Nicaragua

Instalación de la Comisión de Verificación, Reconciliación Paz y Justicia “Miguel Obando y Bravo”

Palabras de RosarioMuy buenas tardes hermanas y hermanos; muy buenas tardes familias nicaragüenses. ¡Buenas tardes! hoy que nos reunimos para celebrar la instalación de la Comisión de Justicia, de Reconciliación, de Paz, “Miguel Obando y Bravo”

Redacción Central |

Palabras de Rosario
Muy buenas tardes hermanas y hermanos; muy buenas tardes familias nicaragüenses. ¡Buenas tardes! hoy que nos reunimos para celebrar la instalación de la Comisión de Justicia, de Reconciliación, de Paz, “Miguel Obando y Bravo”
» Galeria de fotos

Un día hermoso, sin duda; un día que confirma la unidad de los nicaragüenses en este camino hacia el progreso y el desarrollo, en solidaridad.

Presiden este acto, Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo; el Presidente de todos, Comandante Daniel Ortega Saavedra; el compañero René Núñez, Presidente de la Asamblea Nacional; el señor Nuncio Apostólico, Monseñor Jean Paul Gobel; Monseñor Jorge Solórzano, Obispo de Matagalpa; Monseñor Eddy Montenegro, del equipo de trabajo de Su Eminencia el Cardenal Miguel; la compañera doctora Michelle Rivas, Rectora de la UNICA, también del equipo de trabajo de Su Eminencia, el Cardenal Miguel.

El compañero Nelson Artola, Presidente Ejecutivo del FISE; el compañero Edwin Castro, Coordinador de la Bancada Sandinista; el Licenciado Salvador Talavera, Presidente del Partido de la Resistencia Nicaragüense, PRN; el compañero Raúl Areas, Presidente de la Comisión Nacional de Oficiales Retirados; la compañera Elida María Galeano, Presidente de la Asociación de la Resistencia Nicaragüense “Israel Galeano;” y el hermano Brooklyn Rivera, líder indígena de la Costa Caribe, Presidente de Yatama.

Para iniciar este acto vamos a dar lectura al Decreto de Creación de la Comisión Nacional de Reconciliación, que después será firmado por el Presidente de la República.

(Rosario de Lectura al Decreto de Creación de la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia,”Miguel Obando y Bravo”)

Palabras de Rosario

El Decreto ya ha sido firmado por el Presidente de la República y ha sido rubricado por su Eminencia, el Cardenal Miguel Obando y Bravo. Se ha creado oficialmente la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia, Miguel Obando y Bravo. Está con nosotros también, el Jefe del Ejército de Nicaragua, General Omar Halleslevens, lo saludamos con un fuerte aplauso.

Su Eminencia, el Cardenal Miguel, va a dirigir un mensaje a esta Asamblea.

Palabras del Cardenal Miguel Obando y Bravo

Excelentísimo señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra y señora Rosario Murillo, Primera Dama de la República; Excelentísimo señor Nuncio Apostólico, Monseñor Jean Paul Gobel; Excelentísimo señor Obispo de Matagalpa, Monseñor Jorge Solórzano; honorables miembros de la mesa que presiden en este acto; honorables miembros de los diferentes Poderes del Estado.

Excelentísimos Miembros del Cuerpo Diplomático; señores Alcaldes, Vice Alcaldes y Concejales; honorables Miembros del Ejército y de la Policía de Nicaragua; actores firmantes de los Acuerdos de Paz; medios de comunicación social, invitados todos.

La Comisión de Verificación, Reconciliación, Justicia y Paz, es sucesora de la Comisión de Reconciliación del año 1987, y continuadora de los Acuerdos de Paz suscritos por el Gobierno de Nicaragua y los diferentes grupos que se vieron afectados durante la guerra que ha sufrido nuestro país.

Como su nombre lo expresa, es una Comisión de Verificación. Es decir, verificará el cumplimiento de los Acuerdos de Paz, y en la medida de sus posibilidades, cumplirá con aquellos que aún no se han cumplido. Con ello se hará justicia, lo que traerá, en consecuencia, Reconciliación y Paz en la familia nicaragüense.

