Nicaragua

Hallan muerta a pareja de cubanos en basurero en Nicaragua

Los cuerpos fueron encontrados en avanzado estado de descomposición junto a la cuesta Kukamonga, a 26 kilómetros de la ciudad de Estelí

Redacción Central |

Los cuerpos fueron encontrados en avanzado estado de descomposición junto a la cuesta Kukamonga, a 26 kilómetros de la ciudad de Estelí

Una unidad especial de investigación intenta averiguar los móviles y circunstancias del asesinato de dos jóvenes cubanos -–hombre y mujer– cuyos cuerpos, hallados el domingo último, tenían alrededor de ocho días de haber sido lanzados a un basurero ilegal junto a la cuesta Kukamonga, a 26 kilómetros de la ciudad de Estelí, con dirección a Condega.

Fuentes extraoficiales revelaron que los cuerpos fueron encontrados en avanzado estado de descomposición, podrían corresponder a dos inmigrantes cubanos radicados en Costa Rica.

Aunque la jefe en funciones de la Policía en el departamento de Estelí, comisionada Miriam del Socorro Zamora Rodríguez, fue sumamente cautelosa en brindar información a los periodistas para evitar, según ella, obstaculizar el proceso investigativo, se conoció que los dos infortunados habrían realizado trámites migratorios en Costa Rica, en El Refugio.

Las autoridades locales hablan de asesinato, aunque trataron de evitar dar juicios definitivos debido al deterioro de los cadáveres, razón por la cual el forense no logró verificar cómo habían perecido.

El conductor de un autobús que viajaba para Somoto encontró los cuerpos en un basurero ilegal, ubicado a orillas de la Carretera Panamericana, en el kilómetro 169 y medio, en la Cuesta Kukamonga, en el tramo que une Condega y Estelí.

Una de las versiones que circulan es que los victimarios trasladaron los cuerpos desde el sur de Nicaragua. Y las autoridades estiman que por lo menos tenían ocho días de haber sido muerto.

La comisionada Zamora Rodríguez, jefa en funciones de la Policía en este departamento, dijo que los criminales lanzaron primero a la mujer y luego al hombre, por lo que este se encontraba sobre el cadáver de la dama.

Detalló que en el lugar encontraron, efectivamente, unos documentos, pero fue prudente en brindar mayores detalles, ya que dijo estaban en un basurero ilegal y puede tratarse de otros “papeles”.

La forense Karla Rosales Mondragón dijo a las autoridades que debido al estado lamentable de los cuerpos, devorados en algunas de sus partes por aves de rapiña, no se pudo determinar las causas de la muerte, y por ello decidieron que serían trasladados al Instituto de Medicina Legal en Managua.

Aclaró que no estaban atados de las manos como inicialmente se informó, sino que como la basura y objetos en el vertedero ilegal se asemejaban a cuerdas o mecates sobre los cuerpos, se pensó en señales de torturas.

Explicó que es prematuro señalar si los infortunados fueron inicialmente torturados o si fueron ultimados a balazos o con objetos cortopunzantes.

Destacó que los documentos hallados estaban en una billetera, a pocos centímetros de los cuerpos, por lo que los “papeles” podrían o no pertenecerles, o bien los criminales los dejaron a propósito para despistar a las autoridades.

Son pocas las evidencias que se tienen, dijo, y la Policía trabaja en las investigaciones en distintas direcciones.

Es un caso complejo, y cualquier información que las autoridades brinden como oficial podría obstaculizar las investigaciones, señaló la jefa policial, al dar a conocer datos escuetos.

De manera extraoficial se maneja que los infortunados tenían entre ocho o cinco días de asesinados. Eso, según la comisionada fue estimado preliminarmente por la médico forense.

Se conoció que en el lugar había huellas frescas de un automotor. Eso da pautas a construir una hipótesis arriesgada, dado el grado de daño de los restos, y es que ellos fueron lanzados al lugar en horas de la noche del sábado.

El cuerpo de la dama, de altura regular, con características extranjeras, tenía puesta una blusa negra, y en su sostén –tipo traje de baño de rayas rojas y fondo negro– se le encontraron ochenta dólares: tres billetes de a veinte y dos de diez. En uno de los dedos de la mano derecha de la mujer encontraron un anillo estilo sortija, un reloj y una pulserita elástica.

Mientras que en la bolsa derecha de su pantalón azulón andaba un billete de cien colones costarricenses; también usaba una faja negra. El cabello de la mujer, que estaba intacto, teñido de caoba, es crespo suelto, similar al de algunas damas de la costa Caribe.

