Nicaragua

Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional reafirma plan de austeridad

El presidente de la República, Daniel Ortega, prohibió ayer los viajes improductivos de los funcionarios de su gobierno y les advirtió que deberán solicitar permiso y justificar su misión luego de descalificar encuentros y seminarios “donde se va a hablar más de lo mismo, cuando los problemas están en Nicaragua”, criticó

Redacción Central |

El presidente de la República, Daniel Ortega, prohibió ayer los viajes improductivos de los funcionarios de su gobierno y les advirtió que deberán solicitar permiso y justificar su misión luego de descalificar encuentros y seminarios “donde se va a hablar más de lo mismo, cuando los problemas están en Nicaragua”, criticó

También dijo que debe garantizarse que se cumpla con la norma salarial de que ningún ministro puede ganar más de 3 mil dólares, “aunque sean entes autónomos y que han sido nombrados por el Presidente, tienen que ceñirse a la norma”.

Sin embargo, contó que hay alrededor de 27 empresas y entes autónomos que no fueron incluidos en el decreto emitido durante los primeros días de su gobierno que prohibía los sueldos de más de tres mil dólares. En todo caso, dijo, “habrá una revisión con el Ministerio de Hacienda. Si hay funcionarios en esas entidades que ganan más de los tres mil dólares, ese excedente pasará a un fondo de lucha contra el hambre y la pobreza y quizás, hasta mejorar el salario de los maestros”

Hacen cola para viajar

El mandatario informó que a su despacho ha llegado una numerosa lista de solicitudes de ministros y funcionarios de alto rango para salir del país a participar en diferentes eventos internacionales, sin embargo, dijo que si esos viajes no son productivos, no hay autorización para salir del país.

Incluso, parece que algunos de estos funcionarios ya se dispararon y ahora tendrán que rendir cuentas sobre esas salidas. “Vamos a hacer una revisión para ver qué viajes han sido justificados, porque tenemos que ejercer un mayor control”.

Dijo que a pesar de que se ha hablado con algunos de ellos, “parece que les pican los pies para andar de aeropuerto en aeropuerto y de conferencia en conferencia, cuando su responsabilidad es aquí”.

Dijo que los problemas están aquí tras preguntarse ¿qué les pueden enseñar en esas conferencias? “Simplemente son conferencias que se han convertido en un negocio, en una enorme burocracia mundial, en donde a los conferencistas les pagan miles de dólares y gastan en pasajes para varios asistentes y les pagan los hoteles de cinco estrellas y les ofrecen recepciones en donde circulan las bandejas con los bocadillos, el licor, la cerveza y los vinos”.

también te puede interesar