Nicaragua

Cardenal Miguel coordinará Consejo Nacional de Reconciliación y Paz

El Cardenal Miguel Obando y Bravo aceptó coordinar el Consejo Nacional de Reconciliación y Paz, solicitud del Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra

Redacción Central |

El Cardenal Miguel Obando y Bravo aceptó coordinar el Consejo Nacional de Reconciliación y Paz, solicitud del Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra

El Cardenal dijo que el Papa Benedicto XVI le manifestó que en Nicaragua es necesario trabajar por la paz y la reconciliación.

“Fue explicito en cuanto debemos de trabajar por la paz y la reconciliación del pueblo y también por la reconciliación de la Conferencia Episcopal”, señaló.

El Cardenal Miguel viajó al Vaticano recientemente con el fin de entrevistarse con el Papa y plantearle personalmente la solicitud hecha por el Presidente Daniel.

El Cardenal dio a conocer su decisión durante una conferencia de prensa con el presidente Ortega y Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

Ortega manifestó que los miembros que trabajen en los Consejos no devengarán salario, ni recibirán presupuesto del Estado, tal a como lo plantea la reforma a la Ley 290, Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo.

Agregó que los proyectos que emprendan los Consejos los trabajarán en coordinación con los ministerios correspondientes. En el caso específico del Consejo de Reconciliación y Paz, se espera que éste contribuya a dar respuesta a las demandas de los desmovilizados de la guerra de los años 80.

¡La reconciliación urgente, impostergable!

Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo recibe al Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo
Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo recibe al Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo

Visita de Daniel alCardenal Miguel Obando y Bravo

Palabras de Daniel

Hermanos nicaragüenses, familias nicaragüenses, nos encontramos aquí reunidos con el Cardenal Miguel Obando; hemos estado conversando de la situación nacional, de los problemas sociales, del problema del agua que es un problema serio que enfrenta nuestro país y al cual le estamos buscando respuesta.

Y de un tema que es fundamental para que los nicaragüenses podamos seguir entendiéndonos, podamos fortalecer la paz y la estabilidad en nuestro país, como es la Reconciliación. La Reconciliación es todo un proceso, y ha venido tomando más fuerza desde el año 1987, 1988, después de las reuniones de los Cancilleres y Presidentes centroamericanos.

Yo, como Presidente de Nicaragua en ese momento, invité a Su Eminencia para que fuera Presidente de la Comisión Nacional de Reconciliación. El aceptó, y también se incorporaron otros religiosos, dirigentes de la Iglesia Católica; Monseñor Bosco Vivas que lo acompañó, Monseñor Brenes, jugaron un papel muy importante en esa época; igualmente, líderes de las iglesias evangélicas.

Ahora se trata de darle continuidad a ese proceso de Reconciliación y Paz, tomando en cuenta que hay una demanda de quienes tuvieron pérdidas de familiares, pérdidas económicas, que fueron víctimas de los diferentes conflictos y que sienten que los Gobiernos no les han cumplido en todos los acuerdos que se han tomado. Estamos hablando de desmovilizados de la Resistencia, retirados del Ejército, de Gobernación, madres de caídos, etc.

Ustedes ya conocen lo que ha sido nuestra decisión de formar nuevamente este Consejo de Reconciliación, para unir la voluntad de todos los nicaragüenses, sumar esfuerzos y buscar recursos para darle respuesta a miles de familias que se encuentran en el desamparo, en la extrema pobreza y que lo que quieren es que se les cumpla con los acuerdos para ponerse a trabajar. La gente, lo que quiere es trabajar.

En correspondencia con este objetivo, recurrí a Su Eminencia para solicitarle que presidiera esta Comisión. Ustedes han estado al tanto del intercambio que hemos tenido sobre el tema, para que él asuma esta Comisión y que se puedan incorporar en cada Departamento, en cada municipio, líderes religiosos y todos los nicaragüenses de buena voluntad para seguir abonando a la Paz y a la Reconciliación, con respuestas concretas lógicamente, en el orden económico y social para las familias que están en la extrema pobreza.

