Nicaragua

Festejo sandinista y Chávez dominan la semana en Nicaragua

Los seguidores del Frente Sandinista celebraron el aniversario 28 del triunfo de la Revolución Popular de 1979 y Chávez puso la primera piedra de una refinería solucionará todos los problemas energéticos de Nicaragua

Festejo sandinista
Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, a la izquierda, y de Nicaragua, Daniel Ortega, alzan los brazos tras colocar la primera piedra de una refinería en Puerto Sandino, Nicaragua. | AP

Redacción Central |

Los seguidores del Frente Sandinista celebraron el aniversario 28 del triunfo de la Revolución Popular de 1979 y Chávez puso la primera piedra de una refinería solucionará todos los problemas energéticos de Nicaragua
» Más Información

La celebración del aniversario 28 del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, y la presencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, entre los invitados al festejo, marcaron el panorama noticioso en Nicaragua esta semana.

Los seguidores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) abarrotaron el jueves pasado la Plaza de la Fe, para celebrar la efeméride.

Este año, la fecha histórica tuvo la connotación especial de que por primera vez desde 1990, la celebración del derrocamiento de la dictadura de Anastasio Somoza fue organizado por los sandinistas desde el poder, luego de 16 años en la oposición.

Al acto central del 19 de julio asistieron el ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto, y los presidentes de Panamá, Omar Torrijos, de Honduras, Manuel Zelaya, y de Venezuela, Hugo Chávez.

En sendas alocuciones ante los más de 300 mil nicaragüenses reunidos en la plaza capitalina, los tres jefes de Estado invitados y su anfitrión, Daniel Ortega, coincidieron en señalar que la unidad es la única vía para alcanzar el desarrollo en América Latina.

Concluida la celebración, Chávez permaneció en Nicaragua para cumplir varios compromisos de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), la iniciativa integracionista que impulsan también Cuba y Bolivia.

La víspera, el mandatario venezolano se trasladó hasta la comunidad de Piedras Blancas, 60 kilómetros al noroeste de Managua, para colocar la primera piedra de una refinería que según el jefe de Estado, solucionará todos los problemas energéticos de Nicaragua.

La planta será construida por Caracas a un costo de tres mil 900 millones de dólares, y en un plazo de cuatro a cinco años, estará refinando 150 mil barriles de crudo diarios.

De acuerdo con Chávez, el proceso reportará ganancias del orden de los 700 millones de dólares anuales al país centroamericano, el cual se convertirá en un exportador de combustibles hacia el resto de la región.

La inauguración de las obras de construcción de la refinería, así como la entrega de créditos a cooperativistas nicaragüenses y de útiles escolares por parte del presidente venezolano, formó parte de los acuerdos del ALBA, al cual se adhirió Nicaragua en enero pasado.

también te puede interesar