Los pobres tenemos que entendernos…

Comparecencia de Daniel abordando la problemática actual sobre el paro del transporte

Daniel Ortega
Comparecencia de Daniel abordando problemática actual sobre el paro del transporte. AP

Comparecencia de Daniel abordando la problemática actual sobre el paro del transporte

Palabras de Rosario

Buenas noches, queridas familias nicaragüenses, familias que nos ven y nos escuchan por Cadena Nacional de Radio y Televisión, hermanas y hermanos, estamos reunidos en la Casa de los Pueblos, Casa del ALBA, convocados por el Presidente de la República, el Comandante Daniel, el Gabinete de Gobierno, Alcaldes, Alcaldesas, Diputados, Diputadas, líderes políticos, sociales, laborales, económicos, juveniles, estudiantiles, productores y transportistas de todo el país, así como Representantes del Poder Ciudadano de todos los Municipios de Nicaragua.

Como corresponde a su responsabilidad de Presidente de tod@s, el Comandante Daniel se dirigirá a todos los hogares y familias de nuestra querida Nicaragua, para informar sobre distintos temas de la situación actual y explicar ampliamente los componentes de la grave crisis económica que atraviesa el mundo y en él, nuestra Nicaragua.

Una crisis que en estos momentos se está manifestando en nuestro país, con un paro de los diferentes sectores del transporte. Esta crisis, generada por el modelo capitalista imperante, viene afectando a todos los países y pueblos, incluyendo los que, en ese modelo, se consideran potencias y tiene, como es lógico, expresiones mucho más dramáticas en nuestros países empobrecidos; estos países que día a día luchamos por romper con el sistema de injusticia, y acercar para nuestros pueblos, una Sociedad, un Ser Humano, una Conciencia, diferente y mejor.

Nuestro reconocimiento el día de hoy, al Pastor de la Paz y Reconciliación, Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo, quien a lo largo de su vida ha acompañado y facilitado caminos de entendimiento entre tod@s l@s nicaragüenses. El respeto a su alta autoridad y su permanente disposición de contribuir a que, a través del diálogo, se busquen y alcancen soluciones para los distintos problemas, convierten a Su Eminencia, el Cardenal Miguel, en voz y guía imprescindibles en este rumbo que nos hemos planteado l@s nicaragüenses, de Reconciliación y Unidad Nacional.

Se dirige a tod@s, herman@s, nuestro Presidente, en esta Comparecencia Nacional del día de hoy, miércoles 14 de mayo del 2008, Año del Poder Ciudadano.

Palabras de Daniel

Buenas noches familias nicaragüenses, herman@s nicaragüenses. Hace pocos días se realizó en Managua un Encuentro, una Reunión para abordar el tema del encarecimiento de los alimentos, el tema del hambre. En esta Reunión participaron Gobernantes y Representantes de 13 naciones, y todos, sin excepción, coincidieron en que las raíces de estas crisis que estamos enfrentando tiene un componente, que es el modelo de desarrollo que se ha impuesto en el mundo, que lleva a enormes gastos en el consumo y, los alimentos son tratados como un artículo más de consumo.

Se hablaba de cómo pueblos como China, con mil 300 millones de habitantes, o la India, han logrado alcanzar un mejor poder adquisitivo para alimentarse, y eso provoca una mayor demanda de alimentos en el mundo. Pero mientras tanto, frente al encarecimiento del precio del petróleo, que es otro factor que incide en el encarecimiento de las actividades productivas agroalimentarias, como respuestas, países como los Estados Unidos se han decidido a utilizar los alimentos para producir combustibles, lo que viene a incrementar el precio de los alimentos.

Países europeos también se han decidido a utilizar alimentos para producir combustibles, incluyendo algunos países latinoamericanos, donde se está utilizando la caña de azúcar, que es un alimento y que también es una bebida espirituosa. Aquí mismo en Nicaragua, se produce un poco de etanol a partir de la caña de azúcar.

Es decir, estamos frente a una situación dramática, provocada por el modelo que se le ha impuesto al Planeta, un modelo consumista, desarrollista, de lo que se conoce como libre mercado, que significa que va a sobrevivir el más fuerte y los más débiles van a desaparecer. Esa es la lógica, el principio, el fin, del libre mercado.

A lo anterior hay que agregar la política de los Estados Unidos de Norteamérica, del Gobierno, no del pueblo norteamericano, porque el Gobierno norteamericano en su política expansionista, imperialista, son un imperio, han tratado de adueñarse del petróleo de muchos pueblos en el mundo. La última aventura ha sido Irak y, la entrada de las tropas norteamericanas en ese país donde se pensaban instalar tranquilamente y empezar a explotar el petróleo, que le pertenece al pueblo de Irak, se ha convertido en una guerra sin fin, que tiene empantanado al Gobierno norteamericano.

Y donde, lo señalaba en la reunión el Presidente Oscar Arias, lo dijo con toda claridad: Estados Unidos actúa con cinismo, estos países actúan con cinismo, decía, porque destinan tranquilamente 400 mil millones de dólares para una guerra, y no son capaces de destinar ni 500 millones en estos momentos, para un fondo para combatir el hambre.

Mucho menos para aportar y que nuestros pueblos puedan contar con los recursos para desarrollarse y producir alimentos, desarrollar más el sector agropecuario, y que no estemos dependiendo de lo que nos regalen; de un regalo que llega de vez en cuando, sino que dependamos de nuestras propias fuerzas, porque tenemos fuerzas en Nicaragua, fuerzas humanas, con deseos de trabajar y tenemos tierras aptas para todo tipo de actividad agroalimentaria.

Concluíamos en esa Reunión, que estamos frente a un problema global que afecta más, a lo inmediato, a los países más empobrecidos, y Nicaragua con Haití somos los más empobrecidos de América Latina y El Caribe. Nos disputamos el último lugar en la situación de extrema pobreza.

¿Qué pasa? Los alimentos son una prioridad y nosotros no podemos perder de vista cómo, alimentos que no se producen en Nicaragua porque las condiciones no lo permiten, como el trigo, viene creciendo su precio, de forma acelerada. El arroz, que nosotros producimos el 50% y el otro 50% lo importamos, también va creciendo de manera acelerada.

Estamos hablando de productos que se han convertido en productos básicos para el nicaragüense; el trigo, porque de ahí los panaderos nos llevan el pan a las familias nicaragüenses; el arroz, es un alimento fundamental en el plato de la familia nicaragüense; la leche en polvo, también ha cuadruplicado su valor en un corto plazo.