La Misericordia y la Verdad se encontraron; la Justicia y la Paz se besaron; la Verdad brotará de la tierra, y la Justicia mirará desde el cielo. La evolución de la humanidad ha llegado a un punto en el cual, la paz social, o es universal o es imposible.
No podrá haber Paz, mientras no haya para todos, condiciones concretas para alcanzar niveles de vidas compatibles con la dignidad humana. No podrá haber Paz construida sobre la frustración de muchos seres humanos, iguales en dignidad a los que disfrutan de todos los detalles de la cultura.

Juan XXIII decía que la Paz está apoyada en la Verdad, en la Justicia, en el Amor y en la Libertad. La Verdad, dijo, será el fundamento de la Paz cuando cada individuo tome conciencia rectamente, más que de los de los propios derechos, de los propios deberes que tienen para con los otros.

La Justicia edificará la Paz, cuando cada uno respete concretamente los derechos ajenos y se esfuerce por cumplir plenamente los mismos deberes con los demás. El Amor será fermento de Paz, cuando la gente sienta las necesidades de los otros como propia, y comparta con ellos lo que posee, empezando por los valores del espíritu. La Libertad alimentará la Paz y la hará fructificar, cuando en la elección de los medios para alcanzarla, los individuos se guíen por la razón y asuman con valentía, la responsabilidad de las propias acciones.

La Paz social, sólo puede resultar de una buena relación entre personas, grupos y naciones, basadas en la justicia, la lealtad y el amor. Sólo esta relación constituye propiamente un orden, del cual la Paz, es la resultante más auténtica.

Actualmente, la humanidad va aprendiendo que mientras existe el hambre y la miseria, persistirá un desorden radical, fruto del egoísmo de los individuos, de los grupos, de las naciones, y así es imposible conquistar la Paz duradera. No podrá haber Paz, mientras no haya para todos condiciones concretas, para alcanzar niveles de vida compatibles con la dignidad humana.

La historia es maestra de la vida pero, no para dividir a los hombres, sino para aprender de los errores y no incurrir de nuevo de ellos. La historia es irreversible; escribir la historia de un pueblo, es desenterrar el conjunto de sus ideas, aspiraciones, virtudes, vicios. Todo acto histórico es un suceso de la vida del hombre, porque el sujeto de la historia, es el hombre mismo.

La vida en Democracia equivale a una vida de tutela, de plena vigencia de los derechos de todos los miembros que integran la comunidad, tanto en el orden personal como en el de las asociaciones y empresas. Una auténtica Democracia es posible solamente, en un Estado de derecho y en una recta concepción de la persona humana.

La Paz en la Tierra, suprema aspiración de toda la humanidad a través de la historia, es indudable que no puede establecerse ni consolidarse, si no se respeta, fielmente, el orden establecido por Dios. La aspiración a la Paz, no quedará nunca defraudada; el trabajo por la Paz, inspirado por la caridad que no pasa, dará sus frutos… la Paz será la última palabra de la historia. Gracias.

Palabras de Daniel

Buenas tardes queridas hermanas y hermanos nicaragüenses; querida juventud, niñas y niños de Nicaragua; ancianas y ancianos, familias nicaragüenses.

Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo; compañero René Núñez Téllez, Presidente de la Asamblea Nacional; General Omar Hallesleven, Jefe del Ejército Nacional; Monseñor Jean Paul Gobel, Representante de Su Santidad el Papa, que se encuentra ya en tierras latinoamericanas ¡así que, desde Nicaragua, le damos la bienvenida a Su Santidad, a las tierras latinoamericanas!

Compañera Michelle Rivas, Rectora de la Universidad Católica, que integra el equipo de trabajo de Su Eminencia; compañero Nelson Artola, Secretario Ejecutivo del FISE… a él le hemos dado la tarea, aunque no hemos hecho el nombramiento oficial, de ser el Representante del Gobierno ante la Comisión para que garantice la coordinación con todas las instituciones del Gobierno, con los ministerios correspondientes y también con las Alcaldías, que son tan importantes, en este esfuerzo.

Querido Monseñor Jorge Solórzano, que se encuentra ahora en Matagalpa, esa tierra llena de familias trabajadoras, laboriosas, pero también llena de conflictos, que se originan precisamente, en lo que fueron los Acuerdos de Paz, que se han cumplido o medio cumplido, que no se han cumplido y que se reflejan en enfrentamientos entre familias campesinas, de hermanos nicaragüenses. A él le toca estar en esa zona, y estamos seguros que va a contribuir enormemente, para lograr la Reconciliación, la Paz entre las familias del departamento de Matagalpa.

