Nicaragua

¡Alimentos para la vida!

Cumbre de Ministros de Agricultura de los países Miembros del ALBA y de Mesoamérica, para abordar la Emergencia y Soberanía Alimentaria de nuestros pueblos

Redacción Central |

Cumbre de Ministros de Agricultura de los países Miembros del ALBA y de Mesoamérica, para abordar la Emergencia y Soberanía Alimentaria de nuestros pueblos

Palabras de Ariel Bucardo

Buenas tardes, compañero Presidente Comandante Daniel Ortega; compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía de la República de Nicaragua, hermanos que nos acompañan.

Queremos agradecerles por haber aceptado la invitación que el Presidente de la República hiciera a todos ustedes, hombres y mujeres, a compartir esta tarde un tema tan importante como es la Seguridad Alimentaria de nuestros pueblos.

Compañero Presidente, acá nos acompañan representantes de todos los países a los cuales invitamos. Por Cuba se encuentra la compañera María del Carmen Pérez, Ministra de Agricultura, que encabeza la Delegación; por Venezuela, el Ministro de Agricultura y Tierra, compañero Elías Jaua; por El Salvador, el Ministro de Agricultura, Mario Ernesto Salaverría, Presidente ProTempore del Consejo Agropecuario de Centroamérica.

De Guatemala, nos acompaña el Ministro de Agricultura de esta hermana República de Centroamérica, el licenciado Raúl Robles; por Honduras, el Viceministro del Ambiente, el señor Valerio Gutiérrez, ya que el Ministro de Agricultura, que compartía una reunión en Panamá, tuvo problemas de salud y tuvo que regresar a su país.

Por Panamá, nos acompaña el Ministro de Desarrollo Agropecuario, el Licenciado Guillermo Salazar; por República Dominicana, encabeza la Delegación el Secretario de Estado de Agricultura, el señor Salvador Jiménez. De Haití se encuentra, del Ministerio de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural, el Secretario de Estado, Joanas Gué; por el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, nos acompaña su Viceministro, el señor Ramón Solera; por Belice, se encuentra con nosotros, el señor Viceministro de Agricultura y Pesca, Gabino Canto.

De México, encabezando la Delegación de la Secretaría para América Latina y El Caribe, el Secretario de Relaciones Exteriores, el señor Jerónimo Gutiérrez. Se encuentra también con nosotros, el señor Víctor Villalobos, Coordinador de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de México.

Además de las Representaciones oficiales de los Ministerios de Agricultura y Ganadería de nuestros países que hoy están acá, nos acompañan Representantes de Organismos Internacionales como doña Laura De Clementi, Representante de la FAO en Nicaragua; Gerardo Escuderos del IICA; Raúl López; también tenemos varias Embajadas en el país, que acompañan las Delegaciones; don Alfredo Missair del PNUD y, una amplia representación del sector privado de Nicaragua, fundamentalmente los que se dedican al trabajo de la producción agropecuaria, y sobre todo a la producción de alimentos, encabezada por el señor José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada.

A todos les agradecemos su presencia a esta sesión de trabajo que esta tarde tenemos acá y esperamos que sea de mucho provecho para el bienestar de nuestras familias, y poder enfrentar la difícil situación de la producción alimentaria de nuestros países y de nuestra región.

Vamos a dejar con nosotros al Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República de Nicaragua, para dar por inaugurada esta sesión de trabajo y comenzar su debate.

Palabras de Daniel

Nuestro saludo también para los hermanos Embajadores de Cuba, México, República Dominicana; igualmente, con el Presidente del COSEP están dirigentes de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua (UNAG); de de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios (UNAPA); de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC); de FENACOOP, que son cooperativas; CARUNA, MUPROCAN, CAFENICA, CONAGAN, UNICAFE, FENIPESCA, AGRICORP, FENIAGRO, CONACOOP, CENCOPEL, PRODECOOP, DELCAMPO, CECOCAFE.