Son situaciones realmente dramáticas para los países más empobrecidos, porque los que tienen más recursos pueden enfrentar esa situación, pueden comprar los alimentos más caros. Los Estados Unidos, Europa, pueden hacerlo; ellos pueden comprar el petróleo a 120, 123, 150, a 200 dólares lo pueden pagar.

En cambio, nuestras economías, las de los países en vías de desarrollo, tanto en América Latina, África, Asia, somos ¡totalmente vulnerables! porque no tenemos la acumulación de riquezas de los países desarrollados, como Estados Unidos y Europa, que tienen una acumulación de riqueza enorme, que les permite enfrentar cualquier incremento, incluso en artículos de consumo.

Por muy elevado que sea el costo de un artículo de consumo, ellos lo pueden pagar, y aún así, ya han enfrentado complicaciones. Es decir, están siendo víctimas del mismo modelo que ellos impusieron en sus países y le impusieron al mundo. Por eso yo insisto en señalar, lo que Su Santidad el Papa Juan Pablo II llamaba capitalismo salvaje, y “los pueblos no pueden esperar,” decía el Papa… no es más que la tiranía, la dictadura de un modelo, el modelo capitalista que se le ha impuesto a la Humanidad.

Nosotros estamos librando esta batalla en condiciones donde tenemos que recurrir a la conciencia, a la solidaridad, al espíritu cristiano de los nicaragüenses y poner a un lado el egoísmo, porque la situación es tan compleja que ha provocado explosiones sociales en más de 30 países en el mundo. En América Latina la explosión social mayor se presentó en Haití.

Tengo aquí una carta que me ha enviado el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Kimoon, donde nos está invitando a todos los Gobernantes del Planeta, a asumir el tema de la Lucha por la Vida, por los Alimentos. Esta carta está fechada el 7 de mayo, exactamente el día en que estábamos realizando aquí la Cumbre.

Dice el Secretario General de Naciones Unidas: “Como todos sabemos, la subida constante y drástica de los precios de los alimentos en todo el mundo, amenaza con convertirse en una grave crisis que entrañaría el aumento del hambre y las privaciones para millones de personas de todos los continentes, con todos los consiguientes riesgos para la estabilidad y el desarrollo de numerosos países. Sigue siendo difícil prever las dimensiones de esta crisis basada en la demanda, y es necesario que evitemos crear un estado de pánico que aumente los riesgos, alentando la especulación y el acaparamiento.

Como dirigentes y encargados de formular las políticas, también debemos evitar las respuestas inmediatas e insostenibles que puedan empeorar la situación.” Fíjense, qué interesante esto que señala.

“Sin embargo, no cabe duda de que es urgente adoptar medidas concertadas para contener la crisis, aliviar sus efectos sobre los más vulnerables y sentar las bases para soluciones duraderas.”

Al final, dice Ban Kimoon: “La Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria Mundial, organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación que se celebrará en Roma, del 3 al 5 de Junio del 2008, ofrecerá una excelente oportunidad en este sentido.”

Es una reunión a la que estamos invitados todos a participar, porque ya se convirtió en un tema crucial para la Humanidad. Está en riesgo la sobrevivencia de la Humanidad y, en primer lugar, de los países más empobrecidos. Esta es la carta que recibimos de Ban Kimoon.

Luego, quería referirme a que desde el año 2007 que asumimos el Gobierno, ¡lo asumimos en condiciones verdaderamente dramáticas! Antes que llegáramos al Gobierno, ya habían cortes de energía diarios, que andaban por las 12 horas. A lo largo del 2007, se fueron reduciendo, pero todavía seguían siendo cortes de energía, en ocasiones de 6 horas y, hasta de 8 horas.

Esto tiene que ver con el modelo que heredamos, que privatizó la generación de energía, la distribución de energía, y ustedes, hermanos nicaragüenses, han sido los que han sentido en carne propia estos problemas. Unión Fenosa es más conocida aquí que cualquier otra empresa de nuestro país, no para bien, sino para mal, desgraciadamente. Pero es que los Gobiernos anteriores le entregaron a Unión Fenosa, la distribución y la generación.

Igualmente, cuando triunfó la Revolución en 1979, nosotros nacionalizamos la importación del petróleo. Cuando el Estado importa el petróleo, puede influir, indiscutiblemente, en los costos del mismo. Pero, con la llegada de los Gobiernos que consideraron que había que aplicar políticas de privatización, liberaron el mercado y empezamos a depender, durante todos estos años, de los costos que determinan las transnacionales que operan la importación y distribución del petróleo y sus derivados en Nicaragua. Empezamos a depender de eso, durante todos esos años.

Hasta que llegamos al Gobierno en el año 2007, empezamos a trabajar un nuevo modelo para lograr traer petróleo seguro, porque se dificulta en el mercado conseguirlo aún al precio en que se encuentra y, en condiciones que pudiese adquirirlo el país, aunque sea una parte del petróleo, porque la otra parte sigue siendo manejada por empresas transnacionales en Nicaragua, a las que no podemos decirles ¡váyanse!

No podemos hacerlo, sencillamente porque el país no tiene la capacidad de llenar en estos momentos, el vacío que dejarían esas empresas transnacionales y con las cuales se han buscado acuerdos, entendimientos, que permitan por lo menos garantizar el suministro del petróleo en nuestro país; y que el petróleo de Venezuela logre llegar, que esté llegando una parte a la Refinería de la ESSO, donde se está refinando parte de ese petróleo. Eso es lo que hemos logrado, gracias al tratamiento solidario que da Venezuela a los países que son miembros del ALBA y que son miembros de PETROCARIBE.

Si no estuviésemos nosotros en el Gobierno, ¡no sé cómo estaría Nicaragua en estos momentos! Ni habría energía, porque los otros Gobiernos, que se dicen amigos de Nicaragua, no son capaces de otorgarle a Nicaragua, apoyo en situación de emergencia.

La excepción ha sido el pueblo de Taiwán; pero el Gobierno de Estados Unidos ha sido incapaz de decir, ellos que se jactan de ser muy amigos de Nicaragua y que tienen tanto capital, tanto recurso y que gastan tantos miles de millones en guerra, han sido incapaces de decirle a Nicaragua, les vamos a mandar estas plantas para que puedan sobrevivir.

¡No lo hicieron ni cuando era Presidente don Enrique Bolaños! que era muy amigo de ellos, muy servicial, muy gente con ellos… ¡no lo hicieron! y el país estaba con 12 horas de racionamiento diario y ellos ¡insensibles! Igual, otros Gobiernos europeos, que se precian de ser muy generosos, pero lo que hacen es condicionar la ayuda, ¡tampoco! Frente a una emergencia, se vuelven insensibles.