En tanto el hombre, de unos 35 años, andaba con unas monedas de dólar en sus bolsillos. Portaba una faja blanca, de cuero –cuya hebilla era una efigie de Michell Jordan–, un blue jeans estilo bailarín, y en su muñeca izquierda usaba un reloj marca Cassio de batería.

Tenía una estatura promedio de 1.70 metros. Ya en horas avanzadas de la tarde se conoció que las autoridades habrían encontrado documentos que indicaban que ambos habían nacido en la provincia de Pinar del Río, Cuba.

Se conoció que, en el lugar, las autoridades encontraron documentos como una cédula y documentos tramitados en Costa Rica. También que indicaban nombres de Yureini García (la mujer) y Maikell García Enamorado (el hombre).

En la zona donde estaban los cadáveres las autoridades de igual forma encontraron dos carné de identidad cubana y dos carné de solicitud de refugio emitido en Migración y Extranjería de Costa Rica, en la localidad de Heredia, así como un documento con ocho números telefónicos nicaragüenses y ticos.

Otro hallazgo en el basurero fue un bolso color negro que contenía en su interior:

Una cedula de identidad cubana a nombre de Yureimi García Julia, de 25 años de edad, serie VIE 0937095, N.I 82082400034, expedida el 18-8-2003, originaria del municipio de Marianao, provincia de Ciudad Habana, con dirección entre 130 y 132, apartamento No 13009, con registro civil en Bahía Honda, municipio Pinar del Río, quien media 1.60 metros de estatura, pesaba 46 kilos, piel blanca, ojos negros, según Tomo 63, Folio 571, Año 1983.

Ella también tenía un documento provisional de aplicación de refugio en la republica de Costa Rica como solicitante No 323637, elaborado por la Dirección de Migración y Extranjería de ese país, según solicitud No 114298 del día 18-12-2007, a las 13:45:43, y según el papel, ella tenía pendiente cita para el día 22-01-2008 a las 8:00 hrs. Como dirección en ese país solamente tenía la ciudad de Heredia, sin detalle alguno.

Estos documentos revelan que los occisos salieron de su Cuba natal en fecha muy reciente, ya que sus trámites de refugio apenas los iniciaron en Costa Rica a mediados de diciembre. Costa Rica, como se sabe, es un país que tiene una política migratoria flexible con los cubanos que quieren salir de la isla, a muchos de los cuales les otorga visa de entrada en La Habana, y les garantiza refugio una vez que llegan.

La inmensa mayoría de los cubanos que logran llegar a Costa Rica no tienen ningún interés en ese país centroamericano, pero se quedan un tiempo allá mientras sus familiares en Estados Unidos les consiguen visa de entrada a Norteamérica, o les mandan dinero suficiente para que contraten a “coyotes” que los metan ilegalmente a la nación del norte.

Esta realidad da pie a la versión de que los infortunados cubanos probablemente, después que pagaron sus honorarios a los “coyotes”, fueron asesinados por éstos en Nicaragua, quienes apresuradamente tiraron los cuerpos en el basurero de Kukamonga. Llama poderosamente la atención que los occisos portaban algunas pertenencias de valor, así como dólares en poca cantidad.

En Estelí, el teniente Abel Herrera, portavoz de la Policía departamental, confirmó la existencia de coordinaciones con las embajadas de Cuba, Costa Rica y las autoridades del gobierno nicaragüense, para confirmar la identidad de los muertos y ubicar a sus familiares.

La Policía también está alerta ante la posibilidad de que los documentos, supuestamente propiedad de los fallecidos, no sean en realidad de éstos, y que más bien hayan sido dejados por los asesinos para enredar las investigaciones.

Ayer se señaló que posiblemente una gorra negra haya sido de la persona del sexo masculino encontrada en el lugar, no obstante, el teniente Abel Herrera señaló que sobre ese aspecto se debe de ser sumamente cauteloso, porque en el sector, donde desconocidos lanzaron los cuerpos, es un basurero donde había toda clase de objetos.

Sin embargo, una fuente policial confirmó que la gorra estaba un tanto nueva y que eso indica que no estaba entre los objetos del basurero.

Se especula sobre hallazgos de huellas frescas de llantas de vehículos en el lugar, pero según Herrera, cerca del sitio en días recientes hubo un accidente de tránsito.

Los cuerpos de los infortunados la tarde del domingo fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal, en Managua, donde se realizan complicadas pruebas dactilares y dermatoscópicas cuyos resultados podrían durar varios días.

también te puede interesar