Nicaragua

Afirman que la oposición nicaragüense carece de proyecto alternativo

Managua – El analista Aldo Díaz Lacayo atribuyó hoy los ataques y críticas al gobierno sandinista, que apenas cumple 30 días en el poder, a que la derecha nicaragüense carece de un proyecto alternativo al programa del presidente Daniel Ortega

Redacción Central |

Managua – El analista Aldo Díaz Lacayo atribuyó hoy los ataques y críticas al gobierno sandinista, que apenas cumple 30 días en el poder, a que la derecha nicaragüense carece de un proyecto alternativo al programa del presidente Daniel Ortega

“La victoria de Ortega (en las elecciones del 5 de noviembre pasado) dejó a la derecha sin proyecto de gobierno, porque lo de ellos era dar continuidad al mandato neoliberal de (Enrique) Bolaños”, aseguró Díaz Lacayo a Prensa Latina.

En opinión del analista, de filiación sandinista, esa es la razón principal por la que tanto el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) como la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) basan ahora en “nimiedades” su oposición al nuevo gobierno.

No tienen un proyecto alternativo, y por eso van a exagerar las cosas más pequeñas, para hacer oposición mediática sobre cosas que tienen mucha influencia subjetiva, recalcó Díaz Lacayo, en alusión a las críticas a algunos cambios realizados por las autoridades.

El uso de una versión del escudo nacional en la papelería oficial, el nombramiento de la Primera Dama, Rosario Murillo, al frente del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, y la creación misma de esas instituciones centran las críticas de la derecha.

De acuerdo con el analista, los antagonistas del sandinismo recurren a esas “artimañas” porque están conscientes de que no pueden hacer oposición seria a los cambios sociales que impulsa el presidente Ortega.

Saben que no pueden oponerse a la restitución de la gratuidad de la enseñanza y de los servicios de salud, al programa Hambre Cero, o a la decisión del gobierno de renegociar el acuerdo económico con los organismos financieros internacionales, aseveró.

El nuestro es un programa nacionalista, de las grandes mayorías, y dirigido a resolver las necesidades nacionales, y que ellos (los representantes de la derecha) consideraban una quimera, agregó.

Díaz Lacayo consideró igualmente circunstancial la aparente coincidencia de intereses del PLC y la ALN en el seno de la Asamblea Nacional, a la hora de criticar las decisiones del gobierno sandinista.

El voto unido de esta semana (cuando ambos partidos aprobaron una resolución contra el presunto mal uso de los símbolos patrios por parte del Ejecutivo) fue sólo un gesto, afirmó.

Según el experto, la unión todavía resulta imposible, porque una de las partes, léase la ALN, no quiere aceptar el liderazgo del ex presidente y ahora reo por delitos de corrupción, Arnoldo Alemán, sobre los liberales.

también te puede interesar