Gracias a Dios llegamos al Gobierno el 10 de enero del año 2007, de lo contrario, no estaríamos aquí conversando; este país estaría en una situación de caos total… ¡aquí no habría energía ni combustible! ¿Quién podría ofertarle combustible? Estados Unidos produce combustible, tiene petróleo, pero, es incapaz de ofrecerlo a estos países, en las condiciones que lo ofrece Venezuela.

Por eso, yo insisto en que tenemos que darle gracias a Dios, que tenemos un Gobierno del Pueblo, que inmediatamente, por razones de identificación como latinoamericanos, como Revolucionarios, nos adherimos al ALBA, lo que nos ha permitido sobrevivir y llegar hasta donde estamos.

¿Qué sucede? Estos datos son muy importantes, hermanos nicaragüenses, porque la información es básica para poder realmente entender y enfrentar momentos difíciles, ¡porque estamos viviendo momentos difíciles! y vienen momentos más difíciles todavía, para nosotros, para los centroamericanos. No crean que está fácil la situación para el pueblo hondureño, ni para el Gobierno del Presidente Zelaya, ni del Presidente Saca, ni para el del Presidente Oscar Arias; en todo Centroamérica hay una enorme tensión, que cada día crece más.

A partir del año 1990 que nosotros dejamos el Gobierno, por razones de principios, por lealtad con los pobres, entre otras batallas, yo me di de lleno a la defensa del sector transporte urbano e interurbano, en nuestro país.

En esos momentos, el precio del barril del petróleo estaba en 33 dólares con 69 centavos; el problema no era el precio del petróleo… el problema era que el modelo neoliberal quería privatizar todo el transporte, trasladárselo a los grandes capitales y, desaparecer todas las cooperativas que se habían formado del 79 al 90 y las nuevas cooperativas que habíamos apoyado para que se formaran del 90 en adelante.

Liberalizar el transporte, significaba también la tarifa a libre mercado; el transportista, a cobrar lo que quisiera y nosotros batallamos para que se mantuvieran regulados, el precio del transporte urbano y la tarifa del transporte interurbano. Nunca nos metimos con el transporte de carga, ni con el transporte pesado, y quiero que esto lo escuchen bien nuestros hermanos del transporte de carga y el transporte pesado.

Ellos han actuado por la libre, cobran lo que quieren, nadie los controla, nadie los regula. A los que se les regula la tarifa, es al transporte interurbano, sean buses, camionetas, microbuses, y, al transporte urbano ¡a ellos se les regula la tarifa! Al regularse la tarifa, si no queremos afectar a los usuarios, tenemos que recurrir a algún tipo de subsidio.

Esas eran las batallas, año con año… ¡y yo me siento honrado, orgulloso, de haber estado librando estas batallas, año con año, con todos los transportistas, para que no desaparecieran!

Debemos de entender que en un país como Nicaragua, y no sólo Nicaragua, sino también en Centroamérica, por todos lados vamos a ver eso, donde hay pobreza, desempleo, la gente busca cómo trabajar. Una forma de trabajo es conseguir una placa y operar un taxi, una forma de trabajo es conseguir una concesión y operar una línea de transporte interurbano.

Esto provocaba contradicciones entre los mismos transportistas, porque decían: bueno, si nos meten más transportistas, menos vamos a ganar. Pero, por otro lado, la gente con necesidad recurriendo a las Alcaldías, al Ministerio, al MTI, y yo en las negociaciones, hablando con el Gobierno para que concediera algunas placas, para que diera algunas concesiones ¡porque es una forma de trabajo!

Eso ha llevado a que en nuestro país tengamos, sólo en Managua por ejemplo, tenemos más buses de los que deberían estar operando, para que tuviesen un ingreso razonable, pero acompañado de política de subsidio; de lo contrario ¡no hay forma!

En todas partes del mundo, en los países desarrollados, el transporte es estatal ¡fíjense bien! Porque sencillamente, o se subsidia, o está en manos del Estado, o se liberaliza, que es lo querían aquí, que quede en manos de los ricos. Nosotros hemos luchado para que quede en manos de todos estos trabajadores, gente humilde, trabajadora, de diferentes sectores que, quedando desempleados, se fueron metiendo al transporte, se volvieron transportistas y organizaron cooperativas por todos lados; otros, todavía no están organizados en cooperativas, andan sueltos, y lo ideal es que se organicen en cooperativas. Hemos promovido esto y lo promovimos durante todos estos años.

Entonces, ¿qué pasa? ¡Fíjense bien! Cuando librábamos esas batallas el precio del petróleo estaba de la siguiente forma: En 1990, 33 dólares con 69 centavos; en 1999 bajó a 29 dólares; cuando la primera invasión a Irak, subió a 35 dólares; cuando terminó la guerra en Irak bajó a 19 dólares y luego subió un poco, a 29 dólares.

De 1999 al 2000 subió a 34 dólares con 40 centavos; en el 2002, cuando vienen los atentados contra Venezuela… recuerden aquella huelga que paralizó el país en Venezuela, que tenían paralizado la producción de petróleo, ahí sube otra vez a 32 dólares con 15 centavos, que había bajado un poco en el año 2000.

En el 2003 se mantiene en 35 dólares el barril de petróleo; en el 2004, después que empiezan las operaciones de Estados Unidos contra Irak, sube a 40 dólares con 28 centavos y luego, salta a 53 dólares, porque también aquí se combinan los fenómenos naturales. Recuerden ustedes aquel huracán que afectó a México y que dañó reservas petroleras en ese país.

Luego, tensiones con Irak, Nigeria, y se dispara el precio a 58 dólares en el año 2005; después viene y le cae a México, la tormenta tropical Cindy, y a Estados Unidos el Huracán Katrina. Un montón de huracanes que cayeron en esos días, el Rita, el Denis, el Katrina y se dispara el petróleo a 65 dólares, en el año 2005.

En el 2006, tensiones bélicas en Nigeria, donde entran en juego los intereses colonialistas que están ahí siempre, disfrazados ahora como formas de cooperación, de desarrollo, pero están siempre los colonialistas buscando cómo continuar saqueando a estos países; este es un país africano de los grandes productores de petróleo. Entonces, sube a 74 dólares.

Nosotros llegamos al Gobierno en el 2007 y Estados Unidos está siendo afectado por la crisis que él mismo ha creado, ha provocado, y está la baja de la reserva en los Estados Unidos, viene una política de especulación sobre el precio del petróleo en las Bolsas y se dispara el petróleo a 74 dólares con 18 centavos.