Querido Monseñor Eddy Montenegro, que siempre ha acompañado a Su Eminencia en estas tareas, en estas labores por la Reconciliación, y que forma parte del equipo de trabajo de Su Eminencia; compañero Edwin Castro, Coordinador de la Bancada Sandinista; compañero, hermano Brooklyn Rivera, líder del pueblo miskito, nuestros pueblos originarios, los que estaban allí, en esas tierras antes de que existiera Nicaragua.

A veces se nos olvida a nosotros, que antes de que existiera Nicaragua como Estado, como nación, los dueños de esas tierras en la Costa del Caribe, así como los dueños de estas tierras en la Costa del Pacífico, eran nuestros antepasados indígenas, de los pueblos originarios.

Y tenemos mucho trabajo que hacer en la Costa del Caribe, a largo de las riberas del Río Wanki, que está llena de comunidades, más de 165, donde, sumando la población de Waspam hacen más de 100 mil habitantes, solo en esa zona. Luego, tenemos los poblados del litoral, a la orilla del mar; las comunidades que están en el llano, las que están en los litorales de otros ríos, porque tantos ríos, tanta agua que hay en la Costa del Caribe, tanto en el Norte como en el Sur.

Tenemos que avanzar en la Reconciliación, la Unidad, la solución de los problemas, porque hay que resolver los problemas que enfrenta nuestro pueblo y es el compromiso que tenemos… cumplirle a nuestros hermanos miskitos, mayangmas, ramaquíes, garífonas, afro descendientes, pasa por reconocer el derecho inalienable, que siempre que han tenido sobres esas tierras.

Esto es importante que lo escuchen bien los que dominan el Derecho, los que están en las instituciones que tienen que ver con el Derecho, los que están en el Poder Judicial. Es importante porque, ellos bien saben, que esas tierras están en manos de estos hermanos ¡antes de que existiera Nicaragua! Antes de que se formaran Cortes Supremas de Justicias en estos países, antes de que existieran Registros Públicos, los dueños de esas tierras, tanto en el Atlántico como el Pacífico, eran nuestros antepasados.

Esos antepasados que se han mantenido, defendiendo su identidad en el Pacífico, en Subtiava, o Monimbó en Masaya; y que han logrado mantener, preservar la posesión de la tierra, con su cultura, con su lengua, en la Costa del Caribe. De allí que, darle cumplimiento a los acuerdos que se suscribieron con nuestros hermanos en la Costa del Caribe en medio de la guerra ¡es un deber de todos los nicaragüenses!

Querido hermano Salvador Talavera, Presidente del Partido de la Resistencia Nicaragüense, ¡un aplauso para Salvador que se encuentra aquí, en este acto histórico! porque realmente, esto es un acto histórico; querido compañero, hermano Raúl Areas, Presidente de la Comisión Nacional de Oficiales Retirados; querida hermana, compañera Elia María Galeano, Presidente de ARNIG, Asociación de la Resistencia Nicaragüense “Israel Galeano.”

Estimados miembros del Cuerpo Diplomático, porque observo aquí a algunos Embajadores, Representantes de organismos y países; queridos excombatientes, no vamos a poner apellidos ahora… ¡excombatiente nicaragüense! uno sólo, somos uno solo. No vamos a andar diciendo excombatientes de esto, de lo otro… ¡excombatiente nicaragüense, una sola familia!

Queridos hermanos de la Policía; sé que nuestra Jefa de la Policía no pudo acompañarnos porque se encuentra todavía en su recorrido; anda por España haciendo gestiones a favor de la Policía; queridos Alcaldes, Vicealcaldes, Concejales; queridos Diputados, Diputadas; hermanos todos del Gabinete del Gobierno del Poder Ciudadano, del Poder del Pueblo… ¡a mucha honra! del Poder de los nicaragüenses, del Poder de los pobres que tienen que salir de la pobreza ¡a mucha honra!

Queridos y queridas hermanas, líderes de movimientos sociales, y de gremios; que muchas veces se ven envueltos en estos conflictos, sobre todo, los que tienen propiedades en el campo; e incluso, a veces los que tienen propiedades en las ciudades, que están disputándose una casa.

