a estos Gobernantes que representamos pueblos, y que estamos reunidos en PETROCARIBE. Gracias, pueblo venezolano; gracias, hermano Presidente.

también te puede interesar