Está el Presidente del Consejo Nacional de Universidades, nuestro hermano, Telémaco Talavera; Rosario Sanabria del PMANicaragua; José Efraín Veras del BCIE y, funcionarios del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.

Buenas días, hermanos latinoamericanos y caribeños, hermanos centroamericanos, mesoamericanos, latinoamericanos todos, bienvenidos a esta reunión que es un Encuentro verdaderamente de emergencia.

La situación que se está enfrentando en estos momentos en todo el contexto global, alrededor del tema de los alimentos, ya tensiona a países desarrollados, les crea grandes tensiones. Ya está provocando que en los Estados Unidos de Norteamérica ¡se esté racionando la venta de arroz! ¿A quién se le podría ocurrir? ¿Quién podría pensar que en algún momento, en los Estados Unidos se iban a racionar los alimentos? Y han empezado a racionar determinado tipo de arroz. Eso sale en la televisión norteamericana, salen los supermercados con los rótulos, en donde se establece que no se puede vender más de 4 kilos, o no sé cuánto, de arroz.

Esto, por el lado del consumo, es sorprendente noticia, porque por el lado de los consumidores más empobrecidos no es ninguna noticia, no es ninguna sorpresa… los datos que continuamente nos están refrescando los Organismos Internacionales; los datos que nos refrescó recientemente la FAO, en la reunión que se llevó a cabo en Brasil; los datos que nos han refrescado hace pocas semanas el Presidente del Fondo Monetario Internacional y el Presidente del Banco Mundial ¡eso no hace mucha noticia! O sea, el drama no hace noticia, el drama de más de 850 millones pasando hambre… ¡eso no hace noticia!

El drama de que, cada 5 segundos esté muriendo un niño por desnutrición, por hambre ¡eso no hace noticia! Ya no conmueve, ya no sensibiliza. Sí hace noticia, lógicamente, que un país donde están los grandes consumidores, como los Estados Unidos, esté racionando la venta de arroz ¡eso hace noticia!

Hace noticia el hecho de que los países que son grandes productores de arroz, estén también congelando el comercio de ese producto ¡eso sí hace noticia! Que los pobres pasen hambre ¡eso no hace noticia! Pero, que los pobres se lancen a las calles por hambre, eso sí provoca temor, preocupación.

Hace unas semanas que estábamos en Honduras, con el Presidente Manuel Zelaya, hermano centroamericano, conversando con empresarios hondureños, a los cuales él convidó a las reuniones, nos comentaban, nos decían: desde que se comenzó a hablar de este asunto de que los alimentos van elevando sus precios de manera acelerada, yo ya no duermo, decía uno, yo tampoco, decía otro, porque ¡eso sí es peligroso!

Al pueblo se le puede tocar cualquier cosa, pero ¡ya tocarle el estómago…! Y, agregaba: ya no puedo dormir tranquilo, porque sólo me imagino al pueblo saqueando supermercados, saqueando, por las calles, metiéndose a nuestras casas, a nuestras residencias.

Es decir, el temor a la explosión social sí preocupa y sí es noticia. Es noticia la explosión social que ha habido en Haití, donde el pueblo, por hambre, se ha lanzado a las calles; un pueblo que junto con Nicaragua, Bolivia, Honduras y Guyana, está dentro de los países más empobrecidos de América Latina y El Caribe. Y los que estamos en el último lugar, somos Haití y Nicaragua.

¿Qué es lo que está fallando, por qué está sucediendo esto? ¿Por qué estos acontecimientos? Creo que lo que está a la vista, es el fracaso del modelo. El modelo consumista, el modelo del libre mercado que se le ha impuesto al mundo, y que se le impone a los países en vías de desarrollo, es lo que está haciendo entrar en crisis a todo el Planeta.

