Nicaragua

Una colaboración de todo tiempo

Presentación de Cartas Credenciales Embajador del Japón Shimizi Saito

Daniel Ortega y Shimizi Saito
Presentación de Cartas Credenciales Embajador del Japón Shimizi Saito. | Cesar Perez

Redacción Central |

Presentación de Cartas Credenciales Embajador del Japón Shimizi Saito

Palabras del Embajador

Nos gustaría entregarle, la Carta Credencial de Su Majestad, el Emperador Akihito.

Antes de salir de Japón tuve la oportunidad de ver a Su Majestad. En ese momento recibí el mensaje de Su Majestad el Emperador, para el Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República de Nicaragua, que desea el mayor estrechamiento de las relaciones entre Japón y Nicaragua. Durante mi misión, estoy en la disposición de estrechar aún más estas relaciones diplomáticas, de amistad, entre Japón y Nicaragua.

Llevo menos de tres semanas desde que llegué a este país, y me dio la impresión de que es un país lleno de naturaleza, y también es el país en el que nació el Gran Poeta Rubén Darío, y estoy muy contento de poder trabajar acá.

Valoramos mucho la iniciativa del señor Comandante Daniel Ortega, de reducir la pobreza y desarrollar aún más este país. Queremos seguir brindando la cooperación a Nicaragua, y para acompañar la iniciativa del Comandante, hay tres puntos de la cooperación japonesa: Uno, la construcción de escuelas. Ya hemos construido 177 escuelas en todo el territorio de Nicaragua. Este año está previsto construir 28 escuelas más, en el departamento de Chontales, donde nació el Comandante Ortega y con éstas, el número total de escuelas construidas por Japón, sumará 205.

El segundo proyecto es la construcción del Hospital General en el Departamento de Boaco, que está previsto comenzarla la semana que viene. El tercer proyecto es la reconstrucción de 4 puentes principales, en la carretera nacional Nic.7. Tres de los 4 puentes están en el Departamento de Chontales, y el otro en el departamento de Boaco.

De igual manera, quería estrechar las relaciones en el sector de comercio e inversión. Me gustaría brindar mayor información a Japón, para que las empresas extranjeras vengan a Nicaragua. El año 2005 fue el septuagésimo aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas, y hubo muchos intercambios de personas, así como muchos eventos.

Con este acontecimiento, se estrecharon más las relaciones bilaterales de los dos países, pero en el futuro queremos fortalecerlas aún más. Nicaragua es un país amigo para Japón, por lo que quisiéramos que haya entendimiento continuo ante la posición de Japón, en asuntos tales como, la reducción por Corea del Norte o la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Muchísimas gracias por habernos ofrecido esta oportunidad de saludar al Comandante Daniel Ortega y a la Primera Dama.

Palabras de Daniel

La escritura japonesa, es una verdadera obra de arte. Este es el mensaje del Emperador nombrando al nuevo Representante de Japón en Nicaragua; es la carta que nos envía el Emperador Akihito, donde nos comunica que ha nombrado a Shimizi Saito Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Japón en nuestro país Nicaragua, ante nuestro Estado nicaragüense, ante nuestro Gobierno.

Nos manda saludos el Emperador, a través de esta carta y a través del Embajador; nos desea prosperidad para el pueblo nicaragüense y para todos.

Les damos la bienvenida querido Embajador, a usted, a su señora, representantes de una nación, de un pueblo, que es ejemplo de tenacidad, con una enorme y profunda fortaleza espiritual; un pueblo laborioso, inteligente, culto, valiente.

Un pueblo que ha sufrido mucho y que se ha levantado ¡de las cenizas! Un pueblo que sufrió los efectos de la primera explosión nuclear de nuestro Planeta y en la historia de la humanidad, donde fueron destruidas dos ciudades enteras, Hiroshima y Nagasaki; donde fueron asesinados más de 350 mil personas, entre ancianos, adultos, niños, niñas, mujeres, jóvenes indefensos.

De esa destrucción, se levantó nuevamente el pueblo japonés. La educación fue un elemento fundamental para el desarrollo del pueblo del Japón; ellos están claros, están convencidos, que para que los pueblos puedan acceder al desarrollo, para que puedan vencer la pobreza, para que sean verdaderamente libres, eso pasa por la educación.

Un pueblo con preparación, con educación, con conocimiento, es un pueblo con conciencia y por lo tanto, un pueblo que sabe defender sus derechos, trabajar por el desarrollo. Por eso es que no es casual, que Japón haya empeñado y siga empeñando en la cooperación con Nicaragua, en primer lugar ¡esfuerzos y recursos en la educación!

Este año, con las 28 escuelas en el Departamento de Chontales… ¡buena noticia para mis paisanos! yo no lo sabía, es una gran sorpresa, agradable sorpresa para mis paisanos, hermanos chontaleños, de La Libertad, de Santo Domingo, de Juigalpa, Santo Tomas, Acoyapa, todas esas comunidades. No es casual que Japón esté dedicando tanta cooperación para la educación, escuelas para la educación, porque allí está la base del progreso y el desarrollo.

