Nicaragua

El empobrecimiento de la vida

Nos hemos convocado aquí para escuchar las propuestas de políticas y planes operativos de los próximos 5 años, en materia de educación y acción ambiental, involucrando al principal actor y beneficiario, al pueblo nicaragüense, que es el dueño absoluto de su patrimonio natural, y el que decidirá, participando, cómo cuidarlo y protegerlo; cómo restaurarlo, y cómo sostenerlo, haciéndolo al mismo tiempo, en coordinación con éstas instituciones de su Gobierno

Rosario Murillo
Rosario Murillo. | Inti Ocón

Redacción Central |

Nos hemos convocado aquí para escuchar las propuestas de políticas y planes operativos de los próximos 5 años, en materia de educación y acción ambiental, involucrando al principal actor y beneficiario, al pueblo nicaragüense, que es el dueño absoluto de su patrimonio natural, y el que decidirá, participando, cómo cuidarlo y protegerlo; cómo restaurarlo, y cómo sostenerlo, haciéndolo al mismo tiempo, en coordinación con éstas instituciones de su Gobierno

Tanto se habla del cambio climático, y de cómo nos está afectando ya, y de cómo nos afectará más y más, en el futuro, incrementando las temperaturas y provocando más sequías, menos cosechas de alimentos, más incendios, deshielos, inundaciones, en fin, todo tipo de tragedias y desastres, que no son naturales; debemos dejar de llamarlas “naturales”, porque son, precisamente, contra-natura; son crímenes que el egoísmo y la codicia, han venido perpetrando contra la Madre Tierra, Madre de Todos, arrasándola sin compasión, sin misericordia, en uno de los más graves pecados de ésta, mal llamada, civilización.

Hemos destruido la Casa que habitamos, y ahora nos toca sabernos cada uno de nosotros, responsables de su restauración. Responsables para hacer y dejar de hacer. Responsables también, para re-clamar y exigir, ante los organismos y foros internacionales, y en toda circunstancia, en toda tribuna, en todo espacio, en toda lucha, o como una lucha cotidiana, indispensable y valiente, que se cumpla con las Propuestas y Acuerdos que exigen al mundo, transformación de sus modelos económicos, industriales, políticos y sociales.

Debe producirse un cambio profundo en todas nuestras formas de vivir, y de relacionarnos; debe cambiarse el modelo irracional, consumista y despilfarrador, por un modelo racional, compasivo y solidario, que nos identifique a todos como especie humana, con una cultura de Justicia, en todos los campos, y, en las relaciones del Ser Humano con su Hábitat. Porque de lo contrario, no habrá hábitat, y no habrá seres humanos, en un plazo fatal, que ya ha sido establecido, por científicos responsables, en el mundo entero.

Dejar de producir gases tóxicos, nos dicen. Y es que esos gases se producen en infinitas cantidades en el llamado “mundo desarrollado”, el mismo mundo que en su loca y desenfrenada carrera de expropiación y acumulación de riquezas, que en realidad son de todos, nos deja cada vez más pobres y vulnerables…

Por lo tanto, hablar de luchas para evitar más catástrofes derivadas del cambio climático, no puede convertirse en una pose, o en una moda frívola, falsa, superficial, cómoda y sin cuestionamientos de fondo, al Orden o Desorden Económico Internacional, es decir, a la pavorosa injusticia de los poderosos, contra el mundo y sus habitantes…

Al hablar sobre Medio Ambiente y Naturaleza, debemos sostener posiciones, que son políticas, y son humanas, posiciones claras, contundentes, de denuncia, de los grandes contaminadores del mundo, que son los mismos que de una u otra forma, han llevado al planeta a la terrible, y temible, situación de desigualdad, de falta de libertades, de falta de democracia, así como de falta de inteligencia y sensibilidad, cualidades claves, para la sobrevivencia de nuestra especie, y de nuestro mundo.

Por eso, al hablar de Medio Ambiente y Tesoros Naturales, estamos cuestionando un modelo corrupto que debe transformarse, y estamos hablando del derecho de todos a la Cultura, la Educación, la Salud… a un nuevo tipo de Relaciones Económicas, Sociales, Políticas, Culturales, de Vida, en fin.

El mundo ha sido sobre-explotado y empobrecido, igual que sus mayorías humanas; por lo tanto, no se puede hablar de cambio climático, o de medio ambiente, o de naturaleza, sin criticar acérrimamente el modelo que provoca el pecado capital de la pobreza, y la extrema pobreza; no se puede hablar de protección del ambiente, sin criticar ferozmente, y sin concesiones, el modelo que sostiene la tremenda irresponsabilidad de los ricos del mundo; y sin denunciarlo firmemente, porque es un modelo frenético, desequilibrado y depredador, que nos ha llevado hasta este punto, donde, o cambiamos todos, o no sobrevivimos…

Los pobres del mundo, que son los más… tienen que apoderarse de estas luchas por la vida, y empoderarse con ellas, para lograr que la presión colectiva de la conciencia de los pueblos, imponga una Nueva Agenda Ambiental y Natural, producto de un Modelo Nuevo, que respete la dignidad Humana, y con ella, la dignidad, la majestuosidad, del Planeta que Dios dispuso, para disfrute y beneficio de todos los Seres.

Vamos entonces a escuchar las propuestas, sensibles y comprometidas, de este Gobierno del Pueblo, que cuenta con la responsabilidad y el Poder de los Ciudadanos, para, al menos, detener el avance de la destrucción, y proponernos juntos, en este campo, acciones nacionales, y posiciones internacionales, consecuentes y dignas.

Rosario Murillo
Mayo 08, 2007.

también te puede interesar