Un modelo de libre mercado ¡de doble moral! porque, cuando los países desarrollados deciden proteger a sus productores, ¡los protegen! Cuando deciden subsidiarlos, ¡los subsidian! y cuando deciden lanzar esas bombas del dumping ¡lo hacen! Y a nosotros ¿qué nos queda? Aguantar.

Nos prohibieron por años, a través de los Organismos Internacionales, a todos nosotros nos prohibieron, nos repetían que nos olvidáramos del sector agropecuario, que había que apuntar a otras alternativas, al comercio, a la maquila, al desarrollo de zonas francas, y ¡que nos olvidáramos del sector agropecuario! Que era mucho más rentable para estos países comprar esos productos más baratos en los Estados Unidos, traerlos de otros países.

La verdad es que todo ese modelo se está derrumbando, y lo están derrumbando los mismos defensores del modelo; o sea, las mismas contradicciones que genera el modelo, ¡lo están derrumbando! Se establece un modelo consumista que cierra los ojos frente al hecho de que cada 5 segundos muere de hambre, de desnutrición, un niño, en el mundo y, se sigue con la lógica del consumismo.

Y, como hacen falta combustibles, para seguir vendiendo automóviles, y que se siga desarrollando la industria automovilística en el mundo, entonces, hay que convertir los alimentos en combustible.

El modelo en sí, en ese objetivo de desarrollo no sostenible, sino desarrollo irracional, lo que ha hecho es ¡comerse el Planeta, carcomerlo! Y cuando hablamos de los enormes problemas, los grandes daños en el orden del Medio Ambiente, en el orden Ecológico, cuando ahora, la palabra Calentamiento Global se ha vuelto tan común, que ya ni nos preocupa.

¡Eso es lo más dramático! Mencionamos tanto el Calentamiento Global que ya, como que es algo normal y, aún cuando los pronósticos sean catastróficos, mientras no llegue la catástrofe, nadie se va a inmutar, sobre todo, los países que tienen la posibilidad de hacer algo en beneficio de ellos mismos y de todo el Planeta.

Ellos han sacrificado el Planeta en función de sus propios intereses, de su crecimiento y enriquecimiento ilimitado. Prefieren estar gastándose billones de dólares en guerras que dedicarlas a recuperar el Planeta o para combatir el hambre, ¡no! mejor la guerra para seguir matando y agregarle más muertes a los niños que todos los días, cada segundo, día y noche, están muriendo en el mundo.

Nosotros no podemos esperar, los pueblos no pueden esperar, como decía Juan Pablo II, cuando criticaba el capitalismo salvaje, decía: “Y los pueblos no pueden esperar.” ¡Y nuestros pueblos no pueden esperar! No podemos esperar a que explote socialmente la región centroamericana, que es muy vulnerable; los países del Caribe, toda la zona Mesoamericana es muy vulnerable; México también es vulnerable al problema de los alimentos, ha tenido situaciones difíciles. Todos los países del mundo somos vulnerables, y en particular, los países más empobrecidos.

Por eso, yo diría que esta es una reunión de emergencia, que no es más que una reacción elemental de parte nuestra, para poder conversar sobre el tema y tomar iniciativas, para poder prevenir antes que lamentar.

Ese es el objetivo de este encuentro: cómo los hermanos latinoamericanos aquí reunidos, hermanos del SICA, que trabajamos por la Integración, por la Unidad Centroamericana, que a la vez estamos en un punto de encuentro, de entendimiento y queremos profundizar, los países del SICA, de Centroamérica, con los hermanos del Caribe. A la vez, también nos encontramos, muchos de los hermanos centroamericanos o caribeños, en PETROCARIBE, que es un proyecto noble; o nos encontramos en el ALBA, unos como miembros, otros como observadores.

Aquí estamos, en este encuentro, para abordar los problemas que ya nos están afectando. O sea, nosotros mismos, los centroamericanos, disputándonos productos, ¡teniendo un potencial…! Nicaragua tiene un potencial para producir arroz, ser autosuficiente y colocar en Centroamérica, en el Caribe y también dentro del ALBA; pero lo que producimos los nicaragüenses es 50% e importamos el otro 50%.

