Nicaragua

Instalan en Managua plantas eléctricas enviadas por Venezuela

Las nuevas estaciones eléctricas funcionarán con búnker, un combustible que es más barato que el diesel

Redacción Central |

Las nuevas estaciones eléctricas funcionarán con búnker, un combustible que es más barato que el diesel

El Ministerio nicaragüense de Energía y Minas instaló este lunes en Managua ocho plantas eléctricas, de 32 enviadas por Venezuela, que generarán 20 megavatios de energía para paliar el déficit del país.

Los módulos fueron instalados en el plantel Managua, donde opera la estatal planta Generadora Eléctrica Central (GECSA), ubicado en el kilómetro 2 de la carretera norte de esta capital.

Una fuente del Ministerio de Energía y Minas dijo a la prensa que las otras 16 estaciones, que generarán en conjunto 60 megavatios de energía, serán instaladas en los municipios de Tipipata, al norte de Managua, y en Masaya, a 35 kilómetros al sur de esta capital.

El funcionario agregó que esos 60 megavatios de energía se van a incorporar al sistema energético nicaragüense a inicios de mayo próximo.

Las nuevas estaciones eléctricas funcionarán con búnker, un combustible que es más barato que el diesel.

Esas 24 plantas llegaron a Nicaragua el pasado 9 de febrero por puerto Corinto, en el Pacífico, 135 kilómetros al oeste de Managua.

Entre el 2006 y el 2007, el presidente venezolano, Hugo Chávez, envió a Nicaragua 32 plantas eléctricas que funcionan con diesel con capacidad para generar 60 megavatios, aunque Managua no explota toda su capacidad por los altos costos de operación.

Desde hace tres años Nicaragua afronta una crisis energética que se agudizó en el 2007 por falta de liquidez en el sector, frecuentes averías de plantas generadoras obsoletas y la continua subida de los precios del petróleo.

El 75 por ciento de la energía que consume Nicaragua, 510 megavatios diarios, se genera en base a derivados del petróleo.

El déficit en la generación ha alcanzado hasta cien megavatios por problemas técnicos, económicos y embistes de la naturaleza, pero se ha controlado con las plantas térmicas que ha enviado Venezuela y por la generación de energía a base del bagazo (desecho) de la caña de azúcar.

también te puede interesar