Nicaragua

Perfil de un buitre ladrón de tierras

Conozcamos quién es verdaderamente el delincuente Armel González y cuáles son sus vínculos con Carlos Fernando Chamorro, Alejandro Bolaños, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños

Redacción Central |

Conozcamos quién es verdaderamente el delincuente Armel González y cuáles son sus vínculos con Carlos Fernando Chamorro, Alejandro Bolaños, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños

Armel González, yerno y socio del diputado libero conservador Alejandro Bolaños Davis, es un geófago que pretende despojar a los campesinos beneficiados con la reforma agraria. También tiene negocios turbios con el empresario televisivo Carlos Fernando Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños.

En los departamentos de Carazo y Rivas, principalmente, ha comprado, a precio de guate mojado, enormes cantidades de tierras con acceso al mar, valiéndose para ello del tráfico de influencias de sus socios y compinches Arnoldo Alemán -de quien es testaferro- y de Enrique Bolaños Gayer, el de la nueva era de la corrupción, de quien es pariente político.

Se le vincula con sociedades denominadas: Chacocente de Acayo, Inversiones Sol, Móvil Phone, Radio Phone, Arenas Bay, Teleconic e Inversiones San Cristóbal, entre otras.

Este sujeto está siendo señalado de ser uno de los mayores depredadores de los bosques del cerro Musún, departamento de Matagalpa, donde instaló antenas de radio y traficó la madera extraída.

Campesinos de las comunidades de La Piñuela, El Peñoncito, Chacocente y Tola, han denunciado en reiteradas ocasiones que presumen que Armel González, es parte de una red de narcotraficantes, y basta recordar la ocupación de fusiles AK y lujosos vehículos que la policía nacional hizo, en una de sus propiedades con acceso al mar, en el municipio de Santa Teresa, departamento de Carazo.

Otro caso del tristemente célebre personaje, es el de la urbanizadora El Laurel, en las inmediaciones de Santo Domingo, construida con maquinaria del estado y que gracias al tráfico de influencias durante el gobierno Bolaños, fue utilizada en actividades protocolarias para enriquecerse ilícitamente con los bienes del estado.

Pero no solamente los campesinos han sido víctimas de la voracidad de este delincuente. Con la famosa urbanizadora, Unión Fenosa no escapó del robo descarado, por más de cincuenta mil córdobas mensuales en consumo de energía no registrada, ya que tenía conexiones ilegales.

también te puede interesar