Esta tarde hemos estado conversando con Su Eminencia que ha regresado ya del Vaticano, donde se reunió con Su Santidad, el Papa Benedicto XVI, y nos sentimos muy contentos por los resultados de su viaje, de su encuentro con Su Santidad. Encontramos una voluntad de dar fortaleza a esta Comisión.

Luego de conocer de la disposición de Su Eminencia que él les va a comunicar a ustedes, yo procedí a comunicarme con Monseñor Leopoldo Brenes, solicitándole que la Conferencia Episcopal nos pueda recibir para exponerle los alcances de esta Comisión, de este Consejo y que los señores Obispos puedan también participar, por la naturaleza misma de la iglesia, en su papel como fuente de Reconciliación.

Le he manifestado a Monseñor Brenes que estamos en la disposición de conversar con la Conferencia Episcopal; él me dijo que para la próxima semana, los días 21, 22, tenían programada una reunión de la Conferencia Episcopal y allí podemos abordar el tema y lograr fortalecer el mensaje de Paz y Reconciliación de la Iglesia Católica, que ha sido una fuerza determinante y también, lógicamente, de las iglesias cristianas, evangélicas que también han participado y estarían participando de este esfuerzo.

También me comuniqué con el señor Nuncio, Monseñor Jean Paul Gobel, lo puse al tanto de lo que está aconteciendo, de la comunicación con Su Eminencia, de la disposición del Cardenal, de la comunicación con Monseñor Brenes. Igualmente, me comuniqué con Monseñor Bosco Vivas; buscamos a otros señores Obispos porque queríamos ir haciendo una ronda con todos ellos, pero no fue posible que atendieran el teléfono; posiblemente andaban en otras actividades.

Nos decía Monseñor Brenes que dos de los señores Obispos, se encuentran fuera del país en este momento, Monseñor Hombach y Monseñor Mata; y por eso tienen programada la reunión para la próxima semana, cuando estén todos aquí.

Le agradezco a Monseñor Brenes la disposición de recibirnos para poder explicarles y se quiten las nebulosas que han estado flotando y que más bien, esto fortalezca el espíritu de paz y reconciliación de los nicaragüenses. Así es que Su Eminencia tiene aquí el mensaje para ustedes.

Palabras de Su Eminencia, Cardenal Miguel Obando y Bravo

Un saludo respetuoso para las damas y caballeros que manejan estos poderosos medios de comunicación; aprovecho la coyuntura favorable que se me presenta para darles los saludos del Papa Benedicto XVI. He pedido una entrevista con el Santo Padre y al mismo tiempo, le he pedido una oración para el pueblo nicaragüense, así que el Papa Benedicto XVI, ora por nuestro pueblo.

Como ha dicho muy bien el señor Presidente, Comandante Daniel Ortega, nosotros pertenecimos a la Comisión de Reconciliación; digo nosotros porque participaron varios Obispos en esta Comisión para conseguir la paz de Nicaragua y también en la Comisión de Verificación.

Yo he aceptado en principio, en mi carácter personal coordinar el Consejo de Reconciliación y Paz, considerando que el trabajo por la Paz y la Reconciliación no puede esperar. Esto no se trata de un trabajo partidario, sino de un trabajo para la nación, especialmente, para aquellos que han sufrido las consecuencias de los diferentes conflictos por los que ha pasado nuestro país, nuestra querida Patria.

El Consejo de Reconciliación y Paz se verá beneficiado con el aporte del excelente trabajo pastoral que realiza cada uno de los señores Obispos en sus respectivas Diócesis, con quienes nos estamos comunicando para ver la manera de integrarnos al trabajo, de manera inmediata.

Creo que es obligación nuestra trabajar por la Reconciliación, siguiendo a Cristo que es el Camino, la Verdad y la Vida. Cristo vino, se hizo Hombre, se encarnó, se hizo semejante a nosotros en todo, menos en el pecado, para reconciliar a los dos pueblos que estaban separados, ¡y los unió! El Señor quiere que todos estemos unidos y busquemos una Paz, como lo he dicho yo tantas veces y la Iglesia lo enseña, una Paz que esté basada en el Amor, la Verdad, la Justicia y la Libertad. Muchas gracias.

