Nicaragua

Daniel Ortega denuncia presiones de embajada española a favor de empresa eléctrica Fenosa

El mandatario centroamericano, Daniel Ortega, deploró el hecho que el conflicto entre la empresa eléctrica Unión Fenosa de capitales privados españoles podría afectar la cooperación del gobierno de España con Nicaragua

Redacción Central |

El mandatario centroamericano, Daniel Ortega, deploró el hecho que el conflicto entre la empresa eléctrica Unión Fenosa de capitales privados españoles podría afectar la cooperación del gobierno de España con Nicaragua

En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega denunció presiones del embajador de España en esa nación, Jaime Lacadena, en favor de Unión Fenosa, empresa de capitales privados españoles y encargada de distribuir electricidad en la nación centroamericana.

El mandatario centroamericano fustigó el hecho que el conflicto entre la empresa eléctrica y el Gobierno podría afectar a la cooperación del país europeo a la nación centroamericana.

“En las últimas reuniones a las cuales yo decidí no asistir, entonces ya se aparecieron con el embajador de España a decir que el Gobierno español los está respaldando y que vendrán cortes de la cooperación española si no se hace lo que Unión Fenosa decía” apuntó Ortega.

No obstante, Ortega, puso en duda que las presiones representen la posición oficial de Madrid y dijo que hablará directamente con el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

El jefe de Estado nicaragüense instó a la empresa eléctrica a cumplir con sus compromisos contractuales contraídos hace cinco años “se les dijo, para facilitar una negociación, cumplan con el compromiso de invertir y no lo han hecho y se siguen negando a hacerlo” señaló.

Por su parte, la embajada española emitió un comunicado en el que negó rotundamente, haber condicionado la ayuda a Nicaragua.

Aunque no dejó claro si su participación en estas reuniones presiona de alguna forma a favor de la empresa privada española.

Cabe destacar que desde hace algunos meses, miles de nicaragüenses apoyan la idea de expulsar del país a la distribuidora de energía española, a la que responsabilizan por los constantes apagones.

Los apagones que se realizan de hasta 15 horas diarias en algunas zonas de esa nación, que colateralmente dejan sin agua a extensas regiones, generan un caos social.

Se estima que en Nicaragua casi la mitad de la población no cuenta con el servicio de energía eléctrica, y la situación es aún más complicada en las zonas rurales.

La generación eléctrica depende de seis generadoras privadas y cuatro plantas estatales, a pesar de que la demanda es bastante mayor. El déficit energético es uno de los principales problemas que enfrenta esta nación.

El pasado mes de enero, directivos de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), manifestaron su posición de demandar a la empresa de energía Fenosa, por la mala calidad del servicio que imposibilita el bombeo de agua lo que ha causado daños a la población.

Pese a esta situación Unión Fenosa, sostiene una demanda por 54 millones de dólares al Gobierno nicaragüense bajo el argumento de expropiación de su inversión en la nación centroamericana.

El gobierno del ex Enrique Bolaños privatizó parte del servicio eléctrico en 2000 en el contexto de exigencias de organismos financieros internacionales para avalar la ayuda al país para mejorar su endeble economía.

también te puede interesar