Nicaragua

Reunión de Daniel con Delegación de Ministerios de Su Gloria

El Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo reciben a los miembros de la delegación de la Iglesia Ministerio de su Gloria

Sirviendo a Dios, sirviendo al Pueblo
El Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo reciben a los miembros de la delegación de la Iglesia Ministerio de su Gloria. |

Redacción Central |

El Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo reciben a los miembros de la delegación de la Iglesia Ministerio de su Gloria

Sirviendo a Dios, sirviendo al Pueblo

 

Reunión de Daniel con Delegación de Ministerios de Su Gloria

Foto: Jairo Cajina

15 de marzo del 2007

Palabras de Daniel

Les damos la bienvenida, y siempre en primer lugar, le damos gracias a Dios, que nos da la oportunidad de reunirnos, de encontrarnos, para servirle a Él, sirviéndole al pueblo.
Nosotros sabemos que ustedes tienen una labor evangelizadora en nuestro país, ante un pueblo que ha sufrido mucho, y que necesita de una gran fortaleza espiritual para poder salir adelante, para no dejarse vencer ante las adversidades, ante la extrema pobreza, la situación social en la salud, en la educación. La fortaleza la saca el pueblo de su fe en Dios, de su fe en Cristo.

Aquí, el trabajo de ustedes es muy importante, el contacto, la relación, el mensaje de los Pastores en las comunidades, en nuestras ciudades, en el campo, donde hay más pobreza, donde las condiciones son más difíciles. Y el mensaje también, para los que están en mejores condiciones, ¡que se sensibilicen!

Porque todos nos decimos cristianos aquí en Nicaragua, y también en el mundo, la mayoría nos decimos creyentes en Dios, pero el problema es que ¡no es fácil convertir el cristianismo en una práctica! Ese es un reto, un desafío, que tenemos cada minuto, cada segundo de nuestra vida, todos los días. Por eso es fundamental el mensaje de la Reconciliación, de la Solidaridad, el mensaje que nos dejó Cristo, de amarnos los unos a los otros.

Ahora, estamos dando un nuevo paso en favor de la Reconciliación, conformando un Consejo Nacional de Reconciliación, donde le hemos pedido al Cardenal Obando que lo presida y él, en su carácter personal ha aceptado, en principio, estar al frente del Consejo. Estamos pidiendo a los líderes evangélicos, que participen también de este Consejo.
Es un Consejo que tiene que trabajar para que nos reconciliemos como seres humanos en el Amor a Cristo, y por lo tanto, en la solidaridad; porque es cierto que en Nicaragua no hay guerra, pero hay hambre, hay pobreza, hay miseria; falta salud, falta educación.

Eso genera otro tipo de tragedias, y en ocasiones, muere mucho más gente por falta de atención en los hospitales, por falta de medicamentos, que en los enfrentamientos militares. Que es lo que ha estado sucediendo en Nicaragua en los últimos tiempos, en los últimos años; después de guerras, de violencias, hemos logrado hacer a un lado la guerra, pero está la pobreza, la falta de salud y eso también provoca víctimas.

Los que más tienen deben sensibilizarse para contribuir a librar esta lucha, esta batalla para erradicar la pobreza, en donde nos encontramos con miles de nicaragüenses, que se confrontaron en la guerra, desde la que se libró contra Somoza y luego, la otra guerra que nos impuso el Presidente Reagan en los años 80… ¡quedaron miles de víctimas! En ese entonces, por parte de los Estados Unidos, por parte del Presidente Reagan, hubo un esfuerzo para buscar recursos, para promover y financiar esa guerra.

En ese período, nosotros recurrimos a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, entablando una demanda contra el Gobierno de los Estados Unidos, para que se detuviera la guerra y se indemnizara al pueblo nicaragüense. La sentencia de la Corte fue a favor de Nicaragua, pero el Gobierno norteamericano no quiso reconocerla.

Cuando se le puso fin a la guerra, se asumieron muchos compromisos con los hermanos que habían estado en la Contra, gente de extracción humilde, en su mayoría campesinos. Con ellos y sus familias, se asumieron compromisos; igualmente, con los soldados retirados del Ejército Popular Sandinista y del Ministerio del Interior.

Estamos hablando posiblemente, de más de 50 mil familias con las que se asumieron compromisos de parte del Estado nicaragüense y los cuales no se han cumplido plenamente; ha habido un cumplimiento parcial, y mientras tanto, ellos ¡demandan, exigen¡

Por eso es que ellos mismos han pedido, que se forme este Consejo de Reconciliación. Ante la solicitud de ellos, ante un compromiso asumido con ellos, nosotros hemos formado este Consejo de Reconciliación, para que desde él se promueva el cumplimiento de todos esos acuerdos y que podamos hacer gestiones ante la Comunidad Internacional para buscar recursos, que les permita a todas estas familias, tener un trabajo digno.