He escuchado las declaraciones de los comercializadores de arroz, tratando de dar tranquilidad, y está bien, es bueno buscar cómo dar tranquilidad, pero, todos sabemos que el problema ¡es grave!

Nicaragua igualmente, es un productor de frijoles. Estamos ubicados en el puesto número 11 a nivel mundial. Claro, cuando llegamos a ese puesto, ya el contraste con el 10, la distancia, la diferencia es enorme, los volúmenes de producción del 10 son mil veces mayores que los de Nicaragua. Y ahí entran los países centroamericanos, Nicaragua, Honduras, lo que nos indica que Centroamérica es una zona…! con algunas excepciones como los hermanos salvadoreños que, con un territorio tan pequeño, 20, 21 mil kilómetros cuadrados, tienen saturadas sus capacidades productivas y dependen mucho del frijol de Nicaragua.

¿Qué pasa? De repente, nuestros funcionarios, para buscar cómo proteger el precio del frijol en Nicaragua, empiezan a retener la salida de ese producto que va para El Salvador; un frijol que está siendo comercializado dentro de la lógica del libre mercado, y donde, el productor nicaragüense recibe un precio injusto por su producto, porque, no solamente los comercializadores salvadoreños, sino los mismos nicaragüenses, se aprovechan de sus necesidades para entregarles centavos.

Luego llevan el producto a El Salvador y lo venden tres, cuatro, o diez veces, mucho más caro que como lo compraron en Nicaragua; se lo venden al consumidor a un precio injusto. Fíjense bien, le compran al productor a un precio injusto y le venden al consumidor, también a un precio injusto y, ellos se quedan con las utilidades.

Yo le decía al Presidente Saca en el encuentro que sostuvimos en el Golfo de la Unión Centroamericana, Honduras, Nicaragua y El Salvador, para convertir ese Golfo, que era un punto de conflicto, de diferencias limítrofes, en una zona de Desarrollo y de Paz. Hablábamos del tema del frijol, ya lo veníamos hablando por teléfono también, porque hace unos meses se había presentado una situación complicada.

En esos momentos, todavía no estaba tan crítica la situación, o por lo menos, no conocíamos de estos anuncios, de estas conclusiones, pero teníamos problemas con el frijol, el precio aquí se había elevado de una manera alarmante, recién había pasado el Huracán Félix, y eso nos provocó mucho daño en las actividades productivas en el campo.

Le dije al Presidente Saca: lo mejor es que ustedes manden directamente a alguien, con el Gobierno de Nicaragua, para facilitar la compra, nosotros vamos a ayudar a hacerla, porque aquí, lo que hemos hecho es reactivar la Empresa Nacional que acopia y distribuye. Esta Empresa, lo que hace es comprarle al productor a precio justo, almacena y luego comercializa a nivel nacional, a precio justo.

Lleva el producto a la pulpería, no las estamos sustituyendo, pero se lleva el producto a precio justo, y entonces, el pulpero puede a la vez, vender el frijol a precio justo al consumidor, a la familia que llega a comprar.

Yo le decía al Presidente Saca que mande a alguien con el dinero, se hicieron los estimados, se necesitaban 6 millones de dólares, en ese momento, y vamos a hacer la operación. Aquí está el compañero Miguel Díaz, que preside ENABAS, un productor nicaragüense que ahora está el frente de esta Empresa.

Entonces, viene con los 6 millones, ENABAS se encarga de comprarle, para pagarle a precio justo a los productores y que se sientan estimulados para seguir produciendo; son pequeños productores que se desestimulan cuando les entregan centavos por su cosecha.

Ese producto, viene ENABAS y se lo entrega a El Salvador, éste lo comercializa a precio justo, y eso le permitiría entregar el frijol a un precio justo, al ciudadano salvadoreño. En esa cadena de intermediación, que no es más que especulación que se mueve, y es la que queremos eliminar, unos no son ni legales… empecemos porque sean los legales los que hagan la operación y no los que no están legalizados, o que no pagan impuestos.