Es decir, nosotros agarramos el Gobierno con 74 dólares con 18 centavos. En el mes de octubre del 2007, cae la Bolsa de New York, se incrementa la especulación y sube a 82 dólares con 60 centavos… ¡esta es pura especulación del capitalismo! En diciembre del 2007 sube a 91 dólares 73 centavos.

En enero del 2008 ya pasa a 92 dólares con 95 centavos; en febrero de este año, pasa a 95 dólares con 35 centavos; en marzo a 105 dólares con 56 centavos; en abril pasa a 108 dólares con 92 centavos y, en mayo lo tenemos ya en 125 dólares con 96 centavos. Fíjense bien, hermanos nicaragüenses, lo que está sucediendo en el mundo; este es un problema mundial y cómo nos está impactando en Nicaragua.

O sea, un petróleo que todavía en el año 2006 estaba en 59 dólares, cuando llegamos al Gobierno sube a 74 dólares; después va a 82, luego a 94, a 91, 92, 93, 105, 108 y actualmente, está en 125 dólares… ¡no hay forma siquiera de poder planificar! Porque el Presupuesto de este año, se había estimado un petróleo en unos 70 a 78 dólares el barril, así estaba proyectado el Presupuesto. Pero la realidad nos está diciendo que no es así, y esta realidad no la dominamos nosotros, está aquí en el mundo. El mundo capitalista es el que domina esta realidad.

Los precios los fijan en la zona del Golfo, las transnacionales, que traen el petróleo a la región, a estos países, al precio que está fijado en la zona del Golfo o en Texas, Estados Unidos. Lo que ellos hacen es que, meses antes han comprado grandes cantidades de petróleo a un precio mucho menor, lo tienen en reserva y, cuando lo trasladan a estos países, lo traen como que lo estuvieran comprando en ese momento… están revendiendo el petróleo, teniendo unas utilidades enormes. Por eso es que se habla, que las transnacionales tienen en estos momentos, las mayores utilidades que pueda tener empresa alguna en el mundo, ¡en toda la historia de la humanidad!

No era lo mismo librar la batalla de los transportistas, porque era una batalla de todos los años, la cual yo acompañaba muy honrosamente; no era lo mismo acompañar estas batallas, con el petróleo como estaba en 1990 a 33 dólares el barril, y aún como estaba en el año 2006, a 74 dólares el barril. Realmente, la batalla era más que todo para evitar que se liberalizara el transporte y desaparecieran todas las cooperativas ¡esa era nuestra batalla!

¡Cuántas veces los amenazaron a ustedes, estos Gobernantes anteriores, con liberalizar el transporte! Acuérdense bien, compañeros transportistas urbanos e interurbanos ¡acuérdense bien! Constantemente los amenazaban cuando había un paro, una protesta… “les vamos a liberalizar el transporte” les decían. Para aplastarlos, hacerlos desaparecer y venir ellos con su transporte, a hacer el gran negocio, los grandes capitales.

No era lo mismo librar esas batallas, frente a Gobiernos que querían desarticularlos y desaparecerlos a ustedes, que venir a librar esta batalla frente a un Gobierno que ha dado la vida y seguirá dando la vida para que no desaparezcan las cooperativas de este país. Y en momentos en que el precio del petróleo alcanza un valor, que no lo había tenido a lo largo de toda la historia, desde que se empezó a explotar el petróleo en el mundo.

Es importante que tomemos conciencia del momento que estamos viviendo. Estamos enfrentados a una crisis energética, que tiene que ver con las políticas neoliberales, que no se preocuparon por hacer inversiones para cambiar la matriz energética en Nicaragua, y hemos venido haciendo grandes esfuerzos con los fondos del ALBA, los famosos fondos del ALBA, para utilizarlos e ir resolviendo la crisis energética.

Tenemos problemas productivos, necesitamos incentivar la producción, el sector agropecuario, agrícola, ganadero, necesitamos incentivarlos y también ahí hemos venido haciendo esfuerzos para llevarles a los campesinos, a los productores, financiamiento con intereses justos. Llevar programas, incluso, como el Programa Hambre Cero, un Programa que genera empleos y permite que la población más empobrecida pueda sobrevivir, pueda alimentarse.

Se habla de los fondos del ALBA. Aquí tengo un resumen de lo que son estos fondos, en estos 2 años; lo que está comprometido ya, buena parte ya ejecutado y otra parte en ejecución. Sólo en inversión en generación, o sea, las plantas de 60 megawatts cada una, que hacen 120 megawatts, más otras plantas que vienen y van a ser otros 120 megawatts más, eso cuesta 207 millones 680 mil dólares. Eso cuestan esas plantas.

Que los hermanos venezolanos no nos andan preguntando cómo las vamos a pagar, cómo vamos a hacer esto, no nos andan poniendo todas las trabas y condiciones que ponen los Organismos o algunos cooperantes, es lo que nos permite tener ya las plantas. De lo contrario no estarían aquí, y tendríamos apagones de 12 horas en Nicaragua o más, mucho más… ¡serían apagones de quién sabe cuántas horas!

Eso nos permite estar terminando de instalar… ya se terminó de instalar la planta que está generando 40 megawatts, más la planta de diesel que genera hasta 60 megawatts. Esta planta va a generar 20 megawatts más, estamos hablando que tendremos un total de 120 megawatts, ¡que no existían en Nicaragua! y, en un período de un año y meses, el Gobierno de los pobres, el Gobierno del Pueblo está instalando, y ya están operando.

Se está trabajando la primera fase de la Refinería, hasta el momento se han invertido 8 millones de dólares; esa es una inversión de mediano plazo, son 5, 6 años. Se está trabajando y ejecutándose el Programa de Fondos ALBACARUNA, que son créditos que se están entregando a pequeños productores, a cooperativas, con intereses anuales que no van más allá del 8%.

Luego están otros Programas del Fondo ALBA; esto no es reembolsable, es una cooperación solidaria de parte de Venezuela, donde estamos hablando de 71 millones 884 mil 90 centavos… ahí están las Calles para el Pueblo, ahí están los Programas de Viviendas, ahí van Usura Cero, Hambre Cero.

Otro Programa de Crédito del BANDES con el Banco del ALBA, viene a sumar un total de 36 millones 958 mil 600 dólares. También están otros Proyectos Sociales que se vienen desarrollando en todo el país, donde estamos hablando de 35 millones 367 mil dólares.

Fortalecimiento de la producción agropecuaria, donde está incluida la retención del ganado, porque se está exportando ganado y carne a Venezuela, ahí estamos hablando de 21 millones 367 mil dólares; el fortalecimiento institucional del propio BANDES, que es el instrumento con que se cuenta. O sea, nosotros hablamos de un Banco de la Producción, el BANDES está haciendo el papel del Banco de la Producción junto con ALBACARUNA. Esa es la realidad, y tienen que crecer, ¡van a crecer! Y, otros Programas de cooperación que suman 60 millones 68 mil dólares.