Preguntas de los periodistas

Buenas tardes Su Eminencia, hay una estrategia para el tema de la propiedad…

Respuesta de Daniel

Ese es un tema fundamental que tenemos que abordar, el de la propiedad; porque están los compromisos pendientes que se firmaron con el Gobierno de doña Violeta; los que se firmaron con el Gobierno del doctor Alemán y los firmados con el Gobierno del Ingeniero Bolaños.

Nos encontramos con que, tanto del parte de la Resistencia Nicaragüense, de los diferentes agrupamientos que existen, porque no es uno sólo; como de parte de las organizaciones de los retirados del Ejército y Gobernación, ellos señalan que el cumplimiento anda en un 40%, 50%; es decir que hay un incumplimiento que andaría en el otro 50%. Debemos revisar todo esto y allí está el tema de la propiedad como un punto crucial, porque ustedes conocen de casos en que una misma propiedad ha sido adjudicada a diferentes grupos y han terminado peleándose.

Esto hay que ordenarlo; es una tarea inmediata que ya estamos empezando a realizar, porque yo le he dado instrucciones al Procurador, Doctor Hernán Estrada y, a la Dra. Molina que está al frente de la Intendencia de la Propiedad, para que nos hagan ya un listado de todas las propiedades en conflictos e ir dándoles respuestas para que salgamos ya del problema de la propiedad.
Y que garanticemos en ese proceso las respuestas a los que quieren precisamente, instrumentos para poder trabajar; y un instrumento fundamental, indiscutiblemente, es la tierra.

Presidente, ¿cuál es la facultad que va a tener el Consejo de Reconciliación, en este caso, Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando? y ¿de qué recursos dispondrían para poder contribuir a la Paz y la Reconciliación que tanto se requiere en este país?

Hemos estado esperando esta decisión, porque el Consejo necesita una cabeza; y aquí, Su Eminencia, yo diría que su papel es fundamentalmente moral, espiritual, como lo ha sido a lo largo de la historia de nuestro país.

Ha sido un líder religioso que ha estado continuamente en los diferentes conflictos, siempre favoreciendo el entendimiento, la solución pacífica de los conflictos. Un día criticado por unos porque se dice que favorece a los otros; otro día, criticado por otros, porque dicen que favorece a los contrarios. Pero la verdad es que ese ha sido el trabajo de Su Eminencia, estar siempre entre dos fuegos, buscando cómo apagarlos, y que tengamos Paz, Reconciliación.

Es su fortaleza moral y espiritual, su liderazgo que tiene ante el pueblo nicaragüense y a nivel mundial, porque, tomen en cuenta que Su Eminencia adquirió una estatura internacional; es conocido en todo el mundo el Cardenal Obando.

Y esa fortaleza es la que queremos todos los nicaragüenses, que se ponga a la disposición de ese Consejo, donde estarán los representantes de los diferentes grupos de la Resistencia Nicaragüense; retirados del Ejército, de Gobernación, madres de caídos; los hermanos de las comunidades miskitas, de Yatama, del Atlántico Norte, que sufrieron mucho en la guerra y con quienes tenemos el compromiso de la demarcación territorial, que es urgente para ellos, que se les respete. Aparte que hay que rehacerles lo que nos hemos comprometido con ellos.

Es una comisión muy amplia, y donde yo estoy buscando recursos para tener por lo menos, un punto de partida; y que sea una comisión que tenga la capacidad de gestionar también recursos con la comunidad internacional.

Yo quisiera que el Gobierno de Estados Unidos, el Presidente Bush, que ha andado en este recorrido por América Latina, que estuvo cerca de Nicaragua cuando visitó Guatemala, que tome en cuenta la responsabilidad que los Estados Unidos tuvieron en esta guerra, durante el Gobierno del Presidente Reagan ¡y que contribuyan…!