Es natural que los seres humanos tratemos de encontrar la más rápida solución a los problemas y, cuanto más lleno de sueños, de compromisos, de fe en Dios está el ser humano, hasta se angustia cuando no logra encontrar la respuesta al problema que está decidido a resolver.

Cuando estaba en la escuela primaria y teníamos esos impulsos, cuando uno está joven, los impulsos son enormes para tratar de resolver todo, en el estudio, el deporte, las luchas sociales; los maestros repetían: “no por mucho madrugar, amanece más temprano.” O bien, nos decían: “apresúrate lentamente, porque si corrés podés tropezar, te caíste y llegaste de último.” Y está aquel cuento que es bonito para los niños, el de la carrera entre la liebre y la tortuga… ¡cómo al final la tortuga logra ganarle al conejo!

Nosotros teníamos este compromiso, que fuimos asumiendo a partir del 7 de agosto de 1987 ¡hace 20 años! este mes de Agosto cumplimos 20 años de esos Acuerdos de Paz, que se iniciaron en una comunidad donde se le rinde culto, en Guatemala, al Cristo de Esquipulas, en Esquipulas, Guatemala.

Recuerdo que nos alojaron en un convento a todos, nos dieron posada los sacerdotes, monjes benedictinos, que estaban en ese convento. Unos cuartitos bien pequeñitos; unas camitas también pequeñas, que si uno es un poco alto como Monseñor Solórzano ¡se sale medio cuerpo! Monseñor Solórzano debe haber sido un tremendo basquetbolista, ¿verdad?

Eran unas habitaciones, unos cuartitos que reflejan el principio de la austeridad del cristiano, la consecuencia en esa austeridad. Uno se impresiona cuando entra a esos lugares, porque verdaderamente, son lugares sagrados. Allí estaba la camita, una mesita, libros… todo en un espacio mínimo, que apenas si podía uno moverse de un lado para otro.

Allí realizamos el primer encuentro, el primer diálogo que sosteníamos los Presidentes centroamericanos y, de allí, vino la reunión del 7 de agosto de 1987, que se convirtió en una fecha histórica, y este año se cumple el 20 Aniversario de Esquipulas.

Luego, vinieron otras reuniones, acuerdos de diferentes tipos; unos tomados en Nicaragua; otros, con el paso del tiempo, se tomaron en la hermana República de El Salvador, en la hermana República de Guatemala y, finalmente, se enterró la guerra en estos tres países, Nicaragua, El Salvador y Guatemala, que era donde estaba más dura.

Nos comprometimos todos los Presidentes centroamericanos, a promover transformaciones democráticas, en un sentido totalmente integral; es decir, que los procesos políticos de corte democrático, tenían que venir acompañados de acciones económicas, sociales, que convirtieran en sujetos económicos productivos, a toda la gente que en Centroamérica se encontraba en la pobreza, en la miseria, en el desempleo.

Que incorporara a las actividades productivas a los miles y miles de combatientes que se desmovilizaron, desde fuerzas irregulares y de las Instituciones armadas, a lo largo de esos años.

Hace unos dos, tres años, una Comisión del Parlamento Centroamericano tomó la iniciativa de recorrer estos países; yo los recibí en Nicaragua. Ellos andaban con la preocupación de encontrar realmente, si se había cumplido, se estaba cumpliendo plenamente, en base a aquellos Acuerdos.

Tenían inquietudes y existen inquietudes, les voy a decir, en cuanto al cumplimiento en Guatemala; hay mucha gente en Guatemala que, así como en Nicaragua manifiestan que no se les ha cumplido, también en Guatemala expresan lo mismo. Y en Guatemala ¡se firmaron muchos acuerdos! Igualmente en El Salvador hay quienes dicen que han cumplido, otros que no han cumplido.

Creo que es un tema muy importante a incorporar en la agenda de los países centroamericanos. Si Dios así lo permite, espero estar el sábado en Belice, que hay una reunión de los Presidentes centroamericanos con los Primeros Ministros de los países del Caribe, del CARICOM. Allí pienso hablar de este tema, incorporar este punto a la agenda.

A todos nos conviene, a todos nos interesa, a todas nuestras naciones les favorece lograr trabajar consistentemente para garantizar estabilidad a todos los excombatientes centroamericanos, con los cuales se asumieron compromisos y, a los que no se les ha cumplido.

