Nicaragua

¡La salud nos reconcilia con nuestra dignidad humana!

Reflexiones de la compañera Rosario Murillo sobre el tema de la Salud en Nicaragua

Redacción Central |

Reflexiones de la compañera Rosario Murillo sobre el tema de la Salud en Nicaragua

Queridas familias nicaragüenses

Madres, Padres, Esposos, Compañeras y Compañeros

Jóvenes y Niños

Queridos hermanos en la Reconciliación y la Paz,

Estamos comunicándonos a través de estas Jornada de Intercambio de Información de tu Gobierno con vos y vos ciudadano, y ciudadana, nicaragüenses todos por la gracia y la voluntad de Dios. Un abrazo fuerte y lleno de cariño a todos los que nos ven por Multinoticias Canal 4, y otros medios de comunicación, y nos escuchan por Radio Sandino, la Nueva Radio YA, y tantas emisoras que acompañan al Pueblo en su Camino hacia el Poder Ciudadano.

Hoy vamos a hablar de Salud. De Salud que significa Vida, Alegría, Fuerza; Capacidad de disfrutar; capacidad de tener fortaleza física, mental y espiritual, cada día, para enfrentarnos, con entendimiento y conocimiento, a la Vida; Tener Salud es sentirnos bien, tener equilibrio, y optimismo, poder luchar con energía; y sentir plenamente la satisfacción de las realizaciones, así como saber aceptar, con humildad y sentido de aprendizaje, los resultados inesperados y las experiencias que no favorecen.

Tener Salud, es tener Paz. Y, saber cultivar la armonía y la alegría de la Paz, en el corazón, en la familia, y en la Comunidad. La Paz, para nosotros hoy, en nuestra querida Nicaragua, es la Reconciliación, y su poderoso mensaje de tolerancia y reencuentro. De posibilidad, porque es juntos, que podemos sacar adelante a ¡Nicaragua!

Tener Salud es tener el espíritu y el cuerpo fortalecidos por la Esperanza y la fé, que también es gratitud. Es ser agradecido con Dios y la Vida. Es poder decir “Gracias a la ¡Vida!”

Somos agradecidos, cuando somos fuertes, y saludables. Y somos agradecidos, cuando nuestra conciencia despierta ve, la Salud como un don y un derecho.

Somos fuertes, cuando agradecemos a Dios, que nos permite abrir el corazón para validar los derechos de todos. Para exigir para cada Ser Humano, Respeto, Dignidad, Estimación, Amor… todo lo cual también es Salud !

Promovemos la alimentación, la Vida Saludable, la Educación; queremos acabar con el hambre, el analfabetismo, la enfermedad que puede prevenirse y curarse… Promovemos Salud y promovemos, y crearemos además, un medio ambiente material y moral, saludable… un país, con un pueblo que cuida su naturaleza y su entorno… un país que promueve desarrollo saludable y sostenible, en el campo, en la ciudad; un pueblo que trabaja con ilusión, con esperanza, con necesidad, pero sobre todo con sentido de equidad, de Justicia, de Solidaridad.

Promovemos salud mental, porque venimos de décadas de rupturas, traumas, desgracias y abandonos que nos han averiado el corazón… y alterado la capacidad de respuesta sana, a los desafíos de la existencia…

Promovemos salud física, porque venimos de décadas de injusticia flagrante, “crímenes de lesa humanidad” les dicen… donde el hambre, la desnutrición, las pestes, las epidemias, han venido truncando, cercenando vidas; sin sensibilidad alguna entre los gobiernos, y con ausencia de promoción del Conocimiento, y del protagonismo ciudadano, real y efectivo…

Promovemos salud espiritual, porque venimos de la humillación, la desintegración, la descomposición, la carencia de Valores Humanos, que hoy debemos recuperar y relanzar, para que el avance que buscamos sea profundo, y procure trascendencia, y Cultura de desarrollo de todo nuestro potencial Humano. ¡Esa, y no otra, es la verdadera felicidad!

Promovemos Salud, Educación, entonces, porque queremos cultivar Alegría, Alma, Aliento, Ánimo, Amor…

Los médicos, las enfermeras, los promotores de salud, los voluntarios de Salud, de Educación, de Medio Ambiente, de Derechos, de Poder Ciudadano, que ahora serán miles, muchos miles, crecidos en conciencia y experiencia … todos los que de una u otra forma vamos a participar en la creación de una Nicaragua libre, sana, fuerte y capaz, con democracia verdadera, con participación y capacidad de decidir; vamos a escuchar con interés y compromiso, esta Presentación de las Políticas Nacionales de Salud, del Gobierno del Pueblo.

En los Consejos Comunitarios de Ciudadanía, y en los Gabinetes del Poder Ciudadano, se discutirán todas estas Líneas y Acciones, para decidir entre todos, cómo vamos a asegurar que la Fuerza y el Poder de la Salud, la Educación, el Trabajo Digno, nos haga mejores ciudadanos y nos libere de los tiempos de sometimiento.

Tener Salud y Educación; estar libre de hambre y de pobreza, es tener carta de ciudadanía. Todos sabemos que la Salud no es sólo, ausencia de enfermedad, sino la capacidad de asumir nuestra libertad, nuestro poder, y trabajar con el ánimo en alto, para transformarnos y transformar nuestras Vidas.

La salud es un don de Dios. Por eso es un derecho inalienable por el que debemos luchar sin tregua, en una misión, imprescindible, para afirmar nuestra Humanidad. Los médicos, enfermeras, y miles de voluntarios, que trabajarán haciendo realidad los planes de Salud que reconcilian al Ser Humano con su propia dignidad, somos misioneros. Hemos sido privilegiados con la oportunidad histórica de contribuir a liberar Nicaragua del egoísmo y la insensibilidad, creando condiciones éticas y espirituales, que faciliten la construcción de la sociedad libre de miseria, que todos queremos. Y que necesitamos con urgencia.

Rosario Murillo

Abril 24 del 2007

también te puede interesar