Nicaragua

Transportistas nicaragüenses continúan paro

El diálogo iniciado entre las autoridades y dirigentes de los huelguistas fracasó pese a las plegarias del cardenal nicaragüense Miguel Obando y Bravo

Redacción Central |

El diálogo iniciado entre las autoridades y dirigentes de los huelguistas fracasó pese a las plegarias del cardenal nicaragüense Miguel Obando y Bravo

El transporte público y de carga en Nicaragua entró este martes en su noveno día de huelga sin que se vislumbre una posibilidad de acuerdo.

Anoche el diálogo iniciado entre las autoridades y dirigentes de los huelguistas fracasó pese a las plegarias del cardenal nicaragüense Miguel Obando y Bravo, quien servía de garante a las negociaciones.

Activistas de los huelguistas reconocieron este lunes la existencia de voluntad por parte del gobierno para negociar un arreglo, pero insistieron en pedir la congelación de los precios de los distintos tipos de combustibles, algo que según las autoridades ningún gobierno en el mundo ha decretado.

La víspera el ministro de Transporte, Fernando Martínez, propuso facilitar a parte de los demandantes, taxistas y transporte interurbano, 30 centavos de dólar por galón proveniente de fondos del ALBA y 20 centavos que saldrían del Presupuesto General de la República.

Asimismo indicó que los transportistas de carga debían convencer a la Asamblea Nacional para que se le facilitara el subsidio.

Para los huelguistas, encabezados por Andrés Lara, presidente de la Cámara Nicaragüense de Transporte, la crisis de puede profundizar y hacer que el país colapse, aunque muchos nicaragüenses ven esto como un paro más.

Ahora Lara y sus seguidores piden reunirse con el Compañero-Presidente de la República, Daniel Ortega, para negociar.

La víspera, ni las oraciones de Obando pidiendo que las partes depusieran las posiciones de fuerzas, ni los pedidos de Adán Aguerri, directivo de la empresa privada, recordando las pérdidas millonarias que enfrenta el país, hicieron que las partes avanzaran.

Por otra parte, fuentes empresariales sitúan en siete millones 500 mil dólares las pérdidas en transporte de carga y pasajeros, mientras se aprecian puertos repletos de contenedores y mercados que comienzan a sentir el desabastecimiento.

también te puede interesar