Así como en aquella época buscaron fondos por todos lados y buscaron cómo burlar la ley en el Irangate; buscaron narcotraficantes y todo, para hacer llegar los fondos y las armas para la guerra a estos miles de desmovilizados de la Resistencia que ahora están en la desgracia… ¡que no los abandonen! ¡que aporten!
¡Qué bueno sería que Estados Unidos aportara por lo menos, unos 300 millones de dólares! Para este fondo que permita construir viviendas a estas familias; darles crédito para que trabajen la tierra; o para que monten sus negocios, los que viven en los asentamientos, en las ciudades; para que puedan enviar a sus muchachos a la escuela; puedan tener condiciones mínimas de una vivienda digna, servicios básicos como el agua, la electricidad.

Es decir, así como invirtieron centenares de millones para la guerra, que ahora, pongan de sus recursos ¡para la paz! Sería realmente, una acción que nosotros aplaudiríamos. Nosotros vamos a buscar recursos de todos lados y allí es donde considero que la autoridad moral que tiene Su Eminencia, va a ayudar en mucho para que se le cumpla a la gente y tengan en Su Eminencia un garante de que se va a cumplir.

Que unamos esfuerzos para buscar esos recursos, porque indiscutiblemente, este es un programa que va a demandar de muchos recursos, no para regalarlos, sino para que se inviertan; una inversión para la Paz y para que la gente pueda tener trabajo.

Muchos sacerdotes estaban a la espera de la respuesta de Su Santidad en Roma, ¿cuál fue la respuesta, Cardenal? Le autorizaron o no; o usted está aceptando en su carácter personal.

Respuesta del Cardenal

Estoy aceptando en mi carácter personal, al principio lo dije, y el Santo Padre, realmente quiere que trabajemos por la Reconciliación de toda la familia nicaragüense. Tenemos que reconciliarnos.

Hemos comenzado a conversar también con los señores Obispos para que ellos colaboren en el trabajo de la Reconciliación, que es propio de todos los Pastores ¡tienen que trabajar por la reconciliación! Esa es la idea del Santo Padre, que se busque la Reconciliación y se trabaje a favor de ella.

El Papa dice que trabajemos por la Reconciliación, pero realmente, tenemos que trabajar para entendernos todos, hablar, platicar. Roma en la práctica dice que trabajemos por la Reconciliación, y trabajando todos de acuerdo, se lleve a cabo.
(Pregunta inaudible)…

Respuesta de Daniel

Ojalá Dios haga entrar un poquito en razón al Gobierno de Estados Unidos, que gasta más de 400 mil millones en guerra… que terminen esas guerras y de allí saquen 300 millones ¡es lo menos que deberían hacer! Pero eso no depende de nosotros. ¿Quién manejaría eso? El Consejo, porque es autónomo, no está bajo la autoridad o subordinado al Gobierno.

Recordemos que igual pasó cuando estábamos en aquella situación de conflicto y había que buscar, en ese momento, incluso protección, porque así lo pedían algunos medios de comunicación. Pedían protección y entonces, yo le pedí al Cardenal que presidiera el Consejo de Reconciliación en aquella época. Fue algo rápido, porque en esos momentos ¡nadie lo vio malo! Todo mundo lo vio bien, incluyendo a los que hoy están con posiciones diferentes.

Ahora, cuando le solicité a Su Eminencia, he estado pendiente de su viaje al Vaticano; fue en el entendido cuando hablé con él. Ya ha regresado y nosotros siempre hemos confiado que la Iglesia, el Santo Padre no va a vetar, no se va a oponer a una acción como ésta; estoy seguro que los señores Obispos tampoco van a estar en desacuerdo. La Iglesia Católica, por su naturaleza, está por la Reconciliación.

Por lo tanto, aquí lo que estamos es entrando a un proceso en el que, reuniéndonos con la Conferencia Episcopal estaríamos sentando las bases de un Consejo que tendrá su propia autonomía; manejará los recursos de manera totalmente autónoma y en donde el Gobierno, lo que hará es apoyar la gestión del Consejo.