A los que ya se les cumplió ¡magnífico! Pero, a los que no se les ha cumplido ¡hay que cumplirles! Y eso, amerita una revisión, un examen caso por caso, para que se cumpla, porque es una obligación que tenemos los centroamericanos. Y dijimos que la democracia tenía que venir acompañada del trabajo, no de la limosna ¡del trabajo! Porque la gente lo que quiere es trabajar.

Ahora que estuvimos en Raití, me comentaba Rosario que es impresionante ver cómo en esas comunidades, la comunidad ¡mantiene limpio! A diferencia de nuestros barrios en Managua… ¡cómo la comunidad mantiene limpio! en aquellas zonas, donde están las casitas, no hay cercos entre casa y casa; es una propiedad comunal, no existe ese sentido individualista de decir, esta tierra, esta casa es mía y pongo el cerco. No, allí se comparte la tierra.

Las gallinas que tiene una familia, se pasean por el patio del otro ¡y no tiene ningún temor de que se la vayan a robar! Imagínense aquí, en estos lugares… gallina que aparece ¡gallina que desaparece! Es increíble la limpieza, en medio de esa situación de pobreza.

Escuchaba un día de estos en Telesur, que estaba hablando un científico social que decía que la violencia, no es cierto que esté en la pobreza. Porque a veces decimos, la pobreza genera violencia, pero él decía: ¡no es cierto! Y ponía el ejemplo: los mayores actos de violencia, de barbarie, se están cometiendo en los países ricos, desarrollados. Violencia, crímenes, ¡de todo tipo!

Sociedades que en su loca y desenfrenada carrera de consumismo, están provocando la destrucción de las familias, de la juventud, de los niños. Y claro, los niños ven en la televisión, que es un acto heroico ir a lanzar bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki… asesinar japoneses; y que los que tienen la piel amarilla son malos, los japoneses, chinos, asiáticos.
O les enseñaron también que tener esclavos negros era justo, correcto; y que los negros no tenían derecho a votar, no tenían derecho a montarse en el autobús donde iban los blancos; hasta que surgió un Martin Luther King a dar aquella lucha, aquella batalla, con todo el pueblo ¡y lo asesinaron!

Fíjense el ejemplo… asesinaron a Luther King; que no titubean en cometer crímenes atroces en Irak; bombardeos terribles sobre Irak. Y ¿qué resulta de esto? Niños que agarran un arma y empiezan a asesinar a sus compañeritos en las escuelas. Y eso, no es por hambre, no es por pobreza, no es por desempleo. Simplemente, es la deformación, la destrucción espiritual de ese capitalismo salvaje, que va provocando este tipo de situaciones.
Por eso decía que en estas comunidades, la gente está en la pobreza, pero los índices de violencia, de criminalidad ¡son bajísimos! Quizás los más bajos que tenemos en el país. Y la limpieza, es admirable, en medio de la pobreza.

¿Qué nos planteaban los líderes de esas comunidades en Raití? Lo que pedían eran instrumentos para trabajar, quieren trabajar. ¡No queremos limosnas! ¡queremos instrumentos para trabajar, para producir, desarrollarnos!

Un grupo de maestras, doce maestras voluntarias, que por vocación, por solidaridad están dando clases, sin salario alguno, sin estar incorporadas en las planillas del Ministerio de Educación… ¿qué nos planteaban? Que los incorporaran en las planillas del Ministerio ¡que bien merecido se lo tienen! Así que, profesor De Castillo ¡a ver cómo las incorpora!

Hay maestros y maestras trabajando allí… y, aprovecho aquí para recordarle al Profesor De Castilla, porque yo me comprometí que usted iba a llegar por aquellos lados, aunque tenga que ir 3, 4 días en panga… les está llegando el pago cada tres meses a estos maestros y maestras. ¡Tienen que esperar tres meses para que les llegue su pago! Situaciones difíciles, duras, pero una gente con un espíritu, una moral, una fuerza ¡muy grande!

Les decía que en nosotros está, lógicamente, hasta la desesperación porque ya son 16 años de tiempos de paz ¡y nada que se de una solución definitiva a los problemas que están planteados con todos los excombatientes!

