Nicaragua

“No, mi Don Carlos: dése cuenta que la revolución no terminó”

A veces cuando pienso en las cosa que pasan en mi país, me pregunto si en realidad hubo una guerra fraticida o simplemente fue una pesadilla de tarde tropical cálida de verano.

Redacción Central |

A veces cuando pienso en las cosa que pasan en mi país, me pregunto si en realidad hubo una guerra fraticida o simplemente fue una pesadilla de tarde tropical cálida de verano.

He escuchado con atención a quienes han tenido algo que decir sobre las canciones de Carlos Mejía y al mismo Carlos sobre su famosa prohibición.

Digo famosa por no ver que son molinos de vientos, lo gigante habrá que ser por Dios mismo el diabólico Virgilio que nos lleva al infierno de nuevo rememorando las viejas heridas de una guerra que ganamos pero que aun son cicatrices que no se borran.

Todo Artista cuando quiere trabajar requiere de un modelo, e invierte en su montaje y dirección, requiere que el modelo lo inspire porque para eso el artista le esta pagando.

El Pintor de seres humanos, tiene modelos humanos, el escultor para esculpir la piedra o el mármol tiene su modelo, todos hasta los inventores tienen un modelo y crean un prototipo y las canciones de Carlos tienen sangre, denuncia, desapariciones, lamentos de mujeres, de las casa llenas de humo, del mentado cadejo que dejo su casa para salir en las montañas, de la luisa Amanda, de los que no nunca tuvieron nombres porque era la era de la clandestinidad. Ese era el modelo de Carlos, el modelo que lograba poner las ideas en su tono mayor, en su acordeón era mi pueblo, porque tan revolucionario es aquel que muere en la lucha con el fusil en la mano como aquel que hace la denuncia cantado las canciones guerrilleras, dando en cada tono un verso de dólor real, porque las canciones de Carlos son todas con protagonistas de verdad, con modelos reales que no requirió ninguna musa que lo inspirara, mas bien la obligación de hacer el canto una denuncia armada, obligada para crear conciencia revolucionaria y la conciencia revolucionaria no nace de la derecha como es obvio.

No quiero enjugarme la boca con la palabra pueblo, que en nombre de este mucha crearon ONG y se han hecho de riales, no quiero mencionar la palabra pueblo por el derecho que este tiene de estar perpetuamente en la canciones que un día obligó a Carlos hacerla, por que el ha sido el gran modelo de la lucha, de la inspiración objetiva, el -Carlos- no necesito nunca de musas Dariana que tenia que ver la realidad, y ya la realidad venia en versos sangriento escrito por el pueblo con la bala del traidor, de la guardia.

Dice que no quiere escuchar su música en la mesas enfloradas, y taxativamente, dice “ustedes saben a que me refiero”, porque-me pregunto- hasta ahora que no somos lo que éramos y añoramos lo que seriamos, protestamos con aquellos que alguna vez comulgamos en la misma mesa. Cuando desde hace 16 años nunca se habían puesto las canciones guerrilleras, por que hasta ahora exige prohibir lo que por derecho también al modelo le corresponde?. Más bien seria yo desde la ley de autor y de actor le prohíbo cantar las canciones que mencionen Carlos Fonseca, a Martiniano, Chepe león, a Pablo Úbeda, a la Amanda Aguilar, a chico González, al comandante Marcos, a la Arlen Siú, al Danto, a Ricardo Morales, a Félix, Al zorro, a las mujeres del Cuá, a los que con hilachas de sol nacieron un 19 de Julio, o quizás, si luchábamos para vencer no pasaran por que el no pasará, a la Nicaragua, nicaragüita que nació en el momento mas limpio de la cosecha, en el triunfo Revolucionario, en nombre de todos los muertos, nuestros muertos que Aun lloramos y rezamos a Jesucristo que los tenga en su ejercito de almas puras, en nombre los que murieron sin nombre, de los que en aquellas noches estrelladas nos cagábamos de miedo, por que la guardia nos atacaría, pero que era lindo escuchar la consigna, el FAL, el garand, el himno del FSLN con el tableteo de las metrallas para darle muerte a la tiranía y a la dictadura.

Estos modelos que están mencionado tienen derecho de autor y de actor tienen el derecho de ser reconocido como la fuente de inspiración de lo que una vez se convirtió en la canción de lucha, armada. Nuestras canciones.

