Condenan en Nicaragua a narcotraficantes de cartel de Sinaloa

La Fiscalía solicitó penas de 15 años de cárcel para 12 de los encartados, y de 10 años para el resto

La Fiscalía solicitó penas de 15 años de cárcel para 12 de los encartados, y de 10 años para el resto

Veintiuna de las 22 personas sospechosas de pertenecer a una red logística construida por el cartel mexicano de Sinaloa en Nicaragua permanecen en prisión, tras ser declaradas culpables del delito de financiamiento al narcotráfico, reseñó la agencia Prensa Latina.

Los seis mexicanos, dos guatemaltecos y 13 nicaragüenses deberán esperar al próximo viernes para conocer la sentencia que les impondrá el juez del distrito penal de Tipitapa, Sergio Amador Perezalonso.

Anoche, en la última jornada del juicio, la Fiscalía solicitó penas de 15 años de cárcel para 12 de los encartados, y de 10 años para el resto.

Solo uno de los acusados, el nicaragüense Jimmy Arcadio Alegría Álvarez, fue declarado inocente.

El grupo fue arrestado en abril pasado en varios operativos que concluyeron con la incautación de vehículos, armas de fuego, dinero en efectivo y equipos de comunicación.

También se descubrió que habían construido una pista de aterrizaje clandestina en una finca al norte de Managua.

En ninguno de los casos se encontró droga por lo que la defensa confiaba en la absolución de los detenidos, pero el juez los encontró culpables de los delitos de financiamiento al narcotráfico, posesión ilegal de armamento de guerra, y asociación para delinquir.

La declaración de culpabilidad contra los sospechosos de pertenecer al cartel de Sinaloa se produce en momentos en que la Corte Suprema de Justicia suspendió a tres magistrados que recientemente liberaron a tres narcotraficantes que habían sido previamente condenados.

Los delincuentes fueron arrestados en octubre pasado en las costas del Pacífico, en posesión de más de tres mil kilogramos de cocaína, pero días atrás los magistrados de un tribunal de apelaciones los dejaron en libertad por “falta de pruebas”.

A raíz del escándalo, el presidente Daniel Ortega exigió al poder judicial actuar con firmeza, al considerar que situaciones como esa atentan contra la política del Estado nicaragüense de luchar de manera frontal contra el narcotráfico.