Toda esta información con su detalle, ustedes la pueden ver en Internet. El compañero Francisco López, tiene que asegurar que el detalle de todo esto salga por Internet.

Fíjense bien, esto hace un total, en un año y meses, de 520 millones 516 mil 500 dólares. Porque muchos preguntan… ¿dónde está el Fondo del ALBA? ¿Qué se hace el Fondo del ALBA? ¿Por qué no le pedimos al Fondo del ALBA? La verdad es que estamos sobregirados con el Fondo del ALBA, pero, como nuestros hermanos venezolanos no nos están poniendo muchas condiciones, gracias a Dios que podemos estar sobregirados.

Si hacemos la cuenta de lo que correspondería al 25%, estaríamos hablando de 200 millones de los que podríamos disponer, y si pudiéramos disponer del otro 25% del fondo común del Banco del ALBA, estaríamos hablando de 400 millones, sumando todo el año 2007 más el 2008. Y no hemos llegado a mitad del año, y ya tenemos a nuestro favor más de 500 millones de dólares, de parte de los hermanos venezolanos. Esto lo agradecemos al pueblo de Venezuela y en particular, al Presidente Hugo Chávez.

Hay una pregunta que se nos hace, y es explicable que esté la preocupación… ¿por qué razón el combustible en Nicaragua es el más caro de Centroamérica? Se hace la pregunta y se compara con Honduras, El Salvador, Guatemala, Costa Rica o con otros países y, efectivamente, el combustible de Nicaragua es el más caro de Centroamérica.

Fíjense bien, aquí tenemos el Mar Caribe, aquí está Venezuela, si nosotros tuviésemos un puerto en el Mar Caribe, el petróleo llegaría directamente a ese puerto del Atlántico y nosotros lo internaríamos a un costo mucho menor. Pero ¿qué sucede? el petróleo, para llegar a Nicaragua, sale de Venezuela y tiene que esperar, hacer fila primero, en el Canal de Panamá; no crean que ahí se pasa rápido, los barcos hacen filas para cruzar y luego, hay que pagar por el cruce del Canal de Panamá; después suben aquí y llegan a los puertos nicaragüenses a descargar. Esto incrementa el costo.

No tenemos la ventaja de Honduras, que tiene puertos en el Atlántico; Guatemala y Costa Rica tienen puertos en el Atlántico; Panamá tiene el Canal, una posición privilegiada; El Salvador es el único país que no tiene puerto en el Atlántico. El otro problema nuestro es que la cantidad de petróleo que consume Nicaragua, es la menor de Centroamérica.

Todos los países centroamericanos consumen mucho más petróleo que Nicaragua; esto le da una ventaja a El Salvador, porque, para traer el petróleo a Nicaragua, como son cantidades pequeñas, nuestra capacidad de almacenaje también es limitada, entonces viene de a poquitos y tienen que hacer una gran cantidad de viajes. En cambio, a un país que compra un volumen grande y tiene capacidad de almacenaje, llega un barco, descargó, y ahí quedó el petróleo para largo rato. Eso abarata los costos.

Por eso es que nosotros insistimos mucho… fíjense bien que desde que llegamos al Gobierno estamos hablando de Monkey Point, que es un puerto natural que está ahí; hay que hacer una inversión que andará por los 350 millones de dólares, es una obra que llevará unos cuantos años en su construcción; estamos haciendo gestiones con diferentes países, para que vengan a invertir en este puerto.

Con Monkey Point tendríamos resuelto el problema, no solamente del petróleo, porque tendríamos este corredor directo de Monkey Point a distribuir en la zona del Pacífico y en todo el país, sino también el otro problema del que tanto se habla… se dice que Nicaragua es de los países donde los costos son mayores, para cualquier empresa, para cualquier actividad comercial. ¿Por qué razón? Nicaragua, de zonas francas exporta unos 1,700 millones… ¿por dónde salen estos productos? Una parte sale por Corinto, pero la mayor parte se va por Puerto Cortés en Honduras, o por Puerto Limón en Costa Rica.

El mercado que tiene Nicaragua es un mercado que… si los productos van para Europa, tenemos que salir por el Mar Caribe; si van para la Costa Este de los Estados Unidos, incluyendo Miami, es por El Caribe. Todo lo que exportamos para la Costa Este de Estados Unidos, tiene que ir por El Caribe; lo que exportamos para Europa, tiene que salir por El Caribe, y como sale más costoso ir por el Canal de Panamá, lo que se hace es sacar el producto por Puerto Cortés en Honduras, o por Puerto Limón en Costa Rica, para poder acceder al mercado mundial.

No ha habido todavía una iniciativa seria; nosotros quisimos hacerlo del 79 al 90, pero vino la guerra y no nos permitió construir el Puerto de Monkey Point. Teníamos todas las condiciones, e incluso, empezamos una obra para un Puerto de Aguas Profundas en El Bluff, donde el Huracán Juana dañó bastante, parte de la obra. Estábamos trabajando en esa dirección, pero después no pudimos continuar, porque tuvimos que dejar el Gobierno, el pueblo así lo decidió, y dejamos el Gobierno.

Ahora que regresamos al Gobierno, hemos retomado la necesidad, la urgencia del Puerto en Monkey Point, ¡fíjense la importancia que tiene un puerto! Pero también, materia prima, productos que se traen, que se importan en un volumen que andan arriba de los 3 mil millones, que lo traen para zonas francas, para diferentes actividades, una parte, superior a los mil millones, viene también por esas vías, se internan por Puerto Cortés o por Puerto Limón.

Tenemos una dependencia que encarece cualquier tipo de operación en Nicaragua… ¡no hay forma! Se nos encarece la introducción del petróleo. Los venezolanos estarían muertos de risa si tuviéramos un puerto en el Caribe, en Monkey Point, ahí mismo nos pondrían el petróleo o sus derivados, la gasolina, el diesel, el gas, todo lo que se necesita, pero ¡no tenemos ese puerto!

Tenemos que entender nuestra realidad, con la cual veníamos sobreviviendo, porque no se venía presentando una crisis como ésta, que está afectando a todo el Planeta. No es un problema sólo en Nicaragua, no es un problema de Gobierno, ¡este no es un problema de Gobierno! sino que es un problema estructural.