En esa ronda con los Obispos… (inaudible)… y, en segundo lugar, sobre su visita a Brasil…?

Respuesta de Daniel

En cuanto a la conversación con Monseñor Leopoldo Brenes, siempre he encontrado en él una gran comprensión, una gran disposición. Inmediatamente me dijo que sí, y que como tenían ya programada la reunión para la próxima semana, me habló del 21, 22 ¡con la mejor disposición! Igualmente, el señor Nuncio cuando hablé con él, en la mejor disposición de que nos reunamos, le demos a conocer a la Conferencia el alcance de la Comisión, la independencia que tendrá, todo el papel que debe jugar por la Reconciliación y que eso permita disipar cualquier duda, cualquier desconfianza y más bien, unirnos todos los nicaragüenses alrededor de este proyecto tan hermoso, tan humanitario y tan cristiano como es la Reconciliación.

Ahora, en cuanto al viaje a Brasil. Es un viaje que cuando me reuní con Lula en Guyana, donde tuvimos un buen encuentro; él me ha estado invitando a ir a Brasil desde hace rato. Antes, en Bolivia, me dijo que nos fuéramos de Bolivia para Brasil, pero no podía en esos momentos, porque debía regresar a Nicaragua, porque estábamos en el período del Traspaso de Mando, y todavía no habíamos asumido el Gobierno.

Habíamos enviado ya una misión, una avanzada, de acuerdo a lo que había conversado con Lula en Guyana. Una misión integrada por el Ministro de Energía y Minas del Poder Ciudadano, el compañero Emilio Rappaccioli; el Ministro de Agricultura y Ganadería del Poder Ciudadano, el compañero Ariel Bucardo; el compañero Ministro del Poder Ciudadano, de Transporte y Construcción, Fernando Martínez; el compañero Ministro de Turismo del Poder Ciudadano, Mario Salinas.

Se ha logrado avanzar mucho en los acuerdos que se han tomado; hay que esperar que regresen los Ministros y hablar con ellos para informar al pueblo nicaragüense sobre los resultados. Luego, vendrá la misión brasileña a Nicaragua y posteriormente, fijaremos la fecha para reunirnos en Brasil.

Lo importante es que ya se está avanzando en acuerdos concretos, que tienen que ver con el transporte; traer unidades nuevas de buses; plantas para generar electricidad utilizando nuestras aguas, desde lo que son las microplantas que tienen en Brasil para llevar energía a las comunidades, hasta lo que son plantas medianas y grandes. Es decir, una cantidad de programas que se llevaron y que en su momento, vamos a informar.

Comandante, tengo dos inquietudes; primero en relación a si el Consejo que va a presidir el Cardenal, gozará de un presupuesto gubernamental, si va a ser incluido como parte del mismo; en e sentido, si va a recibir un salario el Cardenal Obando como Consejo. Y, lo otro, es que me gustaría su reacción en relación al fallo que dio la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de xenofobia con Costa Rica.

Con el Cardenal, me gustarían sus comentarios… ¿hay cierta oposición o resistencia dentro de la Conferencia Episcopal? Ayer, Monseñor Sándigo se refería, en relación a su nombramiento, de una manera totalmente contraria a lo que usted ha planteado hoy. Afirmaba que no debía aceptar ese puesto, porque era político y contravenía a la misión de la Iglesia, y que en vez de reconciliación generaba división.

Respuesta del Cardenal

Yo siempre les he hecho una distinción que hace el Documento de Puebla, que fue aprobado por el Papa Juan Pablo II. Para este Documento de Puebla, estaban todos los Obispos del CELAM y el Santo Padre lo aprobó.

Este documento hace una distinción de política, tomada en sentido amplio; es decir, política de buscar el bien común. En ese sentido, creo que todo mundo milita en política, en sentido amplio. El mismo Concilio Vaticano II nos dice que debemos participar de los gozos, las alegrías, las tristezas y las esperanzas de nuestro pueblo. Participamos en sentido amplio, de buscar el bien común.