Por eso es que también yo he manifestado que el Gobierno de los Estados Unidos, debería de contribuir con 300 millones para crear ese fondo, ¡que es mucho menos de lo que invirtieron para la guerra…! y ¡mucho menos que los 17 mil millones que deberían pagarle a Nicaragua! como manda la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Ustedes conocen la situación de nuestro país que está a la par de Haití; una situación de extrema pobreza, de falta de salud, de educación. De allí que estemos ahora, haciendo estos esfuerzos extraordinarios para fortalecer este Consejo, donde esperamos contar con la presencia, con la participación de los Pastores de los Ministerios de Su Gloria.

Es un trabajo que hay que hacer en todo el país, en todas las comunidades, municipios, y sobre todo, llevarle a la gente mucha fe, mucha fortaleza, porque han esperando tantos años, y en ocasiones ¡se desesperan¡ Es importante por lo tanto, el mensaje, para que tengan fe, tengan fortaleza, y que participando en los Consejos, se vaya encontrando la vía para hacerles llegar el compromiso que tiene el Estado nicaragüense.

Que a través del Consejo, se les pueda escuchar sus demandas, sus planteamientos; porque ellos alegan que se les ha cumplido en un 40%, un 50%… habrá que revisar el porcentaje de lo que no se ha cumplido, para superar esta situación.

Nuevamente, les damos la bienvenida y pueden contar con todo nuestro apoyo, nuestra cooperación en su labor pastoral; las puertas de Nicaragua están abiertas. Por lo que veo, la mayoría de ustedes son norteamericanos, Ronald, Richard, John, Robert, Steven, Craig; Ciro Gutiérrez, de origen mexicano, de Querétaro; David, Jorge Flores y Marck… ¡No me digan que ustedes discriminan a las mujeres! no pusieron el nombre de ella… Helen.

¡En Nicaragua es bienvenido el pueblo norteamericano! Hemos tenido diferencias y problemas muy serios por las políticas de diferentes Administraciones norteamericanas, pero siempre hemos tenido un vínculo muy estrecho con el pueblo norteamericano.

Pueden sentirse contentos de estar en nuestro país, estamos entre hermanos, y lo importante es que como hermanos, trabajemos por la gente, por las familias, para que se puedan dignificar espiritual y socialmente. Muchas gracias.

Palabras de Pastor Evangélico

Es un gran honor estar aquí con ustedes esta noche; tengo 8 años de vivir en Nicaragua, decidí venir y trabajar acá, después del Huracán Match. Tenemos ahora 16 comedores infantiles en varios lugares; una clínica médica y un orfanato con 11 niñas en Somotillo y estamos construyendo una casa para [email protected]

Quiero que sepa que yo oro por usted, y digo su nombre en oración ¡todos los días! Soy Pastor aquí en Managua, en la Iglesia Catedral de su Gloria. El día que usted ganó las elecciones, yo sentí paz en mi corazón; estamos trabajando con gente pobre y dándoles esperanza.

Después del Huracán Mitch, yo vivía en Guatemala, tengo 20 años de estar en Centroamérica, y decidí venir acá. Yo amo a este país, siento paz, que Dios lo tenga en ese lugar. Le dije a la gente en la iglesia, vamos para arriba, vamos a apoyar al Gobierno de Nicaragua y ¡todos están contentos! y con muchos deseos de trabajar.
Traigo entre 20, 30 brigadas de los Estados Unidos, médicos, gente de construcción; varios grupos, cientos de personas, cada año vienen a trabajar. En la política, no nos hemos metido, pero yo sé que la gente que viene, tiene un gran corazón para la gente de Nicaragua. Quiero darle tiempo al Pastor John Bawer, porque él acaba de hacer algo grande por este país y quiero que él les diga.

Palabras del Pastor John Bawer

Hermano Ortega, vengo en el nombre de Jesús y aprecio lo que usted ha compartido con sus comentarios, en la apertura de esta plática. Hace 4 años empezamos a trabajar con Hamín en la Policía; y él compartió una visión que tenía hace cuatro años, y me dijo: si puedes traerme uniformes de fútbol, los podamos llevar a las pandillas y así, poder cambiar los colores de las pandillas, para jugar en las ligas de fútbol que la Policía está organizando. Si puedes hacer eso, podemos dejar a tus grupos alrededor del mundo, traer cruzadas cristianas a Nicaragua y presentar el Evangelio, para que la iglesia también cumpla el gran compromiso, de darles a estos jóvenes un fundamento, que es Jesús.

Así es que desde hace 4 años estamos juntando fondos para comprar los uniformes. Ahorita, en las bodegas de la Policía tenemos 66,000 uniformes de football; 50,000 calcetas, y más de 200 balones de football. Y eso es más o menos lo que traemos, para que usted se de cuenta.

De ninguna manera yo vengo a engrandecerme, pero el valor de lo que trajimos es de un millón 200 mil dólares, y se lo estamos dando como un regalo, porque creemos en la visión de estos hombres que usted tiene, para ayudar a los jóvenes y niños de Nicaragua. En los últimos cuatro años, yo he llegado a apreciar mucho a Hamín, y de veras él ama a los jóvenes de Nicaragua.

Conocimos hoy al General, y él hizo una declaración muy buena: necesitamos restablecer el amor en nuestros hijos. Así es que yo aprecio a estos dos hombres; le puedo asegurar que vamos a estar apoyándolos, y nos da verdadero gozo en el corazón, poder participar en una misión tan grande como ésta.