También, siguen cooperando en la construcción de puentes, ¡cómo se multiplicaron los puentes de la cooperación japonesa después del Mitch! y siguen, y habrán nuevos puentes, la mayoría de ellos también estarán en Chontales, en Boaco, como ya lo ha explicado el Embajador.

Japón, ese pueblo valiente, trabajador, esforzado, que le toca desarrollarse desafiando también, los embates de la naturaleza, porque es un territorio mucho más sísmico que Nicaragua. Nicaragua tiene 13 volcanes activos, y de repente nos dan la sorpresa; también tenemos algunas cuantas fallas y nos afectan a veces los huracanes, maremotos, tsunamis; a veces los terremotos, pero ¡no con la frecuencia con la que afectan a Japón!

Este es un pueblo que ha aprendido a lidiar con esos desafíos que nos plantea la naturaleza; a cohabitar con los terremotos, con los tsunamis y Japón es un pueblo, que también está convencido que es necesario defender el medioambiente.

Los Acuerdos de Kyoto, todos hablamos de ellos, son un punto de referencia que nos compromete a todos los pueblos, y a todos los gobernantes en el mundo, para poder salvar a la especie humana, que pasa por salvar a la naturaleza.

Si seguimos atentando contra la naturaleza… ¡ya ven la sequía, que nos sigue afectando aquí en Nicaragua! Esto tiene que ver con el cambio climático, con la destrucción de los bosques, con la contaminación, con el no cumplimiento de los Acuerdos de Kyoto, porque no hay un cumplimiento pleno.

Hay gobiernos que se resisten a aplicar a plenitud estos acuerdos, como el Gobierno de los Estados Unidos. Poderosos intereses, pesan más que esos Acuerdos que sencillamente, fueron una campanada para decir ¡o actuamos ya, o vamos a desaparecer como especie de este Planeta! Gobiernos poderosos que no se deciden todavía, a dar el paso… ¡ah! porque eso puede afectar enormes intereses económicos. Pero, es preferible afectar enormes intereses económicos, si esto va a ayudar a salvar la vida en el Planeta.

En este día del mes de mayo, el mes de las lluvias aquí en Nicaragua. Cuando yo ya tenía uso de razón, durante el mes de mayo, tanto en Chontales como en Managua, y todo Nicaragua ¡eran seguras las lluvias! Recuerdo que cuando iba al colegio, caminábamos entre las corrientes de aguas en las calles de Managua que entonces, no estaban pavimentadas, sino empedradas, había rampas y corría el agua. Allí íbamos nosotros a la escuela, con el agua hasta las rodillas… ¡eran aguaceros!

En la noche, en las casas, escuchábamos los truenos, relámpagos, parecía que nos caían encima. Ese tipo de invierno, como decimos aquí… aquí decimos invierno cuando llueve y verano, cuando no llueve… no tiene nada que ver con las cuatro estaciones. Simplemente, llovió es invierno, no llovió es verano.

Ese tipo de inviernos se han venido alejando y no es casual… ¡72 mil hectáreas de bosques son destruidos anualmente en Nicaragua! No es casual; más los daños provocados en el mundo, por la contaminación, el calentamiento global y todo de lo que se habla hoy con gran preocupación, es lo que provoca estas situaciones de sequías, o inundaciones. Es decir, la naturaleza rebelándose, protestando, frente a la destrucción provocada por la ambición de unos pocos.

Querido Embajador, nos sentimos comprometidos con esos Acuerdos de Kyoto; tenemos que luchar hoy más que nunca, para que en todos estos países recuperemos los bosques, las aguas, la biodiversidad, y se creen condiciones nuevamente favorables, para el desarrollo de las familias, de la especie humana.

Esperamos también en los próximos días, acompañarlo a Boaco, llevarle la buena nueva a los boaqueños de que tendrán un hospital, gracias a la cooperación de Japón. No sé si irán a poner primera piedra… yo no soy muy amigo de las primeras piedras, me gustan las últimas piedras, cuando ya está construido el edificio, pero claro, hay que llevar el anuncio de la buena nueva y vamos acompañar al Embajador, si Dios quiere.

El pueblo nicaragüense valora mucho esta cooperación del pueblo de Japón, que ha estado ¡de manera incondicional! al lado del pueblo nicaragüense, en momentos difíciles como lo del Mitch; y pasando el Mitch se ha mantenido la cooperación japonesa.

Es decir, no llegó la cooperación japonesa solamente por Mitch, sino que llegó por una razón que trasciende, y es la necesidad de que los pueblos puedan ayudarse, cooperar, sobre todo, pueblos que han sido tan sufridos, como es el pueblo japonés.

Gracias por sus palabras estimado Embajador; nuestro saludo para Su Majestad, el Emperador; todo nuestro cariño y amor, para el pueblo de Japón.

también te puede interesar