Nicaragua sufre las consecuencias de políticas neoliberales

Los últimos tres gobiernos neoliberales dejaron al 80 por ciento de las nicaragüenses en la pobreza y al 45 en la indigencia y sin derecho a la atención médica ni a la educación

Los últimos tres gobiernos neoliberales dejaron al 80 por ciento de las nicaragüenses en la pobreza y al 45 en la indigencia y sin derecho a la atención médica ni a la educación

Los gobiernos de Violeta Chamorro, entre 1990 y 1996, de Arnoldo Alemán, entre 1997 y 2001, y de Enrique Bolaños, entre 2002 y 2007 contaron todos ellos con el apoyo de Estados Unidos.

En ese período, las compañías transnacionales se adueñaron de más de 350 empresas estatales, entre ellas las encargadas de prestar servicios de electricidad, de telefonía, de distribución y tratamiento de agua, de construcción, además de entidades bancarias.

El desempleo alcanzaba en 2006 al 68 por ciento pues existe un 26 por ciento de desocupación abierta y un 42 por ciento de los trabajadores sobrevive en el sector terciario de la economía.

El analfabetismo que prácticamente se había erradicado durante el primer período sandinista de 1979 a 1990, afectaba en 2006 al 35 por ciento de la población y 800 mil niños se encontraban fuera del sistema escolar.

A un año de haber llegado al poder, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ha alcanzado más logros económicos y sociales que durante los anteriores 16 años de gobiernos neoliberales.

El Compañero-Presidente Daniel Ortega asumió su cargo el 10 de enero de 2007 y se abrazó a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) como el vehículo indispensable para sacar de la pobreza a la mayoría de nicaragüenses.