Claro, un mecanismo de este tipo nos asegura que se mueva el mercado, pero dentro de la lógica de la justicia, e incentiva a la vez la actividad productiva; porque si el productor recibe el precio justo por sus productos, va a estar estimulado a producir más y luego, los ciudadanos van a recibir también el producto a precio justo.

Le puedo decir al hermano Mario Ernesto Salaverría, que los frijoles que estaban a paso lento, en la frontera… ¿dónde está Orlando Solórzano? éste es el responsable de tenerlos a paso lento en la frontera. Llamá por teléfono y que los dejen pasar, no se puede detener eso… ¡que los dejen pasar! Tenemos que resolver este problema de fondo, esta es la oportunidad.

El Presidente de Honduras, me dice que en el campo, Honduras tiene 3 millones de campesinos en la extrema pobreza y ¡hay tierras ahí! Lo que falta es financiamiento con intereses justos y luego, precio justo para ese productor, porque a éste, de nada le vale recibir un financiamiento con intereses justos, si luego le van a pagar por el producto un precio injusto, o se va a quedar con el producto y se le va a perder. Necesita un mercado seguro con precio justo.

¡Lo que significaría poner a Honduras a plena capacidad, lo que se podría producir en Honduras en alimentos! se estaría sacando de la extrema pobreza a 3 millones de hondureños. En Nicaragua también son miles los pequeños productores que están en el campo y a los cuales les hace falta financiamiento. Hemos empezado a llevarles financiamiento con intereses justos, pero se necesita un programa mucho más agresivo, que realmente impacte para que elevemos las capacidades productivas, ¡que las tenemos los centroamericanos!

En Centro América tenemos condiciones, y tenemos también una cultura, que es importante, porque podemos tener el recurso, la tierra, el agua, pero tenemos los hombres y mujeres que están allá en el campo todavía, que no lo han abandonado, a pesar de todos los rigores, de todos los desafíos, de todos los problemas, de todas las injusticias, ¡no han abandonado el campo!

Yo diría que en Nicaragua el 60% de la población está de cara al campo. Hablamos de que la población urbana es mayor, pero la verdad es que, si vamos a ver lo que llamamos poblaciones urbanas en las zonas donde hay agricultura y ganadería, o sea departamentos agropecuarios, toda esa población está dependiendo del campo, está de cara al campo completamente, en todas sus actividades, ahí no hay una sola industria.

Nosotros tenemos un potencial grande, culturalmente hablando, porque está la gente con deseos de trabajar, todos estos hermanos que están reunidos, que son de las cooperativas, los que están agrupados en el COSEP, de UPANIC, que tiene un conglomerado enorme de productores nicaragüenses, cooperativas, productores medianos, grandes, también con deseos de trabajar; no han renunciado, a pesar de los golpes, de los fracasos, no han abandonado el terreno. A pesar de que los Organismos nos decían y nos repetían que no produjéramos alimentos, no han abandonado el terreno, no han abandonado la trinchera ¡tenemos el potencial!

Igualmente, está el problema de la leche, Nicaragua tiene una gran producción de leche; Honduras tiene una buena producción leche y puede ser mucho mayor. Nosotros podemos, perfectamente, incorporando programas donde nos asociemos todos los que estamos aquí reunidos, centroamericanos con los hermanos mexicanos, cubanos, venezolanos; es decir, Mesoamérica, el SICA, El Caribe, el ALBA, reunidos todos, conociendo de las diferentes iniciativas que estamos tomando.

En el ALBA hemos tomado una iniciativa frente a esta emergencia, yo me comuniqué con el Presidente Chávez, inmediatamente él convocó a esta reunión, allá en Caracas, reunión de emergencia, y se tomaron decisiones. Aquí ando el acuerdo que se llama “Acuerdo para la Implementación de Programas en Materia de Soberanía y Seguridad Alimentaria en el Marco de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.”

