Nicaragua

Orden Carlos Fonseca a lideres uruguayos

Entrega de la Orden Carlos Fonseca Durante la Clausura de la XIV Sesión del Foro de Sao Paulo celebrada en Montevideo, Uruguay

Redacción Central |

Entrega de la Orden Carlos Fonseca Durante la Clausura de la XIV Sesión del Foro de Sao Paulo celebrada en Montevideo, Uruguay

“…la Orden Carlos Fonseca Amador, máximo reconocimiento de nuestra Organización a estos (inaudible)… de la Vanguardia indiscutible de la Revolución en nuestra América Latina y El Caribe. Los méritos y valores de cada uno, constituyen un legado y un patrimonio fundamental de nuestros pueblos y de la Humanidad. Managua, Montevideo, ciudades hermanas de la Gran Patria Latinoamericana y Caribeña, 25 de mayo del año 2008. Daniel Ortega Saavedra, Secretario General del Frente Sandinista de Liberación Nacional.”

Para nuestr@s herman@s sandinistas, es un honor hacer entrega, el día de hoy, de estos reconocimientos, de esta condecoración. Llamamos a la compañera Alcira Legaspi para recibir la Orden Póstuma del compañero, hermano Rodney Arismendi.

Se entrega también póstumamente, al compañero Raúl Sendic y recibe su hijo, Raúl Sendic.

Al compañero Patricio Echegaray. Al compañero Comandante Manuel Piñeiro Lozada y, llamamos al compañero Fernando para recibirla. Al Compañero José Mujica; al compañero Eleuterio Fernández Huidobro; compañero Reynaldo Gargano; compañero Julio Marenales.

Palabras de Daniel

Ya teníamos unos cuantos años de no visitar a este valiente pueblo de Uruguay, valiente, combativo, solidario, tenaz, lleno de amor, lleno de solidaridad. ¡Y qué mejor momento que éste, cuando se está realizando el Foro de Sao Pablo, aquí en Montevideo!

Estas tierras, que fueron visitadas por Rubén Darío, poeta social, antiimperialista, que se llevó bellos recuerdos de las ciudades que visitó, Montevideo, Paysandú, entre otras. Un pueblo que a pesar de la distancia, se identificó desde el primer momento, con la lucha libertaria de Sandino.

La primera vez que vine a Uruguay me sorprendí ¡de verdad! de ver el grado de compromiso, de conciencia, de solidaridad, de internacionalismo del pueblo uruguayo, en momentos en que librábamos en Nicaragua la batalla en contra del imperio; una batalla que nos imponía el imperio entonces, en el campo militar, en el campo económico, practicando el terrorismo de Estado. Y el imperio fue condenado, es el primer Estado que es condenado por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

¡Claro, el imperio menospreció el fallo de la Corte! pero nosotros, seguimos defendiendo el que, algún día, en la historia de los Estados Unidos, llegará realmente el pueblo norteame-ricano al poder. Y entonces sí, van a reconocer esa sentencia de la Corte Internacional de Justicia.

Les decía, qué mejor momento que el Foro, para rendir reconocimiento, de parte de los luchadores centroamericanos, caribeños y, estoy seguro, de todos los luchadores latinoamericanos, a un puñado de Quijotes uruguayos que, como decía Sandino, nunca se vendieron, ni se están vendiendo; nunca se rindieron, ni se están rindiendo.

Han mantenido viva esa conciencia, ese espíritu de lucha, a pesar de los terribles momentos que atravesamos en la región, a partir de los años 1989-1990. Muchos sí, perdieron el norte, muchos se desmoralizaron, pero, hermanos como Rodney Arismendi y Raúl Sendic… ¡nunca claudicaron! Hermanos como Patricio Echegaray ¡nunca claudicaron! ni está claudicando; aquí estábamos conversando siempre de temas que tienen que ver con las luchas libertarias de nuestros pueblos, que están a la orden del día, en toda América Latina y El Caribe.