Soy Director de una alianza mundial, los Ministerios más grandes en India, Cuba, Rusia, Araba, Guatemala; trabajamos con el Pastor Ronnie Coofer en Ministerios de Su Gloria; hemos trabajado juntos en los últimos quince años.

Constantemente estamos buscando dónde podemos bendecir mejor a Dios en el mundo, y ahora estamos enfocados en Nicaragua; los años que el Señor quiera que estemos aquí, continuaremos enseñando el Amor que le tenemos, con obras, con hechos, y este es el principio.

Estamos trabajando con una bodega en Los Angeles, que nos ayudó a poner todo esto junto; también hay equipos médicos, y muchas más cosas que queremos que estén disponibles a través del Ministerio de Su Gloria y de la fuerza policial. ¡Estamos muy impresionados con lo que usted tiene en la Policía! Muchas veces, cuando viajo a través del mundo, la gente dice algo, y resulta que es otra cosa. Lo que este hombre ha compartido conmigo, él lo ha probado, ¡y es bueno! y su palabra es verdad. Así que es un gran honor trabajar con él, lo mismo con el General.

Palabras de Hamín

Buenas noches Comandante; después de tantas cosas que ha dicho de repente uno se siente medio incómodo. Agradezco en nombre de la Policía Nacional; todos los hombres y mujeres de la Policía Nacional tenemos estos sentimientos, y las palabras que él ha dicho, llegan al corazón de todas las mujeres y hombres que trabajamos por la seguridad de este país.

Eso nos llega, ¡realmente lo sentimos! son 28 años de trabajar en la Policía de [email protected] nicaragüenses y queremos a [email protected] niñ@s, a nuestros jóvenes, y la visión que compartimos con él, Comandante, fue que el deporte es una forma de vida saludable y desarrollándolo, porque yo fui deportista, podríamos sacar a estos jóvenes de las calles, como en efecto lo estamos haciendo.

Le enseñé a ellos, cómo en los barrios del Distrito VI, por ejemplo, por una pelota me entregaban un machete, un bate, cambiábamos; y eso es lo que hacemos, al joven le damos esto, y él nos entrega un arma y deja la violencia, llega el mensaje de Cristo, y vamos trabajando en la formación de valores, en el día a día.

Compartimos con él esto que estamos haciendo y nos invitaron, en agosto del año pasado, a visitar Los Ángeles, estuve hablando con la Cámara de Comercio de los Ángeles, tocando puertas por todos lados, para decir qué es lo queremos hacer.

El deporte para nosotros, es deporte social, quien obedece un silbato y obedece las reglas de una cancha, empieza a obedecer las reglas de la sociedad. Todos los chavalos que ve en las calles jugando fútbol-sala, obedecen esas reglas mínimas; nosotros no tenemos las maras, como en el resto de Centroamérica.

Les he contado que he estado desde Belice hasta Panamá, hemos estado en 4, 5 Estados de México, y en algunas ciudades Estados Unidos, ¡donde hay violencia seria! Y en Nicaragua nosotros tenemos un modelo, que permite y abre oportunidades, les damos la mano. Eso es lo que hemos venido haciendo y queremos hacer con el Instituto de Deporte; ya nos reunimos con el Instituto de la Juventud, estamos caminando, estamos trabajando y ¡eso es lo que a él le gustó!

Nosotros, sobre la práctica, vamos haciendo lo que la gente, los chavalos esperan. En resumen, Comandante, eso es lo que a ellos les ha gustado, que estamos trabajando en abrir oportunidades, sembrar esperanzas. Recuerdo que el papelito, el brochure que repartíamos, junto con él, y muchos pastores en Los Ángeles, decía: “Atrévete a soñar por una gran nación, Nicaragua, ¡por los jóvenes!” Y hoy tenemos el resultado.
En términos concretos, ese es el sueño, la visión y la misión de la Policía Nacional, que por supuesto agradece y, en nombre de esas mujeres y hombres de la Policía Nacional, agradecemos esas palabras.

Palabras del Pastor Bower

Compañero Ortega, en el mes de abril, el Senador por mi Estado de Oregon, Gordon Smith tuvo una reunión conmigo y quiere saber ¿qué estamos haciendo en Cuba y en Nicaragua? Él mostró bastante interés, así que cuando vuelva a encontrarme con él, estaré compartiendo lo del 1,2 millón que trajimos en material de deportes y le voy a preguntar esa noche… estaré compartiendo el pedimento que usted está haciendo por los 300 millones.
Lo voy a invitar que venga con nosotros, posiblemente puedan juntarse usted y él, y oiga la misión que tiene para su país. El es mormón, pero ama al Señor, y creemos que es un hermano; él aprecia lo que estamos haciendo en Cuba, alrededor del mundo, y ahora aquí en Nicaragua. Así es que veremos qué es lo que pasa, pero le estaré informando a través de Ronnie Coofer, de la próxima reunión que podamos tener con el Senador.

Palabras de Daniel

Le pediría al Reverendo John Bower, que al hablar con el Senador Gordon Smith de Oregon, le lleve nuestro mensaje y también nuestra invitación para que visite Nicaragua.

