Nicaragua

Nicaragua: Paradoja del agua en el país de los lagos

Con una disponibilidad de 38 mil litros de agua diarios por habitante en sus abundantes lagos y ríos, resulta cuando menos paradójico que más de la mitad de los 5,1 millones de nicaragüenses carezca hoy de acceso al vital líquido

Redacción Central |

Con una disponibilidad de 38 mil litros de agua diarios por habitante en sus abundantes lagos y ríos, resulta cuando menos paradójico que más de la mitad de los 5,1 millones de nicaragüenses carezca hoy de acceso al vital líquido

Según la Organización Mundial de la Salud, la disponibilidad promedio en los países subdesarrollados es de dos mil litros diarios por persona, por lo que la nación centroamericana ocupa un lugar privilegiado en cuanto a acumulación de este recurso natural.

La terrible situación que padecen los nicaragüenses es de vieja data, pero cada año, y en especial en esta fecha, cuando se celebra el Día Mundial del Agua, el tema sale a la palestra pública.

Organizaciones civiles, la prensa local y entidades privadas y estatales aprovechan la ocasión para denunciar la falta de acceso al agua, y la carencia de políticas públicas que garanticen ese derecho humano.

También se suele alertar sobre la contaminación y desaparición de las cuencas acuíferas como resultado de su explotación indiscriminada y los daños al medio ambiente.

Este año, no obstante, la población local podría comenzar a ver la clásica luz al final del túnel, con la promesa del nuevo gobierno en general, y del Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE), en particular, de tomar cartas en el asunto.

En declaraciones que publica este jueves El Nuevo Diario, el nuevo presidente del FISE, Nelson Artola, no duda en calificar de catastrófica la situación.

De acuerdo con el funcionario, el 70 por ciento de la población rural carece del vital líquido, mientras que tres millones de nicaragüenses no saben lo que es el agua potable y se abastecen de agua contaminada de charcas y de ríos.

Para comenzar a revertir la situación, el FISE desarrollará este año 117 proyectos de agua y saneamiento en 52 de los 153 municipios del país, a un costo de más de seis millones de dólares.

Particular atención merece este día la denuncia sobre la grave contaminación del lago Nicaragua, que con sus ocho mil kilómetros cuadrados de extensión es el más grande de Centroamérica, y de los 10 más extensos del mundo.

Con 104 mil millones de metros cúbicos de agua, el Cocibolca, como lo bautizaron los primeros habitantes de esta tierra, constituye la principal reserva del vital líquido conque cuentan los nicaragüenses hoy en día.

El lago presenta altos niveles de contaminación por el vertimiento de aguas albañales de las poblaciones costeras, y por la crianza de tilapias y otras especies por el método de acuicultura intensiva.

Mientras ríos y lagos languidecen y están a punto de desaparecer y millones de nicaragüenses están sedientos, llama la atención que la Asamblea Nacional (congreso unicameral) aún no se decide a aprobar la Ley General de Aguas.

La legislación, en la agenda parlamentaria desde hace varios meses, pretende regular la utilización de los recursos hídricos del país, pero la víspera no tampoco obtuvo el visto bueno de los diputados.

La esperanza de los nicaragüenses es que, a tenor con la celebración de la fecha mundial, los llamados Padres de la Patria tomen conciencia de la importancia de preservar el vital líquido, y terminen por aprobar este jueves la legislación.

también te puede interesar