Un hermano extraordinario, que no podíamos dejar de rendirle homenaje, en este espacio del Foro de Sao Pablo… ese luchador incansable, extra-ordinario, abnegado. Cuántos de nosotros, sin estar en el Gobierno, sin tener ni siquiera la posibilidad alguna de llegar al Gobierno, librando las batallas en condiciones desiguales, desde la década de los 60, después del Triunfo de la Revolución Cubana en el 59, pasando por la década de los 70, de los 80, y después en los 90, hasta que falleció.

Ese heroico combatiente, internacionalista, lleno de humanidad, lleno de esa solidaridad, de ese espíritu socialista, que Fidel le ha sabido imprimir y grabar en la conciencia, en el corazón, al pueblo cubano… nuestro hermano, el Comandante Manuel Piñeiro Lozada.

Hermanos luchadores, inclaudicables, que se mantienen siempre firmes, pasando por la tortura, por la cárcel, arriesgando la vida en momentos terribles. Ese contingente de hermanos uruguayos, como José Mujica, Reynaldo Gargano, Eleuterio Fernández Huidobro y Julio Marenales, ¡hermanos que nos inspiraban en la lucha, allá en Nicaragua! Cuando ustedes estaban batallando aquí en Uruguay, nosotros nos inspirábamos, nos moralizábamos con la lucha que ustedes estaban librando; una lucha heroica, que transcendió a toda la región latinoamericana y caribeña, ¡y transcendió más allá! Una lucha cuyos resultados los estamos encontrando hoy.

La siembra fue ayer, anteayer, hace décadas, desde que los luchadores latinoamericanos se enfrentaron a las colonias, a los colonialistas; desde que nuestros antepasados aborígenes, esos pueblos originarios, hicieron resistencia al genocidio, al saqueo; pasando por esas diferentes etapas de la historia latinoamericana, llena de heroísmo, llena de valor, donde siempre está presente, entre todos nosotros, el ejemplo inmortal del Comandante Ernesto Che Guevara.

Nos sentimos honrados, como ciudadanos del mundo y ciudadanos de América Latina y El Caribe, de estar participando de este Evento del Foro de Sao Paulo, y tener la oportunidad, con motivo de este Encuentro que tiene una especial significación por los tiempos que se están viviendo actualmente en América Latina; me siento muy honrado de estar entregando la Orden de ese Quijote nicaragüense, Carlos Fonseca, fundador del Frente Sandinista, que cayó en las montañas de Nicaragua, enfrentado a las fuerzas armadas, financiadas, entrenadas, apoyadas por el imperio yanqui que sostenía a la dictadura somocista.

Me siento también muy contento de estar con estos muchachos… él, Raúl, tiene 15 años, y ella, Ana Clara tiene 12. Fíjense, estos son los niños, esta es la juventud, a la cual nosotros nos seguimos debiendo; nuestra lucha es el compromiso con ellos, para que tengan, realmente, una Patria, una región, un mundo, en el que puedan crecer con Alegría, con Justicia, con Solidaridad. Un mundo en el que, cada día más, de diferentes formas, se van instalando esos principios éticos, que nunca murieron, que han estado ahí presentes, que son los principios del Socialismo.

El Socialismo es, realmente, el camino que estamos construyendo, que estamos trabajando, a partir de nuestras propias características y particularidades, en estos momentos en América Latina y El Caribe. ¡Sólo el Socialismo nos hará libres!

Sé que todavía el Foro está sesionando, están en plenario; quiero acompañarlos a esta fase del plenario, quiero escucharlos porque, siempre, en este Foro, son debate llenos de pasión, como tienen que ser los debates entre los revolucionarios.

Dejándole, expresándole todo nuestro cariño, todo nuestro Amor al pueblo uruguayo, a sus héroes y mártires, que son incontables, les decimos: ¡Unidos… Venceremos!

¡Unidos… Venceremos!

¡Hasta la victoria siempre!

también te puede interesar