Nicaragua

Daniel mejora relaciones con EE.UU.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, logró en los primeros 100 días de gobierno mejorar las relaciones con su antiguo enemigo, Estados Unidos, en un histórico encuentro de los cancilleres de ambos países en Washington

Daniel Ortega
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en una conferencia de prensa el 20 de abril de 2007 en la sede del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en Managua. | AFP

Redacción Central |

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, logró en los primeros 100 días de gobierno mejorar las relaciones con su antiguo enemigo, Estados Unidos, en un histórico encuentro de los cancilleres de ambos países en Washington

La reunión realizada el jueves en el Departamento de Estado norteamericano fue presidida por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, quien recibió al canciller nicaragüense, Samuel Santos, para “discutir temas de inversión, combate de la pobreza, del narcotráfico y terrorismo”, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua.

Durante el encuentro, que según la cancillería nicaragüense se prolongó más de lo previsto, “Rice dio un voto de confianza a las relaciones entre ambas naciones y envió sus respetuosos saludos al presidente” Ortega.

Santos, por su parte, expresó el interés del gobierno sandinista en “atraer la inversión y desarrollar el crecimiento económico” de su país, indicó el embajador estadounidense en Managua, Paul Trivelli.

“Fue una reunión muy buena”, comentó el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, según declaraciones reproducidas por la prensa local.

Esta es la primera vez que un representante del nuevo gobierno sandinista de Ortega es recibido oficialmente en Washington, con el interés de saldar las diferencias políticas del pasado.

“Creo que es una manifestación expresa de que ambos gobiernos quieren consolidar una relación más allá de la retórica política que han mantenido” sus presidentes, el ex ministro de Defensa nicaragüense, Avíl Ramírez, quien ocupó altos cargos ejecutivos en las últimas dos administraciones de derecha.

Según Ramírez, al gobierno sandinista le interesa fortalecer la cooperación que recibe de Estados Unidos a través del proyecto Cuenta del Milenio, abrir nuevos mercados en el marco del tratado de libre comercio existente entre ambos países, y conseguir su apoyo para negociar un buen acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ortega dirigió en los años 1980 una revolución de corte socialista que fue apoyada por Cuba y otros países del extinto bloque comunista, que arrastraron a Nicaragua a un conflicto político-militar con Estados Unidos, hasta su caída, en las elecciones de 1990.

La administración norteamericana hizo lo imposible para evitar que el líder sandinista retornara al poder en las elecciones de 1996 y 2001, mediante declaraciones, amenazas y apoyo a los partidos de derecha. En las últimas elecciones, la división de la derecha propició la victoria de Ortega pese a las presiones de Washington para impedirlo.

El encuentro entre Rice y Santos disipa por el momento, el riesgo de confrontación, gracias al trabajo que el canciller Santos realiza con su embajador en Washington para consolidar las relaciones bilaterales.

también te puede interesar