Saber que las diferencias que Carlos tiene con Daniel y la rosario ya no son diferencias de humanas son de concepto y posición, son ahora de derecha y de izquierda, son la posiciones que ya no comulgan con los principios, y menos aun con los muertos mis muertos, nuestros muertos que el menciona en las canciones.

Deje de cantarlas por que esta ensuciando el nombre de lo que con sangre escribieron la palabra patria libre o morir.
Si reclama y si prohíbe que sus canciones no se canten en mesas enfloradas me pregunto entonces ¿quienes son los que las escuchan? ¿es acaso para los adocenados Ministros? ¿Para pléyade de adláteres que rodean a Daniel? ¿o para que el pueblo comience a despertar? Hace 17 años hasta le robaron el ferrocarril al pueblo y nadie lo denunció, ya el modelo estaba agotado, ya el modelo no tenia fuerzas para ripostar como buen soldado el tirito 22 para dar en el blanco de aquellos que hoy abusan desde un club nocturno, donde nos cobran para oír las canciones que una vez hicimos juntitos como lo hicieron los niños de nuxi tahua, “la nueva milpa” como el apoyo incalculable que le dio el Padre Gabriel Rodríguez, o los jóvenes de la Juventud Patriótica de Altagracia (JPA) que algunos de sus long play salen reconocidos por su aporte también.

¿Quien reclama que desde ese club nocturno no se canten las canciones que están aun en el dolor del pueblo? Prefiero que las canten y pongan la música desde una mesa enflorada a que tenga que ir a pagar en un minúsculo lugar donde solo un selecto grupo de “izquierda” la escuchen por que tienen los suficientes dineros para pagar una mesa, en la «mesa de los gánsters y los generales» para curarse en salud de una izquierda que apenas sospechan que existen.

Se calló el cantor cuando la derecha ganó, se calló el cantor y pez fuera del agua se ahogó, no pudo sacar mas canciones revolucionarias, no digo que siguió en prolija inspiración pero a aquellas, las que con sangre y amor se escribieron dejaron de pulular en las caverna cerebral de Don Carlos Mejía.

La Revolución no tiene tiempo, no termina, no se pierde, no hay lugar para el descanso, lo que creyeron eso, creyeron que todo había terminado, cuando ha venido la parte mas dura de las pruebas de comprobar si somos o no de izquierda, o si las mieles de la derecha eran mas saludables que el sacrifico continuo de la izquierda revolucionaria, inventaron una izquierda democrática, que la social democracia era buena para el FRENTE, que tanto yo podría decir desde esta tribuna cuando han renunciado al derecho de denuncia de estar al lado del pueblo, “Hay quienes llevan la Revolución en corazón para morir por ella y hay otros que la llevan en la boca para vivir de ella” así nos decía el Che.

Por todo lo anterior y que ya desde su programa usted le dio la oportunidad a Carlos Mejía de exponer su prohibición también reclamo el derecho a la replica de la prohibición.

Deje de cantar en su cabaret nocturnal las canciones que con sangre y muerte escribió de un modelo que yo llamo pueblo, deje de hacerse rico con las sangre de los mutilados que aun viven, o resarza lo que debe, por que una le debemos todos a este pueblo.

Quien se quedo callado cuando la derecha estuvo en estos 17 años en el poder y quedarse callado es ser cómplice del hacedor de delito. Cuando se denunciaron los atropellos que la derecha y el neoliberalismo se empajaba con el pueblo, ¿dónde se quedaron los poetas, los juglares con la denuncia? ¡Se dedicaron a aprender a ser burgueses, mientras el pueblo con la lucha popular, con el gobernar desde abajo, donde era mas difícil la lucha.

No, mi Don Carlos: dése cuenta que la revolución no terminó con la pérdida de las elecciones, apenas comenzó y el primer abono que dimos fue nuestra sangre, nuestros muertos, nuestras luchas, pregúntele a la Amanda Aguilar, a la Venancia, en fin a todos lo que usted no consultó y menciona en la canciones nuestras canciones.

¿Será que aunque usted se vista de cotonas su traje ya es de saco y alegre alegra a la burguesía para los burgueses? Aprendices de burgueses: no hay izquierda democrática, socialdemócrata: hay una sola izquierda.

Gracias por darme el espacio de la réplica ya que solo se ha escuchado la voz de Don Carlos Mejía, pero a nosotros no.
Atentamente

Jesús De la Cruz Estrada
jesusdelacruz05@yahoo.com

también te puede interesar