Siempre hemos encontrado en el Congreso norteamericano, en el Senado, en las dos Cámaras, hombres y mujeres que han reaccionado cuando se han presentado conflictos entre Estados Unidos y Nicaragua, y han buscado cómo promover la paz.

La verdad es que cuando Dios hizo el mundo, no dijo “háganse la guerra,” ni dijo “háganse las fronteras.” Eso ha sido fruto, resultado del egoísmo, de la avaricia. ¡Cuánto se ha gastado y se gasta en guerras! Si todo eso se hubiese invertido o se invirtiese para erradicar la miseria, la pobreza, en África, no tendrían los europeos el problema de la emigración de África hacia Europa; ni tendrían los Estados Unidos, el problema de la emigración latinoamericana, sobre todo la centroamericana, hacia Estados Unidos.

¿Por qué? Porque el día que los pueblos tengan una estabilidad, desde el punto de vista social; que tengan trabajo… porque ¡la gente lo que quiere es trabajo! el día que los pueblos tengan trabajo, no habrán problemas de la gente que quiere ir a otro país a buscar trabajo, porque encuentran trabajo en su propio país.

En Nicaragua, por ejemplo, tenemos que se gradúan miles de jóvenes, con gran esfuerzo de sus familias, y luego ¡no encuentran trabajo! muy pocos lo encuentran, y los demás, tienen que irse a los Estados Unidos, a trabajar en oficios que no tienen nada que ver con su formación profesional.

Cada vez que converso con Representantes del Gobierno norteamericano, les digo que la solución no está en levantar ese muro en las fronteras con México; que la solución es realmente, invertir en estos países, para que la gente tenga trabajo, educación, salud.

Espero que el pueblo norteamericano, que es un pueblo de una gran fortaleza moral y espiritual, que al final ¡es el que decide! Es el que ha decidido ponerle fin a las guerras, y ahora están pidiendo que termine este conflicto en Irak, en Afganistán.

Es decir, la humanidad ¡matándose, destruyéndose! destruyendo el medio ambiente y gastando en armas ¡es terrible que en el mundo se gaste en armas! Y que en estos países, gastemos también en presupuestos militares cuando, realmente, deberíamos trabajar con una mentalidad verdaderamente cristiana.

Si en el mundo trabajáramos con una mentalidad cristiana ¡no habría guerras! No habría hambre, ni desempleo; reinaría la justicia ¡ni existiría la policía porque no habría delincuencia! No tendrían que salir la gente a protestar a las calles, no existirían los ejércitos. Esa es la verdad.

Desgraciadamente, todavía no hemos logrado los seres humanos, ser consecuentes con Dios. Por eso es que es tan importante el mensaje, la Palabra de Dios que ustedes llevan por todos estos países; que llevan a comunidades como las que están en Somotillo, donde el hermano Ronald que ya lo conoce, sabe lo qué es esa comunidad.
Una comunidad donde incluso, cuesta llegar, porque la carretera hasta hace un tiempo ¡estaba totalmente destruida! Se empezó a trabajar para mejorarla; se puede llegar a Somotillo por la carretera, pero para ir desde Somotillo a las comunidades, Cinco Pinos, Santo Tomás, San Francisco del Norte, San Pedro… son unos caminitos donde, aún con vehículos de doble tracción en épocas de lluvia, ¡cuesta transitar por allí!

El ha observado a los niños allí, en el tramo que va de Chinandega a Somotillo, a lo largo de la carretera…niños descalzos, cubiertos totalmente de polvos, con unas palitas y, como la carretera está totalmente llena de huecos, los niños y las niñas cubriéndolos con tierra, y a la vez, pidiendo. Es una forma digna de pedir, es decir, los niños diciendo: “estoy trabajando, denmen algo.” ¡Es una situación verdaderamente dramática!

Pasan bajo el sol todo el día, y están a lo largo de todos los caminos y carreteras, no solamente hacia Somotillo, sino también en todo el país. Niños que deberían estar en las escuelas, que deberían estar haciendo deportes; niños que no caen en la delincuencia y lo que hacen es ir a buscar cómo ayudarles a la sobrevivencia a sus padres, ¡porque no hay trabajo!

Niños y niñas que vienen creciendo con la fe, porque sus familias son cristianas, ya sea católicas o evangélicas y, en donde, la labor que ustedes hacen, indiscutiblemente, tiene una enorme trascendencia; un acompañamiento con los pobres, para que puedan salir de esa situación de miseria.

Nosotros nos alegramos que a través de los hermanos de la Policía, tengan estos programas y, a la vez, con los hermanos de la dirección de deportes y la juventud, porque todo esto nos indica que la fe está viva. Y, mientras la fe esté viva, se van a seguir produciendo cambios, transformaciones, no solamente en el campo espiritual sino también en el material.

Para que pueda haber cambios en el aspecto social y material, tienen que haber cambios en el espiritual. Es fácil decir, amémonos los unos a los otros; es fácil decir, mirá a tu prójimo como te ves a vos mismo, ¡es fácil decirlo! Es fácil orar… lo difícil es convertir eso ¡en acción! ¡Eso es lo difícil, ese es el gran reto!