Yo entiendo la desesperación, comprendo, entiendo, comparto la desesperación de los hermanos transportistas, los entiendo perfectamente bien ¡están desesperados! porque sienten que la situación cada día es más dura. Igualmente, el pueblo también siente que la situación es cada día más dura y los transportistas son parte del pueblo, representan familias que tienen un modo de vida que es el transporte; que no se les ha podido renovar las unidades de transporte; que ya tenemos un convenio, gracias al Gobierno de México, a la buena voluntad del Presidente Felipe Calderón, que cuando le planteé esto respondió inmediatamente y, está en proceso de licitación.

Estamos hablando que entrarán primero, 350 unidades de buses nuevos y mi compromiso es entregarle esas unidades, a las cooperativas de transportistas de Managua, en primer lugar, con facilidades de pago, con intereses justos, y que se mantenga a 2 córdobas con 50 centavos la tarifa, ¡porque el pueblo tiene derecho!

Luego, traer más unidades, hemos traído algunas; Japón nos donó, en un crédito revolvente, nos entregó 50 microbuses con 0% de interés. Ya están distribuidas, algunas de ellas ahora están en paro, pero bueno, ahí están distribuidas las unidades con 0% de interés.

¿Qué es lo que podemos hacer en condiciones como éstas? Lo que hemos hecho es buscar una solución, con el transporte que tiene control en la tarifa. Ahora, si los hermanos transportistas de carga están de acuerdo que les controlemos la tarifa, si están de acuerdo que también les controlemos las unidades, para poder estar claro cuántas unidades están operando y cuántas tienen descansando, porque no se puede estar subsidiando las unidades en descanso.

Si los hermanos del transporte pesado quieren también que les regulemos la tarifa y que tengamos un control, para saber cuántas unidades de transporte pesado están operando, podemos hablar, ¡claro que podemos hablar! Pero, yo tengo mis dudas que estos hermanos estén interesados en que les controlemos las tarifas, porque tienen contrato con grandes empresas que les pagan; ellos tienen asegurado un ingreso.

Ahora, si ellos tienen una situación crítica, no queda más que buscar un mecanismo solidario, que pasa porque tendrán que bajar utilidades; o sea, no seguirán ganando lo que están ganando en este momento, porque materialmente es imposible.

Fíjense bien, aquí en Managua hay 12 mil taxis; Managua podría estar operando tranquilamente con 3 mil taxis, aún con este precio que tiene el combustible, si sólo hubiera 3 mil taxis éstos estarían ganando y defendiéndose, no tendrían grandes utilidades como las que tenían cuando el petróleo estaba a 50, 60 dólares, pero estarían sobreviviendo.

Pero, cuando son 12 mil hermanos los que están disputándose el mercado, y éste no da para 12 mil; y aunque se han dividido en turnos, unos por la mañana otros por la tarde, no da tampoco.

Lo que hemos venido acordando con los hermanos transportistas de los taxis, es entregarle el combustible, a través de las diferentes distribuidoras. Hemos encontrado una buena respuesta de parte de DNP, que es la que maneja PETRONIC; hemos encontrado buena respuestas también de la SHELL; la ESSO está consultando con su casa matriz, no sé si ya respondió, para que se pueda distribuir ese combustible en todo el país a las unidades de taxi, las del transporte interurbano y el urbano, con excepción del transporte de Managua que tiene un tratamiento especial.

Pero como el transporte urbano en los otros municipios no ha sido incorporado, lo estaríamos incorporando ahora a este mecanismo, que combina un paquete, desde una política de crédito con períodos de gracia, para que puedan adquirir llantas a precios bajísimos; igualmente repuestos, aceites, baterías, todo lo que requieren.

Esto irá acompañado también de una política de crédito para cambiar de la gasolina al gas, en todos los taxis, vamos a empezar con una cantidad. Instalar el mecanismo con su tanque de gas, tiene un costo que lo vamos a asumir, y ellos van a asumir el costo del gas; y con esto, se baja totalmente el costo de operación, porque no es comparable el costo del gas con la gasolina.

Pero seguiría el problema de los 12 mil taxis en Managua, ¿qué es lo que les aconsejo? Pónganse de acuerdo. Si Managua necesita 3 mil taxis diario, pónganse de acuerdo para que el día lunes salgan 3 mil, el martes otros 3 mil, y así sucesivamente hasta el viernes, que son los días de más movimiento. Ahí ya han pasado los 12 mil taxis, ya habrían pasado 15 mil, y todos estarían ganando, en vez de estar peleando los 12 mil el mismo día, aunque algunos vayan por la tarde y otros por la mañana.

Son medidas que tienen que decidirlas ustedes mismos, hermanos de las cooperativas de taxis, para no estar peleando entre ustedes, porque finalmente, terminan peleando porque sienten que les están haciendo competencia y se están destruyendo entre ustedes mismos. La única forma es recurrir a estos mecanismos solidarios, que al final de cuentas, les permite sobrevivir como gremio, porque les va a permitir ganar.

Si continúan como están, aún cuando se aplique lo que nosotros tenemos comprometido, que es reducir el costo, es una cantidad pequeña, estoy claro, estamos hablando de 50 centavos dólar, de los cuales, 30 centavos los sacamos del fondo del ALBA, y los otros 20 centavos dólar, se los vamos a pedir a la Asamblea Nacional.

Me comprometo, e incluso tengo listo el Proyecto de Ley, para presentarlo a la Asamblea Nacional, para que nos aprueben los 20 centavos y serían 50 centavos, aunque sé que eso es insuficiente.

Tenemos que trabajar también con el transporte interurbano, para que, en lugar de tener un movimiento, un ciclo de rotación de cada media hora o de cada hora, por ejemplo, espaciar un poco más. El transporte interurbano que sale de un punto a otro del país, va a ir con más garantías de encontrar pasajeros y llenar el bus, tanto de ida y de regreso, pero, si detrás de uno salió el otro, el primero agarró y el otro agarró cuatro, y ambos van a perder.

No hay forma que puedan subsistir, si no se recurre a este tipo de mecanismos entre ustedes mismos, con el precio que tiene el combustible. No van a poder subsistir. Pueden subsistir, pueden defenderse si… y ¿quién va a sufrir un poco? el pasajero, pero es preferible que el pasajero aguante un rato, esperando que pasó el bus y llenaron el vehículo; el pasajero recibió un servicio un poco más lento, pero tiene servicio, y el transportista gana.

Tienen que ponerse de acuerdo en eso, y no pelearse entre ustedes para disputarse, o ir corriendo uno detrás del otro para quitarse el pasajero. Así, sencillamente no vamos a ningún lado, tiene que haber una comprensión de la complejidad del problema.

