Nicaragua

La Plaza de la Revolución es el símbolo más importante de los nicaragüenses

Declaraciones íntegras de la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo, referente al tema del importante rescate de la Plaza de la Revolución:

Plaza de la Revolución
La plaza de la revolución en Nicaragua, representa el momento más importante en la historia reciente de las y los nicaragüenses. Representa el momento del triunfo de un proyecto revolucionario que nos unió a todas y todos. Representa el encuentro y el reencuentro de las familias nicaragüenses que habíamos logrado vencer el oprobio, vencer la represión, vencer la tiranía | Multinoticias

Redacción Central |

Declaraciones íntegras de la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo, referente al tema del importante rescate de la Plaza de la Revolución:

Creo que la plaza de la revolución en Nicaragua, representa el momento más importante en la historia reciente de las y los nicaragüenses. Representa el momento del triunfo de un proyecto revolucionario que nos unió a todas y todos. Representa el encuentro y el reencuentro de las familias nicaragüenses que habíamos logrado vencer el oprobio, vencer la represión, vencer la tiranía.

Fue un momento de verdadera Reconciliación Nacional el que se logra el 19 de julio, en ese caso el 20 de julio de 1979, cuando la Junta de Gobierno de Reconciliación Nacional, donde estábamos todos los sectores patrióticos, antisomocistas, antidictadura de Nicaragua, toda la Nicaragua honesta que buscaba una patria libre, una patria donde desarrollar la democracia, y donde desarrollar la justicia, donde desarrollar de verdad un proceso de liberación económica que nos permitiera alcanzar el bienestar.

Ese momento de Reconciliación Nacional, esa simbología es la que también quiso enterrar el somocismo cuando en los años del Gobierno somocista del señor Alemán se pretendió eliminar esa plaza, transformarla; además, darle un carácter adefésico, porque fue un adefesio lo que hicieron allí, una enorme pila que no tenía ninguna estética, ni ninguna relación con la plaza y con la historia del pueblo de Nicaragua. Además, algo que no servía para nada, porque aparatosa, era imposible de mantener e imposible de disfrutar para la mayoría de los nicaragüenses.

Nos corresponde a nosotros recuperar en esta segunda etapa de la Revolución en el poder, porque la lucha revolucionaria en Nicaragua la hemos venido librando en todas las formas. Luchamos contra la dictadura y era lucha revolucionaria, estuvimos en el Gobierno y estuvimos haciendo la revolución, pasamos a la oposición y seguimos haciendo la revolución en diferentes vías, y ahora estamos en una segunda etapa de revolución en el Gobierno y tenemos que recuperar los símbolos de reconciliación y de unidad nacional, porque este gobierno precisamente tiene como principio fundamental la Reconciliación y la Unidad de los nicaragüenses.

Y esa es la Plaza de la Revolución, el momento de la historia en que nos unimos todos para buscar un futuro de prosperidad y bienestar, de tranquilidad, de libertad para los y las nicaragüenses, y esa plaza, ese símbolo tiene que ser recuperado hoy para vivir y celebrar allí, reunirnos allí, conmemorar allí, convocarnos allí, para juntar energías para seguir labrando este presente y ese futuro de libertad, de democracia, de prosperidad, pero sobre todo de Reconciliación y de Unidad.

Yo creo que solamente aquellos que pertenecen al pasado somocista, que nuestro pueblo enterró y ha seguido enterrando en estos años, pueden protestar porque la Plaza de la Revolución vuelva a ser y se recupere para que se dimensionen en esta segunda etapa del proceso revolucionario en el poder como el símbolo de la Reconciliación y la Unidad de las familias nicaragüenses.

Solamente con una mentalidad atrasada, con una mentalidad que responde más bien a una época remota, enterrada para siempre, que es la dictadura somocista, puede protestar porque se recupere esa dimensión de la historia que le pertenece al pueblo nicaragüense y que hoy en Reconciliación, en Unidad, en Paz tenemos que utilizar para volver a congregarnos, y volver a hacer rituales que nos sirvan para juntarnos cada vez más en amor, cariño y sobre todo en determinación de construir el futuro diferente para las familias nicaragüenses.

Pero hay otra cosa, nadie ha dicho que se vaya a destruir esa fuente, estamos hablando de construirla para Rubén Darío, que es la máxima gloria de las letras hispanas y la máxima gloria de las y los nicaragüenses. Es decir, es disponer, por lo menos de lo que hay allí, todavía de lo rescatable y utilizable, porque entiendo yo que el Presidente de la República ha logrado una donación de algunas empresas, pero él va a explicar todo esto y dio la instrucción de trabajar en esta dirección, de recuperación de este valor histórico y cultural del pueblo nicaragüense. Ha dado la instrucción (Daniel) de lo que se pueda trasladar se traslade para con la fuente y con la reparación y la restauración que está financiando una empresa comercial y rendir homenaje a Darío, al príncipe de las letras castellanas, cantarle a Darío y cantarle en libertad, democracia, en reconciliación y unidad.

O sea es un simple traslado y estamos logrando que el mantenimiento de esta fuente, porque es imposible para nosotros como gobierno asumirlo, para que sea asumido por esas empresas que también están financiando su traslado y su restauración.

¿El director de Cultura, Luis Morales, es quien ordenó el traslado?

Eso es totalmente falso, el compañero Luis Morales como artista, como persona que tiene además una especialidad en Patrimonio Cultural, está allí garantizando que la plaza regrese a su original forma, original esencia, a su original sentido en términos de historia, en términos de cultura al pueblo nicaragüense.

La orden de asegurar que esto se hiciera vino del Presidente de la República que tiene además la intención de reinaugurar la plaza con el lanzamiento del programa Hambre Cero en forma intensiva, que se va a dar el 23 de junio, que es además un aniversario más del nacimiento del comandante en jefe de la Revolución, Carlos Fonseca Amador.

Entonces vamos a celebrar la recuperación del símbolo máximo de la Reconciliación y la Unidad de los nicaragüenses, contra el mal, contra la tiranía, contra el atraso, instalando el programa Hambre Cero y honrando al jefe de la Revolución, Carlos Fonseca Amador.

Vamos a recuperar nuestra simbología, en términos de historia y de cultura proyectándonos hacia el futuro de desarrollo, de bienestar y de libertad de la pobreza que queremos para el pueblo nicaragüense, que quiere, que sueña Daniel y que se ha comprometido asegurar para el pueblo nicaragüense.

Habrá libre tránsito por la plaza, podremos ir a caminar, podemos ir a enseñarles de verdad a nuestros hijos ese pedazo de historia que representa esa plaza y a trasladarle a nuestros hijos los valores que representa la lucha de un pueblo, cuando con determinación, con valentía, con coraje, pero que con sólo ese espíritu invencible, con la fortaleza espiritual que heredamos del General de hombres libres Augusto César Sandino y fuimos capaces con la uñas de enfrentar a la dictadura más sangrienta de América Latina y de vencerla, derrocarla y establecer para el pueblo de Nicaragua la democracia y la libertad y como ahora vamos allí a comprometernos una vez más para que la libertad, que la democracia y que el desarrollo económico, el bienestar y la prosperidad no le vuelva a ser arrebatado al pueblo nicaragüense.

también te puede interesar