En sentido estricto, de militar en un partido determinado, A, B, C, lo que sea, se aconseja que la jerarquía no milite en un Partido determinado. En este caso, no estamos militando en ningún Partido, sino que estamos buscando el bien de mucha gente.

Allí encuentra gente del Frente Sandinista, retirados; encuentra gente de la Resistencia, también Guardias de Somoza; encuentra civiles que fueron víctimas de la guerra. Estamos entonces trabajando en ese sentido, por el bien común de este pueblo y, no es militar en política estrictamente partidista, sino en sentido amplio.

Respuesta de Daniel

En cuanto a que si hay presupuesto y si los miembros del Consejo van a ganar; desde un principio hemos dicho que no; que no hay salario para los miembros del Consejo.

Incluso, cuando se abordó la Ley 290 en la Asamblea Nacional y yo me reuní con la Junta Directiva y los dirigentes de las diferentes Bancadas, les dejé claro que no iban a tener salario ni los miembros, ni los Presidentes de los Consejos, porque ya incluso, habíamos decidido quitar los famosos viáticos que les entregaban a las Juntas Directivas de los diferentes organismos que se reunían.

Se reunían un día y les daban ¡quinientos dólares por cada reunión! Dos días, ¡mil dólares! Y después se repartían… ustedes han estado escuchando todo lo que hacían.

Yo decidí eliminar totalmente todo eso, y por eso, los Consejos no van a tener salarios, es un trabajo de voluntariado. Hay que buscarles recursos y algún presupuesto, lógicamente, para que puedan trabajar y que lo manejen de manera autónoma.

En estos momentos, quiero centrarme en el tema de la Reconciliación; porque si nos desviamos a otros temas…

En este proceso en aras de la Reconciliación y en el caso de Consejo de Reconciliación y Paz ¿estaríamos hablando de que se integrarían otras personas, de otras religiones?

Así es; nos interesa que se incorporen los líderes de las iglesias cristianas, evangélicas; tal y como se hizo en aquella época cuando la situación era terrible, que estaba la guerra y había que buscar como promover el mensaje de Paz, el entendimiento, el diálogo, hasta lograr el desarme y ponerle fin a la guerra.

En ese entonces, fue el esfuerzo de Su Eminencia que estuvo al frente de esa Comisión, como Garante de los Acuerdos de Paz y, allí también la participación activa de los Delegados de la Palabra de la Iglesia Católica, de los evangélicos de las diferentes comunidades y comarcas. Es decir, es imprescindible, es indispensable la participación de todos ellos.

Respuesta del Cardenal

Quiero explicarles… cuando estaba la guerra en lo más duro; el señor Presidente, Comandante Ortega en ese tiempo, nos invitó para que participáramos en la Comisión de Reconciliación. Recuerdo que hicimos muchos viajes a Guatemala, República Dominicana, Nueva York, Washington, y en las fronteras. No tuvimos allí ningún honorario, lo hicimos sirviendo a la Patria; y digo sirviendo, porque también me acompañaron en ese momento, Monseñor Bosco Vivas, Monseñor Sancti y otra persona, creo que el Padre Ariel.

En segundo lugar quiero explicarles, tengo entendido y me corrige el señor Presidente si estoy equivocado, si hay que manejar algún dinero, será a través de los Ministros. Si se trata, pongamos, de un proyecto de casas, supongo que lo hará el encargado de la vivienda; si se trata de un proyecto de la salud, lo va a manejar la señora Ministra de Salud. Así que serán ellos los que manejen este asunto, nosotros estaremos allí animando y viendo cómo marcha el asunto.

Buenas tardes, con respecto a que hoy por la mañana la Procuraduría de Derechos Humanos dio a conocer su posición sobre la ley que penaliza a quienes están usando servicios básicos como el agua, la energía eléctrica, de manera ilegal. La posición muy clara de la Procuraduría fue que tratarán de apoyar el impulso que tenga el gobierno de re-nacionalizar este tipo de empresas como Unión Fenosa, que vuelvan a ser nuevamente nacionales… ¿cuál es su criterio?

