Nicaragua

Continúan escarceos aproximativos entre la derecha nicaragüense

Managua – Los escarceos aproximativos entre los dos principales partidos de la derecha nicaragüense continúan hoy a la orden del día, aunque no se vislumbra todavía un encuentro entre los líderes de ambas fuerzas políticas

Redacción Central |

Managua – Los escarceos aproximativos entre los dos principales partidos de la derecha nicaragüense continúan hoy a la orden del día, aunque no se vislumbra todavía un encuentro entre los líderes de ambas fuerzas políticas

Hasta el momento, la voz cantante en los acercamientos entre el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) la han llevado personeros de rango intermedio.

El último de esos encuentros públicos fue el que sostuvieron ayer los diputados Wilfredo Navarro y Jamileth Bonilla, del PLC y la ALN, respectivamente.

Tras la reunión, Navarro aseguró a la prensa que ambos están tratando de reconstruir una relación, que en su opinión, no debió romperse nunca.

Bonilla, quien ofreció su residencia para continuar las conversaciones la próxima semana, afirmó, por su parte, que quizás muy pronto ambas fuerzas políticas estarían fundidas en un solo Partido Liberal.

El analista nicaragüense Aldo Díaz Lacayo, sin embargo, no se muestra tan optimista respecto a la unión del PLC y la ALN, que encabezan, respectivamente, el ex presidente y ahora reo, Arnoldo Alemán, y el ex candidato presidencial, Eduardo Montealegre.

En opinión del experto, de filiación sandinista, la unificación continuará siendo meramente un sueño mientras Montealegre, a quien señala como una figura aupada por el departamento de Estado norteamericano, no acepte el liderazgo de Alemán.

El ex mandatario, quien en el pasado también fue aliado de Washington, cumple en arresto domiciliario una condena a 20 años de cárcel por delitos de corrupción y lavado de dinero cometidos durante su mandato (1997-2001).

Montealegre, por su parte, se alejó del PLC y decidió formar tienda aparte con la ALN, agrupación con la que aspiró infructuosamente a la presidencia de Nicaragua en las pasadas elecciones.

La división de ambas fuerzas políticas fue precisamente uno de los factores que abrió las puertas del triunfo al sandinista Daniel Ortega en los comicios del 5 de noviembre pasado.

Según Díaz Lacayo, ambos partidos se están preparando para las elecciones municipales de 2008, y será después de haber medido sus fuerzas en esa contienda, que el que obtenga la mayor cantidad de votos tratará de imponer sus condiciones.

también te puede interesar