Nicaragua

Niegan caos en sector educacional nicaragüense

El ministro de Educación, Miguel de Castilla, negó hoy aquí que exista caos en el sector, y aseguró que de las nueve mil 220 escuelas públicas de Nicaragua, sólo 30 están paralizadas por una huelga de maestros

Redacción Central |

El ministro de Educación, Miguel de Castilla, negó hoy aquí que exista caos en el sector, y aseguró que de las nueve mil 220 escuelas públicas de Nicaragua, sólo 30 están paralizadas por una huelga de maestros

Una parte de los educadores nicaragüenses inició un paro de labores por considerar insuficiente el aumento salarial de alrededor de 15 dólares otorgado por las nuevas autoridades.

También existe descontento en cinco planteles, cuyos directores fueron destituidos, tras ser señalados de utilizar fondos públicos para asignación de salarios y el pago de dietas por hasta 10 mil córdobas (550 dólares).

De Castilla dijo este miércoles en el canal 4 de la televisión local que las dificultades actuales son resultado de los profundos cambios realizados por el gobierno sandinista desde el 11 de enero pasado, para transformar el sistema educacional.

“Es un caos luminoso, un caos extraordinario, es el caos del parto que engendró lo viejo para que nazca lo nuevo”, recalcó el ministro, en alusión a los titulares de la prensa local.

Recordó que la primera medida tomada por su ministerio fue eliminar el cobro en las escuelas públicas, para permitir el ingreso de miles de niños cuyos padres no podían pagar la matrícula y otros cuotas exigidas ilegalmente.

Lo viejo era la escuela pública-privada, donde los pobres tenían que pagar por su educación, aseveró el ministro, al referir que en algunos centros se cobraba a los alumnos hasta por el uso de los servicios higiénicos.

Reveló que los directores de las escuelas de un municipio del país incluso se pusieron de acuerdo para clausurar los grifos de agua potable, y así obligar a los estudiantes a comprarla en las cafeterías de los planteles.

De acuerdo con el funcionario, esas prácticas se justificaban porque eran los años del neoliberalismo, pero considera inadmisible que sucedan hoy.

De Castilla aseguró que la restitución de la gratuidad de la enseñanza en todas las escuelas públicas del país, permitió el ingreso de 100 mil nuevos niños al sistema, pero al mismo tiempo, admitió, provocó un déficit de maestros y de aulas

La matrícula actual en los centros administrados por el Estado es de un millón 582 mil estudiantes, afirmó.

también te puede interesar