Nicaragua

Desfile de ex funcionarios ante la Contraloría por el caso Cenis

Ocho ex funcionarios del Banco Central de Nicaragua comparecieron el martes ante la Contraloría General de la República para explicar su participación en el proceso de emisión de certificados negociables de inversión, que dejó al Estado una deuda mayor a los 500 millones de dólares por la quiebra de cuatro bancos

Redacción Central |

Ocho ex funcionarios del Banco Central de Nicaragua comparecieron el martes ante la Contraloría General de la República para explicar su participación en el proceso de emisión de certificados negociables de inversión, que dejó al Estado una deuda mayor a los 500 millones de dólares por la quiebra de cuatro bancos

Entre los ex funcionarios públicos que rindieron su declaración ante el ente fiscalizador está el ex presidente del Banco Central de Nicaragua Noel Ramírez, actual diputado ante el Parlamento Centroamericano.

Ramírez, secretario nacional del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), dijo que actuó conforme a un decreto presidencial emitido en 2001 por el ex jefe de Estado nicaragüense Arnoldo Alemán (1997-2002), el cual autorizó la emisión de esos bonos, por 5.000 millones de córdobas (274 millones de dólares al cambio de hoy) para “salvar” al sistema financiero nacional ante el pánico por la quiebra de cuatro bancos.

La esposa de Ramírez es accionista del Banco de la Producción (Banpro), que junto al Banco de Crédito Centroamericano (Bancentro), adquirieron los activos y pasivos de los ya desaparecidos Banco del Café (Bancafe), Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (Banic), Banco Mercantil (Bamer) y Banco Intercontinental (Interbank).

Uno que no asistió hoy fue el ex ministro de Hacienda y actual diputado Eduardo Montealegre, a quien se le reprogramó la cita para el 17 de abril, explicó la Contraloría.

A Montealegre, ex accionista de Bancentro, que adquirió los activos y pasivos de dos bancos quebrados, se le citó en su carácter de ex ministro de Hacienda, cargo que desempeñó de enero de 2002 a abril de 2004.

La quiebra fraudulenta dejó un agujero financiero de 350 a 400 millones de dólares y lo que se investiga es quiénes se beneficiaron.

Ramírez apuntó que luego, cuando ya no era funcionario del Banco Central, el ex mandatario Enrique Bolaños (2002-2007) emitió otro decreto presidencial autorizando la re-clasificación de carteras de cuatro bancos comerciales que fueron intervenidos y cerrados por las autoridades entre el 7 de agosto de 2000 y el 5 de agosto de 2001.

Asimismo, agregó que la emisión de esos certificados contó con el beneplácito de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, y con la recomendación de la junta liquidadora de los bancos intervenidos. La emisión de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis) surgió tras las quiebras bancarias.

El ente fiscalizador declaró nulo la emisión de esos Cenis porque se actuó, según su presidente, Luis Ángel Montenegro, “sin base legal, ni jurídica”.

No obstante, Ramírez advirtió que existen siete leyes, incluida la ley de presupuesto, aprobada anualmente por diputados de 2002 al 2007, que han reconocido la emisión de esos bonos al incluir el pago de esa deuda en los gastos presupuestarios.

Los otros siete ex directivos del Banco Central de Nicaragua que declararon ante el ente fiscalizador fueron Gilberto Cuadra, Silvio Conrado, Ricardo Parrales, Mario Flores, Carlos Cerna, Estelina López y Benjamín Lanzas. Mario Alonso, presidente del Banco Central de Nicaragua en la administración Bolaños, no llegó a la cita.

El ente fiscalizador emitirá una resolución sobre el caso a fines de mes o en mayo próximo, que puede ser de sanciones administrativas o penales, y será recogida por la justicia para acusar a los involucrados, exigir resarcimiento e imponer la pena carcelaria.

también te puede interesar