¡Cuánto les agradecemos en nombre de nuestro pueblo! y sobre todo, en nombre de nuestra juventud, de [email protected] [email protected], de [email protected] niñ@s este esfuerzo extraordinario que ustedes han hecho, reunir estos útiles deportivos, uniformes, calzonetas, pelotas ¡que tanta alegría van a llevarle a la juventud y a los niños! Y todo esto, gracias a Cristo, gracias a Dios.

Palabras del Delegado

A este lado, tengo a Richard Faller y a su esposa, que es de Islandia.

Nosotros sabemos que para ayudar a la gente a salir de la pobreza, se necesita educación, escuelas. Richard es un hombre de negocios, Vicepresidente de nuestro Ministerio y estamos trabajando en las áreas de construcción de pozos.

Su esposa desea hacer una panadería para las mujeres en Santa Cruz, atrás del volcán. Estamos trabajando para ayudar a la gente con pozos; tenemos una máquina ¡más vieja que yo! pero estamos buscando una máquina que cuesta como 300 mil dólares, con la que podríamos hacer pozos diarios. Sabemos que esa es una gran necesidad en Santa Cruz, una comunidad del municipio de Villanueva; nosotros les hemos estado llevando agua en pipas, durante casi dos años.

Hace como un mes vino Marck Forsyth; y había un pozo con un nacimiento de agua como de 10 kilómetros y ellos ya pusieron un tubo, pero hasta este tiempo, hemos estado pagando para que una pipa lleve el agua a la comunidad. Ellos están ayudando para crear trabajo, educación.

Pienso que necesitamos ser positivos en Nicaragua. En mi iglesia es prohibido decir “soy pobre,” porque yo creo que ¡vamos para arriba! Nicaragua es un país rico, lindo, y yo les digo a la gente que aquí hay muchas oportunidades… ¡yo creo en Nicaragua! Creo que Nicaragua ¡va para arriba! Y estoy agradecido por la visión que tiene usted, y estamos, en el mismo sentido de ayudar a la gente.

Palabras de Daniel

Comparto totalmente lo que él dice y realmente ese es el mensaje: ¡Nicaragua no es pobre! Es un país, gracias a Dios, con muchos recursos, muchas riquezas naturales y muchos recursos humanos. Lo que ha estado es en una situación de empobrecimiento, teniendo aquí todas las posibilidades y oportunidades para poder superar todos esos problemas.

Lo más importante es que el pueblo nicaragüense, siempre ha sido rico en su espíritu… ¡esa es la fortaleza principal del ser humano, la fortaleza espiritual! Y ustedes lo saben perfectamente bien, esa fortaleza espiritual que solamente la da Dios.

Efectivamente, Nicaragua tiene agua por todos lados… su mismo nombre lo dice ¡Managua, agua por todos lados! Ríos por todos lados, volcanes… a pesar de que se han secado muchos ríos, todavía somos la mayor reserva de agua en Centroamérica. ¿Por qué entonces, no tienen agua en Santa Cruz? ¡Por el egoísmo! Pero, frente al egoísmo está la solidaridad, el Amor, que es lo que permite que ustedes lleven el agua a Santa Cruz.

Precisamente, un día de estos estábamos conociendo una exposición sobre el problema del Lago de Nicaragua. Aguas que están siendo contaminadas, donde hay que frenar inmediatamente esa contaminación; allí tenemos los recursos para que la gente pueda tener agua para su consumo; hay agua también, para poder establecer sistemas de riego en tiempos de sequía, así como para poder tener energía.

Es decir, este es un país que tiene ¡enormes posibilidades de desarrollo! Una gran riqueza natural… los volcanes, que no solamente son una belleza natural; no solamente lanzan lava de vez en cuando y provocan temblores, sino que también, en sus faldas están los cultivos de café y otros productos agrícolas; además de que en ellos, tenemos también, fuentes de energía geotérmica.

Nicaragua ¡no debería gastar un solo centavo en importar petróleo para la energía domiciliar, para el riego, para las empresas! ¿Por qué? Porque aquí tenemos los volcanes, donde hay suficiente fuentes de energía para que Nicaragua cubra su demanda y exporte a otros países; tenemos los ríos, los lagos; fuentes naturales de agua de donde se podría generar energía hidroeléctrica, incluso en las pequeñas comunidades, por todos lados.

¡Aquí tenemos la riqueza, realmente! Y por eso comparto su mensaje… hay que prohibir… como dice usted a los asistentes del Culto, ¡es prohibido decir soy pobre! Y deberíamos decirle a los nicaragüenses: no andemos diciendo “soy pobre” porque realmente, ¡somos ricos! Tenemos una gran riqueza espiritual y, gracias a Dios, también tenemos una gran riqueza natural… trabajemos junto ¡y vamos a disfrutar toda esa riqueza! Y gracias, por estar llevándole ese mensaje a la gente.