Luego de los considerando, ¿qué es lo que acordamos? Aparte de lo que son las comisiones que hay que formar entre los diferentes países; en el ALBA estamos 5 países miembros, Cuba, Dominica, Bolivia, Nicaragua y Venezuela, que es el motor del ALBA; Honduras está como observador en el ALBA, Haití tiene una gran participación dentro del ALBA también. Hay varios países observadores dentro del ALBA.

Aquí acordamos, a lo inmediato, trabajar para desarrollar programas agroindustriales en arroz, maíz, leguminosas, ahí hablamos fundamentalmente de frijoles; oleaginosas, carnes, leche y otros que se decidan de común acuerdo entre las partes. También, para la ejecución de los planes y programas previstos en el presente acuerdo, las partes se comprometen a crear un fondo de seguridad alimentaria del ALBA con un capital inicial de 100 millones de dólares, porque sin recursos no hacemos nada.

Estábamos escuchando al Presidente del Banco Mundial, quejándose que no han podido reunir 500 millones de dólares, para enfrentar los compromisos que ya están asumidos, que no son para que dejen de morir esos niños cada segundo, sino para que no mueran muchos más, que no muera el doble, pero ¡ni siquiera hay fondos para eso!

Es decir, la insensibilidad de los países que tienen más recursos, que podrían disponer rápidamente de ese dinero, pero sencillamente ¡no hay! Dicho por él, quejándose el señor norteamericano que se encuentra ahora al frente del Banco Mundial.

Nosotros tomamos estos acuerdos, pero aquí indiscutiblemente tenemos que ir más allá, en cuanto a establecer acuerdos que se complementen con los del ALBA y con las iniciativas que podemos tomar en la región centroamericana.

Centroamérica puede ofrecer un potencial, en cuanto a tierras aptas para la producción agroalimentaria, para el desarrollo agropecuario; hombres y mujeres que tienen una cultura de años, de siglos, en este tipo de actividades y que tienen la plena disposición de trabajar, ¿qué es lo que falta? Los recursos para trabajar, recursos financieros, tecnología, implementos y comercio justo.

Hablábamos de la leche, se podrían instalar plantas de leche donde nos asociemos todos, para que esa leche acopiada en Nicaragua, en Honduras, va a las plantas, se procesa y tenemos leche en polvo disponible para Nicaragua, ¡que es irónico para nuestro país tener que importarla! siendo grandes productores de leche y teniendo un excedente de este producto.

Entonces, que Nicaragua no tenga que importar leche en polvo y que se pueda colocar a precio justo en Nicaragua y entre todos los países asociados. O sea, nos asociamos todos los países mesoamericanos, los caribeños, los países del ALBA, y ese producto se coloca y se comercializa a precio justo, en ese mercado.

El excedente, los asociados lo colocamos en el mercado mundial, a precio de mercado libre. El precio de la tonelada, hace un mes, estaba a 4 mil 500 dólares, casi 5 mil dólares la tonelada, y seguramente que con estos acontecimientos, eso va más para arriba.

Son estas las consideraciones que yo quería compartir con ustedes, queridos hermanos latinoamericanos, caribeños; y agradecerles su presencia en nuestro país.

He tomado contacto personal o telefónico con la mayoría de los Presidentes, que ustedes aquí representan. Tenemos el interés que en esta Sesión de Trabajo, que seguramente será intensa, ustedes puedan prepararnos propuestas para una reunión que estaríamos realizando aquí, en Managua, el día 7 de mayo, si Dios quiere.

Bienvenidos a Nicaragua, hermanos latinoamericanos y que salgan buenas ideas, buenas iniciativas de esta Reunión de Emergencia, frente a la crisis alimentaria que vive la humanidad. Buenas tardes, hermanos.

también te puede interesar