Como el precio del petróleo estaba relativamente bajo, en aquellos años que les mencionaba del 90 en adelante… voy a tomar aquí los últimos 5 años, del 2002 al 2006, donde nosotros no estábamos en el Gobierno y acompañábamos a los transportistas en todas estas luchas. En esos 5 años, en subsidio vía Presupuesto y exoneraciones DGA y devoluciones de la DGI, porque hay que sumar a esto las exoneraciones que están ahí, en el año 2002, esto significó 54.8 millones de córdobas.

Anoten bien las cifras, compañeros, hermanos nicaragüenses. En el año 2003, significó 34.8 millones de córdobas; en el año 2004, significó 112.5 millones de córdobas; en el año 2005, 153.5 millones de córdobas; en el 2006, significó 221.5 millones de córdobas. En este año se incrementa, porque el precio del petróleo también está más alto.

Si nosotros sumamos lo que significó el subsidio, exoneraciones, etc., durante 5 años, del año 2002 al 2006, cuando estaba el Ingeniero Enrique Bolaños de Presidente, si sumamos esto, nos da un total de 594 millones, eso es lo que se le entregó de subsidios y exoneraciones a todo el sector.

Quiero que escuchen bien, quiero que el Gobierno del Pueblo, a final de cuentas es el pueblo, porque el dinero no sale de nosotros, no sale de los Ministros, no sale de mi bolsa, ¡sale del mismo pueblo y de la cooperación venezolana! que es lo que estamos combinando aquí, cooperación venezolana con el Presupuesto.

Fíjense bien lo que está comprometiendo el pueblo de Nicaragua con el sector transporte en estos momentos, con el transporte urbano, interurbano, y el selectivo… estamos comprometiendo entre fondos de ALBANISA, más los fondos del Presupuesto, estamos hablando que, en este período 20072008, en dos años, les estamos comprometiendo aquí, la entrega de todo este paquete que significa 2 mil 389 millones de córdobas.

De 594 millones de córdobas que se entregaron en 5 años, nosotros, entendiendo que la crisis es grave, ¡algo tenemos que hacer! pero, lo que puede hacer el país en estos momentos, tensionándose al máximo, porque esto nos tensiona al máximo, lo que puede hacer el país, buscando aquí y allá, sumando, es entregarle en estos dos años 20072008, porque tenemos que incorporar lo que se entregó el 2007 más lo que se estaría aportando en el 2008, estamos hablando de 2 mil 389.321 millones de córdobas.

O sea, más de 4 veces lo que se entregó en 5 años, es lo que estamos entregando en 2 años, es decir, ¡el pueblo! que es el que está entregando. No es Daniel Ortega, no es el Gobierno, ¡es el pueblo! Es sacrificio del pueblo, porque estamos sacrificando Programas Sociales, Programas de Viviendas, Programas de techo, de Salud; estamos sacrificando a otros sectores, aquí están dirigentes de los maestros, del sector salud.

Nosotros quisiéramos ir a pedir más Presupuesto para los trabajadores de la salud, para l@s maestr@s, pero estamos sacrificándolos, porque estamos claros, que el país sin energía y sin transporte, no va a caminar. Necesitamos darle respuesta a la energía, que es a lo que venimos dando respuesta y, al transporte, para que de esa manera el país siga caminando. Yo me comprometo a continuar haciendo esfuerzos para buscar más recursos para que esto de los 50 centavos, que sé que es poquísimo, se pueda elevar.

Pero además, tenemos que integrar mesas de trabajo, que es lo que hemos decidido, vamos a formar mesas de trabajo. Estas decisiones que les estoy explicando, ya están tomadas, pero, mesas de trabajo para abordar la Ley 54 y la 431, que es muy polémica, porque hay otros problemas que tienen que ver con las relaciones entre los transportistas y las instituciones.

Hacer un estudio serio, sacando un precio promedio en el país, agregándole este subsidio de 50 centavos dólar, para que no se dispare el precio del combustible que llegue a Yucapuca, a Waslala o a Río Blanco, porque realmente no estaría lográndose nada, con este transporte que se mueve en zonas tan remotas y donde el costo del combustible, se encarece por la transportación.

Buscar cooperación, hablar con las mismas empresas distribuidoras, ya DNP ha manifestado disposición de apoyar; hablar con la ESSO, con la SHELL, con todas las empresas distribuidoras, donde algo podemos lograr. Me comprometo a hacer gestiones con los pueblos hermanos, que tienen esa disposición con el pueblo nicaragüense; seguir haciendo gestiones para que logremos tener un combustible a un precio justo, tal como lo planteó Venezuela.

El Presidente Hugo Chávez, ya hizo una propuesta en la reunión de la OPEP y, en la reunión de Managua también los hermanos venezolanos, en el paquete de propuestas que presentaron para enfrentar el problema agroalimentario, como ellos están claros que este asunto del combustible, es un elemento que presiona los costos de los alimentos, presentaron esta propuesta:

“Crear un banco de insumos agrícolas para disminuir los costos a pequeños y medianos productores.

Destinar 100 millones de dólares a través del Banco del ALBA para la cartera agrícola, con el fin de financiar los proyectos que presenten los países.

Crear un plan especial dentro de PETROCARIBE para financiar la producción agrícola, a través de cuotas especiales de combustibles que impacten sobre la producción.”

O sea, estamos hablando de un combustible que tendría un valor justo para que no afecte la actividad productiva. Los otros puntos se refieren al tema alimentario, pero me interesaba mencionar esto, que es “crear un plan especial dentro de PETROCARIBE para financiar la producción agrícola, a través de cuotas especiales de combustible que impacten sobre la producción.”

Ya estamos trabajando una propuesta para los hermanos venezolanos… porque ¿dónde vamos a ir? No puedo ir donde Bush, que ¡no da ni sal para un jocote! ¡Es la verdad! Es cierto que está la Cuenta Reto del Milenio, pero eso, ahí va, ahí va.

Yo espero ahora, en la reunión de Lima, llevar este planteamiento a toda la comunidad latinoamericana y europea que va a estar reunida allí, pero hablarlo directamente con los hermanos venezolanos.

Y como en la reunión que tuvimos en Caracas, se aprobó un bono de 100 millones para afrontar la crisis alimentaria, y en la reunión de Managua, donde estuvieron… y es importante destacar que todos los países que estuvieron aquí representados a nivel de Jefes de Estado, Ministros o Cancilleres, que fueron Bolivia, Ecuador, Honduras, Nicaragua, Venezuela, San Vicente y Las Granadinas, Haití, Panamá, Guatemala, México, Belice, República Dominicana, El Salvador y Costa Rica, todos coincidimos en los planteamientos.