Respuesta de Daniel

Este es un tema que al igual a otros, lo voy a dejar pendiente; nos vamos a reunir un día de estos con ustedes, para abordarlos.

Tenemos pendiente la sentencia de la CIDH sobre el descuartizamiento del hermano nicaragüense en Costa Rica; está el tema de la penalización de lo que se ha llamado el uso ilegal de la energía, o el robo de energía, como le han llamado. Estoy estudiando bien lo que dice la ley, lo que se aprobó en la Asamblea para tomar una posición al respecto. Tomemos en cuenta que el Código Penal llevará tiempo en su ejecución, no se está aplicando en estos momentos, pero sí, hay que adelantar una posición.

Tenemos pendiente lo de Honduras, el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre este tema. Hay varios temas pendientes que en su momento los abordaré con ustedes; hoy quería centrarme en el tema de la Reconciliación.

¿Va a haber un representante del Gobierno en el Consejo de Reconciliación? Y en segundo lugar, si el Cardenal dice que los Ministros van a manejar los proyectos del Consejo y usted dice que el Gobierno no va a manejar…?

El Consejo gestiona y consigue recursos, entonces, decidirá cómo se van a utilizar. Si decide que se utilicen para construir viviendas en Waslala, Kuskawás, Laguna de Perlas o las riberas del Río Coco, o en los asentamientos de Managua… ¿quién ejecuta? Le tocaría a la institución del Estado que tiene esa capacidad de ejecución, para lograr que esto camine de manera ordenada.

No vamos a venir a inventar otro Ministerio para que realice esa obra, porque se encarecería el costo de las obras. Incluso, donde lo puedan hacer la Alcaldías, que lo hagan las Alcaldías; porque con ellas se abarata todavía más la construcción de viviendas que cuando lo hace una institución centralizada; o lo hace el FISE, que tiene una acción directa a través de las Alcaldías.

Si tiene que ver con la Salud, igualmente. Consiguieron recursos para salud ¿cómo se canaliza? A través de las instituciones que están creadas, no vamos a inventar otro organismo de salud, porque estaríamos utilizando dinero ¡que tanto cuesta reunir!

Claro que el Gobierno debe tener un representante allí, para apoyar y cumplir, porque si no, ¿cómo hacemos para que se cumpla lo que se está acordando? ¿Cómo hacemos para que se puedan movilizar los recursos que se estén gestionando allí? ¿Cómo hacemos para que el Gobierno también gestione recursos que esté mandatando buscar el Consejo?

Porque si el Consejo dice que necesita conseguir tal cantidad de dinero para entregarle a la gente, materiales de construcción para sus viviendas… eso no significa que toda la carga se la vamos a dejar al Consejo para que gestione; sino que el Gobierno también tendrá que emprender una acción de búsqueda de esos recursos, en correspondencia con las necesidades.

Si el Gobierno consiguió los recursos, los pone a disposición del Consejo, que es el que va a decidir dónde se van a invertir esos recursos. Ese es el papel de los Consejos… no va a ser el Gobierno el que va a decir dónde se invierten, a quiénes se les entrega. Sino que el Consejo es el que va a decidir, bueno, estos recursos van para la construcción de vivienda, o para invertir en implementos agrícolas para que puedan trabajar la tierra a quienes se les entregue y legalice tierras, porque hay que cumplir con todos esos procedimientos.

El Gobierno, simplemente ejecuta, cumple lo que manda el Consejo. Ese es el papel de los Consejos… ¡el Consejo manda y el Gobierno cumple! El Consejo manda y la Alcaldía cumple. Ese es el papel de los Consejos.

Su Eminencia, estoy claro de cuál es su decisión, pero todavía no estoy claro si hubo una respuesta del Vaticano a su solicitud o a la pregunta de que si usted podía presidir este Consejo. ¿Hubo una respuesta explícita del Vaticano, o simplemente lo dejó a su criterio personal?

Respuesta del Cardenal

Es explícita en cuanto debemos trabajar por la Reconciliación del pueblo y también por la Reconciliación en la Conferencia Episcopal.

Muchas gracias.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!