Nicaragua

Rosario rinde homenaje a Benazir Bhutto

Nos conmueve profundamente este asesinato. Siempre admiramos, y especialmente yo como mujer, siempre admiré a Benazir Bhutto

Rosario Murillo
Rosario Murillo rinde homenaje a Benazir Bhutto. | CCC

Redacción Central |

Nos conmueve profundamente este asesinato. Siempre admiramos, y especialmente yo como mujer, siempre admiré a Benazir Bhutto
» Gobierno nicaragüense conmovido por asesinato de Benazir Bhutto
» Latinoamérica repudia muerte de Bhutto y teme por democracia paquistaní

BENAZIR BHUTTO …

UNA MUJER EJEMPLO

UNA MUJER EXCEPCIONAL !

Declaraciones de Rosario a través de la Nueva Radio Ya sobre el asesinato de la ex Primera Ministra de Pakistán Benazir Bhutto

27 de diciembre del 2007

Palabras de Denis Schwartz

A través de Multinoticias y tu Nueva Radio Ya, con la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, para hablar a los nicaragüenses sobre los hechos que lamenta todo el mundo, la muerte de Benazir Bhutto, ocurrida esta mañana a las 6:16 hora local de Pakistán. Tenemos en línea a la compañera Rosario, que hará referencia a ello; buenas tardes, compañera Murillo.

Muy buenas tardes Denis, muy buenas tardes pueblo querido de Nicaragua.

Hoy 27 de diciembre, que conmemoramos [email protected] nicaragüenses 35 años de la acción victoriosa del Comando Juan José Quezada, que liberó a los prisioneros políticos sandinistas de las cárceles de la dictadura, nos despertamos conmovidos con la noticia del asesinato de una brillante y formidable mujer, la ex Primer Ministro de Pakistán, Benazir Bhutto, a quien tuvimos el gusto de conocer en diferentes momentos de nuestra actividad política; y quien siempre se identificó mucho con las luchas del pueblo nicaragüense, con las luchas del Frente Sandinista de Liberación Nacional y particular-mente con la figura de Daniel, a quien siempre enviaba saludos a través de distintas personalidades, en diversos momentos.

A nosotros nos conmueve profundamente este asesinato. En primer lugar, tenemos que decir que siempre admiramos, y yo particularmente como mujer, siempre admiré en Benazir Bhutto a una mujer valiente, tenaz, decidida; una mujer que tuvo una vida excepcional, comprometida con su pueblo en cada momento. Creo que pasó 7 años en la cárcel, en aislamiento solitario, algunos de esos años.

Sufrió muchísimo, sufrió la muerte de su padre, que fue un líder político, también Primer Ministro en Pakistán, un líder político indiscutible. Ella sufrió cárcel, exilio; fue Primer Ministro en dos ocasiones y fue obligada a abandonar sus funciones; salió del país al exilio y regresó nuevamente en octubre de este año, aún sabiendo que su vida corría serios, graves riesgos, así como las de sus seguidores y su familia.

Es decir, ella fue a Pakistán corriendo todos los riesgos, porque creía en su compromiso, creía en su lucha; creía en la necesidad de ofertar un porvenir distinto y sobre todo, creía en la Paz para su pueblo.

Nosotros cuando supimos la noticia, inmediatamente nos comunicamos con el Padre Miguel D`Escoto, quien ha tenido siempre contacto con ella, con su familia, con su Partido, para trasladarles nuestros profundos sentimientos de pesar.

Reiteramos ante nuestro pueblo que Benazir Bhutto para nosotros, además de ser una líder, una mujer ejemplo para las mujeres del mundo, fue una persona muy apreciada, muy respetada por nosotros, y estamos seguros que esa causa que ella defendió como mujer, como madre… porque vale escuchar sus declaraciones últimas cuando hablaba de su entrega a los niños, a los jóvenes de Pakistán, porque creía en la necesidad de ofrecer un futuro mejor para los jóvenes, la juventud de las nuevas generaciones, y quería a los niños de Pakistán como a sus propios hijos.

Una mujer decíamos que, como madre, como política, es representante también de las mujeres luchadoras, las mujeres que creen, trabajan y se definen hasta las últimas consecuencias, por un mundo mejor.

Este asesinato… ¡porque es un crimen! representa una pérdida para nosotras las mujeres, pero al mismo tiempo, un ejemplo formidable de valentía, de tenacidad, de compromiso y de consecuencia, que creo va a alentar y animar a muchas mujeres en el mundo, no porque haya sido victimizada Benazir, sino por su carácter, por su temple, que aún sabiendo que corría ese riesgo, tomó su compromiso y lo llevó hasta las últimas consecuencias.

Estamos hablando con la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, en relación al atentado en el que murió la ex Primera Ministra Benazir Bhutto de Pakistán. Ella era aspirante a un tercer mandato y fue truncado esta mañana.

A su regreso el 18 de octubre, hubo 140 muertes. ¿Por qué esa saña, qué es lo que está pasando en el mundo, compañera Murillo? ¿Qué podemos nosotros, desde nuestros pueblos humildes, sumar esfuerzos para calmar tanta rabia?

Yo creo que el mundo entero atraviesa una convulsión que, todos sabemos, tiene sus orígenes en la injusticia, en la falta de derechos; en el hecho de que el mundo es un mundo unipolar, donde las políticas se definen en un solo punto. Por eso hablamos de un imperio, de capitalismo global, donde las políticas se definen en base a la codicia, a la avaricia de los que tienen más a costillas de los que aún, teniendo los recursos naturales, nunca han recibido sus beneficios.