Palabras del Delegado

Tenemos aquí un gran equipo de oradores, guerreros de la oración. Cuando vamos alrededor del mundo con los líderes, nos piden, ¡por favor, oren por nosotros! Yo le aseguro que continuaremos orando por usted ¿Nos haría el privilegio de orar por usted ahorita, e imponerle las manos?

Oración por Daniel y Rosario e imposición de manos

En el nombre de Jesús, quiero levantar a este hombre y a su esposa, que no solamente tiene corazón para su país, sino también corazón para la gente de este país.

Señor, yo te pido que lo sostengas y le des un conocimiento y una sabiduría sobrenatural en todas esas decisiones tan difíciles que él tiene que hacer. Te pido que sigan sosteniéndose en Tu Palabra y Contigo, para dirigir este país a las alturas que Tú quieres poner este país.

Te doy gracias por ellos, y te doy gracias por la visión; te pido que los protejas en su salud, y Señor, muévete en sus vidas, para que él pueda manejar bien este país, Nicaragua. En el nombre de Jesús, amén.

Palabras de Daniel

Todos los días yo hago una oración, siempre la he hecho. Las oraciones como el Padre Nuestro, el Ave María… me formé en el catolicismo, siempre he sido católico. Incluso, cuando estábamos en el Gobierno, en los momentos más duros en los años 80 y me hacían entrevistas algunos periodistas norteamericanos, me preguntaban cuál era mi pensamiento, que cómo había llegado al marxismo, al leninismo.

Yo les decía que mi formación era católica; que mi inspiración había sido Cristo y seguía siendo Cristo. Que después de Cristo, conocí a Sandino; y después de Sandino conocí a Carlos Marx, ese gran filósofo alemán que quería que todos viviéramos en paz. Luego, yo hice mi oración, porque todos buscamos cómo comunicarnos con Dios en silencio, para que nos de fortaleza.

Esta oración yo la digo todos los días; me dirijo a Dios y le digo que le doy gracias por darnos vida; le doy gracias por darle esperanzas a este pueblo, a estas familias; le doy gracias por darle vida y esperanza a la humanidad; le doy gracias por darle vida y luz al universo. Porque Él es esa fuerza superior y esa es la oración que no falla todos los días.

Allí trato de comunicarme con Dios, para que me de fortaleza, para tratar de acercarme a Él; ese es el objetivo, buscar cómo acercarnos a Él, cómo acercarnos a Cristo, en la medida que seamos consecuentes. Lo más importante es que aquí nos estamos encontrando, reuniendo, seres humanos que, aunque tenemos diferentes culturas, diferentes idiomas, somos hijos de un mismo Padre ¡y somos hermanos! Dios nos hizo hermanos a todos, por eso tenemos que luchar por la Paz.

Preguntas de los periodistas

Ha habido una reacción de parte de elementos de la Conferencia Episcopal, un poco contraria a la aceptación del Cardenal al ofrecimiento que usted le hizo. Prácticamente han dejado en manos del Cardenal esta opción, no obstante, ellos afirman que la Iglesia tiene 2,000 años de trabajar por la Reconciliación, que no hay necesidad de trabajar en estos Consejos, que ellos tienen en las Diócesis sus propios Consejos de Justicia, de Paz, etc. No hay una aceptación viable al ofrecimiento que usted ha hecho al Cardenal Obando.

La verdad es que yo no conozco estas declaraciones; no he tenido la oportunidad de escuchar noticias. Entiendo que ha habido algunas reacciones… hay diferentes interpretaciones sobre la comparecencia del día de ayer, cuando Su Eminencia el Cardenal Obando dijo claro que, en su carácter personal ¡fue bien claro!

Igualmente, yo le comuniqué al pueblo y a las familias nicaragüenses que, antes de hacer público esto, hablé telefónicamente con Monseñor Juan Paul Gobel, el Nuncio Apostólico, y con Monseñor Leopoldo Brenes.

A Monseñor Brenes, al transmitirle lo que íbamos a comunicarle al pueblo nicaragüense, le dije: aquí estoy con Su Eminencia el Cardenal Obando y él va a reconocer su aceptación, en principio, en su carácter personal, de asumir la Presidencia del Consejo de Reconciliación; y que le pedíamos una reunión con la Conferencia Episcopal.

El me dijo que sí, que estaba de acuerdo con esta reunión, e incluso, mencionó la fecha, porque expresó que ellos tenían convocada a la Conferencia para los días 21 y 22, es decir, la próxima semana y que nada más me iba a confirmar el día para que pudiésemos conversar sobre el tema del alcance del Consejo de Reconciliación.

Precisamente, porque sabemos que la Iglesia católica, así como las evangélicas están presentes en todo el país, tienen consejos, comisiones, delegados de la Palabra; porque tenemos una experiencia anterior con ellos, en lo que fue ponerle fin a la guerra. Cuando se formó la Comisión de la Reconciliación en aquel momento, todos ellos participaron… ¡no inventaron comisiones y consejos! Sino que, donde estaban ya organizadas las iglesias católicas y evangélicas, se establecieron las coordinaciones correspondiente ¡y es lo que haríamos ahora!

Es lo que yo quiero explicarles a ellos, porque me parece que lo que ha faltado es un poco de información, más claridad sobre el tema y, estoy seguro que en esa reunión con la Conferencia Episcopal, podremos responder a cualquier inquietud que ellos puedan tener.