Ustedes escucharon el discurso del Presidente Oscar Arias y, fue uno de los más fuerte, crítico contra los europeos y contra los yanquis. De todos estos países, Costa Rica no quiso firmar, lo dijo el Presidente Arias con toda claridad; no quiso firmar el documento porque ya no había tiempo, decía él, para hacerle algunas correcciones que ellos querían; y yo no quería afectar la reunión. Entonces, él decidió no firmar.

A la Ministra del Exterior de El Salvador, la escuché desesperada llamando al Presidente Saca para ver si firmaba, el Presidente Saca había sido operado de un problema de sinusitis, estaba muy mal, no se pudo comunicar con él, entonces no firmó; fueron los únicos dos países que no firmaron, pero, todos coincidieron con este planteamiento. El resto de los países, incluyendo México, estuvieron de acuerdo con este planteamiento, que ya está en Internet, el mismo día se instaló en internet.

También les pedimos a los Alcaldes sandinistas, no se lo puedo pedir a los Alcaldes liberales, pero sí a los sandinistas. Porque nos planteaban los compañeros transportistas interurbanos, que llegan a un pueblo, a un Municipio, y por estar en el pueblo, después no los dejan salir, si no pagan un impuesto. Los hacen pagar impuestos.

Hay transportistas que pagaron un impuesto en un pueblo, pasaron a otro, y allá los están esperando con la Policía ¡y a pagar el otro impuesto! A veces recorren tres municipios y en todos pagaron impuestos, eso encarece el costo del transporte.

Aquí tengo el Acta de Compromiso de los 87 Alcaldes del Frente Sandinista y de la Unidad Nicaragua Triunfa, aquí están todas las firmas, donde ellos, en concreto, manifiestan que no van a cobrar un peso más a los transportistas.

Me comentaban algunos transportistas que, en algunos lugares les cobraban hasta 400 córdobas por salir… si no, no salís, les decían, con la carga, porque vas a usar la vía. Eso no puede ser, es un peso mucho mayor. También eso lo hemos acordado.

Quiero hacerle un llamado a todos los hermanos transportistas, que se sienten en las mesas de trabajo que se van a organizar, siempre con la presencia de Su Eminencia, el Cardenal Obando y su equipo de trabajo, estará el Cardenal en la instalación y luego, se quedará el equipo de trabajo.

Le agradecemos también a José Adán Aguerri, Presidente del COSEP, que ha estado participando muy activamente en este esfuerzo, le ha dedicado tiempo para ayudar a buscar una salida, una solución. Nos hemos comunicado con él y está dispuesto a seguir contribuyendo a que, lo más pronto posible, pueda concluir este paro que nos está afectando realmente, a todos los nicaragüenses, a todo el pueblo, y siempre, los más pobres son los más afectados.

Tomando en cuenta que en estos momentos, con eso es lo que contamos, eso es lo que podemos aportar, como un paliativo, eso es un paliativo nada más, mientras buscamos recursos. Vamos a buscar recursos.

Desde hace rato venimos trabajando una propuesta, que se la vamos a presentar a los hermanos venezolanos; luego tenemos una propuesta en torno al tema Alimentario, que se la queremos presentar a los hermanos iraníes, y otras propuestas que queremos llevar a la reunión de la FAO. El tema Alimentario es tan grave, como les decía, que ya Naciones Unidas lo tiene como punto central de agenda, para el próximo período de Sesiones, y ya lo estamos viendo ahorita en reuniones tan importantes, como la de la FAO.

Que logremos sentarnos en las mesas de trabajo, para ya entrar en detalles. Se ha ido trabajando, avanzando, hay muchos puntos acordados, pero como el paro ha continuado, difícilmente se pueden poner en práctica todo este conjunto de acciones que he mencionado, mientras no se desmonte el paro. Ya hay 60 bombas que se han instalado en diferentes puntos.

Lo que les pido a los transportistas que están en paro, que no afecten a los transportistas que lleguen a cargar en la bomba, que los dejen… el paro es voluntario, y que se den cuenta que la situación realmente nos desborda. Es un problema mundial, global, y lo que estamos buscando es cómo dar respuestas que les permitan sobrevivir al transporte, que nos permitan resolver el problema de la energía y, a la vez, hacer gestiones para contar con más recursos para seguir subsidiando el transporte.

Aquí no queda más que subsidiar el transporte, no hay otra forma. Para que esta economía pueda realmente avanzar, no hay más camino que subsidiar el transporte urbano, interurbano y selectivo.

Al transporte de carga y pesado, se los digo con toda franqueza, hermanos, si ustedes quieren someterse a lo que serían controles, podemos hablar, y hacer las gestiones correspondientes después, para buscar cómo aliviarles el costo del combustible. Pero si ustedes quieren seguir actuando, trabajando libremente, como trabajan, entonces ¡no hay forma!

Es lo que queríamos informarle a nuestro pueblo y, esperando que estos hechos de violencia que se han presentado, donde ha habido muchos golpeados, heridos, tanto de la Policía como de los transportistas ¡esa es la desgracia! Yo lo decía en aquellos años: aquí, terminamos confrontados nosotros mismos, el mismo pueblo… la Policía, que viene del pueblo, gente pobre, ¿cuánto gana un policía? los transportistas, la gente que se embulla, que también se mete al alboroto, golpeados, afectados.

La gente se irrita, hoy en la mañana se tiraron balas, entre un particular y un transportista, mataron a un transportista. No podemos alentar este tipo de enfrentamientos, yo siempre los he condenado, he insistido en que se haga el esfuerzo para que se hable con los transportistas y no llegue esto a mayores confrontaciones.

Aquí, como ustedes habrán observado, no ha pasado lo que sucedía en aquellos tiempos anteriores, cuando venían estas protestas, donde yo las acompañaba y, mandaban a veces a los hermanos con fusiles. Hubo muertos, transportistas muertos por fuego de fusilería, y policías muertos, queridos hermanos de la Policía muertos por fusiles que estaban en manos de los transportistas. Recuerdo cuando la muerte de Saúl Álvarez, uno de los Comandantes de la Policía, un compañero de un largo historial revolucionario, que murió de manera trágica.

Entonces, evitar ese tipo de confrontaciones, ese tipo de violencia, porque somos nosotros mismos, los pobres, matándonos. Los que hacen el negocio, están tranquilos, ellos lo que hacen es darse sus escapaditas, a celebrar sus cumpleaños en otros países, en estos días; pero los pobres, aquí matándose. ¡No podemos estarnos matando, al final de cuentas, los pobres tenemos que entendernos!

Yo tengo la Fe en Dios, en el Pueblo y en los transportistas, que vamos a encontrar una rápida solución a esta situación. Ya la propuesta está hecha, los acuerdos están tomados.

Buenas noches.