Este mundo convulsionado e injusto, es el que los pueblos del mundo, los pueblos de todas las latitudes, nos empeñamos en transformar. Creo yo que quizás el enemigo mayor de los pueblos, es precisamente ese concepto de injusticia que prevalece en las relaciones políticas y económicas globales.

Toda esta convulsión es una respuesta de los empobrecidos que reclaman, demandan, exigen sus derechos. Creemos que tenemos que avanzar en la conquista de esos derechos, por vías cívicas, vías cultas, vías civilizadas. En las últimas décadas los pueblos del mundo han venido dando ejemplo de cómo luchar y cómo enfrentar estas políticas, a través de diferentes mecanismos de unidad y de organización.

Esos mecanismos de unidad y organización, también globales, responden a esa contrapropuesta de una globalización que represente la interdependencia no la dependencia; que represente la comunicación no la confrontación; que represente las posibilidades de compartir el mundo, no la opresión de los empobrecidos del mundo; que luche para que no haya pobreza y para que las familias tengan derechos y podamos vivir mejor.

Esa propuesta es la que tenemos que hacer valer, uniéndonos, reflexionando, juntándonos para concebir las formas y modalidades de diálogo, que nos permitan alcanzar propuestas nuevas; sumar las divergencias, las diferencias. No aferrarnos a posiciones cerradas y, al contrario, estar abiertos a que la suma de posiciones, vayan ensanchando los horizontes.

Yo creo que ese es el reto que tenemos los ciudadanos del Planeta, los ciudadanos del mundo, ensanchar los horizontes incluyéndonos, incor-porándonos, escuchándonos, dialogando, encontrán-donos, reuniéndonos y el fundamentalismo que observamos, sobre todo en las posiciones de la derecha a nivel del mundo, es el que provoca este tipo de explosiones que continuamente están produciendo sufrimiento y dolor con aconteci-mientos tan trágicos como los que estamos viviendo.

Yo opino, y es mi pensamiento personal, que cuando se trata de imponer al mundo entero una sola perspectiva, los pueblos explotan. Porque tenemos que tomar en cuenta que somos en el mundo, una gran e inmensa diversidad de culturas, de visiones, de perspectivas, de experiencias, de tradiciones, de historia, y la suma de esa diversidad, es lo que hace tan maravilloso este Planeta.

Cuando se trata de imponer una sola visión, una sola lógica, una sola cultura además, porque la televisión global pretende imponernos una sola forma de vivir, de ver el mundo. Cuando se pretende aplastar, oprimir, cancelar las otras perspectivas y las otras culturas, se producen las explosiones y las tragedias que lamentamos.

A la par que lamentamos estas tragedias, tienen que llamarnos al compromiso de asumir formas de lucha que nos permitan sumar y no restar; construir y no destruir; iluminar y no oscurecer; ensanchar, ampliar y no reducir, y sobre todo que nos permitan alzar, elevar las voces de la Humanidad, de esa expresión de la humanidad que todos queremos que prevalezca, que es la expresión espiritual, civilizada, culta. La expresión que representa valores humanos y por la cual además, todos los días dan la vida, millones de seres humanos.

Creo que al cerrar este año, y frente a una tragedia y a un dolor como éste que están viviendo los hermanos en Pakistán, la familia de Benazir, su esposo, sus seguidores; nos corres-ponde comprometernos con la lucha por la Paz, por la Democracia Directa, por la Justicia; por la lucha contra la pobreza para que cada día avancemos hacia ese Mundo Mejor, donde el Amor, la Fe y la Esperanza sean los instrumentos de construcción, de acción, de encuentro, de relación, de convivencia para la Paz y para la Realización.

Dada la amistad que ha dicho se tenía con Benazir, ¿enviará el Gobierno alguna represen-tación a sus honras fúnebres?

En este momento estamos en comunicación con el Padre Miguel D`Escoto, que como usted sabe es el Asesor para Política Exterior del compañero Presidente, pero además, él ha mantenido a través de todos estos años, las relaciones con los Partidos, Movimientos y personalidades del mundo entero y estamos viendo a cuál de nuestros Embajadores en el exterior podemos movilizar, para que esté presente en las exequias de la hermana Benazir Bhutto.

Muchas gracias compañera Rosario Murillo, si tiene algún último mensaje, dada esta circunstancia que se vive hoy en el mundo, porque viene a trastocar prácticamente esa Paz mundial.

Creo que el mensaje es el mismo, confirmar, ratificar nuestra lucha por la Paz, pero la Paz que es fruto de la Justicia, la Paz que es fruto de la Solidaridad y del Respeto. La Paz que sólo puede ser fruto del entendimiento, de la comprensión y de la inteligencia.

A los seres humanos Dios nos ha bendecido con inteligencia, con espíritu y esos son los elementos que cotidianamente tenemos que saber elevar, para asegurar que contribuyamos, cada uno de nosotros, porque cada uno de nosotros es importante, a que la Fe, el Amor y la Esperanza prevalezcan en el mundo; que la Paz prevalezca a través de la Justicia, y que la Fe, el Amor y la Esperanza ratifiquen, confirmen, mantengan todos los días esa Paz. Gracias.

también te puede interesar