¿Qué es exactamente lo que va a hacer el Consejo de Reconciliación? Porque para asistir a la gente que está en situación de abandono, de pobreza desde después de la guerra hasta esta fecha, se necesita plata; y estamos claros que desde el Consejo no se va a manejar presupuesto. Entonces ¿qué es exactamente lo que va hacer?

¡Lo que hace el pueblo! El pueblo se organiza para llevar sus demandas. Lo que hacen los periodistas, que se organizan para llevar sus demandas; lo que hacen los empresarios, dueños de medios de comunicación, que se organizan para llevar sus demandas.

Por eso es tan importante la organización de todo el pueblo y por eso es importante que existan y se fortalezcan los Consejos del Poder Ciudadano, para que se establezca una mejor comunicación para darle respuesta a los problemas que están presentes por todos lados.

En cuanto a lo que es el Consejo de Reconciliación, hay que recordar que fue nuestra respuesta, y nuestro compromiso, ante la demanda del Partido de la Resistencia Nicaragüense y de retirados del Ejército y Gobernación. ¡Ustedes fueron testigos!

Fueron ellos los que nos pidieron que se formara este Consejo… ¡porque se sienten abandonados! Y precisamente, por eso es que nos pidieron que se formara el Consejo; porque hay pasado 16 años y no se les ha dado respuesta a los compromisos que se adquirieron con ellos y, nos pidieron que este Consejo lo presidiera Su Eminencia el Cardenal Obando y que se incorporaran, lógicamente, los líderes evangélicos y todos los ciudadanos interesados en participar.

¿Qué es lo que hace el Consejo? Sencillamente, ser portador, gestor de las demandas que ellos tienen. Y ¿qué es preferible? Que se haga la demanda de esa manera y se busque la respuesta de esa forma; o, que se vean ellos obligados a estar trancando las carreteras, haciendo protestas ¡que incluso, han sido violentas, armadas! Que se vean obligados algunos de ellos, a caer incluso en la delincuencia, porque en su desesperación, la gente cae en la delincuencia; que nos encontremos nuevamente con aquella ola de secuestros…!

Recuerden ustedes que tuvimos una ola de secuestros en el campo; y aparecía mucha gente desmovilizada de la Resistencia y del Ejército, metidos en ellos, porque había una situación de zozobra por parte de ellos también. No estamos justificando, ni ellos justifican esas acciones… y estamos claros que eran unas minorías las que tenían este tipo de comportamiento, porque, si lo hubiera hecho la mayoría, Nicaragua ahorita sería un caos. ¡Demos gracias a Dios que han tenido paciencia!

Es a pedido de ellos…! ¡Esto no es un invento mío! Simplemente es una demanda de ellos y ustedes fueron testigos de cuando nos la plantearon, en las firmas de los acuerdos, en diferentes momentos y, donde nos pidieron que el Testigo y Garante de esos acuerdos fuese el Cardenal Obando.

Ellos lo pidieron, por la relación que ha habido con el Cardenal Obando en lo que es la Reconciliación, en lo que es negociación frente a diferentes conflictos que ha vivido Nicaragua y donde ha estado siempre el Cardenal. Es una personalidad, un líder religiosos ¡que tiene la credibilidad de la gran mayoría del pueblo nicaragüense!

Sobre lo que está planteando la Asamblea Nacional, hoy el ex Presidente Arnoldo Alemán dice la bancada del PLC no estará apoyando una reelección continúa ¿Cuál es la posición de la bancada del Frente Sandinista?

Aquí los temas para mí, en estos momentos, tienen que ver con las demandas de la población, la salud, la educación, este Consejo. Yo no estoy metido en esas discusiones; no estamos metidos en eso… ¡apenas se están sentando y ya están lanzando criterios, opiniones! Pero, bueno! yo diría que eso todavía no es un tema que esté plantado en firme; hay intercambios, ideas.

Lo urgente para nosotros, en estos momentos, es darle respuestas a las familias en el tema de la salud, de la educación; la energía, el agua, el Consejo de Reconciliación para darle respuesta a los desmovilizados de la Resistencia, a los retirados del Ejército y Gobernación ¡esas son nuestras urgencias!

Qué información tiene sobre el caso de La Haya en el conflicto de Nicaragua con Honduras?

Estamos en la fase final y, estamos partiendo de un principio, que lo conversé con el Presidente Zelaya cuando nos encontramos en Guyana… vamos a respetar, vamos a acatar, lo que diga La Haya.

Si La Haya falla a favor de Nicaragua, que es lo que esperamos, ¡lo vamos a respetar! Si falla a favor de Honduras ¡también lo vamos a respetar! No vamos a enemistarnos por eso, sino que vamos a seguir luchando para que este tipo de demandas no se sigan presentando.

Como yo he explicado… lo que tenemos que hacer es ¡desaparecer las fronteras y unirnos los centroamericanos, los latinoamericanos y caribeños! Eso es lo que tenemos que hacer ¡unirnos! Como lo ha hecho Europa, que se ha unido y cruzan de un lado para otro, han borrado las fronteras, ¡porque es una necesidad para poder dar respuesta a los grandes retos que tienen estos pueblos, estos países!

