Nicaragua

Caso Posada Carriles desenmascara al Imperio, afirma Miguel D´Escoto

Managua – El ex canciller nicaragüense Miguel D Escoto aseguró aquí que la eventual liberación del terrorista Luís Posada Carriles en Estados Unidos desenmascara la verdadera naturaleza de la política antiterrorista norteamericana

Redacción Central |

Managua – El ex canciller nicaragüense Miguel D Escoto aseguró aquí que la eventual liberación del terrorista Luís Posada Carriles en Estados Unidos desenmascara la verdadera naturaleza de la política antiterrorista norteamericana

Esto que está sucediendo ayuda al proceso de desenmascaramiento del Imperio, y pone de manifiesto que la Justicia norteamericana está hecha a la medida de los requerimientos imperiales, afirmó D Escoto.

En opinión del sacerdote católico, el caso es comparable con el de Osama bin Laden, quien, dijo, se convirtió en terrorista a los ojos de Washington, a partir del momento en que empezó a apuntar su mira contra los que le enseñaron a ser terrorista.

D Escoto, quien dirigió la diplomacia nicaragüense durante el gobierno sandinista de los años 80, aseguró estar convencido de que Posada Carriles es uno de los más grandes terroristas de la historia de América Latina.

Simplemente hay gente para quienes los crímenes de Posada Carriles no son tales, porque fueron ordenados por un país que ellos admiran, y que es Estados Unidos, pero no comprenden que se trata de un Estado terrorista, añadió D Escoto.

Recalcó que el criminal de origen cubano es una persona sumamente peligrosa, que ha logrado escapar de la justicia, sólo porque goza de la protección de su amo, que no es otro, sentenció, que el gobierno norteamericano.

El religioso recordó que el autor intelectual de la voladura de un avión de Cubana con 73 personas a bordo en 1976, y de otros atentados contra la isla, también estuvo involucrado en la guerra sucia que desató Washington con la Revolución Sandinista en los años 80.

Lo que pasa es que Estados Unidos le cambia el nombre al terrorismo, y por ejemplo, al ejercido contra Nicaragua en los 80, y al cual estuvo conectado Posada Carriles, le llamó “guerra de baja intensidad”, acotó.

Para D Escoto, resulta cuando menos patético que la Justicia estadounidense pretenda ahora juzgar al criminal por haber mentido a las autoridades migratorias sobre su entrada al país, u otros cargos, y no por sus horrendos crímenes.

Me recuerda al caso de Al Capone, a quien sólo lograron meter a prisión por evadir impuestos.

también te puede interesar