Que se ha cumplido un 60%, falta un 40%, o es a la inversa… ¡bueno! Esa va a ser tarea de la Comisión ¡una gran responsabilidad! No es fácil. Hay que tomar en cuenta realmente que la decisión de Su Eminencia, de presidir esta Comisión ¡no es tarea fácil! Es una responsabilidad enorme, es un peso enorme el que estamos poniendo sobre sus hombres ¡todos los nicaragüenses! Así que, gracias Eminencia, por haber aceptado presidir esta Comisión.

Gracias a Su Santidad Benedicto XVI, a los miembros de la Conferencia Episcopal, que también aportaron para que ser formara la Comisión, que primero le llamamos Consejo. La verdad es que cuando se formó la primera, también se llamaba Comisión, y es una forma de darle continuidad a la comisión original.

Recuerdo que cuando regresé, en agosto de 1987, de esa reunión en Guatemala, conversé con Su Eminencia y le pedí que presidiera la Comisión… él no titubeó un segundo para decir que aceptaba ¡no titubeó! Y en ese momento, todo mundo en Nicaragua lo aplaudió, porque es bueno que se pongan la mano en la conciencia aquellos que lanzan críticas feroces, destructivas, en contra de Su Eminencia.

Eran los mismos que entonces andaban agarraditos, abrazados de Su Eminencia, para que los protegiera, los apoyara; hablaban muy bien de Su Eminencia en esos momentos… yo les pido que actuemos realmente con espíritu de Reconciliación, como nicaragüenses, dejando a un lado los odios. ¿Qué daño hace esta Comisión, qué daño hace Su Eminencia presidiéndola? ¡No hay salario para los miembros de ella!

Aquí lo importante es la coordinación entre la Comisión, los diferentes movimientos de excombatientes y las instituciones del Estado, para ir dando la respuesta que por 16 años… la mayoría de los que están aquí, yo diría, ¡todos los que están aquí y los que no nos acompañan físicamente pero están presente con sus esperanzas! han estado esperando.

Y si han esperado 16 años, pues habría que esperar… unos 119 días, que es lo que tenemos de estar en el Gobierno. Hace apenas 118 días estábamos aquí, el 10 de enero, y en ese momento, empezó el Gobierno a tomar posesión de las instituciones ¡que no ha sido fácil! Porque son instituciones moldeadas con el modelo del egoísmo, del individualismo, del capitalismo salvaje, independientemente que las personas que han estado en ellas, tengan buena voluntad.

La verdad es que las instituciones fueron formadas, desarrolladas con ese objetivo, incluso ¡tomadas por organismos internacionales! Que empezaron a meter empleados en todas las instituciones, pagados por ellos y ¡claro! les responden a estos organismos.

¡Cuánta plata y cuánta deuda acumulada! Porque ahora hablan de deuda, cuando estamos siendo beneficiados en esta lucha que libramos por la unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños en el ALBA. Hay quienes critican de forma destructiva el hecho que tengamos las plantas aquí ¡y las que vendrán!

Con la solidaridad de Venezuela y Cuba, vendrán otras a finales de años, que ya ellos pagaron para que las construyan. ¡Fíjense bien! Ellos pagaron para que se construyan en la Hyundai y eso, significa que vamos a contar con 60 megawatts más de energía. Es decir que en un año, estaremos incorporando el equivalente a 2 plantas hidroeléctricas, o geotérmicas, o eólicas, que en razón de la emergencia logramos traer de Cuba y Venezuela. Esto va a significar estabilidad en el asunto de los apagones, porque todavía tenemos problemas.

En este mismo sitio estuvimos el 10 de enero y allí estaba el compromiso de la Comisión. Yo entiendo la desesperación de los compañeros… me decía Su Eminencia cómo desfilaban por la Universidad, donde él despacha, centenares de excombatientes, que llegaban de todos lados.

Se venían desde Nueva Segovia, desde San Carlos, Río San Juan… y allí está Monseñor Eddy, con Michelle, que los recibía, los atendía y luego el Cardenal conversaba con ellos. Una vez que yo lo llamé por teléfono, me dice, es que estoy aquí con más de 100 excombatientes y están preguntando cuándo estará lista la Comisión? Yo le respondí: dígales que ya estamos trabajando en eso ¡que tengan la seguridad que la Comisión se va a instalar! pero que por favor, tengan un poco de paciencia.
Ustedes que han esperado 16 años… ahora, tuvieron que esperar 119 días, porque mañana es 10 de mayo, y tendremos los 120 días. Han esperado 119 días y ¡aquí está la Comisión! Hermanos, hermanas excombatientes, viudas, madres, hijos de excombatientes caídos… aquí está ¡su Comisión!