Dicen que el ex Presidente Alemán presentó un documento, que dicen fue presentado en La Haya y, en el que habría reconocido… (inaudible) qué sabe usted de eso?

No creo, porque lo que recuerdo es que cuando el Presidente Alemán, fue informado que en Honduras habían ratificado el Acuerdo con Colombia, ¡inmediatamente él me llamó! y me dijo que estaba una situación que demandaba de la unidad de los nicaragüenses. Allí nos pronunciamos y nos unimos para condenar ese hecho, donde aparecía Honduras con Colombia, en su Congreso, ratificando ese acuerdo, y es lo que obligó a ir a La Haya. Me parece que no se está diciendo la verdad.

Dos consultas, uno sobre las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, ¿cómo han quedado, que es lo que se ha avanzado? Lo otro es sobre la presunción de la CIDH, en cuanto a que declararon inadmisible la demanda que presentó Nicaragua por la xenofobia en Costa Rica, por el caso de Canda y otros ciudadanos nicaragüenses.
Nosotros estamos con un equipo, estudiando, examinando, a qué otras instancias podemos acudir, tomando en cuenta que no se le ha dado entrada en la CIDH a un hecho que fue visto, que tiene de testigos ¡a millones de ciudadanos que lo vieron por la televisión! Un hecho que fue grabado y transmitido en las televisiones centroamericanas y en la televisión internacional por ser un hecho ¡tan brutal…! ¡unos perros despedazando a un hermano nicaragüense!

Me parece que la CIDH, lo que refleja es la politización, porque esa es una Comisión que está politizada y responde a determinados intereses. Allí ha estado siempre presente, en la CIDH, la influencia, el enorme peso del Gobierno norteamericano y, yo no dudo que esa influencia, que ha instrumentado a la CIDH en muchas ocasiones, haya sido determinante para favorecer a Costa Rica frente a un verdadero crimen, que se cometió ¡a vista y paciencia de las mismas autoridades costarricenses! Por lo tanto, nosotros vamos a continuar demandando, exigiendo justicia y estamos buscando los mecanismos para recurrir.

En cuanto a las reuniones con el Fondo Monetario, creo que es importante que conozca el pueblo nicaragüense que en estos momentos, se está en una primera fase en la que todavía no se entra a negociar, en el sentido de, entrar al detalle.

Simplemente, estamos en la fase donde Nicaragua está presentando su plan, su propuesta. ¡Por primera vez Nicaragua presenta su propuesta! Porque siempre era el Fondo el que traía su plan y esta es la primera vez que Nicaragua presenta el suyo.

Lógicamente, frente a esa propuesta de Nicaragua, se escucharán algunas consideraciones de parte de los Delegados del Fondo; ha habido sesiones donde ha estado presente la Representación del Banco Mundial y del BID, porque son elementos que enlazan cuando se trata de este tipo de programas.

En la propuesta, en el programa de Nicaragua, el énfasis está en el combate a la pobreza. Ese es nuestro énfasis y no hemos entrado en detalles, porque esta es una primera fase. Ellos, regresarán a su Sede en Washington, harán sus valoraciones, vendrán nuevas reuniones… esto no se decide en una sola reunión. Claro que si se lograra resolver en una reunión ¡magnífico! Ojalá se pudiese hacer así.

Ojalá que se entendiera que este es un país, un pueblo, que ha estado sometido a una situación permanente de estarle ajustando y ajustando la faja a los pobres… mientras los ricos, comprando cada día, fajas de mayor número; empezaron usando fajas 26, 28, con cintura de muchacha y ahora, tienen que buscar fajas número 60, 70, 80, porque han ido engordando. Mientras los pobres… cada día ¡van buscando fajitas de niños!

Eso lo tienen que entender los Representantes del Fondo y sobre todo, los países miembros; porque los Representantes no son más que emisarios y son los países los que determinan estas políticas. En este caso, los países desarrollados son los que las determinan.

Me gustaría conocer algo acerca de los actores; porque muchos se centran solamente en que es el Cardenal quien va a dirigir el Consejo de Reconciliación y Paz… ¿qué otros actores pudiesen estar, porque el principal problema que se ve en Nicaragua es el de la propiedad?

En el Consejo tienen que estar participando activamente, la Intendencia de la Propiedad, porque tenemos problemas de tierras por todos lados; demandas que ellos mismos tienen y sobre las cuales alegan, que no se les ha cumplido; conflictos planteados por todos lados. Nos interesa que estén también los líderes evangélicos; todos aquellos ciudadanos que quieran participar, que estén dispuestos a aportar.

Porque eso significa estabilidad y paz para el país y, lograr también recursos externos, como los que hemos planteado a estos hermanos norteamericanos; y ya tenemos un amigo que visitará al Congresista de Oregon, el Senador Gordon Smith, para decirle que necesitamos que Estados Unidos ponga al menos, 300 millones, para darles respuestas a todas estas familias nicaragüenses. Muchas gracias.

también te puede interesar