Esta no es Comisión del gobierno, es Comisión del pueblo, de los excombatientes; les pertenece a ustedes, que tienen que defenderla, integrarla, apoyarla; y apoyar a Su Eminencia en ese trabajo ¡que no es fácil!

Un día de estos, nos informaba la doctora Mireya Molina, que se había organizado una mesa para tratar el tema de las tierras del Timal, que es un punto de conflicto ¡tremendo! Ahora, lo que tenés que hacer Mireya, es abocarte con la Comisión para que el trabajo que estás realizando sea en coordinación con la Comisión, porque no podemos ir con una comisión por un lado y otra por otro lado.

Vos continuá tu trabajo, pero tenés que pasar la información a la Comisión que preside Su Eminencia, y son ellos los que van a valorar, con los excombatientes que tienen demandas en el Timal, cómo se le da solución definitiva a las demandas de tierras que hay allí. Debemos darles una solución definitiva para que tengamos paz y estabilidad en esa zona.

También nos han informado de los conflictos y violencia que hay en el departamento de Matagalpa, donde han muerto muchos compañeros, compañeras, niños, adultos, en la refriegas por tierras; en ocasiones, el título es entregado a un grupo y después le entregan el mismo título a otro grupo ¡y allí empieza el enfrentamiento entre hermanos! La solución es encontrarle respuestas a todos; hay que aprender a multiplicar los panes y en eso, nos va a ayudar Su Eminencia… ¡a ver cómo hacemos para multiplicar los panes!

(grabación defectuosa)

¡Tenemos que avergonzarnos de ser nicaragüenses, mientras existan personas analfabetas en nuestro país y mientras no desaparezcan esas…! Tienen que desaparecer por viviendas dignas; tiene que desaparecer el analfabetismo en nuestro país, y hasta entonces podremos decir: ¡estoy orgulloso de ser nicaragüense!

(grabación defectuosa)

Este es un compromiso fundamental… ¡darle respuesta definitiva a los excombatientes que no han recibido esa respuesta!

¡Que viva la Paz!
¡Que viva Su Eminencia, el Cardenal Miguel!
¡Que vivan los excombatientes nicaragüenses!
¡Que viva Nicaragua bendita y siempre libre!

Palabras de Rosario abordada por periodistas después del acto de instalación

Vamos a ir encontrando respuesta a esas demandas que en realidad son derechos; tenemos que ayudar a que esas familias reconstruyan sus vidas; que tengan la posibilidad de trabajar con dignidad; que haya educación para sus hijos, salud, vivienda y que, de verdad, emprendamos un camino de Unidad, Reconciliación y Paz.

Creo que estamos dando un paso fundamental, como decía Daniel, para que en Nicaragua vivamos unidos y podamos trabajar unidos con conocimiento y aplicación de los derechos de todos; trabajar unidos para asegurarnos ese futuro de dignidad y prosperidad, que merecemos todos los nicaragüenses.
Hoy es un día histórico; los derechos y demandas de miles de familias nicaragüenses van a empezar a ser escuchados, van a empezar a ser cumplidos.

Su Eminencia, el Cardenal Miguel tiene una tremenda tarea sobre sus hombros; no sólo es buscar cómo articular esta infinita cantidad de demandas y buscar cómo articular la respuesta a las mismas, es hacerlo, como decía Daniel, ¡con capacidad y vocación de milagros! Porque aquí, hay que hacer milagros, pero ¡hay que cumplirle a la gente!

Todos los días queremos contar con la bendición de Dios para producir esos milagros, que se transformen en trabajo para las personas; en financiamiento para los campesinos; que vayamos venciendo en la lucha contra el hambre y la pobreza; que haya salud para el pueblo de Nicaragua; que tengamos educación y por lo tanto, desarrollo; y sobre todo, sobre todo, que reine aquí la Reconciliación, la Justicia y la Paz. Gracias, compañero.

» Noticias relacionadas

también te puede interesar